Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El milagro económico chino: mito y realidad de Jacinto Soler Matutes – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 26 de julio, 2011


En pocos años la República Popular China se ha erigido ya en la cuarta economía mundial y en el más dinámico de los países emergentes. Esta evolución ha sido calificada como “milagrosa” desde distintos medios. Sin ánimo de desmerecer tan notable trayectoria, esta obra ofrece una visión global y razonada de este fenómeno, incidiendo en los aspectos más controvertidos del proceso de desarrollo como, por ejemplo, la apertura comercial “selectiva” o el papel del Estado.

El espectacular crecimiento económico chino plantea igualmente interrogantes acerca de su sostenibilidad futura, que afectan no sólo al propio país sino también al conjunto de la humanidad. Esta obra analiza diversos elementos que pueden incidir sobre el ritmo de crecimiento en China y que están ya contribuyendo a marcar el curso de su política económica.

Finalmente, la celebración del Año de España en China como culminación de tres décadas de fructífera relación bilateral justifica un repaso a las relaciones de comercio e inversión entre ambos países.

Las estadísticas más al uso se completan aquí con tres casos reales de empresas españolas con presencia en el gigante asiático. En un momento de especial preocupación e inquietud, estos ejemplos deberían servir de estímulo a tantos otros empresarios y emprendedores de nuestro país.

Jacinto Soler Matutes. Barcelona, 1972. Es Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona, con una tesis sobre la inversión española en China que marcó el inicio de su carrera académica. En la actualidad es Profesor Asociado en la Escuela de Asia Oriental de la Universidad Pompeu Fabra, labor que compatibiliza con la de consultor de empresas e instituciones en temas relacionados con China y otros países emergentes, en el seno del Despacho Soler-Padró y la firma Emergia Consulting.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • El “Socialismo con rasgos chinos”, concepto que acuñó el hábil Deng Xiaoping, se ha convertido hoy día más bien en un auténtico “Capitalismo”, con rasgos chinos, o tal vez con rasgos de la Inglaterra decimonónica
  • A lo largo de toda la historia antigua y moderna, China fue con diferencia la primera potencia económica del planeta.
  • China va camino de recuperar el protagonismo económico que tuvo durante tantos siglos de su milenaria historia.
  • En perspectiva histórica e internacional, el “milagro” económico chino no es en realidad muy distinto del que se vivió anteriormente en otros países de la zona, como el Japón de la Posguerra o los “tigres” asiáticos de Taiwán y Corea en los años sesenta y setenta.
  • La importante apuesta por la educación primaria y la alfabetización permitió convertir a los “campesinos en obreros”, facilitando así su incorporación al ámbito urbano y a la dinámica industria exportadora.
  • Desde los años 90 China ha entrado en una nueva fase de mejora en la calidad de su capital humano, cuyo principal énfasis radica en lograr un mayor porcentaje de población con estudios universitarios, su formación en los primeros centros del mundo y la mejora paulatina de la oferta universitaria de calidad en el propio país.
  • En China se emplea un término muy ilustrativo para definir a los estudiantes chinos que, habiendo vivido una temporada en el exterior, regresan a China para seguir estudiando, investigar o trabajar: “Tortugas de mar”.
  • Uno de los incentivos más importantes concedidos a las “Tortugas de mar” ha sido sin duda el de facilitar la instalación de sus propias empresas.
  • Los países con abundantes recursos naturales tienden a contar con gobiernos dictatoriales y particularmente despilfarradores, pues la naturaleza de su riqueza incentiva a su apropiación mediante la represión y, acto seguido, a su gusto o dispendio.
  • Algunos analistas han querido percibir un cierto carácter “benevolente” en la conducta de los gobiernos asiáticos, poco dados al despilfarro y más preocupados por el bienestar de sus ciudadanos a través del progreso económico.
  • La promoción de las exportaciones ha sido tradicionalmente uno de los elementos característicos de los procesos de desarrollo en Asia.
  • La entrada de China en la OMC en diciembre de 2001 marca un punto de inflexión en la trayectoria económica del país. El ritmo de crecimiento de las exportaciones e importaciones se ha acelerado.
  • El gobierno chino denomina “alta tecnología” a productos de electrónica de consumo relativamente comunes y en los que, además, China desarrolla sólo la última fase de ensamblaje.
  • El régimen jurídico de la OMC se ha revelado poco eficaz en el caso de China por la infinidad de mecanismos de que dispone aún el gobierno chino para promover sus exportaciones, desincentivar las importaciones y, en su lugar, fomentar la transferencia de tecnologías y conocimientos desde el extranjero.
  • Confucio: “Se aprende copiando, así la imitación debe ser considerada un elogio”.
  • China ha procurado mantener un cierto control sobre los flujos comerciales a través de mecanismos más sofisticados como las barreras técnicas (certificaciones industriales, medidas sanitarias, etc.) o bien con la arbitraria aplicación de instrumentos comerciales u otras medidas con claro impacto sobre el mismo (por ejemplo, la inspección aduanera).
  • El gobierno alemán ha manifestado su desacuerdo con los concursos públicos chinos, en los que a menudo se obliga al candidato extranjero a acudir de la mano de una ingeniería local, a quien deben transferirse informaciones importantes sobre los productos y proyectos.
  • China considera injusto que Occidente se haya reservado importantes medidas especiales y discriminatorias en su contra tal. Dichas medidas se resumen en: salvaguardia textil hasta 2008; salvaguardia general hasta 2014; tratamiento de China como “economía no de mercado” durante 15 años desde su ingreso, a los efectos de la estimación del “dumping”.
  • Debemos reconocer que las ciertamente gravosas y discriminatorias medidas en contra de China apenas han sido aplicadas.
  • La consolidación de las fuerzas del mercado en China no permiten ya que el gobierno promueva por decreto las fusiones empresariales, que han sido dificultosas incluso entre sociedades estatales.
  • La política industrial china ha tenido muy presente la necesidad de contar con los recursos y conocimientos extranjeros para su desarrollo, pero ha tratado de regularlos hábilmente en su favor.
  • China ha empleado hábilmente el atractivo de su mercado interior para forzar que las grandes multinacionales desarrollen en el país fases cada vez más avanzadas de su proceso productivo, en una suerte de canje de “mercado” a cambio de “tecnología”.
  • La inversión extranjera en China no deja de ser un laborioso procedimiento administrativo, sometido a negociaciones y exigencias, muy a pesar de las normas internacionales.
  • La empresa Lenovo surgió del Instituo de Tecnología Computacional (ICT) fundado en 1984 en Pekín.
  • La obligatoriedad de aliarse con socios chinos o la exigencia de aprovisionamientos locales han sido elementos clave para comprender el rápido avance en industrias cada vez más sofisticadas.
  • Las “empresas universitarias” chinas son de propiedad pública (aunque no estatal) y están administradas por la propia universidad, habitualmente a través del departamento o instituto responsable de la investigación. Los beneficios logrados revierten en el conjunto de la institución, sin perjuicio de los incentivos establecidos para su personal investigador.
  • China exporta productos cuyo nivel de sofisticación se encuentra muy por encima del que le correspondería de acuerdo con su actual PIB por cápita.
  • El carácter descentralizado del Estado ha impedido un apoyo incondicional a “campeones nacionales” exclusivos en cada sector, lo cual ha garantizado una mínima competencia interna.
  • En China la transferencia de tecnología desde el exterior y la inversión extranjera han jugado un papel crucial.
  • Resulta impensable comprender el acelerado desarrollo de China en los últimos años sin tener muy presente el grado de globalización que ha alcanzado recientemente la economía mundial.
  • La pertenencia de un país a la OMC no garantiza que éste cuente con un régimen comercial más o menos abierto, sino que sólo asegura que se presta a seguir unas “reglas de juego” que configuran el ordenamiento comercial internacional.
  • La magnitud del capital invertido y la tecnología y conocimientos transmitidos desde el exterior a China constituyen un factor esencial para comprender su rápido desarrollo.
  • El país goza de una larga y encomiable tradición de debate económico, no debemos olvidar que incluso en pleno maoísmo se expresaron opiniones divergentes y se plantearon ambiciosas y atrevidas propuestas de reforma.
  • La reciente historia china, sobre todo desde el inicio de la Reforma en 1978, se muestra plagada de incertidumbre, opiniones diversas e intensos debates internos sobre el camino a seguir.
  • La célebre frase de Deng Xiaoping “Cruzando el río palpando las piedras”, indica cómo al final se impusieron las medidas más efectivas y prácticas, con independencia de su justificación teórica o soporte ideológico.
  • La acumulación de factores o “inputs”, ha sido la principal fuente de crecimiento económico en China.
  • La elevada porción de préstamos morosos y de dudoso cobro en el sistema financiero chino constituye un síntoma bien claro de las deficientes decisiones de inversión.
  • La política de “hijo único” ha llevado desde 1980 a una progresiva reducción del grupo de población situado entre 0 y 14 años, lo cual se traduce en un estrechamiento de la pirámide demográfica.
  • El “envejecimiento” de la población en sentido estricto no se producirá hasta 2030. A partir de entonces entrarán en la tercera edad los nacidos ent 1960 a 1970, la cumbre de la procreación, previa a la política de hijo único.
  • China se hará “vieja antes que rica”, lo cual tiene serias repercusiones sobre su economía.
  • La “burbuja inmobiliaria” ha sido una de las principales preocupaciones de la Administración china. Ésta reconoce que el problema se circunscribe a ciertas ciudades de primera línea.
  • A pesar del superávit comercial, China importa productos de oferta inelástica, sometidos a precios en alza constante (materias primas, energía), mientras exporta artículos sujetos a precios decrecientes.
  • China todavía ocupa los “escalones inferiores en la división internacional del trabajo” por el exiguyuo valor añadido.
  • El valor añadido en China es muy inferior al precio final del producto.
  • La paradoja de las “Barbie”. El coste final de las muñecas y el valor que constaba a efectos de exportación ascendía a unos dos dólares por muñeca. El valor añadido en China no excedía los 0.35 dólares, poco más del 17% del valor total. Cuando las muñecas llegaba a Estados uNidos eran vendidas a los comerciantes por 10 dólares, quienes luego podían duplicar el precio en la venta minorista. El claro ganador en esta relación continuaba siendo la poderosa distribución comercial americana.
  • La mejora en el patrón de exportación chino exige contar con marcas o tecnologías que permitan diferenciar y prestigiar sus productos, así como redes de distribución para llegar al cliente final y poder así cobrar precios más elevados.
  • Las empresas chinas dedicadas a la fabricación sin marca perciben tan sólo el 10% de los ingresos derivados de la cadena de valor, que en un 90% queda en manos de los distribuidores o contratistas occidentales poseedores de marca.
  • El futuro de China vendrá en gran medida marcado por la capacidad del país de pasar de ser “la fábrica del mundo” a la “fábrica para el mundo”. La primera expresión se refiere a la mera producción por cuenta de terceros en una cadena de valor esencialmente controlada desde el exterior, mientras que la segunda expresa que son las propias empresas chinas quienes dirigen el proceso y logran apropiarse del grueso de los beneficios.
  • La cuestión de la revalorización del yuan para combatir el “sesgo” exportador de la economía china, resulta evidente que se trata de un asunto enormemente sensible.
  • La economía china cuenta con bases suficientes pra proseguir con su rápida acumulación de capital y, por tanto, mantener un elevado ritmo de crecimiento durante los proóximos 10-15 años, en tanto se mantengan las reformas estructurales generadores de mayor eficiencia y no se produzca aún la temida regresión demográfica.
  • En la actualidad el gobierno chino se muestra más preocupado por la “calidad” que por la “cantidad” del progreso económico.
  • La creatividad, la imaginación, la innovación y el espíritu emprendedor deben aportar los ingredientes restantes para poder competir en un mundo cada vez más complejo y exigente.

Enlaces relacionados:

raul

2 comentarios to “El milagro económico chino: mito y realidad de Jacinto Soler Matutes – Apuntes Breves”

  1. […] El milagro económico chino: mito y realidad de Jacinto Soler Matutes. […]

  2. […] El milagro económico chino: mito y realidad de Jacinto Soler Matutes. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: