Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

África, ¿espejo del mundo? de Philippe Engelhard – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 26 de marzo, 2009


“La idea de África es la más novedosa de todas”: afirma Philippe Engelhard.

Mirando hacia el continente africano, donde vive desde hace veinte años, el autor de L’Homme mondial; defiende en este libro una política económica neuva; en realidad, otra economía.

Este trabajo apasionado, pedagógico y riguroso, fruto de diez años de reflexión, que el autor ha compartido con sus amigos del ENDA, desmiente los clichés etnográficos y los milagros del liberalismo. Quiere hacer de la lucha contra la pobreza del continente africano un instrumento de cambio y de crecimiento económico.

África es contemplada como un espejo doble que devuelve al mundo la imagen caricaturesca de su pobreza, de sus angustias y de sus lógicas perversas, y también la de un futuro distinto, del cual sería el laboratorio. Esta idea podría cumplirse si dejamos al continente negro retomar la iniciativa en la sociedad y la política, y también en la economía.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • En el África subsahariana, los ajustes sustituyen, desde hace casi dos décadas, a la política económica.
  • La multitud de pequeños cambios sociales y económicos, apoyados con frecuencia por ONGs, tardan en dar frutos a gran escala.
  • Uno de los ejemplos más claros de ceguera intelectual de este último cuarto de siglo ha sido el de hacernos creer que estos países se estaban desarrollando conforme a las recetas del Banco Mundial y del FMI.
  • El Banco Mundial mantiene que las tecnocracias de los Estados son con frecuencia incompetentes y que es mejor dejar hacer al mercado.
  • Las economías populares africanas no son más que una parte de un amplio rompecabezas en vías de implantarse, a gran escala, en todo el planeta.
  • El crecimiento económico acabará con la pobreza en algún momento. Este postulado estandar del pensamiento económico fue admisible hasta aproximadamente el comienzo de los años ochenta. A partir de entonces esto no funciona.
  • El crecimiento de los “ricos” por la vía, o no, de las inversiones exteriores tiene necesariamente un efecto de arrastre positivo sobre la renta de los pobres. Esta propuesta no carece de sentido a condición de que haya incremento de la producción de la riqueza y que sea equitativamente repartido. Con algunas excepciones, todo indica lo contrario.
  • Sólo existe crecimiento sostenible en una economía no deficitaria. Es admisible tan sólo si se admite que los déficit llevan al endeudamiento del Estado a un nivel tal que su reembolso amenaza con pesar sobre las generaciones futuras.
  • Un crecimiento saneado es un crecimiento impulsado por las exportaciones y las inversiones exteriores. ¡Aplicar al África subsahariana este principio tiene algo de surrealista!
  • En un primer período será el mercado interior las más de las veces el que juegue el papel motor. Es de este mercado del que depende la renta de la mayoría de la población.
  • La economía no es una abstracción: no existen modelos para todo y la verdadera riqueza reside menos en el PIB que en el acceso de la mayoría a los bienes y servicios básicos.
  • Cualquier pretensión de desarrollo y de crecimiento que no se apoye en la economía real del continente, es decir, en la economía popular, urbana y rural, está abocada necesariamente al fracaso.
  • Más de la mitad de la población de algunos países del sur es pobre.
  • Algunos economistas afirman que las desigualdades favorecen el crecimiento económico. De ahí a legitimar la economía de la pobreza no hay más que un paso.
  • Muchos hombre políticos no imaginan otro procedimiento para acabar con la pobreza que un crecimiento prolongado.
  • En un segundo plano del discurso del Banco Mundial siempre está el punto de vista dominante, que hemos denominado teoría ad hoc, según el cual la fuente principal del crecimiento económico radica en el desarrollo de los intercambios internacionales. En ese sentido, se afirma que la mundialización será la fuente de un crecimiento ininterrumpido.

La verdad es que como intuí al cogerlo me resultó bastante infumable, estuve unos ratos ojeándolo a ver si veía algo que me pudiera resultar de interés pero nada, he sacado algunas frases para  aprovechar el viaje digamos :).

raul

Anuncios

2 comentarios to “África, ¿espejo del mundo? de Philippe Engelhard – Apuntes Breves”

  1. […] África, ¿espejo del mundo? de Philippe Engelhard. […]

  2. […] África, ¿espejo del mundo? de Philippe Engelhard. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: