Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Viernes, 14 de mayo, 2010


Desde la caída del Muro, la globalización ha desencadenado unas fuerzas cada vez más indomables, no reguladas de manera cooperativa y que han convertido al mundo en un terreno acotado de todos los egoísmos. En el año 2007, la crisis de las subprimes mostró la extrema fragilidad del sistema financiero internacional, la manifestación de la locura de un mundo donde el dinero circula a raudales: cientos de miles de millones de dólares se evaporaron en unos días. Esta crisis fue sin duda la primera señal de trastornos mayores.

Tal como lo explican los autores en este ensayo, tan clarificador como bien fundamentado, “lo pero está por llegar”, debido a la conjunción de cinco tendencias explosivas creadas por este proceso de globalización:

  • Desigualdades crecientes.
  • Despilfarro de los recursos naturales escasos.
  • Desequilibro económico global que inunda el mundo de liquidez y de irresponsabilidad bancaria.
  • Carrera absurda por el beneficio en un mundo-Casino.
  • Posible explosión de Europa.

Este diagnóstico lúcido y sombrío sirve de advertencia a los responsables políticos y económicos y a todos los ciudadanos, pero también propone una serie de medidas radicales necesarias ante la exigencia de una nueva cooperación política internacional:

  • Un nuevo reequilibrio del ahorro mundial para evitar crisis de liquidez y desajustes entre países de la OCDE y China y países exportadores de materias primas.
  • Una gestión mundial de los recursos naturales escasos.
  • Una nueva reglamentación financiera y bancaria.
  • Una gestión colectiva mundial de la especialización productiva.
  • Y que Europa avance hacia una zona económica y monetaria “realmente” unificada.

Si se actúa, aún puede haber una salida.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Riesgos vinculados a la globalización: deslocalizaciones y desigualdades, exceso de liquidez y de endeudamiento, demanda insaciable de materias primas y riesgos geopolíticos.
  • Los bancos centrales de los grandes países de la OCDE aplicaban, desde hacía más de diez años, políticas monetarias expansionistas para que, en un ambiente de poca progresión de los salarios reales, el crédito ocupara el lugar del ingreso como sostén de la demanda.
  • La crisis de los subprime es una crisis de escasas dimensiones: el monto de los subprime es limitado (un billón de dólares en su momento más álgido), los resets (fijación de nuevas tasas de interés) de los créditos subprime que desencadenaron los impagos desaparecieron prácticamente a comienzo de 2009. Sin embargo, a partir de 2007 se observa una propagación de la crisis a los otros mercados: acciones, crédito, CDS, mercado interbancario y deudas de bancos, ABS, otros sectores, no vinculados al mercado inmobiliario residencial.
  • Hay que contabilizar, seguramente en torno de los mil millones, la cantidad de personas que salieron de la pobreza desde fines de la década de 1990 (más de 400 millones sólo en el caso de China y de India).
  • Este libro pretender lanzar una señal de alarma.
  • La globalización marca el fin del monopolio que Occidente posee desde el siglo XVII sobre la historia del mundo. Desde la caída del muro de Berlín (1989), sabemos que el mundo no volverá a un sistema “unipolar”.
  • La globalización pone en evidencia la dimensión de los desequilibrios y de los desórdenes financieros de toda índole.
  • La globalización es una enorme máquina que toma los ingresos de unos y los redistribuye a los otros, lo que tiene consecuencias sobre los modelos económicos, los niveles de vida y las desigualdades, pero también sobre el medio ambiente, el sistema monetario internacional y sobre la democracia. Estas fuerzas centrífugas están íntimamente ligadas entre sí. Y rápidamente habrán de mostrarse insostenibles.
  • La globalización es a la vez una máquina injusta que carcome el tejido social y atiza las tentaciones proteccionistas, una olla hirviendo que va a evaporar los recursos más preciados, acelerar el calentamiento del planeta y los excesos en el plano ambiental; una especie de casino dispuesto a fabricar riesgo financiero e irresponsabilidad bancaria.
  • Nuestra convicción es que la época de bonanza ya pasó, con el descenso de las tasas de interés y el descenso de los precios para el consumidor occidental.
  • Una nueva era de la globalización comenzó y nada sería peor que escapar apretando el acelerador.
  • En el mundo que viene ya no habrá soluciones nacionales, ni siquiera regionales.
  • El Banco Central estadounidense salva los bancos, pero no le importa nada inundar el mundo de liquidez.
  • No se trata de endosar y de argumentar un alegato antiglobalización, sino de mostrar que la globalización actual nos lleva directamente a la catástrofe si, en nombre de la eficacia, finalmente se sacrifica la equidad.
  • Raymond Aron: “El ser humano es un ser racional, ¿pero los seres humanos, lo son?”.
  • La globalización es una formidable máquina de generar desigualdades.
  • La crisis de subprimes degeneró en crisis bancaria y financiera.
  • La capacidad de vender al exterior será más valiosa que nunca en una coyuntura “post-subprime”.
  • Pekín no oculta su objetivo: lograr que la población china alcance el nivel de vida occidental en 2025.
  • Las desigualdades entre países ricos y países pobres no pueden más que aumentar violentamente ante el doble problema de la escasez y del calentamiento climático.
  • La demanda de materias primas por parte de los países emergentes sólo puede crear tensión con los grandes países de la OCDE por el acceso a los recursos.
  • Existe un riesgo inmenso de ver en los próximos años la vuelta de una gestión de recursos escasos dominada por las pasiones, el nacionalismo y la especulación, en un contexto de crisis financiera como no se ha visto desde hace mucho.
  • El miedo, ya se sabe, muy pocas veces es buen consejero.
  • Exceso de liquidez quiere decir también tasas de interés anormalmente bajas, lo que contribuye a un exceso de endeudamiento y a la laza de precio de los activos.
  • Bancos centrales, gobiernos, instituciones financieras, bancos comerciales, y reguladores, cada uno desde su lugar, actuó para que el mundo fuera invadido por la liquidez. Hasta llegar a la sobredosis.
  • Existe el riesgo de que se instale un equilibrio deflacionista sin reactivación del crecimiento. La regulación por medio de las crisis financieras es mucho más aleatoria que la regulación de los ciclos por la inflación. Y la liquidez es una bomba de tiempo mucho más peligrosa de lo que se cree.
  • En realidad, prácticamente sólo se pueden imaginar dos salidas. La primera es la salida “a la japonesa”: en un determinado momento, la liquidez no le interesa más a nadie, no sirve para nada, salvo para ser invertida … en liquidez.  En la segunda salida, no mucho más alentadora, la liquidez se reduce sola porque las cuentas externas acaban por reequilibrarse. El déficit externo de los grandes países avanzados respecto de los emergentes debería reducirse progresivamente, a causa de la desaceleración en la diferencia de crecimiento entre los dos grupos de países.
  • El mundo seguirá corriendo de burbuja en burbuja, arrastrado por la corriente de la liquidez y por la avidez de los actores del capitalismo financiero. Se trata de una enfermedad mortal que la globalización mantiene viva a fuego lento.
  • Citigroup se había convertido en el primer participante del mercado de alto riesgo de los SIV (Structured Investment Vehicules).
  • Es estúpido, y al final y al cabo peligroso, pretender estimular a cualquier precio el rendimiento del capital en una carrera sin fin tras el ROE.
  • En un mundo donde los administradores compiten por la parte de mercado a muy corto plazo, en efecto, es perfectamente racional copiar lo que hace el vecino. Cualquier otra opción sería suicida.
  • Sería injusto sostener que los órganos reguladores se quedaron de brazos cruzados. Sin embargo, hay que reconocer que el regulador se quedó a mitad de camino.
  • A partir del momento que las instituciones “reglamentadas” lograban transferir sus riesgos a las “no reglamentadas”, crecía la inestabilidad en el corazón del sistema, y la pérdida de control se hacía inevitable. Fue así como la titulización se convirtió en “un arma de destrucción masiva”, según la célebre expresión del millonario financista Warren Buffett.
  • Por efecto de la crisis se comprueba que las normas contables y reglamentarias pueden desembocar también en mecanismos perversos, y finalmente desestabilizadores para los precios de los activos financierso y para las economías.
  • En un sistema financiero moderno, regido por las leyes del mercado, el contagio se propaga por el canal de la variación de precios, de la apreciación de los riesgos y del capital de las instituciones financieras.
  • Los actores clave son los intermediarios financieros, comisionistas y bancos comerciales cuyo balance está muy “apalancado”, y cuyo valor neto es, por lo tanto, el más sensible a la variación de precios.
  • Ningún órgano de control, en ningún nivel, reaccionó ante el vertiginoso aumento de “conductos” y otros vehículos necesarios para la titulización, la mayoría de los cuales no figuran en el balance ni fuera del balance en los bancos de inversiones.
  • En 2005, Alan Greenspan, subrayaba que la invención de instrumentos financieros cada vez más complejos había ayudado al desarrollo de un sistema financiero cada vez más flexible, eficaz, resiliente…
  • El famoso sistema de bonificaciones incita a asumir cada vez más riesgos, pues en caso de problemas los golden boys no pagan los platos rotos, o muy poco.
  • Mientras que la liquidez mundial siga siendo abundante, y que la obsesión por la rentabilidad ocupe las mentes, la máquina de fabricar burbujas no habrá de detenerse.
  • No es necesario ser un genio para pronosticar nuevas explosiones.
  • Responsabilizar a los bancos de la distribución del crédito.
  • ¿De qué serviría endurecer una vez más las regulaciones prudenciales, si basta con desplazar los riesgos hacia plazas offshore no reglamentadas?
  • Más valdría, en nuestra opinión, que se incite a invertir el ahorro mundial directamente en activos de empresas, en el financiamiento de start-up y PME innovadoras, y en el financiamiento de infraestructuras públicas útiles, que escasean notoriamente en Europa.
  • Cuando el medio económico se ve sacudido, Europa es incapaz de hallar por sí misma los mecanismos de un crecimiento autónomo.
  • En una verdadera Unión Económica y Monetaria la eficacia económica se debe a que existe realmente una especialización productiva de las regiones, pero también una movilidad del trabajo y un federalismo fiscal. La zona euro no es una verdadera UEM.
  • Los países de la Unión Europea aún siguen elaborando su estrategia de política económica sobre una base nacional.
  • La Unión Europea no está avanzando para nada hacia una zona económica y monetaria unificada, sino más bien retrocediendo hacia una aglomeración de regiones sin solidaridad, donde los ricos no quieren pagar por los pobres.
  • Las deslocalizaciones hacia los países emergentes aniquilan de manera lenta pero inexorable el segmento intermedio de las economías de los grandes países de la OCDE.
  • No hay ninguna gestión mundial de los recursos escasos, sino, al contrario, una competencia cada vez mayor por el acceso a las materias primas.

Enlaces relacionados:

  • Blogs: 1 y 2.

Libros relacionados:

Decepciones++.

raul

Anuncios

14 comentarios to “Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard – Apuntes Breves”

  1. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  2. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  3. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  4. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  5. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  6. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  7. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  8. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  9. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  10. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  11. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  12. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  13. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

  14. […] Globalización, lo peor está por llegar de Patrick Artus & Marie-Paule Virard. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: