Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Diplomacia de Henry Kissinger – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 13 de diciembre, 2010


En este polémico y monumental libro, Henry Kissinger explica qué es la diplomacia y nos muestra su propia interpretación de la historia.

Sus observaciones secretas sobre grandes acontecimientos y sus retratos íntimos de líderes mundiales –de De Gaulle a Nixon o Gorbachov–, basados en el trato personal y la experiencia, proporcionan al lector una visión poco frecuente de la alta diplomacia.

Demuestra un profundo conocimiento histórico, unas indudables dotes para la ironía y una excepcional comprensión de las fuerzas que unen y separan a las naciones.

Henry Kissinger fue secretario de estado de EE. UU. entre 1973 y 1977, y adjunto del presidente para Asuntos de Seguridad Nacional entre 1969 y 1975. en 1973 recibió el premio Nobel de la Paz.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • En cada siglo parece surgir un país con el poderío, la voluntad y el ímpetu intelectual y moral necesarios para modificar, según sus propios valores, todo el sistema internacional.
  • En el siglo XVII, Francia, encabezada por el cardenal Richelieu, dio un enfoque moderno a las relaciones internacionales como su propósito supremo.
  • En el siglo XVIII, Gran Bretaña introdujo el concepto de equilibrio de poder, que dominó la diplomacia europea durante los siguientes doscientos años.
  • En el siglo XIX, la Austria de Metternich reconstruyó el Concierto de europa, y la Alemania de Bismarck lo desmanteló, convirtiendo la diplomacia europea en un frío juego de política de poder.
  • En el siglo XX, ningún país ha influido tan decisivamente, y al mismo tiempo con tanta ambivalencia, en las relaciones internacionales como los Estados Unidos.
  • Las singularidades de Estados Unidos ha dado origen a dos actitudes contradictorias hacia la política exterior. La primera es que la mejor forma en que los Estados Unidos sirven a sus valores es perfeccionando la democracia del propio país; la segunda, que los valores de la nación le imponen la obligación de defenderlos en todo el mundo, como si de una cruzada se tratara.
  • Por primera vez, los Estados Unidos no pueden retirarse del mundo ni tampoco dominarlo.
  • Hoy, los Estados Unidos se enfrentan al desafío de alcanzar sus metas por etapas, cada una de las cuales es una amalgama de valores norteamericanos y necesidades geopolíticas.
  • Una de las nuevas necesidades es que un mundo que abarca varios Estados de fuerzas comparables debe fundamentar su orden en algún tipo de concepto de equilibrio …, idea con la que nunca se han sentido cómodos los Estados Unidos.
  • Siempre que los norteamericanos han reflexionado sobre la política exterior han llegado a la conclusión de que las congojas de Europa han sido causadas por el sistema de equilibrio de poder.
  • Los norteamericanos habitaban un continente casi desierto, protegido contra las potencias depredadoras por dos vastos oceános y tenían por vecinos a países débiles.
  • A menudo, los teóricos del equilibrio de poder nos dan la impresión de que ésta es la forma natural de las relaciones internacionales, pero de hecho sólo rara vez han existido sistemas de equilibrio del poder en la historia humana.
  • Para la mayor parte de la humanidad y en los más largos períodos de la historia, el imperio ha sido la forma habitual de gobierno.
  • Los imperios no tienen ningún interés en operar dentro de un sistema internacional: aspiran a ser ellos el sistema internacional.
  • En Occidente, los únicos ejemplos de eficientes sistemas de equilibrio del poder se dieron entre las ciudades-Estado de la antigua Grecia y de la Italia renacentista, y durante el sistema de Estados europeos que surgió de la Paz de Westfalia, en 1648.
  • Ninguna nación se ha impuesto a sí misma las exigencias morales que los Estados Unidos se ha impuesto.
  • El sistema internacional del siglo XXI quedará señalado por una aparente contradicción: por una parte, fragmentación; por la otra, creciente globalización. Las comunicaciones son instantáneas; la economía mundial opera de manera simultánea en todos los continentes.
  • Ninguno de los países más importantes que deben construir un nuevo orden mundial ha tenido alguna experiencia en el sistema multiestatal que hoy está surgiendo. Nunca antes hubo que formar un nuevo orden mundial a partir de tantas y tan diferentes percepciones, ni a una escala tan global.
  • El estudio de la historia no nos ofrece un manual de instrucciones que pueda aplicarse automáticamente; la historia enseña por analogía, dándonos luz sobre las probables consecuencias que se derivan de situaciones comparables.
  • Los intelectuales analizan las operaciones de los sistemas internacionales; los estadistas los construyen. El analista puede elegir el problema que desee estudiar, mientras que al estadista los problemas se le imponen y sus errores son irreparables.
  • La inexistencia de una amenaza ideológica o estratégica deja libres a las naciones para seguir una política exterior basada cada vez más en su interés nacional inmediato.
  • El nuevo orden mundial surgirá como respuesta a tres preguntas. ¿Cuáles son las unidades básicas del orden internacional? ¿Cuáles son sus medios de interactuar? ¿Cuáles son los objetivos en favor de los que interactúan?
  • Con cada siglo ha ido reduciéndose la duración de los sistemas internacionales.
  • Nunca antes los componentes del orden mundial, su capacidad de interactuar y sus objetivos han cambiado con tanta rapidez, profundidad o tan globalmente.
  • Los Estados Unidos no están en mejor posición para imponer unilateralmente el orden mundial de lo que estaban al comienzo de la Guerra Fría.
  • El concepto de raison d’état de Richelieu, donde el interés del Estado justifica los medios empleados para buscarlo, siempre ha repugnado a los norteamericanos.
  • A los norteamericanos nunca les ha gustado reconocer abiertamente sus intereses egoístas. Sus gobernantes siempre afirmaron que estaban combatiendo en nombre de principios y no de intereses.
  • En casi todas las otras partes del mundo, el Estado precedió a la nación; fue y a menudo sigue siendo el elemento principal para formarla.
  • Integrar a Rusia en el sistema internacional es tarea clave del naciente orden internacional.
  • La negativa de los norteamericanos a dejarse limitar por la historia, y sus insistencia en la perpetua posibilidad de renovación confieren una gran dignidad y hasta belleza al estilo de vida norteamericano.
  • La supervivencia y el progreso de los Estados Unidos dependerán también de su capacidad para tomar unas determinaciones acordes con la realidad contemporánea. De otra manera, la política exterior se convertirá en simples actitudes fariseas.
  • “Caminante -dice un proverbio español-, no hay camino. Se hace camino al andar.”
  • Lo que un estadista no debe hacer jamás es sugerir que no hay que pagar ningún precio por la elección, o que no se necesita llegar a un equilibrio.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

Anuncios

5 comentarios to “Diplomacia de Henry Kissinger – Apuntes Breves”

  1. […] Diplomacia de Henry Kissinger. […]

  2. […] Diplomacia de Henry Kissinger. […]

  3. […] Diplomacia de Henry Kissinger. […]

  4. […] Diplomacia de Henry Kissinger. […]

  5. […] Diplomacia de Henry Kissinger. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: