Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El sistema de Mario Conde – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 11 de julio, 2011


Han pasado dieciséis años desde la publicación de El Sistema. Si ya por aquel entonces marcó un antes y un después en la literatura económica de nuestro país, hoy se ha convertido por méritos propios en un referente de máxima actualidad en esta materia. No en vano sus predicciones se han visto cumplidas de una manera asombrosa y devastadora con el paso de los años.

Muchos son los que al leer sus páginas sienten un ligero escalofrío ante el sutil estudio que Mario Conde hizo en su día sobre el funcionamiento real del poder en la sociedad española, un funcionamiento cuyo fruto es la terrible realidad económica que estamos padeciendo.

Este libro es un relato revelador y lúcido acerca de los entresijos de la política y las altas esferas, pero sobre todo es un pormenorizado y refinado estudio que desenmascara el Sistema, la estructura de poder que rige la sociedad española y que es capaz de superponerse a los partidos políticos, la justicia e incluso la propia Monarquía.

Mario Conde nació en Tui (Pontevedra) el 14 de septiembre de 1948. Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto y abogado del Estado con el número 1 de su promoción. Ha sido Consejero y Secretario General de Laboratorios Abelló hasta 1983, Vicepresidente y Consejero Delegado del Grupo de Empresas Antibióticos, S.A., y Consejero del Banco Español de Crédito, del que fue nombrado Presidente en 1987. Fue también Presidente de La Unión y el Fénix, Presidente de la Corporación Industrial y Financiera de Banesto, Presidente de la Fundación Banesto, Vicepresidente de Iberdrola y Consejero de Antena 3 TV.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • El “Sistema” en el fondo se trata de un modo especial de ejercer el poder. Ni más ni menos.
  • No todo el mundo pude tener un dinero ganado con semejantes dosis de publicidad que desvelaron su genética de modo implacable (venta de Antibióticos S.A.).
  • La elocuencia de ciertos silencios es de mayor calado que algunos gritos que sustituyen por volumen el contenido de la razón.
  • La intervención de Banesto fue un acto de Sistema.
  • A quienes critican al Sistema el mecanismo depredador consiste en calificarlos de anti-Sistema, lo que conlleva una carga demoledora, porque suele equipararse a quienes pretenden una voladura incontrolada de todas las instituciones edificadas por la civilización occidental.
  • Un sistema siempre existirá, como es obvio.
  • Dicen los sufíes que solo sabe quien prueba, solo conoce el sabor del melón quien lo cata. Mi testimonio es de primera mano. Conozco de lo que hablo.
  • Puestos a estigmatizar, la cárcel es un remedio más efectivo incluso que el paracetamol para los primeros accesos febriles.
  • Matías Cortés: “… me da miedo que te metan en la cárcel si lo publicas …”.
  • El Sistema no fue concebido como un libro para desenterrar secretos guardados en ciertas tumbas o nichos donde se almacenan los horrores del poder. Pretendía teorizar, definir, sentar las bases conceptuales de las cuales se derivaba un modo de pensar que condicionaba el modo de comportamiento.
  • Pensé en actualizarlo, en describir ahora, a la vista de la vida que nos toca vivir, las premoniciones que en el libro se contienen. Pero es es, en mi modesta opinión, algo que debe efectuar el lector por sí mismo. El libro, sobre todo en su estructura de conceptos, se entiende hoy mucho mejor que antes. Se cumplieron con exceso muchos de los peores pronósticos.
  • En España, el acceso a los cargos de responsabilidad en el sector financiero obedecía a un planteamiento de cierto corte endogámico: era necesario pertenecer al cuadro de profesionales bancarios o a alguna de las familias que tradicionalmente formaban parte de los consejos de administración de los bancos privados. Además, en mayor o menor grado, era imprescindible obtener la aprobación o consentimiento del Banco de España.
  • El Banco de España controla la contabilidad de los bancos privados. Determina sus beneficios y sus pérdidas. Las auditorías no se atreven a contradecirlo.
  • El Banco de España puede colocar a una entidad financiera en una situación insostenible y también puede permitirle subsistir dilatando las provisiones. El Banco de España admite las cuentas pero exige cambio de poder.
  • En aquellos momentos no tenía ningún tipo de ambición de ser presidente de Banesto.
  • Entonces ignoraba que había contribuido a alterar el diseño que “alguien” había hecho del sistema financiero español, de forma que estaba dificultando el regreso de Banesto a eso que en este libro defino como el “Sistema”.
  • El Banco de España es pieza básica de ese modelo de poder al que llamo el Sistema.
  • Cuando se trata de cosas del Poder con mayúscula, el dinero tiene menos importancia. Al fin y al cabo, el Estado siempre dispara con pólvora del Rey.
  • Es fácil expresar deseos y convicciones. Lo difícil es mantenerlos en las situaciones en las que la vida te permite probarte a ti mismo, sabes hasta donde llegas, conocer lo que estás dispuesto a arriesgar en defensa de tus propias ideas.
  • He conocido la banca, las relaciones entre las distintas instituciones financieras, el poder real que el sector financiero español ejerce sobre el tejido industrial, los vínculos entre el mundo bancario y el poder político, las organizaciones empresariales y sus líderes, los sindicatos y los suyos, el subsuelo de los medios de comunicación. Pero sobre todo y por encima de todo he aprendido, he vivido y he sufrido el funcionamiento de un esquema de poder que sintetizo con el término de “Sistema”.
  • No pretendo construir ninguna justificación de mi comportamiento. Esta sería una finalidad legítima, pero posiblemente insuficiente para mí.
  • Mi propósito es contribuir a desvelar el funcionamiento de las relaciones reales de poder en nuestro país.
  • Menéndez Pidal: “Los hechos de la Historia no se repiten pero el hombre que realiza la Historia es siempre el mismo”.
  • Yo creo que aquello que sucedió en el pasado se reitera en el presente y volverá a suceder en el futuro.
  • Al cambiar los nombres de los actores y el aspecto de las cosas, son pocos los que poseen una vista lo suficientemente aguda para reconocer que lo que está ocurriendo es exactamente lo mismo que ya sucedió y, por tanto, sacar provecho de la Historia.
  • El verdadero problema surge cuando las justificaciones ficticias son interiorizadas por el propio sujeto hasta el extremo de convertir lo irreal en existente, lo fantástico en vivencia.
  • Entiendo por “Sistema” el modo de organizar las relaciones reales de poder en el seno de la sociedad española. Pretendo no referirme al modo teórico de organizar un esquema de poder, sino al efectivo, al auténticamente vivido.
  • No importa solo cómo se definen en un texto constitucional las libertades formales de las que disponen los grupos que constituyen una sociedad. Lo que realmente interesa analizar es si en el ejercicio de esas libertades formales se aprecia la existencia de factores que distorsionan el principio formulado constitucionalmente.
  • Aun en democracia, una cosa es el orgien del poder y otra su ejercicio.
  • La legitimidad del poder recibido por vía democrática no excluye la posibilidad de que el ejercicio de ese poder se corresponda con las esencias de la tradición autoritaria.
  • “Sistema” no hace referencia al modelo global jurídico-político, sino a un esquema de poder que se sitúa dentro del mismo.
  • El Sistema se construye sobre dos pilares básicos: la arquitectura intelectual y las áreas de poder efectivas.
  • La arquitectura intelectual se basa en dos principios: el monopolio de la “inteligencia” y el atributo de la “ortodoxia”.
  • Cualquier que tenga experiencia en la Administración pública sabe perfectamente que el verdadero poder radica en el Ministerio de Economía y Haciena y en el Banco de España.
  • Un conjunto de “técnicos”, operando en clave de “dogma”, definían “postulados técnicos” que, por su dominio de las áreas políticas, eran automáticamente convertidos en “postulados políticos de Gobierno”.
  • En esta fase final del siglo XX resulta ya imposible transformar un proyecto político en proyecto colectivo sin el concurso de la sociedad civil.
  • En España no existe una sociedad civil organizada capaz de formular iniciativas o contrapesos al poder del Estado.
  • No existe poder económico privado español y ellos es así puesto que su control efectivo se localiza en el propio Sistema. Y sin este poder es imposible el impulso de liberalización real de la sociedad española.
  • La lucha por los medios de comunicación social en nuestro país ha sido encarnizada.
  • Solo la estabilidad del Sistema es lo importante.
  • Si el lector llega a la conclusión de que ese sistema de poder existe, que no es una mera conceptualización y de que sus efectos no son beneficiosos para las libertades reales en Espapa, mi objetivo quedará cumplido.
  • Un país, es siempre, al final, la calidad de sus dirigentes políticos, empresariales y sociales.
  • Eso fue lo que sucedió en Argentina: miembros destacados de la Fundación General Mediterránea asumieron funciones de Estado.
  • Debería ser elemental que ese centro formal de independencia que es el Banco de ESpaña no dispusiera del monopolio de la verdad económica.
  • ¿Cómo es posible que las universidades o los foros empresariales no hayan sido capaces de producir personas que tuvieran atribuida por la sociedad cualificada al menos un nivel similar en la inteligencia nacional?
  • Los mecanismos de “inteligencia” y “ortodoxia” funcionan como descalificadores ab initio de cualquier otra iniciativa que no apareciera desde el primer momento conectada al Sistema.
  • La dictadura produjo en nuestro país efectos muy perversos en distintos órdenes. Uno de ellos fue asimilar el pensamiento de derecha al modelo autárquico-dictatorial y otro, el proceso de esterilización de iniciativas provenientes de la sociedad civil.
  • El sistema sueco, considerado por muchos como el modelo idóneo de organización de la vida social.
  • El intelectual para el cual la definición sustituye a la comprensión es despreciable.
  • Disponer de un patrón con el que juzgar al hombre y su libertad de expresión es siempre tranquilizador para todo  “Sistema”.
  • Todo “verdad oficial” ha sido siempre en sus comienzos una “herejía”.
  • Con el marxismo se ha esterilizado toda una generación de pensadores liberales.
  • En muy pocas ocasiones he visto a intelectuales prestigiosos defender al hombre, utilizar su dimensión, pensar en términos de individuo. Siempre lo colectivo, lo global, lo abstracto.
  • No estoy seguro de que el objetivo de la inflación baja deba ser la prioridad única de un modelo de nación.
  • Cánovas: “Política es el arte de aplicar en cada época de la Historia aquella parte del ideal que las circunstancias hacen posible”.
  • El mercado no siempre iba a garantizar la asignación más eficaz de los recursos dentro de la Comunidad o Unión Europea.
  • De la misma manera que el mercado no soluciona todas las demandas de una sociedad, tampoco puede ser el instrumento adecuado para disciplinar los problemas derivados de la creación de espacios supranacionales.
  • En España no existían suficientes capitales al margen de los bancos para soportar un proceso de transformación tendente a crear un tejido industrial competitivo y de base accionarial española.
  • El pensamiento doctrinario liberal sostiene que si existiera un marco legal que obligara a todos, incluido el Estado, y, dentro de él, cada agente económico persiguiese sus propios fines individuales, el “mercado” garantizaría por sí solo un desarrollo económico armónico y satisfactorio. Creo que esta afirmación es en sí misma una simplificación.
  • El mercado, por sí solo, no puede dar respuesta a todas las necesidades, a todos los problemas reales de una sociedad. Puede darla, y con matices, a los problemas de un sector económico determinado, pero no a las auténticas demandas de una sociedad en su conjunto.
  • En mi experiencia profesional he comprobado cómo la banca tiene necesidad imperiosa de reducir sus efectivos humanos.
  • En las empresas industriales “eficientes”, las que ganan dinero, la reducción del empleo va a ser, muy probablemente, una constante de la estrategia empresarial.
  • Nadie debe descartar que si el modelo del mercado fracasa surgirán nuevas utopías, nuevas vías de escape a la frustración social.
  • Las empresas privadas, financieras o no, que teóricamente responden a la filosofía del sector privado, se encuentran imbricadas en el Sistema, de forma que su capacidad de maniobra para actuar conforme a los principios del sector privado es realmente escasa.
  • En nuestro país se ha instalado una especie de fascinación por todo lo referente al mundo financiero, en contraposición con el industrial. En nuestro país no existen grandes grupos industriales.
  • La lucha por el poder económico en Italia se desarrollaba dentro del sector industrial. La banca cumplía una misión puramente instrumental.
  • Con una clase empresarial débil, cuando no surgen suficientes iniciativas en el seno de la sociedad, se genera el caldo de cultivo propenso a la aparición de filosofías intervencionistas.
  • Hemos tenido que soportar el trauma de dos dictaduras, que sin ellas posiblemente no se hubieran producido las grandes transformaciones sociales, políticas y económicas que nuestro país ha vivido en este siglo.
  • Una de las características estructurales de la economía española es la endémica capacidad de crear empleo.
  • Las pautas sociales en nuestro país se han dirigido mucho más hacia actitudes contemplativas y abstencionistas que hacia una auténtica valoración del trabajo y esfuerzo individual.
  • El factor fundamental que explica el nivel de desarrollo de una país es su capacidad de poner en marcha proyectos empresariales rentables en un marco de competencia internacional.
  • Es necesario diferenciar nítidamente al empresario del especulador, aunque no para condenar socialmente a este último ni para anatematizar los beneficios derivados de la especulación legal, sino, sencillamente, para canalizar el movimiento de opinión naciente hacia las partes más constructivas para la sociedad.
  • Incluir el éxito profesional dentro del código de valores compartido de una sociedad no solo me parece mal sino que, en mi opinión, resulta imprescindible siempre que se cumpla una condición: que se establezcan adecuadamente las preferencias, en el sentido de valorar positivamente el éxito cuando es el resultado del esfuerzo y trabajo individuales.
  • La especulación existe y seguirá existiendo en toda economía de mercado y los beneficios conseguidos con ella, siempre se obtengan por métodos legales, son socialmente legítimos.
  • De lo que se trata es de conceder mayor importancia social a quienes obtienen ese resultado de éxito por la vía del esfuerzo constante que a aquellos que lo generan a través de la especulación accidental.
  • Keynes lo expresó con claridad: “Convertir al hombre de negocios en especulador es asestar un golpe de gracia al capitalismo, porque destruye el equilibrio psicológico que permite la perpetuación de recompensas desiguales”.
  • Durante estos años he podido comprobar cómo personas que pertenecen más o menos a mi generación, que han desarrollado proyectos empresariales de éxito o han sido capaces de continuar herencias familiares, seguían instalados en la vieja idea de que debía existir una sumisión de los empresarios al poder.
  • Jesús Polanco: “En el sueldo del presidente de banco está incluido el llevarse bien con el ministro de Hacienda”.
  • He podido comprobar el hecho de que los más significativos actores en la vida económica “privada” española proclaman como una máxima incuestionable la necesidad de sumisión del empresariado al poder político.
  • En las más altas instancias del poder económico privado español nunca se creyó que el Partido Popular pudiera constituir una verdadera alternativa de gobierno, aunque seguramente es mucho más exacto decir que existía una profunda desconfianza sobre la capacidad de liderazgo de Aznar.
  • Si alguien me preguntara por la estructura del poder económico privado español, yo diría que he sido incapaz de descubrir más de tres unidades: banca, eléctricas y grandes constructoras.
  • No es posible construir un poder económico privado español si desde la banca privada española no se decide colaborar en el proyecto.
  • El Mundo es básicamente un producto del Sistema, aunque sería mejor decir un producto de la obstinación del Sistema en que no existiera.
  • La decisión de sustituir a Pedro J. Ramirez como director de Diario 16 fue tomada desde el poder. En una reunión teóricamente bancaria, había escuchado a un ministro del Gobierno decir que el problema de Pedro J. quedaría solucionado pronto.
  • Nadie puede blindarse contra la verdad. Más tarde o más temprano las cosas terminan conociéndose, sobre todo cuando se trata de asuntos que son trascendentes para la opinión pública.
  • La capacidad de falsear o de ocultar noticias no puede producirse de forma duradera.
  • En las sociedades modernas el ejercicio del poder ya no aparece tan claramente compartimentado como hace años.
  • El que un medio de comunicación social se posicione a favor o en contra de la política de un gobierno o de un determinado partido político entra dentro de la lógica. Los hechos, en todo caso, deben seguir siendo hechos.
  • Es difícil, muy difícil, convivir con la crítica, sobre todo cuando se es consciente de los niveles de manipulación y de las razones que la justifican. Pero es más difícil todavía vivir sin libertad de expresión.
  • El Grupo Prisa es, sin duda, la parte más sustancial de la presencia del Sistema en los medios de comunicación social.
  • No hay que confundir Sistema con un Gobierno determinado y mucho menos con personas de ese Gobierno.
  • Yo creo que la estructura actual del Sistema es un freno a la existencia de libertades reales en nuestro país.
  • Normalmente, la guerra es siempre una manifestación de la íntima convicción de prepotencia.
  • Tocqueville dejó escrito que la Revolución Francesa no tuvo por objetivo cambiar un gobierno antiguo, sino abolir una forma antigua de sociedad.
  • En cualquier sociedad se instala en un momento determinado un conjunto de “modos de comportamiento”, es decir, de reglas con las cuales se construye la conducta colectiva. Estas reglas son el reflejo de un modo de pensar que subyace y que se traduce en hechos a través de la conducta social, de las formas de comportamiento. El modelo es piramidal porque solo unos pocos proporcionan el soporte necesario para que se instale una forma de pensar en todo un grupo.
  • Cuando se produce una asincronía entre los modos de comportamiento y los modos de pensar, la solución es siempre la misma: se alteran convenientemente los modos de comportamiento.
  • El cambio en los modos de pensamiento es siempre lento, difícilmente perceptible, aun utilizando los métodos actuales de investigación de la opinión pública.
  • La pertenencia al Sistema exige un reconocimiento previo de que el sujeto pertenece a la élite, sea intelectual, financiera o empresarial. El Sistema admite nuevos individuos, pero siempre que hayan sido “producidos” por él. Está dispuesto a sacrificar a sus miembors si dejan de serle útiles, pero siempre con gran resistencia.
  • Una de las consecuencias que normalmente conlleva el situarse en una posición de prepotencia suele ser el olvido de los factores estéticos, la marginación de las elementales formas.
  • La estabilidad del Sistema reclamaba no correr riesgos innecesarios.
  • Es malo equivocarse de amigos, pero peor equivocarse de enemigos.
  • El cálculo de probabilidad formulado por el Banco de España se convierte en certeza a los efectos de describir la situación de una determinada institución financiera.
  • Miguel Martín, subgobernador del Banco de España: “Las auditorías dirán lo que nosotros digamos”.
  • Mariano Rubio: “El problema no soy yo, sino las personas que se quedan en el Banco de España”.
  • Siempre he pensado que lo importante para un país es la capacidad de crear riqueza y que la banca debe tener un valor instrumental al servicio de esta idea.
  • Carlos Solchaga: “Con ello ya sabes quién te concede los beneficios. El partido es una organización muy cara”.
  • Siempre es una medida de prudencia someter tus juicios y tus actuaciones a la visión desapasionada de terceros, porque es posible que tu propio entusiasmo personal te lleve a tener una visión deformada de la realidad.
  • Cuando diriges una empresa pequeña o mediana puedes tener acceso personal a toda la información. Sin embargo, en las grandes organizaciones, la información siempre te llega desde abajo, de forma que es imposible que conozcas todo por ti mismo. Por eso creer que, en una organización compleja, el máximo responsable conoce todo al detalle, es una solemne tontería.
  • El propio J. P. Morgan no se limitió a detectar la necesidad de una ampliación de capital potente para poder competir en condiciones de igualdad relativa con el resto de los bancos españoles, sino que descubrió una oportunidad de ganar dinero participando directamente en la ampliación de capital. Estaban dispuestos a invertir siempre que tuvieran la garantía de continuidad del equipo gestor conmigo al frente.
  • No se trata de negar la existencia de una situación problemática en Banesto derivada, fundamentalmente, de un volumen de créditos morosos de indudable envergadura.
  • Si adelantas dotaciones, tienes mucha mejor cobertura y tu rentabilidad aumenta de forma obvia en los ejercicios siguientes.
  • En determinados momentos, algunas personas tratan de encontrar justificaciones externas en las que diluir su responsabilidad ante acontecimientos negativos para sus vidas.
  • Toda institución es, al final, un conjunto de personas que piensan, deciden, ejecutan y actúan.
  • La pura racionalidad no es, en muchas ocasiones, el mejor instrumento para conocer la verdad. Las pasiones aportan un caudal explicativo mucho más rico, y lamentablemente, en muchos casos más preciso y contundente.
  • Lo que se soluciona con un ajuste contable no constituye un problema verdadero.
  • Fui uno de esos españoles que creyeron que algo bueno podía derivarse para España del proyecto iniciado en 1982.
  • Este es el funcionamiento real del Sistema: se apropia del poder político por la vía de la seducción, convenciendo a quien realmente tiene capacidad política del funcionamiento puramente técnico de las instituciones.
  • El Banco de España no tiene la responsabilidad de decidir qué es lo mejor, políticamente hablando, para un país ante una situación determinada. Esa es responsabilidad del presidente del Gobierno.
  • Creo firmemente en la segunda de las tesis para explicar el comportamiento de Felipe Gonzalez: el dominio del Sistema sobre la estructura del poder político.
  • Se trata de mantener un esquema de relaciones reales de poder en el seno de la sociedad española. Es este conjunto de relaciones reales de poder lo que constituye el objetivo final del Sistema. Por supuesto que su mantenimiento permite obtener beneficios económicos, por vía legal o ilegal. Es el poder por el poder lo que verdaderamente importa.
  • El Sistema no conoce otras fidelidades que las que se debe a sí mismo y pasará de la defensa al ataque.
  • Miguel Martín: “Nosotros podemos encontrar soluciones para tu dinero”.
  • Consejero de Banesto: “Según Aznar, si Mario Conde acepta vender sus acciones al BBV, no pasa nada”.
  • El Sistema siempre trata de operar con “legitimidad formal”. Crea las condiciones necesarias para que opere la fuerza, pero si puede evitarla lo hace refugiándose en una legitimidad formal.
  • Luis Ángel Rojo: “No sé si el ser humano es muy frágil …”.
  • En los comportamiento individualizados de cada banco, en la inmensa mayoría de los asuntos y problemas que he vivido, el principio de solidaridad brillaba por su ausencia.
  • Sí llamo la atención sobre el dato de que un exceso de liberalización del sector financiero puede provocar problemas de envergadura.
  • El Grupo Parlamentario de Izquierda Unida fue el único en plantear la posibilidad de que en el acto de intervención existieran motivaciones de naturaleza política.
  • Únicamente el diario El Mundo se atrevió a plantear, y solo a nivel de hipótesis, la existencia de factores políticos en el acto de intervención.
  • En cualquier grupo económico, español o extranjero, que tenga ramificaciones financieras o industriales, y en el que se produjera un movimiento con la rapidez que tuvo la intervención de Banesto, estoy seguro de que no me resultaría excesivamente complejo encontrar una serie de vasos “medio vacíos”.
  • El mercado aceptó ese precio de 800 pesetas por acción, lo cual significaba rechazar el juicio del Banco de España de que Banesto no valía nada. Eso solo podía responder a una lógica: el mercado creía que las cifras de “saneamiento” aludidas por el Banco de España no eran ciertas, puesto que en otro caso no hubiera estado dispuesto a pagar ese precio. Era el mercado frente al Sistema.
  • El Sistema funciona de manera perfecta cuando se ajusta a un modelo cerrado. Pero estábamos en Europa y en una economía abierta aparece el “mercado”.
  • La asunción por algunos teóricos del Sistema de los planteamientos de corte liberal es epidérmica, formal, superficial.
  • Lo que el Banco de España valoró en cero, el mercado, al precio de 1300 pesestas por acción, le atribuía un valor de casi 80.000 millones de pesetas.
  • Si el Banco de España y el Sistema habían sido capaces de intervenir Banesto en la forma y manera en que lo habían hecho, parecía lógico que fueran capaces de cualquier otra cosa con tal de tener razón, con tal de “hacer buena” la decisión tomada.
  • En determinados momentos es necesario ir hasta el fin del fin.
  • La incapacidad de crear empleo estable en la economía española deriva de la inexistencia de una “clases” empresarial potente capaz de implementar proyectos rentables en un entorno de competencia internacional.
  • Nunca recibí la acusación de querer dedicarme a la política ni de los accionistas de Banesto ni de sus empleados. Eran los políticos quienes me “acusaban” de querer dedicarme a la política. ¿No es extraño que sea un “político” quien me “acuse” de querer dedicarme a la “política”? Detrás de esa “acusación” se localiza el primero de los síntomas de la pretensión endogámica de los políticos.
  • En la Edad Media, los “gremios” eran los que atribuían a un sujeto la posibilidad de ejercer el oficio de que se tratara.
  • En muchas ocasiones, personas muy destacadas de la sociedad española razonaron conmigo acerca de lo ineludible de mi conversión en político. La teoría de que un día u otro el “banco se me quedaría pequeño” estaba generalizada.
  • Es evidente que muchas de las decisiones que toman los presidentes de los grandes bancos están condicionadas por razones políticas.
  • Si alguien utiliza su puesto político para enriquecerse, lo que hay que hacer es proceder contra quien lo haga, pero por una mera suposición de que alguno pueda violar la ley no se puede esterilizar a la clase política de iniciativas que provengan de la sociedad. En el fondo, con buena o mala intención, se trata de un mecanismo para aislar a la sociedad de los políticos.
  • Creo que la tesis debe ser la opuesta: los políticos no deben ser una clase cerrada sino reflejar la verdadera dinámica de la sociedad.
  • Muchos políticos actuales no encontrarían un puesto adecuado en la sociedad si abandonaran sus cometidos políticos porque sus oficio ha sido la política en una estructura que aleja los intereses de esa clase de los propios  de la sociedad en general.
  • El Sistema es independiente de los partidos políticos.
  • El Sistema surge como consecuencia de un “modelo antiguo”, una forma “antigua” de entender la política y su modo de ejercerla. Hemos nacido a la democracia con un modelo viejo.
  • Ortega: “Nada le gusta más al español que poder designar con nombre y apellidos al autor presunto de todos sus males”.
  • Es imprescindible romper la sensación de alejamiento entre lo político y lo público, para lo que no queda más alternativa que la sociedad civil desempeñe un papel más activo.
  • Es necesaria una labor de reflexión y de explicación de forma tal que las ideas que se defiendan vayan calando poco a poco en el cuerpo social.
  • Creo necesario abordar en profundidad el debate sobre la dimensión y funciones del Estado.
  • El EStado ha llegado a asumir una serie de funciones que no le corresponden, puesto que no nació para ejercerlas.
  • Creo que es imprescindible retornar al principio de la limitación de los poderes del Estado.
  • No hay nada más “eficiente” para la vida social que un funcionamiento adecuado del sistema de libertades reales.
  • Un modelo cerrado de ejercicio del poder conduce inevitablemente a niveles de corrupción superiores.
  • Lo que realmente me preocupa es la existencia de un modelo que permite la “patrimonialización” de instituciones capitales del Estado en beneficio de un grupo.
  • Debemos caminar en la dirección de una separación más nítida entre el poder ejecutivo y el legislativo.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

4 comentarios to “El sistema de Mario Conde – Apuntes Breves”

  1. […] El sistema de Mario Conde. […]

  2. […] El sistema de Mario Conde. […]

  3. […] El sistema de Mario Conde. […]

  4. […] El sistema de Mario Conde. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: