Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Desde el banquillo de Javier Gomez de Liaño – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 22 de junio, 2009


Ha sido el polémico protagonista de la batalla más dura de la historia de la judicatura española, en la que se ha enfrentado con el magnate del grupo Prisa Jesús Polanco. Esta batalla no ha terminado, porque aunque el ha sido condenado por prevaricación y apartado de la carrera judicial, ha interpuesto un recurso ante el Tribunal Constitucional y ha solicitado el indulto.

Gómez de Liaño ha empleado el tiempo que ha pasado sentado en el banquillo de los acusados en escribir esta obra, en la que aúna de forma magistral la crónica urgente y la denuncia por su caso, con la reflexión más honda sobre los graves problemas de nuestra justicia y nuestro sistema político. Por estas páginas desfilan así pensamientos, intimidades, retratos durísimos de algunos de sus enemigos, el juez Garzón, Jesús Polanco y Juan Luis Cebrián, …, así como otras semblanzas más amables de grandes nombres de nuestra judicatura.

Tras el éxito de Pasos Perdidos, Gómez de Liaño demuestra de nuevo con Desde el banquillo su elevada capacidad para explicar y acercar a los lectores el mundo oculto de las leyes y los tribunales, con todas sus grandezas, sus mediocridades y por qué no, sus miserias.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • No pienso retroceder ni para tomar impulso.
  • Para mí, vencer es morir en el campo del honor, nada me importan las calamidades, incluida el hambre, lo único que de veras me interesa es la sonrisa de un hijo y la felicidad de la mujer que amo.
  • Algo de lo que presumo es que no soy persona a quien guste perder el tiempo.
  • Desde que soy juez buena parte del tiempo vivido lo he pasado con un libro en una mano y con una pluma en la otra.
  • Siempre tuve la sensación de que jamás se tomará verdadera conciencia de lo que significa un país sin justicia o con mala justicia.
  • Hay que mentalizarse de que si la justicia no se cuida debidamente, cualquier intento de paz, orden y felicidad quedará en saco roto.
  • Si de algo me siento orgulloso es de que nunca nadie podrá echarme en cara que haya dejado de pronunciar una palabra comprometida con la justicia.
  • He hecho de la justicia algo más que un proyecto y, sin darme cuenta, por mi fe en ella me he creado un problema en el que me debato constantemente.
  • Lo único que necesito es paciencia.
  • Me conformo con vivir dignamente.
  • En el ámbito penal cualquier intento de hacer tabla rasa es antidemocrático (amnistia).
  • No preconizo ni defiendo a ultranza que la memoria sea el instrumento que terminará haciendo del opositor a la judicatura un juez sabio y completamente justo.
  • Prefiero el aspirante a juez que se sabe de carrerilla el Código Civil o la Ley de Enjuiciamiento Criminal antes que aquel que desde que se levanta hasta que se acuesta se pasa el día recitando los nombres de políticos, magistrados influyentes, financieros u otra gente de poder.
  • Pienso que tampoco hay que estar en contra de la memoria porque sí.
  • Hay algo más, aparte de la memoria, que necesita el opositor. Son la fortaleza y generosa capacidad de sacrificio.
  • El opositor grágil, sin energía interior está abocado al fracaso y lo más seguro es que, al menor contratiempo, se quede en el camino.
  • Un opositor cuando empieza es como una criatura a la que hay que enseñar a andar o comer.
  • Hay mucho maula, juez o fiscal, que, para empezar, preparan a su antojo, que lo único que les importa es tener más y más opositores, los hay hasta con treinta. Son personas que se limitan a oír cómo el alumno canta el tema, pero nada más. Hay preparadores que mientras el opositor recita el tema, ellos comen, leen el periódico o escriben sentencias.
  • Un opositor, cuando está convencido de lo que quiere, no puede abandonar jamás.
  • Según algunos, ahora los jueces no pueden administrar justicia con el sosiego y estudio necesarios, pues lo importante es echar el papel fuera y producir muchas sentencias, que es así como se logra eficacia.
  • Decía Schonpenhauer que la suerte echa las cartas y que los mortales las jugamos.
  • Hoy no cabe duda que es el turno de la mujer.
  • Lo importante de un juez es que siempre esté en el lugar que le corresponde, que no es otro que el de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado, como le encomienda la Constitución.
  • En cuanto al anonimato de los jueces me parecía muy recomendable hacer todo lo posible para mantenerse a distancia y hasta en soledad si fuera menester.
  • Que las instituciones básicas del Estado están en quiebra se nota. Que el poder judicial está flojo e incapaz de hacer sombra a los otros dos es algo que todo el mundo sabe.
  • La gente conoce que el ejecutivo es el poder sin más y que, pese a las apariencias, el legislativo no goza del prestigio que debiera.
  • Sartre en La náusea dice que basta contar una aventura para que exista.
  • Los politólogos y sociólogos, dicen que mucha culpa de la actual corrupción la tiene la financiación irregular de los partidos políticos.
  • Pienso que querer penalizar todas las corrupciones posibles puede ser un pecado de necedad y a la postre contraproducente.
  • Está claro que siempre ha habido corrupción porque el hombre siempre ah tenido cierta afición por la porquería.
  • El poder democrático, ¿corrompe democráticamente?
  • Madre Teresa de Calculta: “El mayor destructor de la paz es el aborto, porque si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué queda para que yo te mate a ti y tú a mí?”.
  • Nunca me pareció que el mejor remedio al problema del aborto sea un código penal, lo mismo que considero una exageración llamar asesinato a una conducta que, a no dudar, tiene mucho de tragedia íntima.
  • La conciencia de cada cual es o debe ser irrenunciable.
  • Tengo para mí que en la justicia española se echa de menos la vocación y no escasean la mediocridad y la vacilación.
  • Nunca he sido partidario del ponencismo radical.
  • Abraham Lincoln: “La democracia es la aceptación de que ningún hombre es lo bastante sabio o lo bastante bueno como para gobernar a otros sin su consentimiento”.
  • Confieso que a estas alturas de la vida no estoy convencido de cuáles son las exactas cualidades que deber reunir un juez.
  • Tengo para mí que el buen juez es aquel que encuentra la solución al conflicto ajeno después de pasarlo por el espejo de su conciencia.
  • Sería absurdo negar que nuestros tribunales tienen vicios y defectos tan graves como abundantes.
  • Además de los enemigos externos, la independencia judicial tiene enemigos infiltrados en sus filas.
  • Hay algunos jueces que consideran que tener un buen sueldo es necesario para ser independientes.
  • Yo estoy plenamente convencido de que nada cabe reprochar a quien por iniciativa propia y a paso firme se aloja en la alcoba de la muerte.
  • Me parece que un juez que ansía el dinero por encima de lo normal está perdido.
  • El juez que envidia a estas profesiones, abogados, notarios o registradores de la propiedad, o llora porque él no gana lo mismo, creo que más que vocación judicial lo que tiene es pasión comercial.
  • Una cosa sorprendente es que los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de determinar el significado jurídico del terrorismo.
  • Un viejo aforismo reza que la mentira es menos notoria que el error.
  • Errar es de humanos , decía el sufrido Séneca y está demostrado que los jueces no son dioses ni orinan agua bendita.
  • La bella institución del ministerio público hace más de una década que viaja en un carromato tirado por demonios que la conducen camino de los infiernos.
  • En la España Judicial muchos prefieren la manada.
  • Otras de las nefastas consecuencias del asociacionismo es el haber servido de coartada a mucho juez mediocre que ha hecho del gregarismo su cueva y abrigo.
  • España es, en términos absolutos, el tercer país del mundo en número de abogados, sólo nos superan EEUU y Turquía.
  • No todo el mundo estuvo de acuerdo con la Constitución y confieso que yo fui uno de ésos aunque la voté.
  • Creo que es Spinoza el que dice que el derecho es el alma del Estado y sólo áquel puede mantener vivo a éste.
  • Platón decía que para que las leyes sean justas es preciso que convenzan de su bondad a los que van a cumplirlas.
  • Yo me pregunto: ¿Qué más da un rey que un presidente? Muy poco; apenas nada.

Enlaces relacionados:

raul

Anuncios

4 comentarios to “Desde el banquillo de Javier Gomez de Liaño – Apuntes Breves”

  1. gallego said

    “El linchamiento”, Federico Jiménez Losantos, La Esfera de los libros, 2011

  2. […] Desde el banquillo de Javier Gomez de Liaño. […]

  3. […] Desde el banquillo de Javier Gomez de Liaño. […]

  4. […] Desde el banquillo de Javier Gomez de Liaño. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: