Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El camino del encuentro de Jorge Bucay – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 23 de agosto, 2010


“El camino hacia la realización personal es difícil y continuo”, nos dice Jorge Bucay en cada uno de sus libros. En esta serie de caminos, el popular escritor argentino nos ofrece unos mapas de territorio para que cada uno de nosotros recorra su propio terreno a su ritmo y eligiendo el trayecto.

“Ser feliz, afirma el autor, no es un derecho solamente, también es, de muchas maneras, una obligación contraída con la vida”.

En El Camino del encuentro Jorge Bucay, el autor de libros de reflexión más vendido en Hispanoamérica, nos invita al compromiso, al contacto y a compartir con los demás. A lo largo de sus inteligentes y provocadores comentarios, nos lleva de la risa a la reflexión mientras nos muestra la ruta del encuentro verdadero en la amistad, en la familia, en el amor y en el sexo.

Siendo como es un libro de entretenida lectura, nos atrevemos a asegurar que nadie después de leerlo seguirá pensando igual que antes de hacerlo.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Sin encuentro no hay salud. Sin la existencia de un Nosotros, nuestra vida está vacía aunque nuestra casa, nuestra baulera y nuestra caja de seguridad estén llenas de costosísimas posesiones.
  • Por miedo o por condicionamientos, lo cierto es que tenemos una creciente dificultad para encontrarnos con conocidos y desconocidos.
  • El modelo de pareja o de familia perdurable es, cada vez más, la excepción en lugar de la regla.
  • Los intercambios sexuales descomprometidos son aceptados sin sorpresa y hasta recomendados por profesionales y legos como símbolo de una supuesta conducta más libre y evolucionada.
  • El individualismo es presentado como el enemigo del pensamiento social.
  • Cada uno de nosotros es un gran enigma y por ende nuestras relaciones son un misterio, gracioso o dramático, pero siempre impredecible.
  • Encontrarse con otro es como leer un libro. Hay libros sorprendentes y libros aburridos, libros para leer una sola vez y libros a los que uno siempre quisiera volver.
  • Bueno, regular, malo, cada encuentro con un otro me nutre, me ayuda, me enseña.
  • Montaigne sostenía que el hombre vive en sociedad porque lo necesita y no porque le agrade hacerlo.
  • Para Maquiavelo la sociedad era importante como mecanismo de control para refrenar los intereses particulares y personales de la naturaleza humana. Si el hombre no estuviera sujeto a reglas y prohibiciones viviría en una guerra perpetua por el poder.
  • Rousseau afirma: no somos ni bestias ni dioses, somos seres humanos, y por lo tanto necesitamos esencialmente la consideración de los otros. La naturaleza humana consiste en sentirse incompleto en soledad.
  • Adam Smith desarolla toda su teoría económica afirmando que la búsqueda de la posesión de bienes no es por la riquezaen sí misma, sino porque uno sabe que con las posesiones se gana la simpatía y la aprobación de los otros.
  • Dicen que los que han estudiado el pensamiento de Hegel era tan avanzado para su época que nadie lo entendía. Hegel decía que lo que el individuo necesita como una condición de su humanidad, es la admiración de un otro. Siempre que hay dos individuos, cada uno de ellos quiere la admiración del otro; y en esa competencia, uno va a triunfar y el otro no. El final del camino del amo es irremediablemente el vacío existencial, porque cuando finalmente consigue la admiración que necesita, ésta pierde sentido y la desprecia. Los amos están condenados a buscar un tercero, un testigo, alguien que testifique que yo sometí al otro. Hegel  dice que la historia está cifrada por esta lucha, quién somete a quién y hasta cuándo.
  • En el mundo cotidiano muchas personas viven más tiempo ocupándose de aquellos que no les importan que de aquellos a quienes dicen querer con todo su corazón. Pasan más tiempo tratando de agradar a gente que no les interesa que tratando de complacer a la gente que aman.
  • Cada uno de nosotros tiene una sola manera de querer, la propia.
  • Cuando alguien te quiere, lo que hace es ocupar una parte de su vida, de su tiempo y de su atención en vos.
  • Yo no creo que el amor sea un espacio de sacrificio.
  • El amor es un sentimiento que avala la capacidad para disfrutar juntos de las cosas y no una medida de cuánto estoy dispuesto a sufrir por vos, o cuánto soy capaz de renunciar a mí.
  • Si he aprendido a mal querer, cuanto más quiera más daño haré.
  • El amor es siempre amor, lo que cambia es el vínculo.
  • Nadie es más vulnerable a creerse algo falso que aquel que desea que la mentira sea cierta.
  • Schopenhauer: “Se puede querer, pero no se puede querer lo que se quiere”.
  • El otro no me quiere como yo lo quiero y mucho menos como yo quisiera que me quiera, el otro me quiere a su manera.
  • A medida que recorro el camino del encuentro, aprendo a aceptar que quizás no me quieras.
  • Es tan fácil no quererme a mí como no querer a cualquier otro.
  • El afecto es una de las pocas cosas cotidianas que no depende sólo de lo que hagamos nosotros ni exclusivamente de nuestra decisión, sino de que, de hecho, suceda.
  • Quizás el más dañoso y difundido de los mitos acerca del amor es el que promueve la falsa i dea de que el “verdadero amor” es eterno. Y sin embargo, a veces el sentimiento se aletarga, se consume, se apaga y se termina … Y cuando eso sucede, no hay nada que se pueda hacer para impedirlo.
  • Creer que el amor es eterno es vivir encadenado al engaño infantil de que puedo reproducir en lo cotidiano aquel vínculo que alguna vez tuve real o fantaseado: el amor de mi madre: un amor infinito, incondicional y eterno.
  • No sólo no podemos hacer nada para que nos quieran, sino que tampoco podemos hacer nada para dejar de querer.
  • Las semejanzas llevan a que nos podamos juntar. Las diferencias permiten que nos sirva estar juntos.
  • Para poder construir una relación de intimidad hay ciertas cosas que tiene que pasar: amor, atracción y confianza. Ninguna de estas tres cosas depende de nuestra voluntad.
  • Yo no puedo sentirme atraído por lo que fuiste, sino por lo que sos.
  • En las relaciones íntimas no hay lugar para la mentira. La confianza en una relación íntima implica tal grado de sinceridad con el otro, que yo no contemplo la posibilidad de mentirle.
  • Hay que saber el daño que le hacemos al otro por negarnos a recibir lo que el otro, desde el corazón, tiene para darnos.
  • No creo que todos los encuentros deban terminar siendo relaciones íntimas, pero sí sostengo que sólo éstas le dan sentido al camino.
  • Alguien que se maltrata va a terminar maltratando a sus hijos. Y posiblemente, alguien que viva abandonándose a sí mismo, sea capaz de abandonar a un hijo.
  • Mis hijos son para mí un pedazo de mi vida y por eso los amo incondicionalmente, pero yo no lo soy para ellos. ¿Serán capaces los hijos de sentir esto alguna vez? Sí … por sus hijos. Pero no por mí.
  • Si dejáramos a los padres sentir las cosas que las madres dicen sentir en exclusividad, quizás no existirían tantos papás abandonando a sus hijos.
  • Si nadaste en un lugar, si mojaste tu cuerpo en un río, si te bañaste al sol en una orilla, no dejes que los expertos te convenzan de que no existe. Confiá más en tus sensaciones que en los expertos, porque los expertos son gente que pocas veces se moja.
  • Siempre sé que hay un trastorno severo previo en alguien que no quiere a su propio hijo. También sé que no necesariamente hay un trastorno estructural severo en alguien que no quiere a su papá o a su mamá. Sufrirá y padecerá la historia de no quererlos, pero no forzosamente tiene un trastorno de personalidad.
  • A los hijos adoptivos se los quiere exactamente igual, con la misma intensidad y la misma incondicionalidad que a los hijos naturales. Cuando yo adopto verdaderamente desde el corazón, mi hijo es vivido por mí como si fuera un pedazo mío.
  • A nuestros hijos les sirve nuestras neurosis porque van a vivir inmersos en una sociedad neurótica.
  • Erich Fromm: “Si a mi consultorio llegara un hombre sano, mi función sería neurotizarlo suficientemente para que pudiera vivir adaptado”.
  • Nadie sabe con certeza los efectos que puede causar en la psiquis de un chico menor de dos años la separación de sus padres.
  • Una pareja que tiene hijos de cualquier edad no debería separarse hasta no haber agotado todos los recursos… Todos.
  • Salimos al mundo a buscar lo que nos faltó ofreciendo a cambio lo que recibimos.
  • La única posibilidad de que alguien reciba algo de su terapia es que se vincule humanamente con el terapeuta. No pasa por una técnica, sino por el vínculo sano entre ellos.
  • Hasta su adultez los hijos son nuestra responsabilidad. Y si uno no está dispuesto a asumir una responsabilidad como ésta, es deseable que no tenga hijos. No es obligatorio.
  • Se calcula que para el año 2020 el conocimiento global de la humanidad se va a multiplicar cada seis meses. Todo lo que yo enseñea mis hijos, cuando ellos sean grandes, no les va a servir de demasiado. Salvo que les enseñe… cómo buscar sus propias respuestas.
  • Lo que no puedo hacer es enseñarles a mis hijos mis referencias pretendiendo que sean las de ellos y que las tomen como propias.
  • Todas las generaciones creen que son la bisagra, la que más sufrió.
  • Un hijo que no se ha sentido amado por sus padres tiene una historia grave: le será muy difícil llegar a amarse a sí mismo. No quiere decir que no se pueda aprender en otro lado, sólo que éste es el mejor lugar donde se aprende.
  • Un niño que no ha sido amado no puede amar.
  • Si los padres se juzgaban a sí mismos como poca cosa, entonces el hijo también se siente poca cosa.
  • Las normas deben existir con la sola condición de no ser rígidas, sino flexibles, elásticas, cuestionables, discutibles y negociables. Pero tienen que estar.
  • Hay que dejar que los hijos se equivoquen, que pasen algunas necesidades y soporten algunas renuncias, dejarlos que se frustren y se duelan.
  • Lo que nuestros hijos necesitan es que hagamos lo posible para que no nos necesiten. Ésta es nuestra función de padres.
  • El tema de los hermanos es muy importante por una razón: un hermano es en muchos sentidos el único testigo de la historia de mi infancia.
  • Los índices patológicos más altos se dan entre los hijos únicos. Y se confirma con el siguiente grupo de incidencia. Los segundos en el ranking son los hijos mayores, esto es, los que alguna vez fueron únicos.
  • No puedo vivir sin mí. Si hay alguien que debería estar conmigo todo el tiempo, ese alguien soy yo.
  • La teoría paradojal del cambio dice que solamente se puede cambiar algo cuando uno deja de pelearse con eso.
  • Cuando espero a alguien que es usualmente impuntual, la razón de mi espera es porque elijo esperarlo y no porque él llegó tarde.
  • Mi idea del encuentro es: dos personas centradas en ellas mismas que comparten su camino sin renunciar a su centramiento.
  • Hemos aprendido que si algo para vos es importante, debe serlo también para mí. Porque estamos entrenados en privilegiar al prójimo.
  • Hay que tener el coraje de ser el protagonista de nuestra vida. Porque si se cede el protagónico, no hay película.
  • Entre los humanos la homosexualidad es muchas veces un tránsito hacia la heterosexualidad.
  • El sexo es una cosa y el amor es otra.
  • Fifar es acostarse con un culo, con un auto, con una cara atractiva, con mi propia calentura del día. Coger denota un modelo de vínculo donde no solamente se fifa por deporte, hay más, hay un vínculo entre las personas, algo les pasa. Hacer el amor es coger cuando el vínculo que hay entre nosotros es el amor. No tiene nada de malo coger sin hacer el amor. No es mejor hacer el amor que coger. No es mejor coger que fifar. Son tres cosas diferentes y ninguna es mejor o peor que la otra. En todo caso, sería bueno saber qué estamos haciendo en cada momento.
  • Hacer el amor implica una conexión con el amor que no se da todo el tiempo, ni siquiera entre dos personas que se aman.
  • Mal que nos pese, en esta cultura y en nuestros países, seguimos educando sexualmente de manera diferente a varones y mujeres. Y esto es manejado por una estructura machista de pensamiento.
  • Tuvo en su origen un sentido específico: fortalecer la monogamia, o mejor dicho, la fidelidad, sobre todo de las mujeres.
  • Dice un paciente mío que cuando uno tiene una mujer capaz de ser madre y de ser puta, tiene una mujer de puta madre.
  • Cuando una mujer se anima a ser madre y puta, tierna y sensual, buena y erótica, se siente otra vez completa.
  • Schopenhauer: “La mujer ideal es una princesa en la vida social, una avara en los gastos y una puta en la cama. No como la mías que es una princesa en los gastos, una puta en la vida social y una avara en la cama”.
  • La pretensión de los hombres de que las mujeres sean putas en la cama no tiene un equivalente exacto en el lenguaje de las mujeres. Y posiblemente no l otenga porque culturalmente está aceptada la exigencia del hombre, pero no todavía la exigencia de la mujer.
  • No hay diferencia en la apetencia sexual de los hombres y de las mujeres.
  • Aunque parezca increíble, hasta 1960 ni la medicina ni la psicología habían hablado nunca de orgamos femenino.
  • No hay orgamos sin pérdida de control.
  • Pensar que lo único que vale la pena de la relación son los últimos treinta segundos, la verdad es que es una miseria. No puede ser así, y de verdad no lo es.
  • Si el orgamos es descontrol, ¿de dónde se saca la idea de que debemos terminar a la vez? Ésta es una idea absurda y caprichosa, no tiene ningún sentido.
  • El orgasmo es la irremediable consecuencia de haberla pasado bien en la cama, no el objetivo.
  • Nuestros órganos sexuales no responden a nuestra cabeza.
  • Hay que descartar la pretensión de conseguir las cosas programadamente. Me parece que hay que querer todo el tiempo que uno tenga ganas. Y en ese tiempo uno hará con lo que tiene lo que puede y hasta donde puede. Ésta es, para mí, la sexualidad sana.
  • Una de las cosas que deserotiza a los hombres de un modo bastante complicado tiene que ver con cargar a su compañera el rótulo de esposa.
  • Nosotros no somos heterosexuales, homosexuales o bisexuales. Somo sexuales. Tenemos una sexualidad que es energía interna que pugna por expresarse.
  • Nada es igual que el deseo del que deseo. Éste es el gran afrodisíaco, sobre todo en la pareja. Por eso es tan importante sentirlo y que se note.
  • Yo creo que si los dos están de acuerdo y disfrutan de lo que está pasando, sin involucrar a quien no quiere involucrarse, nada, repito, nada es anormal.
  • Estar enamorado no es amar. Amar es un sentimiento y estar enamorado es una pasión.
  • El amor es el regocijo por la sola existencia del otro.
  • Los re-enamoramientos ocasionales son la condición para mantener joven una pareja a lo largo del camino compartido.
  • Nadie te puede demostrar el amor, porque en la demostración le creés a lo que ves, al otro no lo creés nada.
  • Lo importante de toda relación interpersonal no es que yo te diga que te quiero, ni que te lo de muestre. Lo importante es si vos te sentís querido o no. Por eso propongo que la próxima respuesta que des cuando alguien te diga te quiero sea: Lo sé.
  • No hay que morir por el otro, sino vivir para disfrutar juntos.
  • Infidelidad es no creer que vas a encontrar en el vínculo que tenés conmigo lo que estás buscando y que lo vas a buscar en otro lado.
  • Me parece que hay en el mundo otras personas que uno puede encontrar atractivas. Ahora bien. Cada uno decidirá después qué hace con esas fantasías.
  • Lo que a mí me pasa es que yo no dejo de tener una aventura porque me lo prohíbe mi matrimonio, porque eso sería engañarla. Dejo de tenerla porque yo lo decido.
  • No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con las emociones.
  • Sin la libertad de elegir no puede haber un vínculo amoroso.
  • Ser fiel por norma no es un acto de amor, es un absurdo.
  • Yo creo que el establecimiento formal de un vínculo no puede ni debe ser motivo de burla. Mucho tiempo me llevó entender que casarse, tanto para hombres como para mujeres, cierra un ciclo que de otras maneras queda abierto. El casamiento es parte de un rito que separa un antes y un después.
  • La historia de que se ama una sola vez en la vida y para siempre es mentira. Es mentira que sea necesariamente para siempre y es mentira que no pueda ser más que una vez en la vida.
  • Es posible amar a más de una persona a la vez.
  • Rousseau dice que no estamos obligados a obedecer ninguna ley en cuyo establecimiento no hayamos participado.
  • El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar a otro para que sea quien es.

Enlaces relacionados:

Libros serie Caminos:

Libros relacionados:

raul

Anuncios

4 comentarios to “El camino del encuentro de Jorge Bucay – Apuntes Breves”

  1. Teo said

    “Encontrarse con otro es como leer un libro. Hay libros sorprendentes y libros aburridos, libros para leer una sola vez y libros a los que uno siempre quisiera volver.” Yesitis.

    Hace mucho que empecé la serie de este hombre y hace poco que leí el último. Los cuatro están lo suficientemente bien como para que merezca la pena leerlos por lo que aprendes. En cuanto al amor como concepto, aunque un tanto más elaborado, me gustó mucho El Arte de Amar de Fromm.

  2. […] Internet & Portal de Empleo de la Comunidad de MadridMi Lucha de Adolf Hitler – Apuntes BrevesEl camino del encuentro de Jorge Bucay – Apuntes BrevesLas 3 preguntas de Jorge Bucay – Apuntes […]

  3. […] *(2)El camino del encuentro, Jorge Bucay. […]

  4. […] El camino del encuentro de Jorge Bucay – Apuntes Breves […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: