Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El tiempo y la memoria de Julio Anguita – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Miércoles, 2 de julio, 2008


El tiempo y la memoria

El que fuera alcalde de Córdoba, secretario general del Partido Comunista de España, coordinador general de Izquierda Unida, diputado andaluz y diputado nacional, nos cuenta anécdotas y secretos de sus años dedicados a la política.

El periodista y escritor cordobés Rafael Martínez-Simancas, con quien el autor ha mantenido muchos momentos de conversación y camaradería, le acompaña en este nuevo viaje con el que Anguita quiere manifestar su voluntad de seguir luchando, aunque no en solitario.

Julio Anguita ha decidido escribir este libro como estímulo vital para aquellos que se sientan acorralados por un diagnóstico que nadie desea escuchar nunca; para quitar la carga maldita que acompaña al temido infarto y para animar a las personas que estén en su misma situación., transmitiéndoles el convencimiento y la experiencia de que se puede continuar haciendo una vida corriente sin ningún temor.

Porque motivar la rebeldía, organizarse en ella y enterrar de manera fecunda la utopía en programas y proyectos siguen siendo las señas de identidad de la izquierda.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Una organización es un ser vivo que se reconoce como colectivo en la medida en que tiene un acervo común de ideas, valores, actitudes y comportamientos.
  • Los tres grandes conceptos como aportación de IU: la construcción de la alternativa, el socialismo como horizonte, IU como movimiento político y social organizado y la unidad de acción de la izquierda.
  • “Yo quiero un mundo en el que usted, como clase social, no exista, pero que usted como persona sea feliz”.
  • Gracias a su cuñada y su novio entra en contacto con la gente del PCE, ellos son quienes le dan la primera propaganda del partido.
  • Una de las estrategias del partido era la práctica de lo que se llamó “el entrismo”, introducirse y militar en las organizaciones del régimen para desde allí socavando y utilizando sus infraestructuras.
  • La mayoría de los que entraron en el PCE lo hicieron porque era la única bandera organizada contra el régimen, con presencia y eficacia.
  • Es alguien que asumió la definición de Marx del comunismo: “Movimiento real que en su despliegue va superando constantemente las contradicciones”.
  • Quiere ser comunista porque se siente en la obligación de poner su aportación a una lucha que comenzaron otros hombres y mujeres.
  • Para Franco todo el que disentía de la dictadura era comunista.
  • En el campo de la oposición de izquierdas y en ciertos sectores muy radicalizados comenzó a acuñarse la verbalización de que quien no era rojo era fascista.
  • Un o una comunista deben ser una avanzadilla ciudadana hacia otra situación.
  • La demagogia política y el amarillismo informativo son los cánceres de la democracia.
  • Si algo he aprendido en el ejercicio de mi actividad política es que la combinación de democracia, transparencia y entrega necesita, a veces, de una buena dosis de firmeza.
  • Uno de sus autores favoritos, el polaco Leszek Kolakowski.
  • Es curioso cómo, al enunciar el tema de los sindicatos, todo el mundo evoca a Comisiones Obreras y UGT y deja relegados a otros como CNT, CGT, USO, etc…
  • Las relaciones de los medios de comunicación con el auténtico poder, el económico, son de supeditación total, que con esto no se juega.
  • Las pautas de comportamiento que rigen los acercamientos de los medios de comunicación o sus distanciamientos con el poder político se basan en el conocido latinajo de “do ut des”.
  • Los medios de comunicación necesitan de trabajadores que al igual que las castas en el hinduismo, estos trabajadores están perfectamente clasificados. Brahmanes, grande comunicadores. Chatrias o guerreros, columnistas de editoriales y artículos de fondo. Vasiyas, agricultores y comerciantes, nutren el grueso de redacciones. Y luego queda el grupo más numeroso, sudras, esclavos, el proletariado informativo en su acepción más descarnada y explotada.
  • La pinza que nunca existió, los alumnos de Goebbels.
  • La historia demuestra hasta la saciedad cómo el poder ha sabido desviar sus crímenes, sus fallos y su errores hacia determinados colectivos.
  • Los resultados de aquel montaje llamado “la pinza” han constituido bocado sabroso para algunos libros, cuyos autores se regodean en sus vapores en vez de documentarse.
  • Aznar representa a un alma de la derecha española que no acepta bien al Rey.
  • Como somos tierra de caudillos somos poco dados a la reflexión serena.
  • Es muy común recurrir a eso de “el presidente del gobierno me lo arregla”, “el califa lo hará”, “el alcalde está para eso”.
  • En el fondo somos un fracaso como pueblo, somos un fracaso como colectivo, nos gusta ser de nuestra aldea.
  • Es curioso: no somos creyentes pero muchos mandan a sus hijos a colegios religiosos y están de acuerdo en que hagan la primera comunión.
  • Mi sistema docente se basa en tres pilares: la lección magistral, con un repaso exhaustivo del vocabulario del texto, análisis de textos sobre el tema a tratar y conversación documentada sobre la cuestión.
  • Todas las posiciones filosóficas, ideológicas o políticas necesitan, por el bien de ellas mismas, enfrentarse al dilema de si lo que uno cree, uno plantea o por lo que uno lucha tiene sentido.
  • El Manifiesto del Partido Comunista sigue siendo una pieza que apenas ha envejecido.
  • Las clases sociales son consecuencia de un modo de producción específico que produce dos colectivos fundamentales: los que tienen la propiedad sobre los medios de producción y los que no la tienen, debiendo, para subsistir, vender su fuerza material o mental de trabajo.
  • No siempre las palabras comunismo, comunistas y partidos comunistas han hecho referencia a la misma realidad.
  • Usted no se preocupe que el billete al infierno ya me lo pago yo de mi bolsillo.
  • El PCE, como otros partidos comunistas, está en un período de convalecencia.
  • El tiempo y la memoria van sedimentando las experiencias, van relativizando unas cosas y subrayando otras; sólo queda que, tras la reflexión, se saquen las conclusiones y se proceda a aplicar las consecuencias.
  • Quizas mi discurso sea socialdemócrata en el diapasón, pero yo soy un radical.
  • Soy una persona firme en sus principios y exigente con ella misma, pero flexible en la adecuación a las prácticas por parte de los demás.
  • No me pidan que vuelva.

Retazos de autobiografía de una persona que se dedicó a la política y en principio siguió siendo íntegro, algo que en nuestros días no brilla con muchos ejemplos por desgracia. No terminó de apasionarme y he tardado mas de 1 año en terminármelo pero es un libro que sus “incondicionales” no deberían perderse.

Enlaces relacionados:

raul

Anuncios

5 comentarios to “El tiempo y la memoria de Julio Anguita – Apuntes Breves”

  1. […] «Menéame» llego a una bitácora hasta hoy desconocida para mí, uno de cuyos artículos habla del libro de Julio Anguita «El tiempo y la […]

  2. […] Posts Más Vistos El tiempo y la memoria de Julio Anguita – Apuntes BrevesIntroducciónDesarrolla una mente prodigiosa de Ramón Campayo – Apuntes BrevesThe Last Lecture – […]

  3. […] El tiempo y la memoria de Julio Anguita. […]

  4. mse said

  5. […] El tiempo y la memoria de Julio Anguita. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: