Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Hija del destino de Benazir Bhutto – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 28 de abril, 2009


Carismática y polémica, Benazir Bhutto fue la primera mujer en convertirse en primera ministra de un país islámico. Dedicó su vida a la lucha por la democracia y a la defensa de la libertad, hasta el punto de morir por sus ideas en un atentado en diciembre de 2007. En estas páginas «cuenta su historia con una franqueza y una sencillez deslumbrantes», Independent.

La ejecución de su padre por la dictadura militar, su encarcelamiento como presa política y el asesinato de sus dos hermanos marcaron una vida en la que la tragedia se mezcló con el triunfo. Al frente del Partido del Pueblo de Pakistán ganó las elecciones en dos ocasiones, y aunque tuvo que exiliarse, la admiración de su pueblo y sus convicciones abrieron un camino de esperanza contra el extremismo islámico.

Hija del destino es la extraordinaria narración de una vida regida por el tesón y la fe en las propias ideas. Publicada originalmente en 1988 bajo el título Hija de Oriente, la presente edición incluye nuevo material escrito por la propia Bhutto poco antes de su muerte, y un epílogo de uno de sus más estrechos colaboradores.

“Un insólito y desafiante relato de una mujer valiente, una familia perseguida y un país heroico en lucha por mantener el espíritu de la libertad en tiempos de salvaje represión”, Sunday Times.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Yo no elegí esta vida; me eligió ella a mí.
  • Yo estoy orgullosa de mi patrimonio cultural y religioso.
  • Siento una especial obligación personal por marcar las diferencias entre el verdadero islam, religión de tolerancia y pluralismo, y la caricatura de mi religión que esgrimen los terroristas que la han secuestrado.
  • Mi madre pensaba que una mujer debe tener sus hijos pronto, antes de que pueda darse cuenta del reto que supone criar una familia y atender sus responsabilidades.
  • La mayoría de los pakistaníes eran contrarios a la idea de convertir Pakistán en una teocracia.
  • Estoy convencida de que, si Occidente sigue mimando a gobernantes militares de Pakistán enemigos de la libertad, después de los talibanes y de al-Qaeda vendrá una nueva generación de terroristas a desafiar a Occidente con actos de violencia, explotando el nombre del islam.
  • Si Dios quiere, volveré a mi país y, una vez más, encabezaré las fuerzas de la democracia en batalla electoral contra el poder atrichenrado de dictadores, generales y extremistas. Éste es mi destino. Como ya dijo John F. Kennedy: “Yo no eludo esa responsabilidad. La recibo con alegría”.
  • Asesinaron a mi padre a primeras horas de la mañana del 4 de abril de 1979, en el interior de la cárcel de Rawalpindi.
  • Zia UL Haq, jefe de estado mayor del ejército supuestamente fiel a mi padre, era el general que había mandado a sus soldados en plena noche para derrocarle y apoderarse del país amparándose en la fuerza.
  • El Tribunal Supremo había recomendado unánimemente que se conmutara la sentencia de muerte de mi padre por cadena perpetua.
  • Que aproveches la oportunidad o se te escape de las manos, que seas impetuoso o moderado, que seas tenaz o tímido son elecciones que dependen de ti. Lo que hagas de tu destino depende de ti.
  • Cientos de miles de personas en India y Pakistán pertenecían a la tribu Bhutto, una de las mayores de Sind, cuyos miembros iban desde campesions hasta terratenientes.
  • Jamás se dudó en mi familia que mi hermana y yo tendríamos las mismas oportunidades.
  • Tenía sólo ocho años cuando me dejaron nominalmente al cargo de la casa durante su ausencia.
  • Solo os pido una cosa, nos repitió mi padre una y mil veces, que seáis buenos estudiantes.
  • El propio profeta dijo que el mejor velo es el que está detrás de los ojos. Deja que la juzguen por su carácter y por su mente, no por su atuendo.
  • Me convertí en la primera mujer de la familia Bhutto que no ha tenido que pasar toda la vida en una penumbra permanente.
  • Mi padre alababa frecuentemente la revolución china y a su líder, Mao Tse Tung, que había conducido su ejército por las montañas y los desiertos hasta derrotar al enemigo.
  • Lee sobre Napoleón Bonaparte, el hombre más completo de la historia moderna. Lee sobre la revolución americana y sobre Abraham Lincoln. Lee “Los diez días que sacudieron el mundo” de John Reed. Lee sobre Bismarck y Lenin, Ataturk y Mao Tse Tung. Lee la historia antigua de la India. Y sobre todo, lee la historia del islamismo.
  • La primera constitución de Pakistán data de 1973, prohibía la discriminación por razones de raza, sexo o religión, y garantizaba la independencia judicial y su separación del ejecutivo.
  • El poder de la oratoria siempre había tenido mucha fuerza en el subcontinente asiático, donde había tantos anafalbetos.
  • Tradicionalmente, los pakistaníes habían abandonado a cualquier líder derrocado, para transferir su apoyo al aparente ganador y nuevo líder. Pero en este caso, el derrocamiento de mi padre tenía efectos adversos para Zia.
  • La invasión de Afganistán pasa a ser conocida en Pakistán como “regalo de Navidad de Brézhnev a Zia”.
  • Para existir realmente, una persona debe causar algún efecto, actuar y provocar una reacción.
  • Mi padre sabía que se puede encarcelar a un hombre, pero no a una idea. Se puede mandar a un hombre al exilio, pero no a una idea. Se puede matar a un hombre, pero no a una idea.
  • El día en que habían anunciado la pena de muerte de mi padre, uno de sus perros de lanas había muerto. Estaba perfectamente bien y de pronto falleció. Al día siguiente murió la perrra, sin ninguna razón aparente. La gata siamesa que tenía en Clifton también falleció al cabo de tres días.
  • Recuérdales que a través de la democracia yo desperté su fe en un Pakistán unido. Y que sólo el retorno a la democracia puede evitar que el país se desintegre.
  • La única forma en que una mujer puede abandonar a su marido, según los rigurosos códigos de las tradiciones tribales, consiste en ser “secuestrada”. Una esposa desagraciada no puede abandonar voluntariamente el hogar.
  • Tampoco me había dado cuenta de las estrechas relaciones que existían entre el director de la CIA, Casey, y Zia.
  • El término “ley marcial”, si mi memoria es correcta, procede la época de Bismarck y del imperio prusiano. A fin de integrar los territorios conquistados, Bismarck reemplazó la ley vigente en dichos territorios por su propia ley, basada en su albedrío, y la impuso por la fuerza de las armas. La ley marcial, antes de la segunda guerra mundial, se refería también al gobierno de un ejército de ocupación.
  • ¿Qué hace suponer que los norteamericanos o los rusos son amigos de alguien? Los norteamericanos apoyan a Zia por consideraciones estratégicas. Puede que hoy los soviéticos estén dispuestos a apoyarnos, pero mañana, si sus intereses estratégicos cambian, nos abandonarán.
  • El tráfico de drogas se había convertido también en un efecto secundario de la invasión de Afganistán.
  • Si el más sencillo de los ciudadanos tiene seguridad en el trabajo, acceso a unos buenos servicios médicos y sus hijos pueden recibir una buena educación y prosperar, el país prosperará.
  • El matrimonio de conveniencia fue el precio que tuve que pagar en mi elección personal, por la senda política que mi vida había emprendido. Mi alta posición en Pakistán, excluía la posibilidad de encontrarme con un hombre en el transcurso habitual de los acontecimientos, intimar y casarme con él.
  • Para muchos orientales, los matrimonios convenidos son la norma más que la excepción. Sin embargo, mis padres se habían casado por amor y yo me había criado con la convicción de que algún día me enamoraría y contraería matrimonio con un hombre de mi elección.
  • Sabía que a mis amigos en Occidente les resultaría difícil comprender las peculiares circunstancias culturas y políticas que me empujaban a un matrimonio convenido.
  • La boda será digna y simple, en lugar de una semana de lujosos festejos que muchas familias de Pakistán consideraban imprescindible, obligándoles a menudo a gastar todo lo que habían ahorrado en la vida y a contraer deudas.
  • El general Zia falleció al estrellarse el avión en el que viajaba el 17 de agosto de 1988. Otras treinta personas murieron con él, incluído el jefe de estado mayor de los tres ejércitos, el subjefe de estado mayor del ejército de tierra, ocho oficiales de alto rango, Arnold Raphel, embajador de Estados Unidos en Pakistán y un general de brigada norteamericano.
  • En un país donde las noticias circulan con mayor rapidez que el agua de las inundaciones, por callejuelas y bazares, la gente había comenzado ya a celebrar el acontecimiento.
  • Recordando lo que el dictador Zia había dicho a un viejo amigo mío, de que “dejar viva a Benazir fue el mayor error” de su vida, yo comprendía que mi posición y mi carrera formaban parte de mi destino.
  • En aquel momento eran muy pocos los que lo advertían, el fin de la ocupación soviética de Afganistán fue el prólogo de una nueva lucha, con la que los extremistas pretendían desafiar a Occidente valiéndose de la religión.
  • Aunque en 1989 Osama bin Laden aún no había formado al-Qaeda, yo oí su nombre por primera vez cuando financió un intento de derrocar mi primer gobierno mediante una moción de censura.
  • Cuando yo era niña, existía entre los musulmanes una gran tolerancia acerca de las distintas interpretaciones del islam.
  • La histórica interpretación tolerante del islam preconizada por Salahuddin, o Saladino, el conquistador de Jerusalén y los emperadores mogoles de la India está siendo arrumbada por los que encubren ambiciones personales bajo el manto de la religión.
  • El régimen de Musharraf ha abdicado de toda responsabilidad en zonas de la frontera pakistaní alegando que eran ingobernables. No es de extrañar que Bin Laden no haya sido interceptado. La idea de que estas grandes extensiones de Pakistán son ingobernables es una estupidez.
  • Musharraf presta a la guerra contra el terrorismo un apoyo ostensible, administrándolo a cucharadas, en las dosis justas para conservar el favor de Washington y Londres, pero su política también favorece a los enemigos de Occidente.
  • Yo diría que “los golpes de estado tienen consecuencias”.
  • La supresión de las formas de expresión democráticas, unida al fomento y explotación de las interpretaciones del islam más extremista e indefendibles han tenido impacto en todo el mundo.
  • En realidad, no me sorprende que se tenga la impresión de que todas las sendas del terrorismo pasan por Pakistán. ¿Por qué habría de sorprendernos? El extremismo ha sido cultivado, potenciado y explotado por gobernantes militares durante generaciones.
  • Que en Pakistán haya democracia no es importante sólo para los pakistaníes sino para el mundo.
  • Debemos recordar siempre que los gobiernos democráticos no auspician, protegen ni cobijan a los terroristas.
  • Martin Luther King: “Nuestras vidas empiezan a acabar el día en que callamos ante las cosas que importan”.

Enlaces relacionados:

Apasionante libro sobre la vida de Benazi Bhutto, habla sobre un Pakistán muy diferente de la imagen que todos tenemos de nido de terroristas y a la vez cuenta los motivos detrás de esa imagen desafortunadamente realista de su país. El libro incluye casi toda su vida ya que por desgracia fue asesinada poco tiempo después :(. Además cuenta la historia de la “dinastía” Bhutto. Recomendable.

raul

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: