Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Ya eres el jefe, ¿y ahora qué? de Thomas J. Neff y James M. Citrin – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 22 de diciembre, 2008


El plan de acción de ocho puntos de Tom Neff y Jim Citrin será la base de su éxito, tanto si usted ha sido promocionado de dentro de la organización como si viene de otra, en tanto que le enseña a:

  • Preparase mental, física y emocionalmente en el período entre que acepta el puesto y empieza a trabajar.
  • Controlar las expectativas que los demás tienen de usted, compañeros, jefes, subordinados.
  • Modelar y desarrollar al equipo que trabajará con usted.
  • Conocer bien el terreno y cómo funcionan las cosas en la empresa.
  • Comunicarse efectivamente.
  • Evitar las trampas a las que enfrentan todos los nuevos líderes, como pueden ser no respetar a su predecesor, subestimar las verdaderas fuentes de poder en la organización o sucumbir al “síndrome del Salvador”

Cuando uno empieza en un nuevo trabajo está en lo que se denomina “Estado temporal de incompetencia”. Pero con este plan de ocho puntos entenderá y será capaz de emprender acciones que le llevarán al éxito.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Los 8 puntos del plan podrían resumirse en: escuchar y aprender & prometer menos y entregar más.
  • El significado especial de los cien primero días como concepto viene del primer período de Franking Delano Roosevelt como presidnete de Estados Unidos, durante los primeros 3 meses propuso un programa tajante para conseguir la recuperación de las empresas y la agricultura que hizo que Estados Unidos se apoderara de una sensación de esperanza y confianza, un sentimiento de que el país estaba en buenas manos.
  • El valor de la preparación: entrar con un proceso estratégico, agenda de los cien días, analice aquello que tiene que saber, elegir a alguien que haga de caja de resonancia.
  • Reúnase con los observadores más inteligentes que pueda encontrar para recoger sus opiniones.
  • Determine qué preguntas hará a los directores o empleados clave, a quién se las hará y cuándo.
  • Usted no tiene por qué tener todas las respuestas, el primer día ni los cien primeros días.
  • A no se que la compañía esté en una crisis severa, procure no realizar cambios de personal importantes inmediatamente.
  • Sus primeras reuniones con el equipo determinarán el tono de las siguientes.
  • Tiene más tiempo del que cree. Busque el equilibrio entre crear una imagen atractica de dónde quiere llevar a la organización y no limitarse prematuramente a un plan concreto.
  • Limite el número de temas y prioridades para que puedan ser fácilmente recordados en la organización.
  • Asegure algunas victorias rápidas; busque los fallos obvios de la organización y arréglelos rápidamente para establecer su credibilidad como líder.
  • No sea perfeccionista; su agenda estratégica es por definición un trabajo en progreso.
  • Esfuércese en aprender la cultura de la organización.
  • Recuerde que demasiado cambio puede acabar con la cultura, e incluso con el que quiera implantar el cambio.
  • Gánese la credibilidad de su autoridad superior elaborando una agenda estratégica sólida, interesándose por los detalles del negocio, escuchando y aprendiendo de su jefe o de los consejeros, desarrolando un equipo directivo fuerte y comprometido, estableciendo un proceso de dirección lógico, y conservando cierta dosis de humildad.
  • Tener respuesta a todo no es lo más conveniente. La gente necesita ver que usted escucha y asimila su información. Si usted no se detiene a hacer preguntas y obtener más información perderá su credibilidad y confianza.
  • Evitar las diez trampas más comunes de los nuevos líderes:
    • Determinar expectativas irreales.
    • Tomar decisiones precipitadas o sufrir de parálisis analítica.
    • Ser un sabelotodo.
    • Abandone su identidad pasada.
    • Jugar al traje nuevo del emperador.
    • El disentimiento sofocado.
    • Sucumbir al síndrome del salvador.
    • Malinterpretar las verdaderas fuentes del poder.
    • Escoger las batallas equivocadas.
    • Menospreciar a su predecesor.
    • El éxito de los primeros cien días no garantiza el éxito continuado.
  • El éxito de los primeros cien días no garantiza el éxito continuado.

Enlaces relacionados:

Curioso libro la verdad, no está a la vista que algún día tenga que poner en práctica nada parecido pero bueno, en otro contextos algunas cosas son muy parecidas o las mismas.

raul

Anuncios

2 comentarios to “Ya eres el jefe, ¿y ahora qué? de Thomas J. Neff y James M. Citrin – Apuntes Breves”

  1. […] Ya eres el jefe, ¿y ahora qué? de Thomas J. Neff y James M. Citrin. […]

  2. […] Ya eres el jefe, ¿y ahora qué? de Thomas J. Neff y James M. Citrin. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: