Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Elogio de la pereza de Tom hodgkinson – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 30 de agosto, 2010


El camino a una vida de placer, libertad y vagancia está delante tuyo.

A través de la historia, la filosofía y la experiencia personal, Elogio de la pereza es una apasionada y optimista defensa d ela holgazanería y la buena vida.

Los testimonios que el autor ofrece en favor de este tipo de vida son tan diversos como Lord Byron, Bertrand Russell, Nietzsche o John Lennon.

Con consejos, información y reflexiones acerca de aspectos tan importantes como la siesta, el arte del escaqueo o la buena sobremesa.

Elogio de la pereza te dará toda la inspiración que necesitan para vivir bien en un mundo obsesionado con el trabajo.

Tom Hodgkinson

Sigue haciendo lo que ha hecho siempre, una mezcla de editar revistas, escribir artículos e ir a fiestas. Nació en 1968, fundó la revista The Idler en 1993 y actualmente reside en Dewon.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • El propósito de este libro es alabar la pereza y atacar la cultura del trabajo en el mundo occidental, que ha esclavizado, desmoralizado y deprimido a muchos de nosotros.
  • Estar ocioso implica ser libre, me refiero a la libertad de vivir la vida que queremos, sin jefes, sueldos, trajines, consumo ni deudas.
  • Es triste que desde nuestra más tierna infancia se nos inculque el mito moral de lo que lo correcto, adecuado y bueno es saltar de la cama justo en el momento en que nos despertamos para empezar a trabajar tan rápida y alegremente como podamos.
  • Lo que es absolutamente asombroso es que nos compremos despertadores por voluntad propia.
  • El cristianismo ha estado fomentando la culpabilidad por quedarse en la cama desde los tiempos más remotos.
  • Estar tumbado en la cama medio despierto es enormemente beneficioso para nuestra salud y nuestra felicidad. Una cabezadita matutina de media hora o más puede ayudarnos a que nos preparemos mentalmente para los problemas y las tareas que se nos avecinan.
  • La grandeza y el levantarse tarde van de la mano de forma natural. El levantarse tarde está hecho para la mente independiente, para la persona que rechaza convertirse en un esclavo del trabajo, el dinero y la ambición.
  • Podemos entrenarnos para levantarnos más o menos a una hora determinada sin necesidad de un despertador. De esta manera, nos levantamos sin prisas, de forma natural y agradable.
  • En el caso de que tengais niños pueqeños, cuanto antes aprendan a levantarse solos y a prepararse el desayuno, mejor.
  • Cuando pienso en gente sana, rica y sabia veo entre ellos a artistas, escritores, músicos y emprendedores. Es bien sabido que ninguna de estas personas se levanta pronto.
  • Para tener buenas ideas y planear cómo llevarlas a la práctica, la gente creativa necesita tiempo para pensar, lejos del despacho, del teléfono y de las mil y una distracciones de la vida doméstica cotidiana.
  • Los que se levantan pronto son los sirvientes de los que se levantan tarde.
  • Los trabajadores peor pagados son los que acostumbran a viajar más pronto.
  • La idea del “trabajo” como respuesta, individual y social, a todas nuestras plegarias es uno de los mitos más perniciosos de la sociedad moderna.
  • Creemos que todo puede arreglarse buscando un trabajo mejor.
  • El historiador inglés E. P. thompson argumenta que la creación de empleo es un fenómeno relativamente reciente, nacido con la Revolución Industrial. Antes el trabajo era algo más azaroso y menos estructurado. Cualquier persona corriente disfrutaba de un mayor grado de independencia que en la actualidad. La nueva ética del trabajo protestante logró imponerse.
  • Reverendo Andrew Townsend: “El hambre no sólo es una presión pacífica, silenciosa e incesante, sino también el motivo más natural para trabajar y producir, y además da lugar a los esfuerzos más pacíficos”.
  • La filosofía de sueldos bajos se siguió también con mucho entusiasmo: cuanto menor fuera el salario, más trabajaría el proletariado.
  • A principios de la Edad Media, aquellos que trabajaban, los laboratores, eran menospreciados por la sociedad. En lo más alto se encontraba el ocioso: los clérigos y los guerreros.
  • Es importante mantener a las clases trabajadoras en un estado de ingenuidad para que no se  den cuenta de cómo se las explota vilmente.
  • El hambre y Dios han sido sustituidos en la era del consumismo por las posesiones y el status.
  • La izquierda se ha dejado lavar el cerebro por el sueño socialista del “pleno empleo”.
  • En el fondo de la cuestión está el miedo. El miedo nos paraliza.
  • John Lennon es uno de los grandes vagos de nuestro tiempo. Para mí, representa a la perfección la paradoja del vago productivo.
  • T. E. Lawrence: “La humanidad no ha ganado nada creando esclavos”.
  • La pereza puede ser enormemente productiva. Una persona creativa necesita disponer de largos períodos de languidez, indolencia y de mirar al techo para poder desarrollar sus ideas.
  • Quien se escaquea recupera el tiempo que le han robado, y ese tiempo robado tiene mucha más intensidad y riqueza.
  • Desde el punto de vista de nuestro mundo de autoflagelación, cada placer se ve equilibrado por el sufrimiento equivalente.
  • La tradición de tomar una comida pausada ha recibido un duro golpe por parte de la nueva ética del trabajo.
  • Tenemos que reivindicar la hora del almuerzo. Es un derecho natural que los gobernantes nos han robado. Una buena comida debería alimentar tanto al espíritu como el cuerpo.
  • La enfermedad es uno de los últimos reductos legítimos que nos quedan para el ocio.
  • Estar enfermo es antipatriótico y va totalmente en contra de la cultura del trabajo. Nos hacen sentir culpables.
  • La sociedad actual no nos permite estar enfermos o preferiría que fuéramos autómatas que no nos quejásemos nunca.
  • Abandonad la vergüenza de estar enfermos. Cuidaos. Las leyes y los sindicatos nos han fallado. Estamos solos. Dormid mientras os sintais mal.
  • Una siesta es un verdadero placer pero también es muy útil: divide el día en dos mitades, para que cada una de ellas sea más soportable y agradable.
  • Cuando las personas tenemos la opción de dormir una siesta, la dormimos; sólo cuando no está permitida no lo hacemos.
  • Quedan muy pocas dudas de que la siesta es una parte natural del ciclo diario o “ritmo circadiano”.
  • Hace poco, en China, la costumbre generalizada del  hsiuhsi, o siesta, se ha adaptado a los horarios de trabajo occidentales.
  • El café puede producir una excitación temporal de los sentidos, pero siempre irá seguida de irritabilidad, por no mencionar la deuda de sueño que nos queda acumulada para más tarde.
  • La siesta también tiene una bien merecida reputación de beneficios espirituales. La siesta es un tipo de versión fácil de la meditación, Jesús era un vago y no hay duda de que Buda también.
  • Para mí el budismo es la religión más humana, la más vivificante y divertida, por la razón paradójica de que cuenta con el sufrimiento. En esta religión no existe la culpa ni el sentido de deuda que estropea el cristianismo para muchos de nosotros.
  • Todos deberíamos ayudar a la reinstauración del té como ritual diario, como algo sagrado.
  • Es impresionante ver las pocas personas que preparan el té con hojas sueltas y las muchas personas que se pierden ese placer.
  • Se suele idealizar la vida del mendigo por su libertad: está libre del trabajo, del deseo, de la tiranía del consumo.
  • Supongo que si fuéramos felices de verdad, no tendríamos ninguna necesidad de beber, pero una vida sin empinar el codo me parece una perspectiva de lo más triste.
  • Pescar es una forma espléndida de no hacer nada. Legitima la holgazanería.
  • Es una tontería quejarse de que la urbanización ha destruido el campo; aún quedan millones de hectáreas de riberas intactas, campos y bosques por descubrir.
  • Dios sintió tanta lástima por la humanidad que nos dio el tabaco.
  • Fumar se ha asociado tradicionalmente con la holgazanería.
  • Si no fuera por el celibato, el no beber y la falta general de diversión, diría que los monjes llevan una buena vida.
  • El pub, la taberna, la cervecería, la posada, la tasca … es el lugar donde nos deshacemos de las tribulaciones de la vida cotidiana. El pub convierte a cada hombre en un pequeño señor.
  • Paradójicamente, los holgazanes son dados a la sublevación.
  • Encabezados por el mítico rey Ludd, los luditas se dedicaban a entrar en las fábrizas de noche y romper las máquinas entre 1811 y 1813.
  • La libertad y la inactividad son para mí prácticamente sinónimos. Un vago es un pensador y un soñador y es ferozmente independiente.
  • Quizá, la respuesta sea el anarquismo y no el socialismo.
  • La verdadera savia de la vida del haragán es hablar y compartir ideas e historias con los viejos y los nuevos amigos.
  • Algunos hablar pero no escuchan; otros sólo escuchan y no hablan. El buen conversador puede hacer ambas cosas en la misma medida.
  • Las buenas conversaciones son un signo de grandeza de espíritu.
  • La Iglesis se dio cuenta en la Edad Media de que las fiestas eran una necesidad humana y por eso las permitían en diferentes celebraciones a lo largo de año.
  • El único problema con el hedonismo es que es tan agradable que nos volvemos adictos y con demasiada frecuencia los excesos pueden dañar gravemente la salud.
  • Supongo que una vida construida en torno a las fiestas puede convertirse en una ardua tarea: el esfuerzo mental y físico que supone salir constantemente es agotador.
  • Al vago la rutina le irrita, así como los sistemas rígidos de pensamiento.
  • El deseo de un vago es vivir sin normas o sólo con las normas que él mismo se inventa. Cuantas menos reglas haya, menor será la posibilidad de quebrantarlas en cualquier momento y por tanto se malgastará menos energía en el sentimiento de culpabilidad.
  • Lao Tsé: “Quien practica la no-acción se ocupa de no ocuparse”.
  • Dormir es uno de los placeres centrales de la vida.
  • Una jornada laboral de 4 horas sería la forma más sensata de organizar nuestras vidas.
  • Las interminables horas de trabajo son las que se comen las horas de sueño.
  • El problema de las vacaciones modernas es que se han convertido en algo sumamente duro.
  • El arte de vivir es el arte de unir sueños y realidad.
  • Tengo un sueño, se llama amor, anarquía, libertad. Se llama ser vago.

Enlaces del libro:

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

Anuncios

6 comentarios to “Elogio de la pereza de Tom hodgkinson – Apuntes Breves”

  1. […] Elogio de la pereza de Tom hodgkinson. […]

  2. […] Elogio de la pereza de Tom hodgkinson. […]

  3. […] Elogio de la pereza de Tom hodgkinson. […]

  4. […] Elogio de la pereza de Tom hodgkinson. […]

  5. Xaba said

    Hola, en el 2007 saque Manual del vago, una óptica similar parece, te dejo un enlace. http://www.bubok.es/libros/216278/MANUAL-DEL-VAGO
    Gracias

  6. […] Elogio de la pereza de Tom hodgkinson. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: