Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Reflexiones de Mahatma Gandhi para una vida mejor de Henri Stern – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 29 de marzo, 2010


“¿Qué importancia tiene que emprendamos diferentes caminos si el fin es el mismo? En realidad, existen tantas religiones como individuos.”

“Dejaré de ser una persona útil el día en que ahogue la voz de la conciencia que hay en mí.”

Las reflexiones recogidas en este libro constituyen la herencia espiritual de Mahatma Ganghi. Procedentes de las fuentes más antiguas de la India, sus enseñanzas son universales y profundamente actuales.

Le debemos nociones tan modernas como la “no violencia” y la “desobediencia civil”. Sus reflexiones, impregnadas de gran tolerancia para con otras religiones, son indisociables de su acción política, y su compromiso en favor de la igualdad de derechos es ante todo una reflexión espiritual.

Hoy, la palabra de Gandhi se dirige a todos los pueblos, a todos los hombres y mujeres que desean llevar con coraje su vida hacia la verdad.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Desde el punto de vista de sacrificio, los hindúes parecen superar ampliamente a los cristianos. No se percibe nada filosóficamente extraordinario en los principios cristianos.
  • Si la intocabilidad forma parte del hinduismo, no puede ser sino una parte espuria o una excrecencia. La razón de ser de multitud de castas y sectas no se entiende.
  • Ya que existimos y nuestros ancestros y sus ancestros existieron, debemos creer en la existencia de una Padre de toda la Creación. Porque si Él no es, nosotros tampoco somos.
  • No podemos dar cuenta de la existencia del mal por ningún método racional. Pretender tal cosa sería querer ser igual a Dios. Sabemos que no conoce el mal. Él es el autor, pero no ha sido tocado por él (N. del B.: atención a que cosa tan retorcida).
  • El racionalismo es un monstruo horroroso cuando aspira a la omnipotencia.
  • Si no sintiera la presencia de Dios en mí, toda la miseria que veo y todas las decepciones que experimento cada día me volverían loco hasta el punto de tirarme al río.
  • Una guía infalible es poseer un corazón perfectamente inocente e incapaz de albergar maldad.
  • Si yo gobernase, la religión y el Estado estarían separados. El Estado no tiene nada que ver.
  • El Estado debe ocuparse de nuestro bienestar, de nuestra salud, de las comunicaciones o de las relaciones exteriores; pero en ningún caso de nuestra religión.
  • Todos los ciudadanos deberían tener el derecho de profesar su religión con toda libertad y sin ningún obstáculo en la medida en que respetasen la legislación del país.
  • Si uno afirma que la verdad es Dios, debe afrontar una nueva dificultad: las innumerables atrocidades que han sido cometidas en nombre de Dios.
  • Personas diferentes llegan a verdades distintas, incluso opuestas.
  • Para nadar en el seno del océano de la verdad, es necesario reducirse uno mismo a cero.
  • La verdad no sabría ser descubierta por alguien que no posea un sentido desarrollado de la humildad.
  • El buscador de la verdad se dará cuenta de que lo que parecen ser verdades diferentes son como las inumerables hojas de un mismo árbol.
  • No puede haber, no habrá, una única religión sobre la Tierra.
  • Cada religión constituye una revelación de la verdad, pero todas son imperfectas, susceptibles de error.
  • Cuando los no hindúes se ponen a criticar los defectos del hinduismo, a menudo demuestran su ignorancia respecto a esta religión y su incapacidad de considerarla desde el punto de vista hindú.
  • El budismo no es ateísmo.
  • Si podemos pensar que los fieles del islam esgrimen fácilmente la espada, esto es debido no ya a las enseñanzas del Corán, sino a las condiciones en las que esta religión nació. Del mismo modo, la responsabilidad de los anales sangrientos del cristianismo no debe atribuirse a Jesucristo, sino al entorno en el cual su alta enseñanza se extendió.
  • Todas las religiones son esencialmente iguales y debemos tener el mismo respeto innato por la religión de los demás que por la nuestra.
  • Todas las religiones son verdaderas. Todas las religiones contienen algún grado de error. Todas las religiones me son casi tan queridas como mi propio hinduismo.
  • La religión debería estar presente en todas nuestras acciones.
  • Una religión que no tiene en cuenta los problemas prácticos de la vida y que no ayuda a resolverlos no es una religión.
  • Lo que no puede practicarse en la vida cotidiana no puede llamarse “religión”.
  • Prohibir todos los actos que no se pueden cumplir sin afecto: he aquí una regla de oro susceptible de ahorrar muchos peligros a los humanos.
  • Todas las acciones que se cumplen para gozar de su resultado: todo ello debe considerarse culpable, y por lo tanto, prohibido. La vida del hombre deviene simple y de esta simplicidad puede nacer la paz.
  • La ausencia de deseo es obligatoria.
  • Aquel que triunfa sobre el miedo a la muerte no supera necesariamente los otros miedos, contrariamente a lo que se cree.
  • Debemos temer siempre a nuestros enemigos interiores: la pasión animal, la cólera y otras cosas parecidas.
  • Las mujeres deben comprender que son libres. Si aprenden a decir que “no” a su marido cuando éste se acerca acarameladamente, no habrá mayor problema de anticoncepción en la India.
  • La esterilización es, a fin de cuentas, una forma de contracepción; me opongo a ella por lo que se refiere a las mujeres. Soy menos reacio respecto a lo que concierne a los hombres, en la medida en que ellos son los agresores.
  • Nada de este mundo nos pertenece.
  • Si estamos en posesión de un objeto del que no tenemos ninguna necesidad, dicho objeto debe ser considerado como robado, incluso si, en principio, no le ha sido robado a nadie.
  • La verdadera felicidad se consigue cuando nos complacemos en reducir al máximo nuestras necesidades.
  • El cuerpo es una prisión.
  • Aquel que se abstiene de actuar, fracasa. El que renuncia a la recompensa de su acción, triunfa.
  • La renuncia a los frutos no significa en modo alguno indiferencia por los resultados.
  • No os inquieteis porque el método de la no-violencia parezca un proceso extremadamente lento. Es, de hecho, el más rápido, porque es el más seguro.
  • Es necesario creer en la posibilidad de que toda persona, por depravada que sea, pueda ser rehabilitada con un trato humano y competente.
  • Castigar, incluso al asesino, al ladrón o al bandolero, va contra mis convicciones.
  • La violencia no tiene ninguna necesidad de enseñarse porque, como animal, el hombre es violento.
  • La no-violencia no supone en modo alguno el rechazo de todo enfrentamiento real con la maldad. Al contrario: desde mi punto de vista, es una forma de lucha más activa, más real que la réplica violenta, cuya esencia es aumentar la maldad.
  • La no-violencia en acto significa asumir el sufrimiento. No significa la humilde sumisión a la voluntad de la maldad, sino la oposición con todo el espíritu a la voluntad del tirano. Un solo individuo, si pone en práctica esta ley de nuestra especie, puede desafiar la fuerza de todo un imperio injusto.
  • El principio de la no-violencia en el que creo es una fuerza extremadamente activa. En él, no hay espacio alguno para la cobardía, ni siquiera para la debilidad.
  • El hombre violento puede esperar convertirse en no violento algún día; el cobarde, no.
  • La fuerza no depende de una capacidad física, sino que reside en una voluntad indomable.
  • El fin del no-violento es convertir la maldad, no forzarla.
  • La desobediencia civil es un derecho inalienable del ciudadano. Jamás conduce a la anarquía.
  • Debe limitarse totalmente la producción mundial de armas, al igual que la de opio.
  • No habrá paz hasta que abandonemos la falsa creencia en la eficacia de la guerra.
  • Abstenerse de arrebatar la vida no puede tomarse como un valor absoluto porque lo que condena el acto de violencia es, en primer lugar, la intención egoísta, mientras que el principio de la no-violencia está basado en el olvido de uno mismo.
  • Es imposible mantener el cuerpo con vida sin destruir otros cuerpos, dentro de ciertos límites.
  • Todos nosotros debemos destruir la vida: a) para sustentar nuestro propio cuerpo. b) para proteger a los que están bajo nuestra responsabilidad. c) algunas veces, para los mismos cuya vida arrebatamos. Un militante de la no-violencia no cometerá la violencia contenida en a) y b).
  • Lo que determina la naturaleza de un acto, violento o no violento, es la intención que en él subyace.
  • Es fácil ser amistoso con los amigos, pero hacerse amigo de aquel que se considera nuestro enemigo es la esencia de la verdadera religión.
  • El débil no puede perdonar. Sólo quien es fuerte es capaz de hacerlo.
  • El hombre es superior a la bestia animal en la medida en que es capaz  de sacrificarse y de tener disciplina consigo mismo.
  • Ciertas enfermedades tan corrientes en nuestros días son el resultado de la infracción de las leyes del matrimonio.
  • El matrimonio es una barrera que protege a la religión.
  • Si cada uno piensa en sus obligaciones más que en sus derechos, todo puede arreglarse fácilmente.
  • Podríamos decir, sin exagerar, que la oración es incluso el único acto real, más real que comer, beber o caminar.
  • La realización de Dios en uno mismo es imposible sin la renuncia total al deseo sexual.
  • La experiencia nos enseña quela carne es desaconsejable para los que quieren dominar las pasiones. Por eso he estado siempre a favor de un régimen estrictamente vegetariano.
  • Lo que el hombre coma o beba tiene una importancia relativa. Lo que cuenta es la actitud de moderación y de restricción que determina sus elecciones en la materia.
  • La experiencia me ha enseñado que, para conservar la buena salud, es necesario completar un régimen vegetariano con leche y productos lácteos.
  • La única leche que tendríamos el derecho a consumir sin violar el principio de la no-violencia sería la leche materna de nuestra infancia.
  • Me resulta doloros saber que, en mi deseo de mantenerme con vida, estoy obligado constantemente a caminar en dirección a la violencia.
  • Odio los cigarros tanto como el alcohol, porque fumar es un vicio.
  • No hay mejor escuela que un hogar decente, ni mejores maestros que unos padres honestos y virtuosos.
  • Sólo el dominio de nuestra lengua materna estimula la originalidad del pensamiento de la mayor parte de la gente.
  • Ninguna cultura puede desarrollarse encerrándose en sí misma.
  • Sois absolutamente libres de sacar todo el provecho posible. Pero debéis comprender que esta riqueza no os pertenece: pertenece al pueblo. Tomad aquello que os haga falta para cubrir vuestras necesidades  legítimas y emplead el resto en el bien de la sociedad.
  • Las diferencias de clase serían abolidas si cada uno de vosotros aceptase la obligación de ganarse el pan.
  • Idealmente, cada uno debe poder desembarazarse de lo que rechaza. Si esto parece difícil, cada familia debe entonces encargarse de su limpieza.
  • Desde nuestra infancia, debemos impregnarnos de la idea de que todos somos basureros.
  • No es bueno ganarse el pan con el trabajo intelectual. Porque es el cuerpo el que debe proveer a las necesidades del cuerpo.
  • El trabajo puramente mental, es decir, intelectual, se realiza para la satisfacción del espíritu y del alma.
  • Lo que debemos pretender no es la extinción de los propietarios y de los capitalistas, sino el saneamiento y la purificación de las relaciones existentes entre ellos y las masas.
  • Detesto los matrimonios de niños, tiemblo de rabia con el espectáculo de esas niñas ya viudas que no se volverán a casar, a no ser que decidan volver a casarlas con un viudo al día siguiente de su viudez.
  • Deploro la criminal indiferencia de los padres que no dan ninguna educación a sus hijas y que no las educan más que para darlas en matrimonio a jóvenes de fortuna.
  • El sistema de la dote debe abandonarse. El matrimonio debe dejar de ser un asunto convenido por los padres por dinero.
  • La educación mixta es deseable, pero exige precauciones.

Enlaces relacionados:

  • Blogs: 1.

Libros relacionados:

Bastante decepcionante la verdad, demasiada moralina y las cosas son como yo digo en más momentos de lo que me hubiera gustado ver aunque pueda estar totalmente de acuerdo con algunas cosas.

raul

Anuncios

2 comentarios to “Reflexiones de Mahatma Gandhi para una vida mejor de Henri Stern – Apuntes Breves”

  1. […] Reflexiones de Mahatma Gandhi para una vida mejor de Henri Stern. […]

  2. […] Reflexiones de Mahatma Gandhi para una vida mejor de Henri Stern. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: