Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Política para Amador de Fernando Savater – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 21 de agosto, 2008


Politica para Amador

Política para Amador

Se dice que los jóvenes pasan actualmente de política. Pero ¿qué sabe un joven hoy de política? Aparte de los escándalos aireados por la prensa, las zancadillas que los partidos se ponen unos a otros y las exaltadas prédicas utópicas de los demagogos, sabe muy pocas cosas más. Hay escaso interés en que aprenda de dónde vienen históricamente las instituciones democráticas y cuál es su sentido; qué tipo de relación vincula y enfrenta al individuo y a su grupo social; qué significa la libertad política, cuáles son las formas de la igualdad, a qué solidaridad puede aspirarse. Los jóvenes son para los políticos carne de cañón o carne de voto: en tanto no alcanzan la edad para dejarse matar por la patria o para dejarse engañar en su nombre, apenas nadie se ocupa de su formación política.

En este libro se pretenden plantear de forma elemental pero rigurosa las cuestiones básicas que interesan al pensamiento político, tanto a nivel teórico como práctico.

Escrita con idéntica sencillez, claridad y humor que Ética para Amador esta obra se dirige al mismo tipo de lectores.

Habla de los fundamentos que tienen las organizaciones sociales pero también de cuestiones inmediatas, como el militarismo, la ecología, la corrupción política, el racismo, el nacionalismo, etc …

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • La actitud política busca el acuerdo con los demás, la coordinación, la organización entre muchos de lo que afecta a muchos.
  • En política, es imprescindible que convenza o me deje convencer por otros.
  • Albert Camus: “En política, son los medios los justifican el fin, nunca el fin a los medios”.
  • La vida de cada humano, cualquiera de nosotros, por humilde que sea, es irrepetible e insustituible.
  • Para ser plenamente humanos tenemos que vivir entre humanos, es decir, no sólo como los humanos sino también con los humanos, o sea, en sociedad.
  • Los antiguos griegos a quien no se metía en política le llamaron “idiotés”, palabra de la que deriva nuestro “idiota” actual.
  • La única obligación moral que tenemos es no ser imbéciles, con las variadas formas de imbecilidad que pueden estropearnos la vida.
  • La sociedad se supone que está pensada por hombres como nosotros y para hombres como nosotros: podemos comprender las razones de su organización y utilizarlas en nuestro provecho.
  • No se trata de elegir entre vivir en la naturaleza o en la sociedad sino de reconocer que nuestra naturaleza es la sociedad.
  • La sociedad nos sirve, pero también hay que servirla.
  • Con la sociedad de los demás humanos no tengo forma de guardar las distancias: siempre estoy comprometido con ella en cuerpo y alma.
  • Las leyes e imposiciones de la sociedad son siempre nada más que convenciones pero por antiguas, respetables o temibles que parezcan, no forman parte inamovible de la realidad ni brotan de la voluntad de algún dios misterioso: han sido inventadas por hombres, responden a designios humanos comprensibles y pueden ser modificadas o abolidas por un nuevo acuerdo entre los humanos.
  • La razón, que nos convierte en unos animales tan raros, tan poco… animales, es la capacidad de establecer convenciones, o sea, leyes que no nos vengan impuestas por la biología sino que aceptemos voluntariamente.
  • Como las convenciones vienen en parte del instinto, su objetivo último es el mismo que sirve de base a todos los instintos: la supervivencia de la especie.
  • Los animales se mueren y nosotros sabemos que nos vamos a morir.
  • Lo propio de los humanos es una especie de “inquietud” que los demás seres vivos parecen no sentir, una inquietud hecha en gran medida de miedo al aburrimiento, en cuanto decae la excitación intelectual, los más inquietos, ¿los más humanos?, empiezan a buscar nuevas formas de estímulo.
  • La inquietud nunca falta y siempre crece.
  • Aristóteles, Política: “Y esto es lo propio de los humanos frente a los demás animales: poseer, de modo exclusivo, el sentido de lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto y las demás valoraciones”.
  • Aristóteles: “El hombres es un animal cívico, un animal político”.
  • Lo que quería decir Aristóteles es que el hombre es el único animal capaz de sublevarse, obedecemos un poco a regañadientes, es preciso convencernos y muchas veces obligarnos a desempeñar el papel que la sociedad nos atribuye.
  • No nos rebelamos contra “la” sociedad, sino contra “una” sociedad determinada.
  • No desobedecemos porque no queramos obedecer jamás a nada ni a nadie, sino porque queremos mejores razones para obedecer de las que nos dan y jefes que ordenen con una autoridad más respetable.
  • La política no es más que el conjunto de las razones para obedecer y de las razones para sublevarse.
  • Según el ideal anárquico, cada cual debería actuar de acuerdo con su propia conciencia, sin reconocer ningún tipo de autoridad.
  • La anarquía postula una sociedad sin razones para obedecer a otro y por tanto también sin razones para rebelarse contra él; en una palabra: el final de la política, los hombres viviríamos juntos pero como si viviésemos solos.
  • Los anarquistas tienen desde luego razón al menos en una cosa: una sociedad sin política sería una sociedad sin conflictos.
  • A mi me parece que el conflicto, el choque de intereses entre los individuos, es algo inseparable de la vida en compañía de otros, y cuantos más seamos, más conflictos.
  • Oirás decir que la culpa de los males de la sociedad lo tienen los asociales, los que se despreocupan o se oponen a la comunidad, mi opinión es la contraria: los más peligrosos enemigos de lo social son los que se creen lo social más que nadie, los que quieren colectivizarlo todo, los que se empeñan en que todos vayamos a una, los que están convencidos de los valores comunes que pretenden convertir en bueno a todo el mundo aunque sea a palos.
  • Gracias a los conflictos la sociedad se inventa, se transforma, no se estanca.
  • La única forma de asegurar que cada cual tiene personalidad propia es que de vez en cuando nos enfrentemos y compitamos con los otros.
  • Una sociedad sin conflictos no sería sociedad humana sino un cementerio o un museo de cera.
  • Nietzsche: “Las sociedades consisten en una serie de promesas, explícitas o implícitas, que los miembros del grupo se hacen unos a otros. Tiene que haber alguien con autoridad suficiente para garantizar que esas promesas van a cumplirse y para obligar a que se cumplan”.
  • Thomas Hobbes: “Los hombres eligieron jefes por miedo a sí mismos, a lo que podría llegar a ser su vida si no designaban a alguien que les mandase y zanjara sus disputas”.
  • Thomas Hobbes: “Más vale temer a uno que a todos sobre todo si ese uno se rige por normas claras y no por caprichos”.
  • Cualquier jefe tiene algo de tabú: en caso contrario, no dura como jefe ni un momento.
  • Algunos reyes de la antigüedad no sólo eran considerados por los súbditos responsables del orden de la sociedad sino también del de la naturaleza.
  • A ningún hombre le gusta obedecer sin más a otro hombre: prefiere considerarle un poco más que hombre y así le obedece más a gusto, sin sentirse humillado.
  • Los padres son los primeros “jefes” a los que todos los humanos hemos tenido que obedecer.
  • Cada grupo, cada conjunto social, tiene algo de infantil: la unidad de muchois es siempre un poco más elemental de lo que llega a ser un individuo normal, es más ingenua, más impulsiva y, sobre todo, más inestable.
  • Los griegos inventaron la “polis”, la comunidad ciudadana en cuyo espacio artificial, antropocéntrico, no gobierna la necesidad de la naturaleza, sino la libertad de los hombres, es decir: su capacidad de razonar, de discutir, de elegir y de revocar dirigentes, de crear problemas y de plantear soluciones. El nombre por el que ahora conocemos ese invento griego es “democracia”.
  • El teatro nació como un instrumento de reflexión democrática sobre el individuo que tiene que ser capaz de gobernarse a sí mismo.
  • Los romanos aportaron el derecho, sin duda la más importante modificación de la comunidad humana desde el chispazo democrático e igualitario en Grecia: unas reglas de juego comunes precisas y públicamente divulgadas que regulasen con detalle los intereses de los individuos, sus conflictos, lo que podían esperar de la comunidad y lo que la comunidad podía esperar de ellos.
  • Los griegos fueron muy directamente democráticos e igualitarios, pero sólo entre ellos, dentro su “polis”, en cambio, los romanos, imperialistas y depredadores, contribuyeron con la extensión de sus conquistas a que los derechos políticos se hicieran universales y cualquiera dentro del Imperio, que entonces era como decir del mundo conocido, pudiera disfrutar de ellos, cualquiera podía ser ciudadano de Roma.
  • El juego dialéctico entre individuo y Estado está siempre a punto de desequilibrarse hacia uno de los dos polos. Cuando predomina excesivamente el individuo, la armonía del conjunto social puede romperse pero cuando es el Estado el que se hincha demasiado, los individuos pierden su iniciativa y la capacidad de sentirse responsables de sus propias vidas.
  • El Estado es para los individuos, no los individuos para el Estado.
  • Los individuos tenemos dos maneras de formar parte de los grupos sociales: pertenecer y participar.
  • Los abusos de la pertenencia desembocan en el fanatismo y la exclusión, los de la participación mal entendida llevan al desinterés y a la insolidaridad.
  • Un individuo tiene el derecho humano a manejar su lengua, pero una lengua no tiene el derecho de buscarse hablantes forzosos que la perpetúen.
  • En la mayoría de los casos, la gente no es racista sino xenófoba: detesta a los extranjeros, a los diferentes, a los que hablan otra lengua o se comportan de manera distinta.
  • Todos los países han surgido de mezclas y acomodos entre grupos diversos.
  • La corrupción se debe a mi juicio a que los ciudadanos se desalientan cada vez más de reflexionar sobre los asuntos públicos y se desinteresan de la política.
  • Los humanos no sabemos lo que necesitamos porque no sabemos lo que queremos.
  • La institución social a la que Rosseau atrbuía la raíz de nuestros peores problemas es la propiedad.
  • El origen de la auténtica desigualdad entre los hombres no es político. dice Rosseau, sino económico.
  • El afán de propiedad privada puede destruir la necesaria solidaridad, pero la negación total de la propiedad privada aniquila el soporte simbólico y material de la personalidad humana.
  • Es el futuro el que nos empuja, no el pasado.
  • La prueba irrefutable de que el trabajo es cosa mala y desagradable es que pagan por hacerlo.
  • Hoy en día, ni el liberalismo puro ni mucho menos los puros colectivismos comunistas o socialistas despiertan ya ninguna confianza.
  • Adam Smith: “No hemos de esperar que nuestra comida provenga de la benevolencia del carnicero, ni del cervecero, ni del panadero, sino de su propio interés”.
  • El “todo vale” es la esencia misma de la condición humana.
  • En el fondo, los grandes totalitarismos de nuestro siglo (comunismo, fascismo, nazismo, etc..) con intentos de simplificar por la fuerza la complejidad de las sociedades modernas.
  • Al ciudadano le da miedo su propia libertad, pero sobre todo, el ciudadano le da miedo la libertad de los demás.
  • Los irresponsables son los enemigos viscerales de la libertad, lo sepan o no, libertad es autocontrol.
  • Vivir en una democracia moderna quiere decir convivir con costumbres y comportamientos que uno desaprueba.
  • La democracia tiene unos contenidos de principio irrevocables: el respeto a las minorías, a la autonomía personal, a la dignidad y la existencia de cada individuo.
  • Luc Ferry: “La reivindicación del derecho a la diferencia en la democracia deja de ser democrática cuando se prolonga en la exigencia de una diferencia de derechos”.
  • Sólo imagino dos restricciones al derecho a la libertad de expresión: la abierta incitación al crimen y la protección de la intimidad personal de cada ciudadano.
  • Yo creo que a la política sólo se le pueden pedir remedios políticos y la felicidad no es un asunto político.
  • Desconfía siempre de quienes siempre tienen a la “juventud” en lo boca, sea para elogiarla o para lamentar que haya traicionado su sagrada misión.
  • En los asuntos políticos, ninguna ventaja es absolutamente ventajosa, todo tiene su contrapartida.
  • Las utopías cierran la cabeza pero los ideales políticos las abren; las utopías llevan a la inacción o a la desesperación destructiva mientras que los ideales estimulan el deseo de intervenir y nos conservan perseverantemente activos.
  • Los ideales políticos nunca son absolutos, porque han de convivir unos con otros y cada cual tiene sus contraindicaciones.
  • Los ideales políticos nunca intentan mejorar la condición humana sino la sociedad humana.
  • El idealista político se esfeurza por lograr lo posible, aunque sepa que no ha de ser fácil y que nunca habremos de sentirnos satisfechos.
  • Mi único consejo: “No siembres hoy lo que no quieras cosechar mañana; no utilices ahora la represión para conseguir más libertad, ni aumentes la violencia para que un día nos libremos de la violencia, ni favorezcas la mentira como herramienta para conseguir en el futuro la verdad. Nunca sale bien”.
  • Fran Kafka: “Por favor, dejad que el futuro siga todavía durmiendo como merece. Ya que si uno lo despierta antes de tiempo, tiene entonces un presente dormido”.

Enlaces relacionados:

Muy interesante libro que cualquiera recomendaría su lectura, aunque en apariencia no lo parezca por su pequeño tamaño, aún así al tío le da tiempo para irse por las ramas en algunos asuntos como en economía, y su tremendo tamaño de letra es un libro que encierra multitud de conceptos brillantemente explicados, por lo que es un libro denso aunque de muy fácil lectura.

raul

Anuncios

9 comentarios to “Política para Amador de Fernando Savater – Apuntes Breves”

  1. […] – Apuntes BrevesEl INEM accesible por Internet & Portal de Empleo de la Comunidad de MadridPolítica para Amador de Fernando Savater – Apuntes BrevesMi Lucha de Adolf Hitler – Apuntes BrevesCómo disfrutar de la televisión – GigaSet M750 T EPGEl […]

  2. […] Política para Amador de Fernando Savater. […]

  3. […] Política para Amador de Fernando Savater. […]

  4. […] Política para Amador de Fernando Savater. […]

  5. […] Política para Amador de Fernando Savater. […]

  6. […] Política para Amador de Fernando Savater. […]

  7. […] ¿qué sabe un joven hoy de política? Aparte de los escándalos en las noticias la prensa, los enfrentamientos entre partidos y las exaltadas prédicas utópicas de los demagogos, sabe muy pocas cosas más. Hay escaso interés en que aprenda de dónde vienen históricamente las instituciones democráticas y cuál es su sentido; qué tipo de relación vincula y enfrenta al individuo y a su grupo social; qué significa la libertad política, cuáles son las formas de la igualdad, a qué solidaridad puede aspirarse. Los jóvenes son para los políticos carne de cañón o carne de voto: en tanto no alcanzan la edad para dejarse matar por la patria o para dejarse engañar en su nombre, apenas nadie se ocupa de su formación política. (https://raulbarraltamayo.wordpress.com/2008/08/21/politica-para-amador-fernando-savater/) […]

  8. […] Política para Amador de Fernando Savater. […]

  9. […] Política para Amador de Fernando Savater. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: