Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Homenaje a Gaia de James Lovelock – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Viernes, 6 de marzo, 2009


James Lovelock lleva más de 40 años dedicándose al cultivo de la ciencia desde su casa en un pueblecito inglés. Su famosa teoría Gaia ha cambiado nuestra manera de pensar acerca de la Tierra y ha sentado las bases del movimiento verde.

Este científico fuera de lo común nos narra aquí su infancia, su aprendizaje y la evolución de sus numerosas e influyentes ideas, en especial su revolucionaria hipótesis Gaia: la visión de la Tierra (Gaia era el nombre de la diosa griega de la Tierra) como un todo viviente, que se modifica y se regula a sí misma.

Esta autobiografía es el testimonio personal de un hombre que ha llevado una vida extraordinaria y es, sin duda, uno de los científicos más destacados, creativos, influyentes y polémicos de nuestra época.

“Esta autobiografía muestra claramente el lugar que ocupa Lovelock como inventor y científico. Quienes sientan algún interés por la ciencia disfrutarán casi sin excepción de este libro” (Nature)

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Nunca he estado enteramente del lado de los ecologistas, pues considero que el objeto de sus preocupaciones son casi siempre las personas y no la Tierra. Los ecologistas me parecían ciegos ante el hecho de que si no nos preocupamos por la Tierra, los seres humanos y la civilización estarán entre los primeros en sufrirlo.
  • En un primer momento esperé que los teólogos y las iglesias me fueran hostiles, pero me ha sorprendido gratamente ser objeto de su curiosidad.
  • Los reparos más fuertes planteados a Gaia vinieron del campo de los científicos neodarwinistas.
  • Quisiera demostrar que la práctica de la ciencia en solitario en una localidad rural, o incluso en una casa apartada, es agradable y, al mismo tiempo, productiva.
  • La denominación de las cosas tiene una función importante. Nuestros pensamientos más hondos son inconscientes y necesitamos metáforas y símiles para traducirlos a un lenguaje comprensible para nosotros y para el resto de la humanidad.
  • Vi la Tierra como un planeta que, desde sus orígenes, hace casi cuatro mil millones de años, se ha mantenido siempre como un hogar apropiado para la vida surgida en ella, y pensé que lo había conseguido por homeostasis, por la sabiduría del cuerpo, de la misma manera que usted o yo mantenemos constante nuestra temperatura y nuestra química.
  • William Golding propuso el nombre de Gaia para mi teoría de la Tierra.
  • Entre Gaia y los ecologistas no ha existido una relación cómoda. Mi opinión acerca de la política del ecologismo se parece bastante a la de George Orwell respecto al socialismo de su tiempo.
  • Mis afectos están con los ecologistas, pero considero que su incapacidad para ver que los derechos humanos no son suficientes si se contemplan de manera exclusiva menoscaba sus buenas intenciones.
  • Para quienes aspiran a la independencia, la riqueza constituye, curiosamente, una amenaza tan considerable como la pobreza.
  • En varias fases de mi vida independiente, me habría resultado fácil haber creado y comercializado algún producto de éxito. Pero, ¿cómo podría dedicar mi tiempo a la ciencia si me preocupaban el futuro y el bienestar de mis empleados y mi empresa?
  • Como hombre de ciencia, he sido un explorador en busca de nuevos mundos, y no un recolector de campos seguros y productivos, y la vida de frontera me ha mostrado que en ese lugar no hay certeza y que los dogmas suelen ser erróneos.
  • Ahora reconozco que, con cada descubrimiento, el ámbito de los desconocido no se reduce sino que se amplia progresivamente.
  • Aconsejaría a cualquier científico joven en busca de un tema de investigación nuevo y original que intente encontrar los fallos de cualquier cosa que los ortodoxos afirmen ser cierta.
  • El más importante uso de este planteamiento consistió en poner en duda el dogma biológico de que los organismos se limitan a adaptarse a su entorno.
  • Gaia ha sido mi inspiración desde el momento en que me vino a la mente en septiembre de 1965.
  • En ciencia, las teorías se valoran en función del éxito de las investigaciones y experimentos que inspiran; según esa regla, Gaia ha sido fructífera.
  • Creo que la escuela primaria es, con mucho, la parte más importante de la educación.
  • Aunque era solitario por naturaleza, constaté en la adolescencia, e incluso antes, la importancia del grupo de mis iguales.
  • Estoy convencido de que un buen colegio o una buena universidad son aquellos que han sido bendecidos con unos buenos estudiantes. Los docentes no tienen tanta importancia.
  • La idea de que no hay diversidad entre las mentes humanas es absurda, Nos diferenciamos en muchos sentidos, y cada uno de nosotros necesita que le enseñen de un modo que le permita desarrollar sus capacidades. La noción de que se debe enseñar a todos juntos, pues hemos nacido iguales, es tan necia como la de decretar que podemos apañarnos con una única talla de ropa.
  • La suposición de que quienes fracasan en el terreno académico son menos capaces que los diestros en aprobar exámenes representa una actidud de superioridad. Sospecho que muchos titulados con notas excelentes son apenas capaces de hacer otra cosa que superar exámenes.
  • Los progresistas humanistas sienten predilección por el mito de que las escuelas igualitarias romperán las barreras de clase, pero los seres humanos varían ampliamente en capacidades y posibilidades, y es cruel tratarlos como si fueran idénticos.
  • A pesar de odiar el colegio, estaba decidido a convertirme en científico costara lo que costase.
  • La mayoría de mis conocimientos científicos los aprendí de libros tomados en préstamo en la biblioteca de Brixton y discutiendo sus contenidos con mis amigos.
  • Mi primera visita a la biblioteca la realicé cuando rondaba los ocho años.
  • Me he preguntado a menudo si existe un segundo despertar como el de la pubertad.
  • Una vez aprendidas la dedicación y la disciplina requeridas para hacer algo bien resulta más fácil adquirir un comportamiento profesional en otros terrenos.
  • Una vida de afiliación en la Sociedad de Amigos me ha llevado a creer que la guerra es un mal. “Hemos decidido concederle una exención incondicional del servicio militar. Creemos que podemos fiarnos de que cumple con lo que dicta su conciencia y está haciendo lo correcto”.
  • Desde mi punto de vista, el máximo error militar de la Segunda Guerra Mundial fue la ciega convicción de cuantos recurrieron a los bombardeos como un medio para ganarla.
  • Los libros que leía en mi casa familiar de Orpington era más bien políticos; la mayoría habían sido publicados por el famoso Club de Libros de Izquierda de Gollancz.
  • En Proctor & Gamble me dijeron que las pruebas demostraban que yo era un candidato ideal para trabajar como comercial. También me dijeron que el mismo test demostraba que estaba muy poco capacitado para la investigación científica. A veces me pregunto todavía si esta gente no estaba en lo cierto. Es posible que haya malgastado mi vida en un oficio equivocado.
  • Como decimos en Inglaterra: “Nunca creas nada hasta que se niegue oficialmente”.
  • Lo que me molesta no es que el público crea en estos mitos tanto o más que en los datos de la ciencia, sino que también les den fe muchos científicos.
  • Los preparativos para una expedición científica no suelen formar parte de la educación de un científico, pero son algo que debe hacerse correctamente.
  • El coraje es la cualidad más valorada instintivamente en los grupos masculinos.
  • Tuve mi pequeño papel en la destrucción del paisaje rural inglés.
  • Si se hace subir externamente la temperatura de animales enfriados o congelados colocándolos en un baño caliente, nunca se recuperan.
  • Poco después me decidí a construir un aparato de diatermia por radiofrecuencia para calentar los corazones de los animales desde el interior sin quemarles la piel del pecho.
  • El sacerdote y los biólogos parecían argumentar, tanto uno como otros, desde una cierta fe.
  • En la década de 1950, la ciencia se practicaba de manera muy diferente de la actual. Lo más notable era la inexistencia de algo que me parece una preocupación excesiva por la salud y la seguridad por parte del público.
  • Inglaterra poseía en aquel momento (1963) unas convicciones morales tan fuertes, en la actualidad no lo son tanto, que ninguna riqueza podía compensar su ausencia. Aquella ética tenía tres componentes: primero, una autoridad benigna y una gente respetuosa con la ley y no violenta; segundo, una sociedad homogénea con pocas divisiones tribales; y tercero, el hecho de que aún era fácil vivir en los pueblos.
  • Uno de los problemas más fascinantes planteados durante los treinta años en que trabajé con la Shell fue el proyecto de un dirigible gigante.
  • Sé que, en el mejor de los casos, estas reflexiones mías que excusan los actos de una multinacional del petróleo y la química son consideradas por los Verdes como un acto de llealtad mal entendida a unos amigos y colegas del mundo de la empresa; y en ek peor, como un medio de desinformación ideado por mí y pagado por los empresarios.
  • La responsabilidad por la contaminación atmosférica es algo que compartimos con esas empresas. ¿Cuántos activistas verdes van a pie o en bicicleta en vez de conducir sus coches?
  • Mis experiencias con la Shell dejaron en mí la firme impresión de que sus directivos no son ni estúpidos ni canallas. Al contrario, no conozco ningún otro organismo humano que planifique con tanta antelación o tenga en cuenta el medio ambiente con mayor detalle.
  • La Shell y otras empresas petroleras piensan seriamente en lo que será el mundo de aquí a veinte años y son lo bastante prudentes como para sentirse preocupadas por una posible reducción de su clientela a causa de la degradación medioambiental.
  • Cuando la gente piensa en las sustancias químicas como productos malignos y venesosos producidos por una industria malintencionada refleja los pensamientos distorsionados de quienes clamaron contra el capitalismo en sus años estudiantiles.
  • ¡Con qué rapidez olvidamos que los científicos de los primeros tiempos de la edad espacial y nuclear realizaban casi todo su trabajo sin tener bajo los dedos ese aparato tan oportuno que es el ordenador!
  • Lo que me irritaba de mi trabajo con organismo públicos era su incapacidad para apreciar el valor de las ideas e inventos que generan y aplican.
  • La creencia en que el resultado de emplear a un centenar de científicos será cien veces superior al de dar trabajo a uno solo es necia pero persistente.
  • La mayoría de las universidades han acabado convirtiéndose en algo parecido a la industria de la comida rápida.
  • Uno o dos científicos con auténtica vocación, ayudados por algunos técnicos diestros y entregados a su trabajo, valen por cientos de titulados o doctorados sin motivación y, además, son mucho más baratos.
  • Benjamin Franklin: “Todos debemos permanecer unidos, porque si no nos colgarán de uno en uno”.
  • Pocas personas ajenas al mundo industrial comprenden la importancia de los conocimientos profesionales, el know-how. Poseer la patente de un invento es como tener la semilla de un frutal.
  • Ejecutivo de HP: “Esta empresa tiene ya demasiadas abogados. Las patentes y los asuntos legales generados por ellas los mantienen ocupados. Para nosotros no hay nada peor que contar con unos abogados ociosos, pues son capaces de hacer alguna diablura. Así que siga trayéndonos esas patentes; auque no funcionen, hacen mucho bien”.
  • Inventar consiste en realizar cosas prácticas y útiles que no existían con anterioridad y es una actividad creativa sumamente incomprendida.
  • Los inventores suelen ser gente perezosa, sin motivaciones para enriquecerse.
  • La prueba decisiva para reconocer a los auténticos inventores consiste en robarles uno de sus inventos. Si el inventor es genuino, apenas se dará cuenta de que se ha quedado sin él; y si lo hace, lo entregará voluntariamente, acompañándolo de sus bendiciones.
  • Inventar es un placer, pero la fuerza impulsora del invento es la necesidad, y sin ella resulta difícil, y tal vez imposible, inventar.
  • Una vez que la necesidad es clara, el inventor no tarda en encontrar una respuesta.
  • Algunos académicos parecen disfrutar rebajando el rango de los inventores.
  • Hace falta tener las entrañas llenas de bilis para odiar y envidiar con tanta violencia a las personas creativas.
  • En Inglaterra se ha afianzado la leyenda de que yo fui el inventor del microondas.
  • Sólo patenté personalmente uno de mis inventos.
  • El acontecimiento más importante de mi vida como científico fue, tal vez, el momento de 1957 en que, siendo miembro del equipo del Instituto Nacional de Investigación Médica descubrí inesperadamente el detector de captura de electrones (ECD). Este sencillo aparato que cabe fácilmente en la palma de la mano fue, sin duda, la partera del naciente movimiento ecologista.
  • Sin el ECD, la aparición de la política ecologista y verde podría haberse retrasado hasta una década más.
  • Sin él no habría descubierto que los pesticidas clorados, como el DDT y la dieldrina, se hallaban dispersos por todo el mundo.
  • Hay dos cosas que hacen del ECD algo especial: primero, su extraordinaria sensibilidad, 1.000 veces superior, al menos, a la de otros instrumentos existentes en el momento de su invención; y, segundo, el hecho de ser específicamente sensible a las sustancias contaminantes, tóxicas y cancerígenas.
  • Lo habitual por aquellas fechas no era comprar instrumentos sino construirlos.
  • El desastroso smog de 1952 acabó con la vida de 4.000 personas en una noche y todavía vive en nuestro recuerdo (Inglaterra).
  • Admito que soy un científico remilgado, pero me parece insultante la afirmación de que los conejos y las ovejas del hemisferio meridional se están quedando ciegos por el aumento de la radiación ultravioleta provocada por el agujero de la capa de ozono.
  • El amiguismo se da en todas partes. ¿Por qué había de pensar que el mundo de la ciencia era distinto?
  • Las becas son una forma de subsidio social y yo no lo necesitaba.
  • Hya pocas cosas tan inocuas como un medicamento administrado en dosis homeopáticas, que no tendrá probablemente efectos secundarios.
  • Lo que hace de mí un científico poco corriente es la capacidad de mi memoria y su accesibilidad inmediata.
  • El Mundo de las Margaritas muestra cómo la autorregulación puede ser una propiedad de un sistema planetario y derivar de un vínculo estrecho entre evolución biológica y evolución física. Ofrece también un modelo manejable y funcional del fenómeno de la emergencia e ilustra ese maravilloso estado por el que un todo es más que la suma de las partes. Es una sinopsis de la teoría Gaia.
  • Una de las razones de las dificultades padecidas por Gaia es que son pocos los científicos que comprenden de manera correcta los sistemas de autorregulación.
  • El elemento probatorio más sorprendente de la hipótesis Gaia: la conexión entre las algas oceánicas y el clima.
  • Mi aprendizaje me demostró que podía plantear preguntas sobre la naturaleza de las cosas utilizando unos aparatos sencillos y nada caros, y ese conocimiento me dió la confianza necesaria para instalar mi propio laboratorio en una casa rural con cubierta de paja del pueblo de Bowerchalke.
  • Para trabajar independientemente como científico es sensato constituir una empresa.
  • La vida cotidiana de un científico independiente es totalmente distinta de la del científico típico que trabaja en los laboratorios industriales, en la universidad o al servicio del gobierno.
  • Componer programas informáticos para resolver problemas científicos es como escribir poesía.
  • Las razones de nuestro declive pueden ser muchas, pero yo acusaría al perverso antielitismo de la cultura actual, que ha llevado a la creación de muchas universidades nuevas para que todo el mundo pueda gozar de las ventajas de la educación.
  • En 1939 la mayoría de nosotros estábamos impregnados de socialismo y era natural pensar en los beneficios como algo incondicionalmente malo.
  • Una de las varias razones de la combinación de molestia y afecto con que contemplo el movimiento Verde es la obsesión de sus seguidores por los productos de las industrias química y nuclear.
  • Quisiera que aumentara el número de Verdes que se enfrentan al auténtico problema verde: cómo proporcionar alimento, vivienda y vestido a la abundante raza humana sin destruir los hábitats de otras criaturas terrestres.
  • Cuando en Estados Unidos se enfrentan a una urgencia médica, la reacción tiende a ser: ¡Dios mío, tenemos que hacer algo! En Gran Bretaña, en cambio, te responden: “La Naturaleza seguirá su curso”.
  • Ahora sabía qué dulce era vivir y qué necio desperdiciar un día en algún trabajo carente de interés.
  • La búsqueda de premios prestigiosos nunca ha formado parte de mi vida científica. De lo contrario, nunca me habría decidido a trabajar como independiente.
  • Las cosas que ocurren en el período anterior a la pubertad parecen determinar el curso de nuestras vidas.
  • Soy científico y agnóstico, pero poseo también demasiada animalidad como para desear vivir exclusivamente en el mundo intelectual de la ciencia moderna.
  • Anhelamos amar, ser amados y formar parte de algún grupo humano.
  • Los textos de las religiones son, en el mejor de los casos, pesía inspirada; y en el peor, fantasías ofuscadas de pueblos primitivos.
  • La ciencia ha arrebatado a las religiones con toda justicia su autoridad como fuente de conocimiento sobre la vida y el universo, pero la religión es algo más que una pseudociencia. Proporciona una guía moral y ofrece certidumbre. La ciencia moderna no puede proporcionarnos nunca esa sensación.
  • Como somos animales tribales, respetamos la jerarquía y seguimos a los líderes. Tenemos una necesidad instintiva y quizá genética de un dirigente tribal: alguien a quien temer, venerar y adorar, a quien seguir sin hacer preguntas y por quien morir, en caso de necesidad.
  • Considero que somos tan limitados en nuestro entendimiento y que la sabiduría de nuestros descubrimientos nos llena de tal arrogancia que nunca podremos imaginar la enormidad de lo que desconocemos.
  • La ciencia habla en un único idioma a todos los pueblos de la Tierra. La ciencia, sin embargo, es fría y carece de sentimientos.
  • Los experimentos con animales, tal como los practicamos actual y habitualmente a escala masiva, no son sólo amorales sino una manera estúpidamente ineficaz de hacer las cosas.
  • El error más profundo de la biología moderna es la arraigada creencia de que los organismos sólo interactúan con otros organismos, mientras que se limitan a adaptarse al medio material. En la vida real, tanto los organismos como las personas cambian su entorno, además de adaptarse a él.
  • Gaia tiene implicaciones éticas derivadas de sus dos sólidas reglas. La primera afirma que la estabilidad y capacidad de recuperación de los ecosistemas y la Tierra requieren la presencia de un medio ambiente que impone vínculos o limitaciones firmes. La segunda sostiene que quienes viven bien con su entorno propician la selección de su progenie.
  • Gaia no es una alternativa  sino un complemento a la religión.
  • Considero totalmente improbable la idea de una vida personal tras la muerte, pero no soy ateo.
  • Es consolador pensar que formo parte de Gaia y saber que mi destino es fundirme con la química de nuestro planeta vivo.

Enlaces relacionados:

Un libro recomendable de un científico peculiar para gente corriente, tiene sus cosillas técnicas pero no llega a echarte para atrás y habla de muchísimas otras cosas aparte de ciencia.

raul

Anuncios

4 comentarios to “Homenaje a Gaia de James Lovelock – Apuntes Breves”

  1. […] Homenaje a Gaia de James Lovelock. […]

  2. […] Homenaje a Gaia de James Lovelock. […]

  3. […] Homenaje a Gaia de James Lovelock. […]

  4. […] Homenaje a Gaia de James Lovelock. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: