Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 20 de octubre, 2011


La presente obra explica y denuncia el fenómeno de los paraísos fiscales como un subproducto de la globalización de los mercados financieros; un tema que a casi todo el mundo resulta familiar y cree conocer, pero del cual, generalmente, se ignoran muchos aspectos –como su relación con las bolsas y los movimientos transnacionales de capitales y, en particular, con el hecho de que las grandes empresas, los bancos y los que disponen de mucho dinero puedan invertir donde les plazca.

Paraísos fiscales es un libro de política, pero de otra política. Parte de la rigurosa recopilación de datos y documentos que hacen referencia a los paraísos fiscales y a sus consecuencias nefastas, como la delincuencia financiera, la corrupción o la evasión fiscal. En ese sentido es un informe técnico redactado para ser leído y entendido por el mayor número de personas. Pero es también un libro subjetivo y político por cuanto, apoyándose en esos datos, intenta buscar y explicitar la significación política de lo que ocurre.

Paraísos fiscales está dirigido a lectores interesados por la política y la economía actuales e inquietos por sus tendencias y el peso de las organizaciones internacionales, no controladas democráticamente, que imponen decisiones a los gobiernos democráticos en nombre del pensamiento único; pero es también apto para políticos en ejercicio que se preocupen por algo más que ganar las próximas elecciones. Ante todo, es un libro de divulgación de conceptos, de mecanismos financieros, datos e ideas para entender la nueva situación creada por la globalización de la economía.

Juan Hernandez Vigueras es doctor en Derecho con experiencia como directivo de grandes empresas y profesor universitario de posgrado. Actualmente es coordinador de la Comisión de Paraísos Fiscales de Attac-España y miembro del International Steering Committee de la Red por la Justicia Fiscal.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Intento abordar en este libro el fenómeno de los paraísos fiscales como subproducto de la realidad global, que ha aflorado en los años noventa.
  • Para los profesionales de las finanzas, como para el FMI, no existen los paraísos fiscales, como tampoco para los académicos neoliberales; ellos hablan de financiación o centros offshore u offshore financial centers o centros financieros extraterritoriales, donde se hallan representados los bancos más importantes del mundo, con cuyas filiales o sucursales operan diariamente con naturalidad.
  • Mediante sofisticadas operaciones de “ingeniería financiera” camuflan la evasión fiscal, el banqueo de capitales ilícitos y la expoliación de los países grandes y pequeños, desarrollados y en vías de desarrollo.
  • La interdependencia global es considerada por Manuel Castells el resultado de cinco desarrollos o dimensiones principales que los caracterizan, como son la desregulación, la interconexión tecnológica, la aparición de los nuevos productos financieros, los movimientos especulativos y las agencias de calificación de riesgos.
  • Como los mercados bursátiles y las monedas son interdependientes, también lo son los tipos de interés o el precio del dinero, los tipos de cambio y las políticas económicas y monetarias de los países, sin que se hayan introducido instancias reguladoras multilaterales eficaces y controladas democráticamente, que pongan orden en las relaciones financieras y en los mercados interconectados.
  • La globalización financiera actual arranca de los comienzos de los años setenta, cuando el sistema monetario internacional sufre una profunda mutación, creándose una moneda de curso internacional, el dólar, expresión de un poder hegemónico en el campo económico, político y militar del llamado mundo libre, que a partir de la caída del muro de Berlín se expande por el planeta.
  • En 1974, los EE.UU. suprimen todos los controles de capital y abren sus fronteras a la circulación de todo tipo de capitales; aunque el dólar se desplomó, apenas tuvo consecuencias puesto que no tenía rival.
  • Se inicia la denominada “desintermediación bancaria” mediante la cual el sistema bancario deja de cumplir el papel central en la financiación de la actividad productiva por medio de la creación del “dinero bancario”, es decir, de la generación de créditos a partir de los depósitos “a la vista”. La banca deja de financiar a la industria que tendrá que acudir cada vez más a la bolsa de valores para obtener financiación.
  • Se promueve una creciente independencia de los bancos centrales respecto del poder político y se impulsa la financiación de los Estados mediante los mercados financieros, con la finalidad de coartar los riesgos de la inflación.
  • Ahora el dinero no se mueve gradualmente, sino que lo hace en tales avalanchas que las variaciones de los tipos de interés resultan dramáticas.
  • Ningún país puede mantener simultáneamente el libre movimiento de capitales por sus fronteras y unos determinados tipos de interés y de cambio.
  • El logro impresionante de las Teagan policies fue la mejora de las fortunas de los acaudalados, mientras “invitaba a la negligencia hacia los pobres”; unas políticas neoconservadores que han mantenido su predominio en la mayor economía del mundo desde entonces.
  • La economía no está ya sometida al Estado sino regulada por el nivel de los tipos de interés que depende de la ley de la oferta y la demanda de los mercados financieros y, por tanto, de la rentabilidad que cada país ofrece al capital según las expectativas o la percepción que los nuevos agentes tienen de los datos económicos y políticos.
  • El motor de los mercados financieros es la especulación, es decir, la búsqueda de unas ganancias apostando por un acontecimiento futuro.
  • El dinero ya no es un medio para financiar las grandes aventuras empresariales de las otras fases del capitalismo, para financiar el desarrollo económico, para facilitar los intercambios comerciales y el funcionamiento de la economía, sino que se ha convertido en un fin en sí mismo.
  • Se cuenta que, en su origen, el contrato de futuro consistía en un contrato nacido del deseo de los terratenientes estadounidenses, productores de cereales, que querían protegerse de las variaciones del precio de las materias primas vendiendo sus cosechas por anticipado, a un precio convenido inmodificable e independiente de su cotización futura.
  • La existencia del riesgo imprevisible es la razón de ser de los especuladores y, por eso, el sistema genera una serie de dispositivos para reducir la incertidumbre de los beneficios del capital cuya búsqueda mueve el sistema. De ahí que los paraísos fiscales como centros financieros para no residentes sean un recurs, aporta flexibilidad y libertad de acción que cada vez más requieren los agentes para arriesgadas y lucrativas operaciones financieras basadas en la extraterritorialidad.
  • Como típica manifestación de la especulación consubstancial a los nuevos mercados financieros, los productos financieros llamados derivados representan el instrumento financiero más significativo.
  • Expertos de la Red por la Justicia Fiscal (Tax Justice Network), según cálculos fiables, estiman el valor de los activos depositados en los paraísos fiscales en más de 11 billones de dólares, más de un tercio del PIB anual mundial.
  • La única definición oficial de paraíso fiscal disponible desde los organismos económicos internacionales corresponde a la OCDE y está referida a la dimensión fiscal; pero resulta insuficiente porque ignora las dimensiones bancarias,  financieras y de desregulación.
  • En los paraísos fiscales extraterritoriales encontramos una combinación de algunos de los rasgos típicos siguientes:
    • Carencia de impuestos sobre el beneficio empresarial, sobre las donaciones y las herencias.
    • Secreto bancario, la existencia de cuentas anónimas y numeradas y la no-obligación para el banco de conocer al cliente.
    • Fuertes deficiencias o carencias en la supervisión y control bancario y sobre las transacciones financieras.
    • La carencia de informaciones y de estadísticas completas sobre las operaciones financieras.
    • Cierto volumen de operaciones financieras de no residentes, en moneda no local, desproporcionado con relación a la economía local.
    • La simplicidad de la formalización y registro de sociedades mercantiles y la falta de control sobre las sociedades filiales de grupos empresariales transnacionales.
    • La ausencia de penalización o tolerancia en la práctica del blanqueo del dinero y otras deficiencias normativas.
  • En el entorno de la larga etapa iniciada en la posguerra mundial, tiene lugar el crecimiento y el desarrollo de la financiación extraterritorial, promovida por la denominada banca offshore o dedicada a no residentes en la jurisdicción donde se ubica.
  • Estas actividades se iniciaron en Europa, principalmente en Londres y se extendieron pronto a otros centros extraterritoriales u offshore, fundamentalmente Luxemburgo y las islas del Canal de la Mancha, y a las islas de Bahréin en Oriente Medio y Singapur, en Asia. Nacía así el mercado financiero offshore integrado por la red global de paraísos fiscales extraterritoriales.
  • Desde mediados de los sesenta, la City sacó provecho de un status de centro offshore, específico para no residentes, el único mercado financiero del mundo donde se realizaban transacciones en moneda no local. Londres se convirtió en una extensión offshore de Nueva York, creando un gran mercado en eurodólares que le ha hecho ser ahora el mayor centro financiero internacional.
  • El desarrollo alcanzado por los paraísos fiscales offshore va parejo con la integración de los mercados financieros de todo el mundo y con el predominio de las finanzas sobre la economía productiva y sobre la vida social y política en general.
  • Las operaciones con productos financieros derivados suelen tener su base frecuentemente en los paraísos fiscales.
  • Los hedge funds o fondos de inversión de alto riesgo y sus nuevas modalidades operativas son otro ejemplo de los instrumentos financieros especulativos basados en los paraísos fiscales de los centros financieros extraterritoriales y de cómo esos instrumentos especulativos expanden las dimensiones de los mercados financieros.
  • En la actualidad, los montajes financieros entrelazados con entidades en los paraísos fiscales ocultan responsabilidades, diluyen riesgos económicos y generan por ejemplo catástrofes marítimas, cuya autoría nunca logra ser depurada por los tribunales, como es el caso del petrolero Prestige.
  • La emisión de ciertos títulos de valores o titulización (securitisation) es otra de las actividades que se sustentan en los bancos de los paraísos fiscales.
  • Uno de los principales servicios de la banca offshore es la llamada banca privada o de confianza, de gestión de patrimonios personalizados, para clientes distinguidos o “personas de elevados ingresos” o high-net-worth-persons, es decir, que disponen de más de un millón de dólares en efectivo.
  • El secreto bancario es uno de los mayores obstáculos a la cooperación internacional en la lucha contra la delincuencia económica, en particular para la cooperación policial y judicial.
  • La delincuencia internacional organizada utiliza ampliamente la banca suiza para reciclar y blanquear los productos de sus latrocinios. El dinero de la corrupción y del saqueo de los países en desarrollo por los dictores y las élites autóctonas es la segunda gran fuente de la fabulosa riqueza del paraíso helvético.
  • En una actividad tan azarosa como el transporte comercial marítimo, desde la Edad Media fue tradicional el reparto de los riesgos económicos del mar entre armador, como gestor del buque y su explotación, el dueño del navío y el propietario de la carga.
  • Cada Estado condiciona a los demás a través de sus políticas sobre los impuestos.
  • Una opción bastante común en los últimos años entre las grandes empresas estadounidenses es la denominada corporate inversions, consistente en la “refundación de la compañía” mediante la constitución de una filiar offshore en un paraíso fiscal e “invirtiendo” la propiedad de modo que la empresa matriz se convierte en filial de la nueva corporación. La reducción de sus “costes fiscales” es muy significativa.
  • Una de las estrategias más comunes es la transferencia de precios (transfer prices) mediante el reparto o distribución de los beneficios globales del grupo empresarial entre las diferentes empresas filiales o sucursales en diversos países, realizada de manera que aparezcan y sean declarados en aquel país que tiene una reglamentación fiscal más benévola o mayores exenciones.
  • Frente a esta situación de creciente evasión fiscal y de riesgo de huida del capital, en particular, del capital financiero, las respuestas periódicas de los Estados son las rebajas fiscales y las amnistías para el capital.
  • Otro instrumento poderoso para el lavado de fondos procedentes de la droga, delitos económicos o la evasión y el fraude fiscal es el juego de azar en internet mediante tarjetas de crédito y la banca extraterritorial.
  • Los mecanismos de los mercados financieros resultan menos complicados de lo que la gente considera.
  • Los centros offshore contribuyen efizcamente, entre otros efectos nefastos, al empobrecimiento y a las crisis presupuestarias de los Estados del Sur, al desarrollo de la corrupción política de sus élites y a sus crisis financieras, que han llevado la pobreza y la desnutrición a sus poblaciones.
  • En julio de 2000, los ministros de Finanzas del G-7 en la reunión de Okinawa plantearon todo un programa de actuaciones contra los centros financieros offshore.
  • La labor del GAFI (FATF) ha tenido como resultado más importante la publicación de las 40 Recomendaciones de medidas legales antiblanqueo, adoptadas como referencia por todos los organismos internacionales.
  • Paraísos fiscales que cumplen los criterios del Informe de la OCDE de 2000: Andorra. Anguila (territorio de ultramar del Reino Unido), Antigua y Barbuda, Antillas Holandesas, Aruba (Reino de Holanda), Commonwealth de las Bahamas, Bahréin, Barbados, Belice, Islas Vírgenes Británicas (territorio de ultramar del Reino Unido), Islas Cook (Nueva Zelanda), Commonwealth de Dominica, Gibraltar (territorio de ultramar del Reino Unido), Granada, Guernsey/Sark/Alderney (dependencias de la Corona británica), Isla de Man (dependencias de la Corona británica), Jersey (dependencias de la Corona británica), Liberia, Principado de Liechtenstein, República de las Maldivas, República de las islas Marshall, Principado de Mónaco, Montserrat (territorio de ultramar del Reino Unido), República de Nauru, Niue (Nueva Zelanda), Panamá, Samoa, República de las Seychelles, Santa Lucía, Federación de San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Tonga, Turks y Caicos (territorio de ultramar del Reino Unido), Islas Vírgenes Norteamericanas (territorio externo de los EE.UU.) y República de Vanuatu.
  • Los EE.UU. representan el mayor paraíso fiscal y son los que más provecho obtienen de los centros offshore. La legislación tributaria estadounidense favorece indirectamente a los paraísos fiscales.
  • Los EE.UU. no exigen a sus instituciones financieras que informen a los gobiernos extranjeros de las ganancias obtenidas por los capitales foráneos.
  • Las estructuras offshore son demasiado necesarias para la competitiviad de las corporaciones estadounidenses para jugar con ellas.
  • Ningún fiscal general o General Attorney desde Robert Kennedy ha intentado limitar las operaciones bancarias en el Caribe, admitiendo tácitamente que mientras el sistema fiscal estadounidense no resuelva los problemas planteados por su código fiscal, tiene que permitirse tales mecanismos offshore para que las empresas estadounidenses sean competitivas.
  • Dos normas clave para eliminar la atracción de los centros offshore: prohibir las cuentas anónimas y abolición del excesivo secretismo.
  • El núcleo básico de la actividad financiero de los paraísos fiscales extraterritoriales lo constituye la banca.
  • Las sociedades mercantiles registradas en los centros financieros extraterritoriales están vinculadas y son instumentos de los grandes bancos o de las corporaciones o grupos transnacionales, con intereses y sociedades en múltiples países, con una dedicación ampliamente internacional, como indica la denominación acuñada de International Business Corporation o IBC.
  • Posiblemente la introducción del concepto de offshore responda a la pretensión de la vieja diplomacia europea de otros tiempos, que consideraba las embajadas y los buques de guerra en puerto extranjero como zonas extraterritoriales, no sujetas a la soberanía y al ordenamiento jurídico del Estado de residencia, sino dependientes de aquel otro Estado cuya enseña ondeaba, a cuya nacionalidad pertenecía la embajada o el buque.
  • Actualmente, en determinados círculos financieros “progresistas”, se sugiere la idea de que el Acuerdo de Capital, el llamado “Basilea II” en curso de opacas negociaciones desde hace catorce años en el Banco de Basilea, puede significar un golpe decisivo para acabar con la banca offshore, pero la menos solvente.
  • El propio banco, que ha constituido la sociedad offshore, ofrece a sus clientes preferidos, por ejemplo, los títulos de valores de esas sociedad, con una remuneración superior a la media del mercado por la reducción de “costes fiscales” al estar registrada en un paraíso fiscal, siendo el mismo banco el que dispone de los “préstamos” de su propia sociedad offshore para financiar en condiciones muy ventajosas operaciones de largo alcance en su propio beneficio.
  • Según la expresión de un veterano inspector de Hacienda: “Los paraísos fiscales están en la Castellana”, refiriéndose a la promoción de depósitos e inversiones financieras de alta rentabilidad que lleva a cabo la banca española mediante el mecanismo de sus cuentas de corresponsalía con sus propias entidades en centros offshore.
  • La gestión actual del dinero, su movilidad, es una ficción porque las transacciones monetarias son meros apuntes electrónicos.
  • Vivimos un tiempo de países y territorios ficticios que producen transacciones ficticias para mercados financieros ficticios
  • Organismos internacionales pseudoregulares: El G-7/G-8, FMI, OCDE, GAFI/FATF, Banco Internacional de Pagos BIS, el Comité de Basilea BCBS, el Grupo Extraterritorial de Supervisores Bancarios OGBS, la Organización Internacional de Comisiones de Valores IOSCO, la Asociación Internacional de Supervisores de Aseguramiento IAIS y el Grupo Extraterritorial de Supervisores de Aseguramiento OGIS.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

7 comentarios to “Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras – Apuntes Breves”

  1. […] Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras. […]

  2. […] Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras. […]

  3. […] Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras. […]

  4. […] Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras. […]

  5. […] Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras. […]

  6. […] Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras. […]

  7. […] Los paraísos fiscales de Juan Hdez Vigueras. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: