Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Banqueros de rapiña de Ernesto Ekaizer – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 27 de junio, 2011


Este libro analiza las contradicciones que desencadenaron la crisis de Banesto y su intervención por el Banco de España, e investiga las relaciones de Mario Conde con las principales instituciones políticas, económicas y financieras de este país, entre las cuales destaca el llamado Cuarto Poder, los editores y periodistas españoles.

En el momento de la intervención Banesto estaba en la mejor situación de los últimos años, declaró a Mario Conde en un hotel de Madrid el 10 de enero de 1994, tras romper un silencio público observado durante catorce días a partir de su destitución como presidente del banco, el 28 de diciembre de 1993.

El 25 de febrero, Dennis Weatherstone, presidente del banco norteamericano J. P. Morgan, principal aliado de Conde, comunicó al comité del Congreso de Estados Unidos que investiga las consecuencias de la crisis de Banesto sobre los inversores de dicho país: En otoño de 1993 Morgan tuvo conocimiento de ciertos problemas de Banesto relacionados con participaciones accionariales, irregularidades en los estados financieros auditados el 31 de diciembre de 1992, y deterioro de la calidad de los activos.

Banqueros de rapiña narra la historia de Mario Conde a partir de una amplia serie de entrevistas realizadas a los principales protagonistas que influyeron en su ascenso, consolidación y caída como presidente de Banesto. Es la crónica despiadada de una época, así como un intento de desmitificar la conducta de un grupo de aventureros que consiguió penetrar en la estructura del poder y fascinar a toda una sociedad durante siete años. Es también la crónica de una rapiña.

Ernesto Ekaizer nació en Buenos Aires en 1949. Es periodista y escritor. Actualmente es corresponsal económico de El País y miembro de su comité editorial. Vive en Madrid desde 1977 y tiene dos hijas.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Rapiña: acción de apoderarse de una cosa valiéndose del propio poder o aprovechándose de la debilidad o de un descuido del que la tiene. Diccionario de María Moliner.
  • Luis Ángel Rojo: “De todas las instituciones del país, en un sentido más amplio, si alguna ha probado que no pactó con el señor Conde, es el Banco de España”.
  • El 28 de diciembre de 1993, Mario Conde era destituido por el Banco de España, junto con todo su consejo de administración, por haber creado en Banesto, el cuarto banco privado de este país, uno de los problemas de solvencia más serios de la historia financiera española, con unas necesidades de saneamientos de 605.000 millones de pesetas.
  • Llegó al cenit con 39 años y cayó de él con 45 años cumplidos.
  • El autorretrato preferido de Conde, ya desde sus comienzos, es el del joven que desafía el establishment socioeconómico, el del hombre que se abre paso en la jungla de asfalto, con nervios de acero y pólvora siempre en la recámara.
  • Mario Conde y sus amigos hicieron una fortuna como nunca nadie había podido hacer en un período tan breve de la historia de un país.
  • Una vez alcanzado el poder del dinero, Conde intentó desarrollar la capacidad de influir al poder político, sin que ello supusiera renunciar a la posibilidad de actuar más adelante en dicho terreno.
  • Mario Conde se sentía muy cómodo cuando por alguna razón le debías tu vida. Crear esa dependencia fue su pócima durante los seis años que estuvo en la presidencia de Banesto.
  • Conde había construído, inmediatamente después de llegar al banco, los mecanismos de autodefensa para asegurarse su supervivencia, utilizando los métodos policiales que ya conocía de la época de Antibióticos.
  • La crisis del Banco Garriga Nogués no tuvo ningún eco dramático en los medios de comunicación.
  • Autocartera, concepto que define aquellas acciones propias que una entidad posee en su grupo, o fuera de él, cuando han sido adquiridas con crédito del propio banco y existe compromiso de recompra con plazo y precio pactado de antemano, lo que en la jerga financiera se llama parking.
  • Juan Abelló: “Era el plan que nos explicó KKR, era ir a por la caja, quedarse con la caja …”.
  • Conde seguía fiel a la idea del management buyout o, para decirlo más directamente, al plan de repetir en una escala más imponente, si cabía, la operación de venta de Antibióticos. Una vez en el poder de Banesto, no se limitaría a hacer operaciones de compraventa, sino que buscaba una salida triunfal.
  • Jacobo Argüelles: “Yo no puedo ser consejero delegado de Conde, porque me hace lo mismo que a Belloso …”.
  • Argüelles apuntaba dos elementos que se convertirían en la base de política de Conde: las operaciones “especiales” intergrupo y el transvase patrimonial con perjuicio para Banesto y para su Corporación Industrial (en práctica con Jacques Hachuel en Inmobiliria Urbis).
  • Conde había sido procesado por alzamiento de bienes contra una filial de la propia entidad, el Banco de Madrid.
  • La ventaja del detective aficionado sobre el profesional, dice uno de los personajes de Graham Greene, es que el primero no tiene horario de trabajo.
  • Pedro J. : “A mí me encantaría tener un dossier sobre Mario Conde … Porque yo lo publicaría, creéme …”.
  • Cebrián no sólo era el periodista más brillante de su generación, sino que había convertido al periódico El País en un motor de la vida española y, sobre todo, muy carismático.
  • Conde habría creado una pandilla con un círculo de gente que le acompañaba desde la adolescencia. Él era el centro absoluto de ese grupo. Era muy invasor. Él disponía quién debía cantar, qué se debía entonar y cómo había que tocar la guitarra. Entre su gente había un código de lealtad no escrito y era que nadie debía rse de un sitio mientras Conde permaneciera en él.
  • Mario Conde tenía que vertebrar su presencia pública a través de un grupo de comunicación que le permitiera tender un puente estable con el Gobierno e institucionalizar sus incursiones anteriores en ese terreno.
  • A entender de Belloso, Rubio era un funcionario más político, al que podías decirle medias verdades, y con el que ya te arreglarías después, Rojo era un intelectual, un catedrático acostumbrado a suspender a los alumnos. Si le engañabas no había segunda vuelta.
  • El margen financiero de Banesto se había reducido ininterrumpidamente. Entre 1988 y 1991, los costes se habían multiplicado por 1,9 y los ingresos por 1,3. Banesto tenía un activo sustancialmente mayor a tipos más elevados. En cinco años había pasado a ser no sólo un “negocio mucho más arriesgado” sino un peligro para el sistema finaciero.
  • En los primeros meses de 1992, Mario Conde, consciente de la situación, continuaba negociando algún tipo de alianza con J. P. Morgan para cubrirse las espaldas.
  • Alfredo Sáenz: “Han seguido una política bancaria de principiantes, agresiva, sin idea de fondo. Una huida hacia adelante”.
  • John Pierpont Morgan solía decir que él prestaba dinero considerando sólo el carácter del cliente. Hacía algunas preguntas  para saber si el hombre era de la clase de personas que pagan sus deudas.
  • Era paradójico: Conde, que había llegado a la presidencia con 49 días en el consejo, exigía 1825 días o 5 años para aspirar al puesto.
  • Una parte considerable de la vieja autocartera de Banesto se había trasvasado por estos canales: Hachuel, Oasis/Pueyo, Dorna.
  • Fue James, el menor de los hijos de Mayer-Amschel Rothschild, quien mejor definió la práctica de los financieros aventureros en las primeras décadas del siglo XIX: “Un hombre que está constantemente con problemas monetarios, que tapa un agujero al tiempo que estapa otro, y que se ve obligado a hacer un perpetuo malabarismo para pelotear sus deudas, tenderá a creer después de aventar exitosamente la catástrofe inminente que es un genio de las finanzas”.
  • Mariano Rubio era recompensado con una moneda diferente, la que más le interesaba. En lugar de dinero conquistó poder. Ni sus críticos más acérrimos osaron durante largos años cuestionar su honradez personal.
  • En la historia de Banesto, desde la bancarrota del Banco Garriga Nogués  hasta el déficit patrimonial provocado por la gestión de Mario Conde, se han reflejado algunas de las principales debilidades del sistema capitalista español. La baja calidad de los banqueros responsables de los hechos, las vacilaciones del Banco de España, el pasotismo de los auditores, de los expertos en valoraciones, el oportunismo de los partidos políticos, y la labor de embellecimiento de la mayoría de los medios de comunicación, y por último,  la conducta de incompetencia y codicia de los equipos de J. P. Morgan.
  • Mario Conde: “Estás loco… Pedro (Pueyo). Tú crees que después de lo que ha ocurrido voy a meterme otra vez en una actividad en la que un funcionario de tres al cuarto, un mediocre, me diga que he dado mal este crédito, que tengo que provisionar más aquí que allí o que me explique cómo tengo que llevar mi negocio.  No, nunca más…”.
  • Conde suspendió cada uno de los seis años la misma asignatura: la de banquero. No era un profesional de la banca, pero tampoco le interesaba aprender el oficio. Cuando finalmente vio que nunca podría gobernar solo la institución, curbrió sus carencias a través de un ardid: alquiló el prestigio del banco norteamericano J. P. Morgan para compensar su debilidad y falta de credibilidad intrínseca.
  • Unos nacen con la banca en la sangre, otros aprenden el oficio al cabo de una vida, y están los otros, aquellos que, como Mario Conde, lo alquilan.
  • Al principio la manipulación fue tan espectacular como transparente, mediante la autocartera. Más tarde, a través del maquillaje del balance y de la cuenta de resultados, que se cerraba, esta última, mediante operaciones intergrupo y beneficios ficticios. El final de la escapada, fue espectacular: la ampliación de capital del verano del 93, la más grande la banca española y europea.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

Anuncios

3 comentarios to “Banqueros de rapiña de Ernesto Ekaizer – Apuntes Breves”

  1. […] Banqueros de rapiña de Ernesto Ekaizer. […]

  2. […] Banqueros de rapiña de Ernesto Ekaizer. […]

  3. […] Banqueros de rapiña de Ernesto Ekaizer. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: