Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El hambre que viene de Paul Roberts – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 14 de septiembre, 2009


Los desafíos y riesgos del sistema globalizado de producción y distribución de alimentos y los desajustes en la dieta de los distintos habitantes del planeta son los temas principales de este libro.

Paul Roberts explica cómo, a pesar de que jamás se ha producido más comida a precios más bajos, estamos creando nuevas enfermedades y desabasteciendo nuestros océanos, lo que puede conducir a un colapso de nuestro sistema alimentario.

Paul Roberts es periodista, colaborador de The Washington Post, Los Angeles Times, Rolling Stone Harpers Magazine y especialista en la compleja interrelación entre negocios y medio ambiente.

En 2004, Ediciones B publicó su libro anterior, El fin del petróleo, en el que anticipaba gran parte de los desafíos energéticos que afrontamos en la actualidad.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Mi objetivo radica en delinear los contornos generales de la economía moderna de la alimentación de manera que aquellos que se ven más afectados por ella pudieran entender su funcionamiento, por qué está fallando y, sobre todo, qué opciones existen para cambiarla real y definitivamente.
  • Las mismas cadenas de suministro que constituyen los cimientos de nuestro supermercado mundial y que posibilitan que haya todo tipo de frutas, hortalizas y carnes en cualquier estación del año y en ambos hemisferios han creado también la situación perfecta para la expansión de dos patógenos alimentarios muy familiares, el E.Coli y la salmonela, así como de otros nuevos, como la gripe aviar.
  • Allí donde el hambre ha desaparecido, la población se enfrenta a las consecuencias menos deseables de la dieta moderna, como la obesidad, las enfermedades cardiacas y la diabetes.
  • Muchos de los responsables de tal abundancia (como la ganadería intensiva a gran escala y una agricultura basada en fertilizantes químicos) han degradado hasta tal punto la capacidad productiva del medio natural que no está claro que pueda seguir alimentando a los casi diez mil millones de personas que habitaremos el planeta a mediados del siglo XXI, ni tampoco durante cuánto tiempo podrán mantenerse los niveles actuales de producción de alimentos.
  • El sector moderno de la alimentación se ha convertido a todos los niveles en una versión en miniatura de la economía industrial a la que un día sirvió de modelo.
  • El éxito del sector moderno de la alimentación se asienta sobre su capacidad de tratar los alimentos como si fueran un bien de consumo cualquiera.
  • Los problemas del sistema moderno de producción y distribución de alimentos son consecuencia de su propio éxito. Esta capacidad de generar enormes flujos de alimentos a precios cada vez más bajos ha atrapado a los productores en un círculo vicioso: cuantos más alimentos producen más alimentos tienen que seguir produciendo.
  • La obesidad es uno de los ejemplos más ilustrativos de lo mal que responde la alimentación a su transformación en fenómeno económico.
  • Michael Blum: “Hemos llegado a un punto en el que ya no disponemos de agentes antibióticos para ciertas infecciones”.
  • Tal vez el hambre, los patógenos vinculados a la alimentación y una epidemia de problemas de salud relacionados con la nutrición son las señales más visibles y debatidas del fracaso del sistema.
  • A pesar de que el sistema ha sido creado para producir en exceso, está claro que hoy en día esta gran maquinaria de la producción de alimentos ya está alcanzando sus propios límites.
  • Los agricultores del futuro no sólo deberán alimentar a más seres humanos, sino que lo harán sin la ayuda de tres ventajas esenciales que sus predecesores daban por descontadas: una energía barata, un clima estable y agua en abundancia.
  • Buena parte del incremento de la producción de alimentos ha sido únicamente posible gracias a un incremento del empleo del agua en la agricultura.
  • El sistema en la actualidad es extraordinariamente frágil, cualquier irregularidad en el transporte o en la capacidad exportadora de los países plantea el riesgo de dejar aisladas a regiones que hoy en día se dedican únicamente al monocultivo.
  • La economía de la alimentación es extremadamente reacia a los cambios súbitos. Este sistema no sólo se mantiene gracias a una enorme inercia económica sino que además tiene una capacidad extraordinaria para desviar las críticas o absorberlas. No puede esperarse de él un cambio radical.
  • En 1950 el nuevo factor de crecimiento (la tetraciclina) de Thomas Jukes se anunció ante el mundo y fue lo más parecido a la carne gratis que nadie había visto hasta entonces. Al ingerir dosis bajas de tetraciclina, pavos, terneros y cerdos incrementaban su crecimiento hasta en un 50%.
  • Durante los años posteriores, en los campos nacientes de la nutrición, la microbiología y la genética, se hicieron descubrimientos que transformaron la producción de carne en algo tan sencillo como el cultivo del maíz y el enlatado de alimentos.
  • Criar animales para su consumo es una manera bastante ineficiente de producir alimentos. Por ejemplo, una vaca necesita consumir tres kilos y medio de alimentos para engordar medio kilo.
  • En 1798, Thomas Maltus en su libro Ensayo sobre el principio de la población, sintetizó estas pautas en un único pronóstico cargado de pesimismo: la humanidad estaba condenada. La opinión que Malthus sostenía era que el hambre jamás sería erradicada, puesto que todo aumento de la producción de alimentos servía únicamente para aumentar la población. Dado que los rendimientos de las cosechas aumentan de manera lineal mientras que la población crece de manera exponencial, el crecimiento demográfico pronto desbordaría la capacidad de la humanidad para procurarse sustento, momento en el que el equilibrio demográfico quedaría catastróficamente alterado y sólo lograría recuperarse tras una hambruna de dimensiones apocalípticas.
  • Thomas Maltus: “El poder de la población es tan superior al poder de la tierra para producir sustento para el hombre que la muerte prematura debe visitar la raza humana de una forma u otra”. Según sus cálculos la “visita” se produciría a mediados del siglo XIX.
  • ¿Qué nos permitió superar los límites maltusianos para entrar en una era de superabundancia? La globalización.
  • Entre 1930 y 1940 se produjo una mejora de gran importancia: el empleo de fertilizantes. Fueron los fertilizantes los que alimentaron el explosivo crecimiento de la producción de cereales.
  • Los agricultores producen año tras año cada vez más, simplemente para evitar la quiebra.
  • John McMillin: “El modelo de Nestlé es encontrar la manera de participar en todos los mercados en los que posee una ventaja comparativa y en los que está segura de ganar. Son como los Yankees: compran a los mejores jugadores allí donde se encuentren.”
  • Los directivos del sector cafetero, desesperados, suplicaron  a Nestlé que desarrollara un derivado del café más fácil de consumir con la esperanza de aumentar las ventas. Aunque Nestlé no tenía experiencia en el sector del café, sus directivos no se equivocaron al suponer que si los excedentes del café en grano adoptaban una forma de empleo más cómoda, los consumidores no sólo beberían más café, sino que pagarían sin rechistar un precio muy superior al de la materia prima.
  • Las empresas únicamente pueden demandar un margen muy pequeño, en general superior en tan sólo unos puntos porcentuales al coste de la mano de obra y de las materias primas.
  • Los fabricantes de alimentos preparados han adquirido tal habilidad a la hora de aplicar el valor añadido a sus productos que, al final del proceso, el coste inicial del cereal o de cualquier otra materia prima agrícola supone una parte pequeñísima del precio de venta al público.
  • La posibilidad de lograr semejantes márgenes es la razón por la que las empresas alimentarias han optado ininterrumpida e inexorablemente por la transformación cada vez mayor de los alimentos: cuanto más se transforma la materia prima agrícola en un bien de consumo final, más puede cobrar la empresa a cambio.
  • En la retorcida economía de la alimentación, cuantas más unidades venda una empresa, mayor será el precio por unidad que dicha empresa podrá fijar.
  • Cuanto más gastan en publicidad, más unidades logran vender, más bajo es el coste unitario de producción y mayor el sobreprecio por unidad, de manera que mayores son los ingresos.
  • William Leach: “Es el clásico círculo virtuoso. Las empresas propietarias de dichas marcas pueden permitirse hacer aún más publicidad, lo que significa que pueden sostener aún mejor sus marcas, lo que a su vez provoca nuevos incrementos de los ingresos”.
  • Los nuevos productos son tan esenciales para los fabricantes y tan impredecibles que las empresas deben lanzar nuevos productos de manera ininterrumpida.
  • Los snacks pertenecen al grupo de alimentos que se someten a un mayor procesamiento y, por lo tanto, que procuran márgenes de beneficios más altos.
  • El futuro de los alimentos es convertirse en accesorios.
  • Las empresas emplean aditivos con el fin de reparar el daño que sufren los alimentos durante el proceso de elaboración.
  • El sabor del caldo de pollo puede recrearse mediante el aminoácido L-cisteína.
  • Un aditivo como el glutamato monosódifo las papilas lo interpretan como verdadero sabor a carne.
  • En los mercados maduros las grandes empresas alimentarias no obtienen grandes beneficios, pero la cosa cambia bastante en los mercados emergentes.
  • Wal-Mart redujo costes y eliminó ineficiencias en todas las etapas de la cadena de distribución, de manera sistemática e a menudo implacable, redujo sus inventarios a su mínima expresión al aceptar únicamente el suministro en el momento en el que necesitaba los productos.
  • El cuerpo humano fue diseñado para tiempos de escasez, no sólo carece de cualquier mecanismo interno eficaz para limitar la ingesta de alimentos, sino que además, una vez que haya engordado, hará todo lo posible por mantener lo ganado.
  • Cuando una persona se salta una comida, el cuerpo empieza a metabolizar, a dividir, la grasa acumulada en sus componentes, llamados ácidos grasos, que el cuerpo puede utilizar como combustible. Una vez que se han consumido las reservas de grasa el cuerpo entra en un estado de crisis. Deja de suministrar energía a las funciones fisiológicas no esenciales y la conserva para hacer funcionar el cerebro y otros órganos vitales. Si la pérdida de grasa continúa, el cuerpo se canibaliza y consume sus propios tejidos musculares con el fin de obtener combustible metabólico.
  • Cada uno de nosotros tiene un nivel de reserva de grasa óptimo.
  • La obesidad tiene mucho que ver con la aparición de la diabetes en la edad adulta.
  • La obesidad no es tanto una manifestación de avaricia fisiológica, sino la expresión de decisiones tomadas racionalmente: ya no tenemos que trabajar tanto para obtener las calorías necesarias, así que … no lo hacemos.
  • Cualquier deficiencia que China pueda tener en cuanto a la calidad es capaz de compensarla gracias a la cantidad.
  • A pesar de los avances reales, siguen existiendo en el sistema profundas lagunas en la protección de muchos productos, entre ellos los cárnicos.
  • La razón por la que el maíz necesita muchos más genes que los seres humanos reside en que las plantas necesitan tener preparada la respuesta para cualquier tipo de eventualidad medioambiental.
  • Cuando el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó que un ser vivo podía ser objeto de una patente se dio el pistoletazo de salida a la revolución genética.
  • En términos estrictamente monetarios, el sistema agropecuario industrial es más eficiente.
  • Para obtener grandes incrementos del rendimiento, y hacerlo de manera sostenible, las empresas no tendrán que manipular sólo unos pocos genes de la planta de maíz, sino un buen porcentaje de sus 50k genes.
  • El método Aigamo cuenta con las características que debería tener todo método alternativo de producción de alimentos: emplea energía solar, funciona en circuito cerrado (todos los nutrientes se producen in situ), no hace uso ni de herbicidas ni de insecticidas industriales y el sistema no necesita insumos externos.
  • A pesar de que reducir la distancia recorrida por un alimento pudiera parecer un modo automático de ganar en sostenibilidad, no siempre es así.
  • Renato Sardo: “Los consumidores tienen que entender que si el pollo sólo les cuesta un dólar, es que probablemente no es pollo”.
  • Hillary Clinton formó parte del consejo de administración de Wal-Mart.
  • Nuestro sistema de producción de alimentos ni siquiera necesita de una bomba para saltar por los aires, ya camina por el sendero que conduce al colapso. El hundimiento de un elemento del sistema tendrá extraordinarias repercusiones en todos los demás.
  • Hasta la fecha, sólo un país, Cuba, ha emprendido una reforma profunda y exhaustiva de su economía de la alimentación con ánimo de conseguir un modelo más sostenible. El elemento catalizador no fue ni epidemiológico ni medioambiental sino geopolítico: la desaparición de la Unión Soviética.
  • Ningún incremento de la producción sostenible de proteínas que tengamos la posibilidad de lograr será lo suficientemente grande como para satisfacer la demanda futura de carne, a menos que se reviertan las pautas actuales de consumo cárnico y el promedio mundial per cápita comience a disminuir.
  • Al dejar en manos de otros nuestra alimentación, también les hemos cedido buena parte del control del resto de nuestra existencia.

Enlaces relacionados:

raul

Anuncios

8 comentarios to “El hambre que viene de Paul Roberts – Apuntes Breves”

  1. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

  2. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

  3. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

  4. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

  5. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

  6. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

  7. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

  8. […] El hambre que viene de Paul Roberts. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: