Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Gomorra de Roberto Saviano – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 19 de noviembre, 2009


Este increíble y fascinante relato real es un viaje al imperio empresarial y delictivo de la Camorra, que comienza y termina bajo el signo de las mercancías, de su ciclo de vida. Las mercancías “frescas”, bajo las formas más variadas (videojuegos, relojes, ropa de marca) llegan al puerto de Nápoles, y para ser almacenadas y escondidas se sacan de los gigantescos contenedores e invaden antiguos palacetes, previamente vaciados por completo. Las mercancías muertas, procedentes de toda Italia y de media Europa, en forma de residuos químicos, restos tóxicos o fango, son vertidas abusivamente en los campos, donde envenenan,
entre otros, a los mismos capos que erigen esas tierras sus fastuosas y absurdas mansiones.

Esta es hoy la Camorra (o el “Sistema”, ya que casi nadie usa la palabra “Camorra”): por un lado, una organización empresarial con impresionantes ramificaciones por todo el planeta y una zona oscura siempre más extensa donde cuesta distinguir cuánta riqueza es producto directamente de la sangre y cuánta de simples operaciones financieras, y por el otro, un fenómeno criminal profundamente influido por los medios de comunicación y la sociedad del espectáculo, cuyos dirigentes imitan la manera de vestir y de moverse de las estrellas del cine y de las figuras míticas, de los gángsters de Tarantino a las siniestras apariciones de El cuervo con Brandon Lee.

En este libro absorbente y escrupulosamente documentado, Roberto Saviano ha reconstruido tanto la aterradora lógica económico-financiera y expansionista de los clanes napolitano y casertano como las febriles fantasías que suman el fatalismo mortuorio de los samuráis medievales japoneses. El resultado es un libro extraordinario y potente, apasionado y brutal, al tiempo objetivo y visionario, de investigación y literario, lleno de horrores e inquietantes fascinaciones; un libro narrado siempre en primera persona por este jovencísimo autor, nacido y criado en la tierra de la Camorra más dura.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Nicolás Maquiavelo: “Los que vencen, cualesquiera que sean los medios empleados, nunca se avergüenzan”.
  • De una grabación de un teléfono pinchado: “La gente es escoria y debe seguir siendo escoria”.
  • No hay producto manufacturado que no pase por el puerto de Nápoles, mueve el 20% del valor de las importaciones textile de China, pero más del 70% de su volumen pasa por aquí.
  • Toneladas de mercancía se mueven como si fueran un paquete contra reembolso entregado a domicilio por el cartero. Lo que fuera de allí se tardaría una hora en hacer, en el puerto de Nápoles parece suceder en poco más de un minuto. Todo debe llegar, moverse deprisa, a escondidas.
  • La mercancía tiene en sí misma los derechos de circulación que ningún ser humano podrá tener jamás.
  • En Nápoles se descarga casi exclusivamente mercancías procedentes de China: 1.6M toneladas. Las declaradas. Al menos otro millón pasa sin dejar rastro.
  • Llegamos a un edificio casi fantasma, un bloque de pisos dormitorio, estaban echando a todo el mundo para dejar espacio, sólo debía haber espacio, espacio para los fardos, espacio para los enormes armarios de cartón, espacio para las mercancías. Tabiques derribados, sótanos abarrotados.
  • El proyecto de almacenar los fardos en los pisos había sido ideado por algunos comerciantes chinos a raíz de que la autoridad portuaria de Nápoles presentara a una delegación del Congreso estadounidense el plan sobre la seguridad.
  • “Euro, dólar, yuan. Esa es mi tríada”. Xian parecía sincero. Ninguna otra ideología, ninguna clase de símbolo y de pasión jerárquica. Beneficio, negocio, capital. Nada más. Tendemos a considerar oscuro el poder que determina ciertas dinámicas y lo atribuimos a una entidad oscura: mafia china.
  • Una parte de la mercancía puede ser introducida sin el lastre de los aranceles, los mayoristas la reciben sin los gastos de aduana.
  • El contrabando provocó la gran guerra de la Camorra de principios de los años ochenta.
  • Los aranceles, el IVA y la carga máxima de los camiones son lastres para el beneficio.
  • En los últimos años, la competencia china ha acabado con las que fabricaban productos de calidad media. No ha dejado espacio para el desarrollo de las capacidades de los obreros. O trabajas mejor que nadie y deprisa, o alguien será capaz de trabajar mejor y más rápidamente. Un elevado número de personas se han quedado sin trabajo.
  • Heroína, la droga de los miserables.
  • Aquí las fábricas textiles no existen formalmente, ni siquiera existen los trabajadores. Si el mismo trabajo de calidad se legalizara, los precios subirían y dejaría de haber mercado., y el trabajo se iría fuera de Italia.
  • En muchos casos el patrón de estas fábricas es un ex obrero, comparte las horas de trabajo con sus empleados en la misma habitación, en el mismo banco. Cuando se equivoca, paga directamente con hipotecas y préstamos. La familia del empresario vive en el piso de arriba. Muchas veces las empleadas dejan a sus niños a cargo de las hijas del propietario. Todo esto crea una vida en común, hace realidad el sueño horizontal del posfordismo: hacer que obreros y dirigentes coman juntos, se sientan parte de una misma comunidad.
  • Las subastas que las grandes firmas hacen son extrañas. Nadie pierde y nadie gana la contrata. Los que aceptan un precio reciben el material: las telas. Sólo se pagará a uno, una vez finalizado el trabajo, al que entregue el primero las prendas confeccionadas, siempre que tengan la máxima calidad. Los otros empresarios que han participado en la subasta podrán quedarse el material, pero no cobrarán un céntimo. Las empresas de la moda ganan tanto así que sacrificar tela no supone una pérdida relevante. Si un empresario deja de entregar varias veces, lo que significa que aprovecha la subasta para obtener material gratis, es excluido de las posteriores subastas. Los empresarios que no satisfacen las exigencias de las firmas también encontrarán un comprador. Lo venderán todo a los clanes para que lo introduzcan en el mercado de las imitaciones.
  • Xian: “No pongáis nunca a hombres a controlar a las trabajadoras; no dan más que disgustos. Poned maricas”.
  • La liquidez de la Camorra es también la única posibilidad para los empleados de acceder a un préstamo. De ese modo, en municipios donde más del 40% de los residentes vive del trabajo clandestino, seis de cada diez familias consiguen comprar una casa.
  • Todas las mercancías tienen un origen oscuro. Es la ley del capitalismo.
  • Todo lo que sucede en las comunidades chinas de Italia ha sucedido antes en Terzigno.
  • Los chinos trabajan como animales, se arrastran como culebras, son más silenciosos que los sordomudos, no pueden oponer resistencia ni expresas su voluntad. En la mente de todos, o de casi todos, está ese axioma.
  • Camorra es una palabra inexistente, de policía. El término con el que se refieren a sí mismo los pertenecientes a un clan es Sistema.
  • La organización criminal coincide directamente con la economía, la dialéctica comercial es la osamenta del clan.
  • Todo lo que en otros sitios era imposible a causa de la rigidez de los contratos, de la ley, del copyright, en el norte de Nápoles se conseguía.
  • Los mismos oficiales que habían trabajado de forma clandestina para las firmas más importantes eran contratados por los clanes.
  • La ropa pirateada por los clanes secondiglianeses no era la típica mercancía falsificada, la pésima imitación, lo parecido hecho passar por verdadero. Era una especie de copia auténtica.
  • Los clanes secondiglianeses habían creado una red comercial que se extendía por todo el mundo, en condiciones de adquirir cadenas enteras de tiendas y, por lo tanto, de dominar el mercado internacional de la confección. Su organización económica también preveía el mercado del outlet.
  • Producciones de calidad apenas inferior tenían otro mercado, el de los distribuidores ambulantes africanos, los puestos en las calles. Se aprovechaba toda la producción, sin desechar nada.
  • Todo estaba coordinado y gestionado por el Directorio, nombre que los magistrados de la DDA (Dirección de Distrito Antimafia) de Nápoles habían dado a una estructura económica, financiera y operativa compuesta por empresarios y boss representantes de diferentes familias de la Camorra de la zona norte de Nápoles.
  • Resulta difícil comprender por qué las firmas nunca se han opuesto a los clanes. Los motivos podrían ser múltiples. Denunciar el gran mercado significaba renunciar para siempre a la mano de obra a bajo coste. Los clanes habrían cerrado los canales de acceso a las fábricas textiles napolitanas y obstaculizado las relaciones con las fábricas del este de Europa y de Oriente. Habría comprometido miles de contactos de venta en las tiendas. Habría supuesto incrementos de los precios en la distribución.
  • En Secondigliano se habían dado cuenta de que la vasta red internacional de puntos de venta era su negocio más exclusivo, por delante del de la droga.
  • El boss de Secondigliano, Paolo Di Lauro, había decidido invertir en cámaras de fotos y había llegado a China diez años antes de que la Confindustria ( Confederación General de la Industria Italiana) estrechara relaciones comerciales con Oriente.
  • Pese a la reestructuración de los clanes, la Camorra es, por su número de afiliados, la mayor organización criminal de Europa.
  • La Camorra ha encontrado en el cono de sombra proyectado por la atención permanente que se presta a la Cosa Nostra, por la atención obsesiva que se reserva a las bombas de la Mafia, la distracción mediática perfecta para resultar prácticamente desconocida.
  • En la actualidad más que hablar de alianzas diplomáticas, de pactos estables, habría que referirse a los clanes como a “comités de negocios”.
  • Los clanes de la Camorra no necesitan a los políticos, como les sucede a los grupos mafiosos sicilianos; son los políticos los que tienen una necesidad extrema del Sistema.
  • Los clanes de la Camorra acceden al poder gracias a la influencia en los negocios.
  • Gennaro Licciardi, “a Scigna”: él fue el boss que puso en marcha la metamorfosis de Secondigliano. Se dio cuenta que podía convertirse la periferia de Nápoles en un centro para la distribución de droga, en un puerto franco para los transportes, en una cantera de mano de obra a precios tirados.
  • El Sistema había conseguido transformar la clásica extorsión y las dinámicas de la usura. Se dieron cuenta de que los comerciantes necesitaba liquidez y de que los bancos eran cada vez más rígidos, y se inmiscuyeron en la relación entre proveedores y vendedores.
  • La Camorra domina el 50% de las tiendas de Nápoles.
  • Pensionistas, trabajadores y pequeños empresarios daban dinero a algunos agentes que lo reinvertían en la compra de alijos de droga. Invertir una pensión de seiscientos euros en coca significaba recibir al cabo de un mes el doble.
  • Siempre he oído llamar a los que pertenecen al Sistema por su sobrenombre. Un apodo no se escoge, surge de improvisto, por algún motivo, y alguien lo repite. Así, por pura casualidad, nacen los sobrenombres en la Camorra.
  • El stub es lo que más temen todos los killers; la pólvora de bala que no se va nunca y que constituye la prueba más aplastante.
  • El desempleo crónico y la ausencia total de proyectos de desarrollo social han hecho que la zona norte de Nápoles se haya convertido en un lugar capaz de almacenar toneladas de droga, así como en un taller para transformar el dinero facturado con la venta de droga en economía viva y legal.
  • Todo lo que no es molesto, todo lo que no es un estorbo, es neutro, inútil. Entrar en esa categoría significa no existir.
  • No hay estupefaciente que se introduzca en Europa que no pase primero por la plaza de Secondigliano.
  • Con las pastillas se obtienen enormes ganancias, Un euro para producirlas, de tres a cinco euros el coste al por mayor, para luego venderlas en Milán, Roma y otras zonas de Nápoles a entre cincuenta y sesenta euros.
  • Robbie Williams: “La cocaína es el modo que Dios ha inventado para decirte que tienes demasiado dinero”.
  • Un kilo de coca le cuesta mil euros al productos; cuando llega al mayorista ya cuesta treinta mil. Treinta kilos se convierten en 150 después del primer corte: un valor de mercado alrededor de 15 millones de euros. Y si el corte es mayor, de tres kilos puedes sacar hasta 200. El corte determina la calidad, y el corte mal hecho atrae muerte, policía, arrestos.
  • El corte es fundamental: cafeína, glucosa, manitol, paracetamol, lidocaína, benzocaína, anfetamina. Y también cuando lo urgencia lo impone, talco y calcio para perros.
  • A los heroinómanos los usan como cobayas, cobayas humanas, para experimentar los cortes: comprobar si un corte es dañino, qué reacciones provoca, hasta dónde pueden estirar el polvo. Cuando los “cortadores” necesitan muchos cobayas, bajan los precios.
  • Hacer fluir la coca por la sangre permite ver en muy poco tiempo si el corte funciona o está mal hecho, si es demasiado puro o de mala calidad.
  • Había decidido enterarme de lo que estaba sucediendo en Secondigliano. Y comprenderlos significaba como mínimo formar parte de ellos. No hay elección, y no creo que haya otro modo de entender las cosas.
  • La estrategia es nueva, aceptar en la guerra a chiquillos, elevarlos al rango de soldados, transformar la maquinaria perfecta de la venta de droga.
  • Faida, lucha entre dos familias del crimen organizado.
  • Hay que castigar. El hecho de que alguien quede sin castigo es un riesgo demasiado grande que legitima la posibilidad de traición, nuevas hipótesis de escisiones. Golpear, y del modo más duro. Esa es la consigna. Lo demás vale cero.
  • No trabajar durante años te transforma: ser tratado como una mierda por tus superiores, sin contrato, sin respeto, sin dinero, acaba contigo. O te conviertes en un animal o estás en el límite.
  • Estando en guerra no es posible seguir teniendo relaciones amorosas, lazos, vínculos, todo puede convertirse en elemento de debilidad.
  • Durante un conflicto de la Camorra, todo lo que ha sido construido con constancia es puesto en peligro.
  • La primera vez que vi a un hombre asesinado debía de tener trece años.
  • Un disparo en la cabeza es lo mejor; así no te meas encima y no se te escapa la mierda. En el pecho hace daño, mucho daño, y tardas diez minutos en morir.
  • La lógica del empresariado criminal, el pensamiento de los boss coincide con el neoliberalismo más radical.
  • Tener poder durante diez años, durante un año, durante una hora. La duración da igual: vivir, mandar de verdad, eso es lo que cuenta.
  • Tres mil seiscientos muertos desde que nací. La Camorra ha matado más que la mafia siciliana, más que la ‘Ndrangheta, más que la mafia rusa, más que las familias albanesas, más que el total de los muertos causados por ETA en España y por el IRA en Irlanda, más que las Brigadas Rojas, más que los NAR y más que todos los crímenes de estado cometidos en Italia.
  • Ni la magistratura ni la policía y los carabineros consiguen detener la faida.
  • Las mujeres siempre están presentes en las dinámicas de poder de los clanes. Cada conquista es una estrategia. La habilidad de la chica se mide por su capacidad para conseguir ser cortejada por el mejor y, una vez que ha caído en la trampa, conservarlo, retenerlo, soportarlo, tragárselo con la nariz tapada.
  • La mensualidad. Ese es el principal éxito de las chicas. Aunque su novio acabe en la cárcel, habrá conquistado su sueldo. La mensualidad es el sueldo mensual que los clanes dan a las familias de los afiliados. Estando comprometidos, la mensualidad se paga a la novia, aunque conviene, para estar seguros de que es la beneficiaria, estar embarazada. No necesariamente casada; basta con tener un hijo, aunque todavía esté en el vientre. Si solo estás prometida, te arriesgas a que se presente ante el clan otra chica, tal vez mantenida oculta hasta entonces, chicas que no saben nada la una de la otra.
  • Los sueldos se entregan siempre en mano, para evitar dejar demasiados rastros en las cuentas corrientes. Los llevan los “submarinos”, las personas encargadas de repartir las mensualidades. Los llaman así porque reptan por el fondo de las calles. No se dejan ver nunca; no se les debe localizar fácilmente porque pueden chantajearlos, presionarlos, atracarlos. Brotan de la calle de repente y van a las casas haciendo cada vez un recorrido distinto. Se ocupan de los pagos de los niveles más bajos del clan. Los dirigentes piden la suma que necesitan y tratan directamente con los cajeros. Los submarinos no forman parte del Sistema, no son afiliados, trabajando para los clanes cobran un sobresueldo para redondear la pensión y tienen un motivo para salir de casa y no consumirse delante del televisor.
  • Disparar a los escaparates no es tanto un acto de intimidación como más bien una necesidad militar. Cuando llegan nuevas partidas de kaláshnikovs hay que probarlas.
  • Para los ciudadanos y militares estadounidenses habrá máximo respeto y hospitalidad.
  • AK-47 son las siglas de Avtomat Kaláshnikova, “la automática de Kaláshnikov”, y 47 se refiere al año en que fue seleccionada como arma para el ejército soviético.
  • Los kaláshnikovs son ligeros y fáciles de usar, y requieren sólo un sencillo mantenimiento.
  • Roberto, ¿qué es un hombre sin carrera y con pistola? Un capullo con pistola. ¡Bien! ¿Qué es un hombre con carrera y sin pistola? Un capullo con carrera. ¡Bien! ¿Y qué es un hombre con carrera y con pistola? ¡Un hombre, papá! ¡Muy bien, Robertito!
  • Hay quien manda en las palabras y quien manda en las cosas. Tú debes averiguar quién manda en las cosas, y fingir que crees a quien manda en las palabras. Sólo manda de verdad quien manda en las cosas.
  • Decidir salvar a quien debe morir significa querer compartir su suerte, porque aquí con la voluntad no se cambia nada. Sea lo que sea lo que hagas, será siempre una equivocación por un motivo u otro.
  • El AK-47 es un arma capaz de disparar en las condiciones más adversas. Es imposible que se encasquille, está lista para disparar aunque esté llena de tierra o empapada de agua, es cómoda de empuñar, tiene un gatillo que hasta un niño puede apretarlo. Fácil de usar, fácil de transportar, dispara con una eficacia que permite matar sin ninguna clase de entrenamiento. Kabila: “Es capaz de transformar en combatiente hasta a un mono”.
  • El AK-47 incluso ha acabado formando parte de la bandera de Mozambique y se halla también en centenares de símbolos de grupos políticos. Osama Bin Laden lo utiliza como único símbolo amenazador.
  • ETA enviaría cocaína a través de los militantes de la organización para recibir armas a cambio, se la procuraban a través de su contactos con los grupos guerrilleros colombianos.
  • Italia gasta 27.000 millones de dólares en armas; más dinero que Rusia, y el doble que Israel.
  • No existe el paradigma Estado / No-Estado, sino únicamente un territorio en el que se hacen negocios, ya sea con, mediante o sin el Estado.
  • Empresarios. Así se definen los camorristas de Caserta: nada más que empresarios.
  • Los clanes Casalesi ganaban en todas y cada uno de las fases de la economía de la construcción. Suministrando cemento, proporcionando empresas subcontratadas, y recibiendo una comisión sobre los grandes negocios.
  • Los boss que deciden no arrepentirse viven de un poder metafísico, casi imaginario, y tienen que  hacer de todo para olvidar a los empresarios a los que ellos mismos han sostenido y potenciado, y que, al no ser miembros del clan, pueden llegar a salir limpios de polvo y paja. Aun confesando, aun desvelando su poder, jamás llegarían a saber hasta el fondo dónde ha acabado su dinero.
  • La fuerza económica del sistema de la Camorra reside en el continuo recambio de líderes y de opciones criminales.
  • Yo sé, y tengo las pruebas. Yo sé dónde se originan las economías y de dónde toman su olor. Yo sé qué exuda el beneficio.
  • El cemento. Petróleo del Sur. Todo nace del cemento. No existe imperio económico nacido en el Sur de Italia que no pase por la construcción.
  • En la construcción terminan los afiliados que quieren hacer borrón y cuenta nueva.
  • Cuando se muere en las obras, se pone en marcha un mecanismo harto ensayado. Se saca fuera el cuerpo sin vida, y se simula un accidente de tráfico. Lo meten en un coche que luego hacen caer por terraplenes o precipicios, sin olvidarse de prenderle fuego primero. La suma que paga la aseguradora se envía a la familia como liquidación.
  • Más del 40% de las firmas que operan en Italia son del sur del país.
  • Yo sé cuál es la verdadera Constitución de mi tiempo, cuál es la riqueza de las empresas. Yo sé en qué medida cada pilastra es la sangre de los demás. Yo sé, y tengo las pruebas.
  • La amenaza no es siempre una bala entre los ojos o los quintales de mierda de búfala que te vierten a la puerta de tu casa. Te deshojan lentamente. Una hoja cada día, hasta que te encuentras desnudo y solo.
  • Cortar cadáveres y esparcir los trozos es el mejor modo de dejar un mensaje indeleble.
  • Quien no conoce las dinámicas del poder de la Camorra cree a menudo que matar a un inocente constituye un gesto de terrible ingenuidad por parte de los clanes. Es un error. Apenas mueres en tierras de la Camorra te ves rodeado de múltiples sospechas, y tu inocencia pasa a ser una hipótesis lejana. Eres culpable hasta que se demuestre lo contrario.
  • Las villas de los camorristas son perlas de cemento ocultas en las calles de los pueblos de la provincia de Caserta.
  • No es el cine el que escudriña el mundo criminal para captar los comportamientos más paradigmáticos. Sucede exactamente todo lo contrario.
  • Nadie en el seno de las organizaciones criminales, ni en Sicilia ni en la Campania, había utilizado jamás el término italiano padrino. La palabra empleada para designar a un capofamiglia o a un afiliado ha sido siempre la de compare y compariello (compadre y diminutivo).
  • Mario Puzo no se inspiró en un boss siciliano, sino en la historia y el aspecto de un boss de la Pignasecca, el mercado del centro histórico de Nápoles, Alfonso Tieri, que, tras la muerte de Charles Gambino, pasó a estar al mando de las familias mafiosas italianas hegemónicas en Estados Unidos.
  • La mayor parte de los arquetipos criminales, los más representativos del carisma mafioso, provienen de una zona de apenas un puñado de kilómetros de la Campania. Incluído el propio Al Capone era originario de allí.
  • Los camorristas deben crearse una imagen criminal que a menudo no tienen, y que encuentran en el cine.
  • Veterano de la policía científica de Nápoles: “¡Hoy, después de Tarantino, ya no saben disparar como Dios manda! Ya no disparan con el cañón recto, y esta costumbre provoca desastres. Así, siempre se ven obligados a rematar a la víctima disparando en la nuca”.
  • Las guardaespaldas de las mujeres boss visten como Uma Thurman en Kill Bill.
  • El cine, sobre todo el estadounidense, no se ve como el remoto territorio reino de la aberración, ni como el lugar donde se realiza lo imposible, sino como la más cercana de las proximidades.
  • En Nápoles es fácil darse cuenta de que el file El profesor (Il Camorrista), de Giuseppe Tornatore, es sin lugar a dudas la película que ha marcado, más que ninguna otra, el imaginario colectivo.
  • Sin arrepentidos, la historia del poder no podría haberse escrito. Sin arrepentidos, la verdad de los hechos, los detalles, los mecanismos, se descubren diez, veinte años después.
  • El sur de Italia es la terminal de todos los residuos tóxicos, los restos inútiles, la escoria de la producción.
  • La zona más golpeada por el cáncer del tráfico de venenos se encuentra entre los municipios de Grazzanise, Cancello Arnone, Satna Maria La Fossa, Castelvolturno, Casal di Principe y en el perímetro napolitano de Giugliano, Qualiano, Villaricca, Nola, Acerra y Marigliano. Ningún otro territorio del mundo occidental ha tenido una carga mayor de residuos, tóxicos y no tóxicos, vertidos ilegalmente.
  • Desde finales de la década de 1990, los clanes camorristas se han convertido en los líderes continentales del vertido de residuos.
  • Los boss nunca han tenido el menor escrúpulo en recubrir de veneno sus propios pueblos, dejando pudrirse las tierras que rodeaban sus propias villas y sus propios dominios. La vida de un boss es breve.
  • El tratamiento de residuos representa un coste que ningún empresario italiano considera necesario.
  • El coste de mercado para gestionar correctamente los residuos tóxicos impone precios que van de los 21 a las 62 céntimos el kilo; los clanes proporcionan el mismo servicio a 9 o 10 céntimos el kilo.
  • El reciclado llega a metamorfosis capaces de ganancias exorbitantes en cada una de sus fases. No bastaba con ocultar los residuos tóxicos: además, se podían transformar en fertilizantes, recibiendo así dinero por vender los venenos.
  • Los stakeholders de la Campania observaron las imágenes del desastre el día del tsunami, se ponían pálidos. El peligro afectaba a sus negocios. A causa de la ola provocada por el maremoto se encontraron en las palyas de Somalia cientos de barriles llenos hasta arriba de residuos peligrosos y radiactivos enterrados en las décadas de 1980 y 1990. Las campañas de beneficiencia para los refugiados desviaron la atención de aquellos bidones de veneno que flotaban junto a los cadáveres.
  • Cada vez más traficantes llenan de residuos las bodegas de barcos que luego, simulando un accidente, echan a pique. La ganancia es doble: la aseguradora paga por el accidente, y los residuos se hunden al mar.
  • He nacido en tierras de la Camorra, en el lugar con más muertos por asesinato de Europa, en el territorio donde la crueldad se halla ligada a los negocios, donde nada tiene valor si no genera poder; donde todo tiene el sabor de una batalla final.
  • ¡Malditos bastardos, todavía estoy vivo!

Enlaces relacionados:

La verdad que con tanta repercusión esperaba bastante más del libro, supongo que la información dosificada de las cosas que se cuentan a lo largo de mucho tiempo te hace “inmune” a las barbaridades que cuenta, lo que más me llamó la atención es que tienen un perfil de empresarios muy marcado, no son unos simples delincuentes.

raul

Anuncios

3 comentarios to “Gomorra de Roberto Saviano – Apuntes Breves”

  1. […] Gomorra de Roberto Saviano. […]

  2. […] Gomorra de Roberto Saviano. […]

  3. […] Gomorra de Roberto Saviano. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: