Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Cómo detectar mentiras de Paul Ekman – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Miércoles, 28 de abril, 2010


¿Sabe usted en qué momento alguien está mintiendo?¿Es capaz de discernir las pistas que lo llevarán a averiguarlo?

En cualquier caso, el libro del doctor Ekman le enseñará, entre otras muchas cosas, que las pupilas dilatadas y el parpadeo pueden indicar la presencia de una emoción; que el rubor puede ser signo de vergüenza, rabia o culpa; que ciertos ademanes son indicio de un sentimiento negativo; que una manera de hablar más veloz de lo habitual y en un volumen más alto tal vez denote ira, temor o irritación… Y éstos son sólo algunos de los indicadores que el autor utiliza para distinguir la realidad de la ficción.

Tanto en su casa como en su lugar de trabajo, este guía le ayudará a aprender en qué elementos, no verbales, de la comunicación debe usted fijarse para saber si le están diciendo la verdad, incluyendo un cuestionario de 38 preguntas que le permitirán descubrir cualquier tipo de engaño.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Con el paso del tiempo y con más resultados procedentes de la investigación me siento un poco menos cauto sobre la posibilidad de detectar mentiras a partir de la actitud.
  • Basándonos en nuestras propias investigaciones y en las experiencias que nos han explicado distintos profesionales de los cuerpos de seguridad, tengo plena confianza en lo siguiente. Las probabilidades de distinguir con éxito si una persona miente o dice la verdad son máximas cuando:
    • La mentira se cuenta por primera vez.
    • La persona no ha contado antes mentiras de esta clase.
    • Hay mucho en juego, sobre todo si existe amenaza de un castigo severo.
    • El entrevistador carece de prejuicios y no se apresura a sacar conclusiones.
    • El entrevistador sabe cómo alentar al entrevistado para que cuente su relato (cuantas más palabras se digan, mejor se podrá distinguir la mentira de la verdad).
    • El entrevistador y el entrevistado proceden del mismo contexto cultural y hablan el mismo idioma.
    • El investigador considera que los indicios descritos en este libro señalan la importancia de obtener más información en lugar de verlos como pruebas de que se miente.
    • El entrevistador es consciente de las dificultades de identificar a quienes se encuentran bajo sospecha de haber cometido un delito pero son inocentes y dicen la verdad.
  • Erving Goffman: “Cuando la situación semeja ser exactamente tal como se nos aparece, la alternativa más probable es que sea una farsa total; cuando la farsa es excesivamente evidente, la posibilidad más probable es que no haya nada de farsa”
  • Montaigne: “Si la falsedad, como la verdad, tuviese un solo rostro, estaríamos mejor, ya que podríamos considerar cierto lo opuesto de lo que dijo el mentiroso. Pero lo contrario a la verdad tiene mil formas y un campo ilimitado”.
  • Los signos del engaño pueden ser propios de cada individuo.
  • Existen dos formas fundamentales de mentir: ocultar y falsear.
  • Cuando un mentiroso está en condiciones de escoger el modo de mentir, por lo general preferirá ocultar y no falsear.
  • Las mentiras por ocultamiento son mucho más fáciles de disimular una vez descubiertas.
  • Un fallo de la memoria sólo resulta creíble en limitadas circunstancias.
  • Cuanto más fuerte sea una emoción, más probable es que se filtre alguna señal pese a los denodados esfuerzos del mentiroso por ocultarla.
  • Ponerse una máscara es la mejor manera de ocultar una fuerte emoción. La mejor más cara es una emoción falsa.
  • Hay mentiras que exigen ocultar las emociones sin inventar otras en su lugar, que es algo mucho más arduo todavía.
  • A la mayoría de la gente, las emociones que más les cuesta fraguar son las negativas.
  • Otra técnica que permite al mentiroso evitar decir algo que falte a la verdad es la evasiva por inferencia incorrecta.
  • ¿Por qué no pueden evitar los mentirosos conductas que los traicionan? A veces lo consiguen. Hay dos razones porque no sucede en todos los casos, una de ellas vinculada con los pensamientos y la otra con los sentimientos.
  • No siempre los mentirosos prevén en qué momento necesitarán mentir; no siempre tienen tiempo de preparar el plan que han de seguir, ensayarlo y memorizarlo.
  • El hecho de no haber pensado de antemano, programado minuciosamente y ensayado el plan falso es sólo uno de los motivos por los cuales se cometen deslices que ofrecen pistas sobre el engaño; los errores se deben asimismo a la dificultad de ocultar las emociones o de inventar emociones falsas.
  • Las personas no escogen deliberadamente el momento en que sentirán una emoción; por el contrario, lo común es que vivencien las emociones como algo que les sucede pasivamente, y en el caso de las emociones negativas contras su voluntad.
  • Hay ciertos movimientos faciales que poquísimas personas están en condiciones de ejecutar de modo voluntario.
  • Es casi imposible diferenciar el temor a que no le crean del niño inocente, del recelo a ser detectado que siente el niño culpable: las señales de uno y otro serán las mismas.
  • El polígrafo no detecta mentiras sino sólo señales emocionales.
  • Si el sospechoso es inocente, importa que él crea que la máquina es perfecta, pues de lo contrario tendría temor de que no le creyesen; si es culpable, importa que tenga recelo de ser atrapado, pues de lo contrario el aparato no operaría en verdad.
  • Los exámenes con polígrafo también fracasan porque algunos delincuentes no creen en la máquina mágica: saben que pueden burlarla, y por eso mismo se vuelve más probable que sean capaces de lograrlo.
  • Los mentirosos naturales no sienten ningún recelo de ser detectados, todo lo contrario: confían en su capacidad para engañar.
  • Esta falta de recelo al mentir, es una de las marcas características de la personalidad psicopática; pero es la única característica que los mentirosos naturales comparten con los psicópatas.
  • Un engaño puede acarrerar dos clases de castigos: el castigo que aguarda en caso de que la mentira falle y el que puede recibir el propio acto de mentir.
  • Debe evaluarse de qué modo lo que está en juego influye en el recelo a ser detectado es lo que gana o pierde el destinatario, y no sólo el engañador.
  • Se estima que la marca distintiva de un psicópata es que no siente nunca ni culpa ni vergüenza en ningún aspecto de su vida.
  • No habrá jamás mucha culpa por el engaño cuando el engañador no comparte los mismos valores sociales que su víctima.
  • El juramento hipocrático no exige ser sincero con el paciente: se supone que lo que debe hacer el médico es aquello que más puede ayudar a éste.
  • Existen mentiras altruistas de las que el mentiroso no saca provecho alguno.
  • Si un mentiroso piensa que su mentira no lo beneficia en nada, probablemente, no sentirá ningún sentimiento de culpa por engañar.
  • Los romances amorosos son otro caso de engaño benévolo, en que el destinatario coopera para ser engañado y ambos colaboran para mantener sus respectivas mentiras.
  • La gente mentiría menos si supiese que existe un signo seguro del mentir, pero no existe. No hay ningún signo del engaño en sí, ningún ademán o gesto, expresión facial o torsión muscular que en y por sí mismo signifique que la persona está mintiendo.
  • Detectar mentiras no es simple. Uno de los problemas es el cúmulo de información, hay demasiadas cosas que tener en cuenta a la vez.
  • Por lo general, los mentirosos no controlan ni pueden esconder todas sus conductas; probablemente no podrían hacerlo aunque quisiesen.
  • Los mentirosos ocultan y falsean lo que atraerá más la atención de los otros. Suelen poner máximo cuidado en la elección de las palabras.
  • Después de las palabras, lo que más atrae la tención de los otros es el rostro.
  • Es más sencillo falsear las palabras que la expresión facial porque las palabras pueden ensayarse mejor.
  • El rostro está directamente conectado con zonas del cerebro vinculadas a las emociones.
  • El cuerpo es otra buena fuente de autodelaciones y de pistas sobre el embuste.
  • El cuerpo autodelata porque no se le da importancia.
  • El cazador de mentiras debe ser cauteloso y no presuponer que cualquier desliz verbal es manifestación de una mentira.
  • La mayoría de los mentirosos son demasiado sagaces como para dar respuestas evasivas o indirectas.
  • Cualquier conducta que sea un indicio útil del engaño puede ser también parte normal del comportamiento de algunas personas.
  • Los cambios en la voz producidos por una emoción no son fácilmente ocultables.
  • El cazador de mentiras será propenso a caer en errores si no conoce la conducta emocional habitual del sospechoso.
  • Ya en los primeros años de vida los niños aprenden a controlar alguna de sus expresiones faciales, ocultando así sus verdaderos sentimientos y fingiendo otros falsos.
  • En el experimento en que las estudiantes de enfermería debían mentir hallamos muy pocas microexpresiones; mucho más frecunetes fueron las expresiones abortadas.
  • La sonrisa es la máscara encubridora más corriente.
  • La mirada se aparta en una serie de emociones. Es probable que un mentiroso, por culpable que se sienta, no aparte la vista demasiado.
  • Un cazador de mentiras no debe confiar jamás en un solo indicio de engaño; puede haber muchos.
  • El tiempo de desaparición de la sonrisa falsa parecerá notablemente inapropiado.
  • La mayoría de los mentirosos pueden engañar a la mayoría de las personas la mayor parte de las veces.
  • Una de las ventajas de revelar las sospechas es que se evita una maraña de incertidumbres: al menos el destinatario sabe que el sospechoso sabe que se sospecha de él.
  • La virtud que posee la prueba de lo que conoce el culpable es que en ella las reacciones inusuales no pueden atribuirse a los sentimientos de un inocente derivados de las sospechas que pesan sobre él.
  • Para que el examen del polígrafo cumpla su cometido, la pregunta de control debe producir en el individuo inocente una reacción emocional por lo menos igual, si no mayor, que la pregunta relevante sobre el delito en cuestión.
  • Nunca es aconsejable confiar en el propio juicio para determinar si alguien miente sin un conocimiento mínimo del sospechoso o de la situación.
  • Ninguna relación importante puede sobrevivir cuando la confianza se pierde por completo.
  • Mis entrevistas con niños y los datos que he obtenido de personas adultas mediante cuestionarios indican que hay nueve motivos diferentes para mentir:
    • Evitar el castigo.
    • Obtener una recompensa que no sería fácil conseguir de otra forma.
    • Proteger de un castigo a otra persona.
    • Protegerse a uno mismo de la amenaza de un daño físico.
    • Ganarse la admiración de los demás.
    • Librarse de una situación incómoda.
    • Evitar la vergüenza.
    • Mantener la intimidad.
    • Tener poder sobre otras personas controlando la información que les llega.
  • Somos tan malos detectando mentiras es que nuestra historia evolutiva no nos ha preparado ni para ser buenos cazadores de mentiras ni para ser buenos mentirosos.
  • Por regla general preferimos no pillar a los mentirosos porque una actitud de confianza enriquece más la vida que una actitud suspicaz.
  • Nuestros padres no nos enseñan a detectar mentiras; y preferimos la confianza a la suspicacia.
  • A veces queremos que nos engañen, colaboramos involuntariamente en la mentira porque no nos interesa saber la verdad.
  • Podemos mentir o ser veraces, discernir la mentira o no notarla, ser engañados o conocer la verdad. Podemos optar: ésa es nuestra naturaleza.

Enlaces relacionados:

Es cansino de tan repetitivo que es, pero bueno, se pueden sacar cosas interesantes en claro como espero haber dejado anotado antes.

raul

Anuncios

5 comentarios to “Cómo detectar mentiras de Paul Ekman – Apuntes Breves”

  1. […] Cómo detectar mentiras de Paul Ekman. […]

  2. […] Cómo detectar mentiras de Paul Ekman. […]

  3. […] Cómo detectar mentiras de Paul Ekman. […]

  4. […] Cómo detectar mentiras de Paul Ekman. […]

  5. […] Cómo detectar mentiras de Paul Ekman. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: