Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

101 dilemas éticos de Martin Cohen – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Viernes, 18 de junio, 2010


Si en “101 problemas de filosofía” (H 4444), MARTIN COHEN retoma la aspiración original de la filosofía como actividad, como capacidad que hay que desarrollar, 101 DILEMAS ÉTICOS, escrito en el mismo tono ameno y sugerente, se interna en un dominio al que interesan las decisiones difíciles, las alternativas, el discernir qué está bien y qué está mal, y no en el plano teórico, abstracto, sino en la toma de decisiones en el mundo real.

¿Es lícito tirar una bomba atómica en una ciudad llena de niños y mujeres? ¿Tienen derechos los animales, los árboles? Ante una enfermedad irreversible, ¿deben los familiares del enfermo autorizar al médico a que lo mantenga con vida con la ayuda de máquinas? ¿Dónde está el límite entre libertad individual y seguridad colectiva? ¿Hasta dónde deben respetarse las costumbres ancestrales? ¿Hay guerras justas?

El libro no pretende dar respuestas, sino plantear el dilema y ayudar al lector a que saque sus propias conclusiones, sin perder de vista, como Cohen observa, que aquellos modelos éticos que se basan en el estricto cumplimiento de una serie de normas suelen llevar a abrir las puertas al fanatismo, la intolerancia y el sufrimiento.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • G. K. Chesterton: “No se trata de que no sepan ver las soluciones. Lo que pasa es que no saben ver los problemas”.
  • La ética se ocupa de aquellas decisiones que más nos importan, y no hay decisión importante que no plantee un dilema. La palabra griega significa “dos cuernos”. Los cuernos del dilema: dos opciones tan sólo o, más bien, sólo una, la que nos permita encontrar un camino entre los cuernos del dilema.
  • La ética es un pozo muy profundo y, una vez que se ha empezado a bajar el cubo, parece que nunca llega esa sacudida que nos indica de forma inequívoca que por fin se ha alcanzado el fondo.
  • ¿Qué somos, intrínsecamente buenos o intrínsecamente perversos?
  • ¿Existen los absolutos éticos? Eso nos gustaría creer.
  • Este libro aspira es a mejorar nuestro sentido de la orientación, para ayudarnos a encontrar lo que los antiguos chinos llamaban el “Tao”, pero que aquí denominaremos simplemente “el camino”.
  • Tanto Marx como Engels repudiaban la ética por considerarla uno de esos mitos que forjaba la superestructura, una mentira de entre las muchas inventadas por la burguesía.
  • En un mundo como en nuestro, la ética no es meramente una consecuencia. Es una causa fundamental.
  • Muchas veces, una gran decisión no es más que la suma de muchas decisiones pequeñas.
  • Con demasiada frecuencia, la ética no sabe abordar las cuestiones reales.
  • Es una pena que la ética normalmente preste más atención a aquellos casos en los que “se actúa incorrectamente”, preguntándose por qué la gente lo hace, en qué consiste exactamente lo que hace y si puede decirse que tal cosa exista.
  • La ética práctica, la ética real, la ética en acción, implica toda una serie de habilidades, como son: saber escuchar, reaccionar, mostrar empatía y transigir.
  • En este libro ni se ofrecen normas estrictas a las que atenerse ni se tratan los problemas “caso por caso” de forma magisterial, para concluir con un imponente y ampuloso armario.
  • Habría que efectuar una lectura crítica de este libro, cuestionándose sus presupuestos y debatiendo sus argumentos. Ése es el rasgo distintivo del verdadero filósofo.
  • En realidad, se trata de 101 ideas; 101 experimentos mentales, si se prefiere.
  • Si eso que llamamos “libre albedrío” en realidad no existiera, ¿cuál sería entonces la diferencia entre las personas y los animales?
  • ¿Responder a un mal con otro es algo intrínsecamente “inmoral”?
  • ¿No será mejor que, en vez de estudiar la moral para decidir qué hacer con el dinero, nos dediquemos a estudiar el dinero para decidir qué hacer con la moral?
  • ¿Tenemos algún deber con los animales?
  • Un reparto equitativo de las riquezas del mundo podría simplemente conducir a una escasez generalizada. Garrett Hardin sostiene que el “altruismo” sólo es aplicable a pequeña escala.
  • El “proceso de muerte por inanición” es esencial para mantener el equilibrio de las poblaciones humanas.
  • Impossibilium nulla est obligatio: “nadie está obligado a hacer algo que sea imposible”, uno de los principios básicos del antiguo Derecho romano.
  • En el transcurso de unas pocas generaciones hemos visto cómo la buena gente tomaba parte en las carnicerías de la Primera Guerra Mundial, los campos de concentración y las hambrunas provocadas por el régimen estalinista, …
  • Es muy fácil convencer a la gente de que someta sus creencias morales a un “reajuste”.
  • Confucio señaló que los escollos de este camino, el Tao, eran la codicia, la agresividad, el rencor, el orgullo y el beneficio propio.
  • Una larga progenie de pensadores éticos, desde Séneca hasta Peter Singer, ha defendido en sus escritos que se elimine a los niños “deficientes”.
  • Cuando los islandeses decidieron aceptar la orientación de la doctrina moral de la Iglesia cristiana, tan sólo insistieron en que se les permitiera conservar dos excepciones de carácter cultural: querían seguir comiendo caballos y matando niños. Lo que más contribuyó al abandono de esta práctica fue el énfasis que ponía el cristianismo en la enormidad que suponía dejar que los niños murieran “sin bautizar”.
  • La práctica de matar ancianos estuvo muy extendida hasta tiempos recientes.
  • La primera reacción de la mayoría de las personas consiste en evaluar las posibles consecuencias: ¿puede uno salirse con la suya?
  • Bertrand Russell: “Dos tipos de moralidad que van siempre juntas, la que predicamos pero que nunca llevamos a la práctica y la que practicamos pero que rara vez predicamos”.
  • El número de personas que se atienen a una serie de normas objetivas es mucho menor de lo que suele suponer.
  • Aristóteles pensaba que existía un “junto medio” al que se debía aspirar en, casi, todas las cosas.
  • La oposición de Franklin a la esclavitud venía motivada ante todo por el temor a que se produjera una dilución de la pureza de la raza blanca.
  • Cada niño debe ser considerado un fin en sí mismo.
  • Como ha señalado George Soros, si se contratan ejecutivos de éxito es precisamente para que hinchen artificialmente los beneficios.
  • Russell estaba convencido de que si abdicamos del uso de nuestra propia razón y nos limitamos a depositar toda nuestra confianza en una autoridad superior, nos vamos a meter en muchos líos.
  • Según el australiano Trevor Jordan, lo que se necesita son personas capaces de actuar correctamente sin necesidad de recurrir a un reglamento o un manual.
  • El argumento de que comer carne es “natural” suele utilizarse también para justificar la caza.
  • La Biblia tiene una fuerte impronta vegetariana.
  • En la ética occidental suele darse por supuesto que todas las personas poseen el mismo valor, independientemente de cuáles sean sus atributos físicos.
  • El relativismo, lo que es bueno para nosotros no es necesariamente bueno para los demás.
  • Desde una perspectiva ética, sólo hay dos posturas posibles. Se puede creer que algo está bien o que algo está mal; bueno, o quizás no se sabe, o, al menos, no se está seguro del todo. O las dos cosas a la vez. O ninguna de las dos cosas, o un poquito de las dos cosas o ni un poquito de ninguna de las dos. Digamos, pues, que hay ocho posturas principales.
  • Nihilistas morales, se muestran firmemente convencidos de que no hay ninguna diferencia entre “lo bueno y lo malo”.
  • Subjetivistas morales, cuando decimos que algo es “bueno”, lo único que estamos haciendo es proclamar que eso es lo que a nosotros nos gusta.
  • Relativistas éticos, consideran que los puntos de vista morales sólo son “válidos” dentro de un grupo concreto de individuos, en ningún caso de forma universal ni sin límite de tiempo.
  • Escépticos morales, los que consideran que si bien puede que haya verdades morales, nadie sabe cuáles son, o aquellos otros que, pese a creer que sí que hay diferencias entre lo bueno y lo malo, sostienen que éstas sólo pueden conocerse de forma intuitiva.
  • Universalistas blandos, piensan que lo verdaderamente significativo desde el punto de vista moral no son tanto las acciones en sí como los valores que subyacen a tales acciones.
  • Universalistas duros o absolutistas morales, los que piensan que existe un conjunto de reglas, un código moral, que todo el mundo debe respetar. Todos los códigos religiosos se encuadran en este último grupo.
  • La práctica de los “crímenes de honor” estaba recogida ya en el antiguo código “moral” de Hammurabi, las leyes asirias de 1200 a.C., donde se establece que las hijas, no así los hijos, son propiedad de la familia.
  • Los bombardeos sobre la población civil siguen considerándose operaciones militares legítimas en vez de “crímenes de guerra”; las víctimas de ellos quedan reducidas a la condición de meros “daños colaterales”.
  • La disuasión requiere un esfuerzo propagandístico constante para asegurarse, por un lado, que existe la voluntad popular de hacer saltar en pedazos “al enemigo” y, por otro, que el bando contrario es perfectamente consciente de dicha hostilidad.
  • El gran descubrimiento que dio el pistoletazo de salida para la revolución industrial en Europa no fue un descubrimiento de carácter mecánico, como la máquina de vapor, la imprenta o cualquier otra innovación tecnológica, sino un hallazgo de carácter teológico debido a un pastor alemán. La ética del trajo de Martín Lutero liberó a los empresarios del desprecio por el éxito mundano, asegurándoles, que su éxito era una señal de que gozaban del favor de Dios.
  • Marx y Engels lejos de redistribuir la riqueza privada, lo que querían era abolirla sin más.
  • Cuatro justificaciones éticas para causar algún daño a las personas: compensación, represalia, disuasión y reforma.

Enlaces relacionados:

  • Blogs: 1.

Libros relacionados:

raul

Anuncios

Una respuesta to “101 dilemas éticos de Martin Cohen – Apuntes Breves”

  1. […] 101 dilemas éticos de Martin Cohen. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: