Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 8 de noviembre, 2010


“Hoy el dinero ha usurpado toda la atención de la humanidad y se ha convertido en el dios del mundo. Por él muchas personas son sólo una sombra de sí mismas, y tras esa obsesión por el dinero encontramos, agonizante, al verdadero ser humano. Afrontar con sinceridad y valentía nuestra relación con el dinero es algo que nos permitirá alcanzar nuestra dimensión más humana. No podemos ser libres si no conocemos qué fuerzas e impulsos nos condicionan”.

“Teniendo en cuenta que el sistema de mercado somos todos, si todos cambiamos nuestra manera de pensar, de ser, de actuar y de invertir nuestro dinero, cambiará el funcionamiento y la dirección que tome el model económico. Esto no es utópico. El Estado, la banca, la industria e mueven a instancias del dinero que manejan los individuos, los ciudadanos, la colectividad. Por tanto, el poder del ciudadano no reside tanto en su voto, como en la dirección a la que dirija su dinero, su forma de consumir y de invertir sus ahorros”

Joan Antoni Melé Cartañá (Barcelona, 1951) estudió Ciencias Exactas y Ciencias Físicas en la UB, y más tarde Ciencias Económicas. Durante treinta años de profesión bancaria ha tenido la oportunidad de observar y conocer de primera mano la relación de las personas con el dinero y las consecuencias que se derivan. Desde 2006, trabaja en la banca ética Triodos Bank como Director Territorial de Cataluña y Baleares, actividad que compagina con la de conferenciante de temas socioeconómicos y de humanidades

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • El mundo de los bancos era un mundo que no me gustaba, porque no lo conocía, o mejor dicho, porque sólo conocía sus aspectos negativos y no tenía ningún interés en afrontarlos.
  • Si supiéramos escuchar al destino, veríamos que ya en los años jóvenes nos anuncia aquello con lo que nos vamos a tener que confrontar durante la vida.
  • El dinero se ha convertido en el objetivo prioritario de muchas personas, a veces, incluso, en el único sentido de su vida.
  • Si no hay conciencia tampoco puede haber libertad, por eso somos tan fácilmente manipulables y por eso el mundo se mueve en una dirección que no nos gusta.
  • Si sólo hago lo que me gusta no sólo no aprenderé nada, sino que cualquier adversidad se convertirá en un contratiempo para mí, me hará ir a la deriva.
  • Si acepto con confianza mis circunstancias, si me esfuerzo en encontrar el sentido de lo que hago y en hacerlo bien, al final conseguiré que me guste y, de alguna forma, yo me haré dueño de mi destino.
  • En treinta años de profesión he visto miedo, codicia y ansias de poder; pero también he encontrado generosidad, nobleza y entrega a los demás.
  • Hoy el dinero ha usurpado toda la atención de la humanidad y se ha convertido en el dios del mundo.
  • No podemos ser libres si no conocemos qué fuerzas e impulsos nos condicionan.
  • Ha llegado el momento de que las personas individuales tomemos decisiones personales efectivas y coherentes que provoquen, por la fuerza de la unión, un verdadero cambio positivo en el mundo.
  • La Tierra está gravemente enferma.
  • Esta gran contradicción que hace que en la época de máximo conocimiento científico y técnico hayamos llevado el planeta al borde de la destrucción, debería despertar en nosotros preguntas muy vivas. ¿Cómo es posible?¿Qué hemos hecho mal?¿Qué no hemos tenido en cuenta?
  • Si millones de personas en todo el mundo no queremos las guerras, ¿cómo es posible que las guerras continúen de forma inexorable, y que seamos impotentes para detenerlas?
  • ¿Tengo yo alguna responsabilidad en que sigan existiendo esas guerras?¿Hay algo que yo podría hacer para contribuir a cambiar esa situación?
  • Estamos en la época de más riqueza económica en toda la historia de la Humanidad.
  • Hay dinero para tapar los agujeros de las entidades financieras, pero no lo hay para acabar con el hambre.
  • La globalización ha provocado un crecimiento exponencial de la economía, pero un gran porcentaje de ese crecimiento ha sido especulativo.
  • También podemos afirmar que nunca ha habido tanta pobreza en la Tierra como ahora.
  • Al colapso de la economía especulativa lo estamos llamando “crisis”.
  • La economía especulativa empezó a crecer con fuerza a raíz de la caída del muro de Berlín, en 1989. Más que antes, el dinero empezó a circular de forma ficticia y virtual, sin corresponderse con una verdadera creación de riqueza. El beneficio se convirtió en un fin en sí mismo.
  • Si los bancos se alejan de la economía productiva, acaban perdiendo la relación con TODA la economía.
  • La fuerza de la gente en el consumo y el ahorro.
  • El dinero especulativo tiene su raíz en la codicia de los individuos. El estallido de la burbuja financiera nos indica que estamos ante una crisis de conciencia, de valores humanos. La ambición y el sinsentido material han conducido al colapso económico del sistema.
  • El poder del ciudadano no reside tanto en su voto, como en la dirección a la que dirija su dinero, su forma de consumir. De ahí que para consumir conscientemente sea necesario preguntarnos de tanto en tanto: ¿Qué compro, por qué lo compro, dónde lo compro?¿Lo necesito o solamente lo deseo?
  • En la economía especulativa, lo único que preocupa al cliente es la rentabilidad que el banco le ofrece por sus ahorros, pero nadie pregunta a su banco a qué destina el dinero que dejará en la cuenta, en la liberta o en fondo de inversión.
  • Hay que preguntarse a costa de qué o de quién se obtienen los beneficios.
  • Se llega a la incoherencia de que tu entidad financiera esté invirtiendo tus ahorros en sectores o actividades con los que nunca estarías de acuerdo: quizás energía nuclear, tabaco o industria armamentística.
  • Para que las cosas cambien, es necesaria una mayor preocupación por el impacto de nuestras acciones sobre la Humanidad y la Naturaleza de la que formamos parte.
  • La conciencia de la verdad va siempre de la mano de la coherencia.
  • El beneficio es dinamizador de la vida personal y comunitaria y un indicador de que dichos instrumentos económicos se están gestionando correctamente. El beneficio se pervierte en el momento en que se busca por sí mismo y se someten a él los instrumentos económicos básicos: el ahorro y el trabajo.
  • El beneficio es la consecuencia de la creación de riqueza, no su causa.
  • La utopía funciona.
  • Las personas han de poner el dinero allí donde estén sus valores.
  • Bajo criterios financieros concebidos estrictamente desde los valores, nació la banca ética independiente, un tipo de negocio que en este tiempo de “crisis” está experimentando una sorprendente bonanza económica asentada sobre dos pilares corporativos: la ética y la sostenibilidad.
  • La banca ética no se ve afectada por la “crisis” especulativa porque se trata de un negocio que se asienta sobre la responsabilidad, la confianza, la transparencia y la relación a largo plazo con los clientes.
  • La banca ética huye de la especulación para invertir en la economía real promoviendo el desarrollo sostenible.
  • La gran banca tiene la vista puesta en la banca ética y ha reaccionado ofreciendo fondos éticos. Pero no es esta la solución del problema, no se trata de contentar tanto a los “buenos” como a los “malos”. Uno tiene un comportamient ético o no lo tiene: no se puede parcelar.
  • Si conseguimos coraje y firmeza descubriremos que los problemas del mundo son un reflejo de nuestras contradicciones, y que la única forma de solucionarlos es resolviéndolas en nuestro interior.
  • Esperar, ingenuamente, a que sean los gobiernos de los diferentes países, o un hipotético gobierno mundial, quienes deberían resolver los problemas del mundo, no sólo supone una huída de la propia responsabilidad, sino también un grave peligro para los seres humanos que quieren llevar una vida libre, autónoma y responsable.
  • Las ideas nunca son inocuas, uno siempre actúa en el mundo en función de aquello en lo que cree.
  • Lo que genera la pobreza es el modelo de sociedad sobre el cual construimos la actividad económica.
  • El capitalismo parte de la fatalidad según la cual el ser humano es esencialmente egoísta y nunca se podrá cambiar.
  • En este momento se está aplicando a la economía el modelo de competición natural por la supervivencia de los más fuertes o de los que mejor se adaptan al medio.
  • Es perverso decir que cada cual se ocupe de lo suyo porque el mercado ya lo regula todo, pero a costa del equilibrio social.
  • El mercado no regula nada. Eres tú quien actúa.
  • Desde pequeño uno interioriza la angustia por el día de mañana, por la carrera, por la competencia, por el ser el mejor…
  • Vivimos en una sociedad profundamente inmersa en el miedo. El miedo nos paraliza y genera desconfianza en nosotros mismo y en los demás.
  • Es un error pensar que el objetivo de una empresa sea ganar dinero; ganar dinero es el resultado.
  • Al niño habría que decirle: estudia y hazlo bien, estudia muchas cosas porque cuantas más cosas conozcas, mejor podrás decidir lo que quieres hacer en la vida; decide qué quieres ser tú como persona, y cuando lo consigas, serás feliz; y no te preocupes, que para ganarte la vida ya te llegará el dinero: éste no es el objetivo.
  • Se trata de una sociedad sin sentido, donde se fabrican cosas que no sirven para nada, pero en la que se crea la necesidad de poseerlas y así el dinero rueda sobre sí mismo y se multiplica en un globo vacío.
  • Cuando el objetivo es crear algo bueno para uno y para el mundo, el resultado será un beneficio.
  • No es posible seguir creciendo indefinidamente porque ni el planeta lo permite, ni hay demanda suficiente.
  • Hablar de una ley de oferta y demanda en economía es un engaño, es introducir un elemento extraño en el engranaje de las relaciones humanas; y sin embargo la mayoría lo acepta a ciegas.
  • Economía es la relación entre seres humanos, su trabajo y el planeta Tierra que nos da sustento a todos.
  • La economía no es complicada, no consiste en los modelos económicos inextricables salidos de largas ecuaciones matemáticas que no sirven para nada, como se demuestra en la crisis de nuestros días.
  • Si queremos definirlo con ecuaciones matemáticas, acabaremos comportándonos como animales sin libertad, porque una predicción matemática indicaría un comportamiento obligatorio.
  • El beneficio debe existir, pero en su sitio: al final de la cadena. El centro es el ser humano.
  • El dinero nace exclussivamente como medio de intercambio entre seres humanos. Por otra parte, el dinero nació en los templos como algo religioso.
  • Yo creo que se ha perdido la conciencia de que el dinero es únicamente un medio de intercambio.
  • Si queremos cambiar las cosas es importante tomar conciencia de lo que acontece en realidad cuando nosotros  utilizamos el dinero.
  • Hay tres grandes formas de uso del dinero: para comprar, para ahorrar y para donar.
  • Si al comprar cualquier producto no nos preguntamos si éste se ha elaborado o no bajo las premisas del respeto al medio ambiente, probablemente estaremos colaborando a su degradación.
  • El 70% del factor humano el cambio climático se debe a la agricultura intensiva.
  • ¿Qué coste le supone al planeta que nosotros podamos comer cerezas en Navidad?
  • Este es el problema de la globalización: vas a tener lo que quieras  cuando quieras y como quieras, una economía sacrificada en el altar del libre comercio.
  • Millones de animales nacen y mueren encerrados, que jamás en su vida podrán moverse en su entorno natural frente a la indiferencia y el menosprecio de los humanos que los explotan.
  • ¿Qué parte de responsabilidad me corresponde a mí en el cambio climático y la destrucción de la Tierra? Y la respuesta es “toda”, porque el consumo ecológico no debería ser una alternativa, sino el único permitido. Es un momento de decisiones personales, de responsabilidad individual, de la ética individual. Si lo puedo decidir yo, por qué tengo que esperar a que lo decida un Gobierno.
  • El consumo ciego sirve para cubrir de una manera u otra el vacío interior que caracteriza a nuestra época.
  • La pregunta del por qué compras esto se enmarca en el proyecto del consumo responsable.
  • Hay miles de personas detrás de un paquete de café.
  • La ley del mercado deja de ser ley en el momento en que yo realizo una opción por la libertad, cuando yo lo quiero y me relaciono con el mercado de una forma libre de intereses ajenos egoístas o mecanicistas.
  • Esto es lo que promueve el comercio justo, en el cual yo pago lo que necesitan para vivir dignamente todas las personas que han intervenido en la cadena que me está permitiendo tomarme mi café.
  • Y si al final resulta que el café es más caro, pues tomo menos café o menos de otra cosa, por ejemplo, pero me reservo siempre mi opción a la libertad de elección.
  • Es una infamia tratar el trabajo como una mercancía y hay que pagar lo que toque para que todos podamos vivir: esto es dignidad.
  • El lector me va a permitir que insista en lo irresponsable de una conducta de compra regida únicamente por criterios de precio, comodidad, capricho o moda.
  • Por lo que se refiere al ahorro, podríamos hacernos las mismas preguntas: ¿Cuánto ahorramos?¿Por qué ahorramos?¿Dónde ahorramos?
  • Al cabo de treinta años de oficio, cuando una persona me dice que no tiene dinero, dependiendo de la intensidad con que realiza tal afirmación puedo deducir el saldo de su cuenta corriente: cuanta más firmeza en la mirada y la negación, tanto más alta la cifra …
  • Hay gente por la calle a quien uno le daría una limosna y que tienen muchísimo dinero; tampoco hay que dejarse impresionar por las apariencias.
  • De niños deberíamos haber sido educados con una visión serena del futuro, por supuesto mostrándonos lo perverso del despilfarro, pero con la seguridad de que, fuesen los que fuesen los problemas que se nos habían de presentar en la vida, una persona siempre tiene capacidad de afrontarlos.
  • Cualquier ser humano tiene capacidad para afrontar lo que la vida le pueda traer. Y cuando se presenten momentos difíciles, con toda seguridad encontrará a alguien a al lado dispuesto a ayudarle. Por lo tanto hay que confiar en la vida, no hay que tener miedo.
  • Así nacieron los bancos, porque la gente tenía miedo de que le robaran el dinero.
  • Los bancos son necesarios para completar el ciclo del ahorro. Al banquero y al ahorrador había que añadirle el emprendedor, una persona con iniciativa y coraje.
  • Está claro que el banco es un dinamizador, un vitalizador de un dinero que estaba muerto y que de esta manera adquiere una función social: genera puestos de trabajo, crea riqueza y demás.
  • La usura como sinónimo de avaricia es ciertamente una perversión, pero el tema del interés tiene sentido y razón de ser.
  • Hace dos años se dejaba dinero a quien no podía devolverlo, en cantidades y condiciones irracionales, y de repente un mal día los bancos dictaminan que a partir de ahora no hay dinero para prestar.
  • El piso que compramos por doce millones lo hemos vendido por cincuenta… Hemos hecho el gran negocio… de impedirles a nuestros hijos que puedan comprarse ellos su propio piso.
  • Lo que jamás en mis treinta años de trabajo en una caja de ahorros, ni a mí ni a ningún compañero mío o conocido trabajador en el negocio bancario, nadie, nunca nos preguntó qué íbamos a hacer con el dinero que nos confiaban. Y esta es la clave del problema.
  • ¿Te has preguntado dónde está tu dinero?¿Te has preguntado alguna vez qué realidad social está generando tu dinero en el mundo? Por que esta es la clave de la situación y es la clave de lo que está pasando hoy en el mundo.
  • ¿Quién está capacitado para financiar las monstruosas empresas armamentísticas? La respuesta es tan sencilla como que sólo puede financiar quien guarda el dinero: la banca, es decir, los bancos y las cajas de ahorros. La guerra es un negocio que mueve cientos de miles de millones en el mundo. Además, en los paraísos fiscales, con el dinero de las armas se blanquea el dinero que procede de las drogas y la prostitución.
  • El problema del dinero es que cuando ya no se puede ganar más, da la impresión de que se está perdiendo.
  • Si el criterio es el máximo beneficio, el banco lo está haciendo muy bien: lo ha invertido en los negocios más rentables legales (armas, petróleo, alimentación trasngénica…) pero con estas inversiones se han financiado actividades ilegales como los tráficos de la prostitución y de las drogas.
  • Somos responsables de lo que se hace en el mundo con nuestro dinero.
  • El concepto de que el dinero ha de dar dinero es el cáncer de la civilización.
  • Se puede decir que el estado natural del ser humano en el mundo actual es el de conflicto.
  • Yo creo que es errónea la creencia en que fe y razón son incompatibles.
  • En la actualidad se está impidiendo por todos los medios que nos pongamos a reflexionar.
  • ¿Se puede ser algo que no sea un autómata o un ferviente creyente?
  • Frente a estas dos opciones, una ciencia que niega a la persona en lo más esencial, y una religión que no responde a ninguna pregunta realmente propia, no es de extrañar que cada vez haya más violencia y a unas edades cada vez más precoces.
  • La violencia refleja un vacío insoportable y la falta de sentido de la propia vida.
  • Nos encontramos en una sociedad en la que los seres humanos viven sin un sentido pleno, sin paz interior … y por esto en el mundo de hoy no es posible la paz.
  • La globalización ha aportado sin duda elementos positivos, uno de ellos, la adquisición de esta conciencia global de “Humanidad”.
  • A lo largo de los años hemos ido viendo como la economía se convertía en una disciplina cada vez más abstracta, especulativa y sometida a formulaciones matemáticas de gran complejidad. Pero la economía no es ni más ni menos que la relación que nos une a cada uno de nosotros con los demás seres humanos y también con la Tierra.
  • Los intentos reduccionistas de explicar la economía únicamente con formulaciones matemáticas y de predecir el futuro a base de ecuaciones supuestamente rigurosas constituyen un ataque directo a la dignidad humana y a sus más preciados valores: la libertad y el amor.
  • La economía actual tiene su base en la búsqueda del máximo beneficio personal, es decir, en el egoísmo.
  • Si educamos a nuestros hijos en las leyes de la supervivencia y la fuerza, no debería sorprendernos que se acaben comportando como animales violentos.
  • Yo estoy convencido de que la única solución a los conflictos armados y a todos esos conflictos que llamamos “pequeños” o “domésticos” que nos hacen tanto daño, es el invidualismo ético: es decir, la libertad individual de desarrollar la conciencia y la responsabilidad global, no por condiciones interiores ni exteriores sino por el sincero reconocimiento de la verdad.
  • España es la principal suministradora de munición del África subsahariana.
  • La expresión más alta de libertad del ser humano con respecto al dinero es la donación: darlo para que sea otro el que se realice.
  • La donación, cuando es auténtica, sirve para que otro, o bien un proyecto, pueda subsistir o aparecer sobre la Tierra.
  • Todos hacemos y recibimos donaciones en esta vida. Estamos aquí porque nos lo han dado todo: la vida, alimentación, cuidados, atención …
  • En nuestro país, a diferencia, por ejemplo, de Estados Unidos, no hay cultura de donación.
  • Una sociedad es más sana en la medida en que su gente es capaz de dar.
  • Podemos realizarnos las tres preguntas de siempre: ¿Cuánto damos?¿Por qué damos?¿A quién se lo damos?
  • Entre el 60 y el 80% de lo que recaudan del público en general las ONG en España, lo hacen en Navidad.
  • ¿Conoces a quienes efectúas la donación?¿Sabes qué están haciendo, a qué dedican el dinero que donas?¿Sabes quién los controla?¿Conoces a la gente que está ahí?
  • Uno no se libera de su dinero cuando lo dona, sino que se hace responsable de él en y con la persona o institución que lo recibe.
  • La última donación, definitiva y obligada, la realizamos cuando nos morimos.
  • En mi vida profesional de la banca he visto no pocas broncas entre hijos por la herencia cuando los padres todavía están sin enterrar.
  • El mundo se mueve con el dinero. Hay una economía perversa que genera miseria, pobreza, destrucción, muerte … y es evitable. Lo es, pero no lo harán los gobiernos ni los partidos políticos, no pueden hacerlo y, además, lo más probable es que no les corresponda hacerlo. Nos toca a nosotros, a todos los ciudadanos, provocar el cambio.
  • Cada uno ha de empezar a tomar decisiones libres e independientes acerca del uso de su propio dinero.
  • No podemos permitir que con nuestro dinero se hagan en el mundo cosas que, si las conociéramos, jamás permitiríamos.
  • Y no sirven como tapadera las “obras sociales” de todos los bancos y cajas de ahorro, porque una cosa es la inversión de una parte de los beneficios y otra muy distinta el modo como se obtienen tales beneficios. También los narcotraficantes de Colombnia estuvieron mucho tiempo enviando dinero a la Madre Teresa de Calcuta. También los fabricantes de bombas antipersona ayudan económicamente a la Cruz Roja para que ésta pueda hacerse cargo de las víctimas de las mismas bombas.
  • El modelo económico genera más pobreza de la que podemos arreglar; en el fondo no nos interesan los demás ni el planeta.
  • Tememos vernos obligados a complicarnos la vida, a dejar nuestra comodidad en pro de un mundo más justo. Ahora es el momento de complicarse la vida, o mejor dicho, de implicarse en la vida.
  • Este siglo será el de la conciencia colectiva o el de la destrucción total.
  • Lo malo es transitorio. La gente más perversa es susceptible de que un gran cambio se opere dentro de ella. Hemos de tener confianza. No juzguemos.
  • Tengo plena confianza en Dios, pero la responsabilidad es mía.
  • Una vez que asumes tus compromisos personales, sientes gran ayuda. Trato de no separar trabajo de vida privada. Soy el mismo en casa, en la calle, en el trabajo … Eso te confiere una fuerza interna inconmesurable.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

En resumen, “votas” continuamente con tu dinero y el mundo en el que vivimos es la suma total de todo lo que la gente “vota” o apoya da igual que sea consciente o inconscientemente, algo totalmente lógico si lo piensas mínimamente.

raul

Anuncios

12 comentarios to “Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé – Apuntes Breves”

  1. […] « Emilio Duró: El Coeficiente de Optimismo – Apuntes Breves Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé – Apuntes Breves […]

  2. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  3. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  4. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  5. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  6. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  7. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  8. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  9. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  10. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  11. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

  12. […] Dinero y conciencia de Joan Antoni Melé. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: