Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El principio de Dilbert de Scott Adams – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 4 de mayo, 2009


Después de años de Calidad Total, Excelencia y Reingeniería, Dilbert, protagonista de la tira cómica de mayor éxito en los Estados Unidos, se ha convertido en el personaje estrella del mundo de la empresa. Millones de habitantes de oficina pegan las tiras cómicas de Dilbert en las paredes, algo menos violento que asesinar a sus jefes.

Scott Adams ha pasado diecisiete años en un cubículo recibiendo miles de mensajes por correo electrónico de sufridos afectados por algún “downsized” o por un “rightsized” para luego formar parte de “círculos de calidad”.

En veintiséis provocadores capítulos ilustrados, Scott Adams descubre los secretos de la Dirección en la empresa.

El Principio de Dilbert es un tesoro, oro puro para todos aquellos que nos pasamos el día en el loco mundo de la empresa y los negocios.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • En estos tiempos que corren parece que cualquier imbécil con una computadora portátil es capaz de parir un libro y hacerse de oro.
  • Miles de personas me han contado historias laborales. He desarrollado una sofisticada teoría para explicar este curioso comportamiento laboral: la gente es imbécil.
  • Lo único que nos diferencia es que somos imbéciles con respecto a diferentes cosas, en momentos distintos.
  • Por muy inteligente que uno sea, se pasa la mayor parte del día siendo imbécil. He aquí la premisa central de esta erudita obra.
  • El mejor equilibrio de la moral para sacar la mayor productividad de los empleados se puede describir así: feliz, pero con baja autoestima.
  • No hay programa de reconocimiento en los niveles más altos del organigrama, puesto que se trata de un factor de motivación para los empleados que pululan en los niveles inferiores.
  • Uno de los métodos más eficaces de humillación utilizado por los jefes es la práctica de no hacerle caso a un subordinado que se encuentra en o cerca de su oficina, mientras se dedica a tareas aparentemente poco importantes.
  • La declaración de objetivos se define como “una frase larga y torpe que demuestra la incapacidad de la dirección para pensar con claridad”. En todas las buenas compañías hay una.
  • Uno de los mayores retos para la comunicación empresarial es el de desarrollar un nombre para el departamento que le haga parecer de vital importancia para el resto de la empresa, sin atraer por ello demasiado trabajo.
  • Las grandes mentiras de la dirección:
    • Los empleados son nuestro bien más valioso.
    • Yo sigo una política de puertas abiertas.
    • Bajo el nuevo plan podrá ganar más dinero.
    • Nos estamos reorganizando para servir mejor a nuestros clientes.
    • El futuro es brillante.
    • Recompensamos a quienes asumen riesgos.
    • El rendimiento será recompensado.
    • No matamos al mensajero.
    • La formación es una de nuestras principales prioridades.
    • No he oído comentar ningún rumor.
    • Revisaremos su rendimiento dentro de seis meses.
    • Nuestra gente es la mejor.
    • Su opinión es muy importante para nosotros.
  • No siempre resulta fácil saber la diferencia entre una burda mentira por parte del jefe y la imbecilidad de éste.
  • Durante el transcurso de su carrera serán muchos los que acudirán a usted en busca de consejo. La mejor forma de dar un mal consejo que, a pesar de todo, parezca bienintencionado, es “erigirse en defensor de lo ético”.
  • Lo verdaderamente grandioso de la verdad es que hay muchísimas formas de evitarla sin ser un “embustero”.
  • En una organización, la gente inepta tiene una buena forma de aferrarse al poder: crear un monopolio sobre la información.
  • Crear un aura de ascenso inminente: vista con prendas más caras que las de sus compañeros, oculte cualquier rastro de competencia técnica, utilice la palabra “paradigma” varias veces al día, cuente a todo el mundo que se prepara para asistir a una reunión con el presidente y cite artículos publicados en el Wall Street Journal.
  • Los mejores puestos de trabajo son aquellos cuyos resultados no se pueden medir.
  • La “Ley de Adams de Compensación del Equilibrio” afirma que la Compensación Virtual Horaria de un empleado permanece constante a lo largo del tiempo. Cada vez que un jefe encuentra una forma de aumentar la carga de trabajo de un empleado, la naturaleza ajustará o bien la compensación recibida por éste, o bien sus horas de trabajo percibidas para crear un equilibrio.
  • El material de oficina constituye una parte importante de su paquete total de compensaciones.
  • Los verdaderos objetivos del director para la revisión de rendimiento son: hacer que trabaje como un esclavo romano de huerto, obtener una confesión firmada de sus crímenes contra la productividad y justificar su bajo salario.
  • Algunas personas limitarán estúpidamente su lista de logros a proyectos en los que realmente hayan trabajado. Eso es un error. No se olvide del beneficio intangible de “pensar en” un proyecto.
  • Procure trabajar en un equipo de perdedores. Los perdedores son aquellos que consiguen los menores aumentos de sueldo, dejando así una amplia disponibilidad de fondos presupuestarios para usted. El peor error que podría cometer sería el de trabajar con un grupo de personas muy preparadas.
  • Hay tres tipos de empleados:
    • Aquellos que trabajan duro, al margen de la compensación que reciban o no por ello (imbéciles).
    • Aquellos que evitan el trabajo, con lo que parecen haraganes (imbéciles).
    • Aquellos que evitan el trabajo mientras aparentan de algún modo ser productivos (empleados satisfechos).
  • Cambie de trabajo con tanta frecuencia como le sea posible. Cuanto más tiempo permanezca en un puesto de trabajo, tanto más trabajo se le pedirá hacer. Ello se debe a que la gente acabará descubriendo lo que usted hace, y sabrá cómo encontrarle. Con el transcurso del tiempo terminará usted por ser competente, y eso equivale, con toda seguridad, a rogar que le asignen más trabajo.
  • Para cualquier persona ajena al tema, la regla del marketing quizá pueda ser sintetizada en el siguiente concepto: si se baja el precio, se podrán vender más unidades.
  • El segmento de mercado más importante es el conocido como “Ricos Estúpidos”, llamados así por su tendencia a comprar cualquier cosa. Si logra les vender suficientes unidades puede bajar sus precios y vender a los “Pobres Estúpidos”, ahí es donde se encuentra el verdadero volumen.
  • La buena publicidad puede lograr que la gente compre su producto aunque sea un fraude.
  • Los asesores recomendarán que haga usted cualquier cosa que no esté haciendo ahora. Es decir, centralizar aquello que está descentralizado. Aplanar aquello que es vertical. Diversificar aquello que esté concentrado.
  • Haga lo que haga, procure que al final del año no quede ni un céntimo sobrante de su presupuesto.
  • No hay ningún problema que no pueda ser superado por un vendedor que tenga la motivación adecuada.
  • La habilidad más importante para cualquier líder es su capacidad para asumir la responsabilidad por aquellas cosas positivas que suceden sin intervención alguna por su parte.
  • La clave para la buena dirección consiste en saber qué es fundamental para el éxito y qué no lo es.
  • El objetivo más importante de la empresa es lograr que los empleados sean todo lo efectivos que puedan ser y que dejen de trabajar a las 5 de la tarde
  • Los empleados felices son mucho más productivos y creativos que los desgraciados.
  • Los grandes aumentos de felicidad sólo se consiguen empleando mucho tiempo libre al margen del trabajo.
  • La persona media sólo es mentalmente productiva durante unas pocas horas al día, al margen de las muchas horas que haya podido “trabajar”.

Enlaces relacionados:

Compedio de chascarrillos sobre el mundillo de la empresa, recomendado sólo a fans de Dilbert, y aún así el tío se hace un poco pesado diciendo tonterias tratando de hacerse el gracioso, está claro que lo suyo es el humor gráfico y no en prosa jeje.

raul

Anuncios

3 comentarios to “El principio de Dilbert de Scott Adams – Apuntes Breves”

  1. […] El principio de Dilbert de Scott Adams. […]

  2. […] El principio de Dilbert de Scott Adams. […]

  3. […] El principio de Dilbert de Scott Adams. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: