Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Las cloacas de la transición de Luis Díez – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 17 de noviembre, 2011


Si en términos políticos la Transición se puede considerar modélica, en materia de seguridad y de respeto a los derechos humanos, dejó mucho que desear:

  • La Transición heredó las cloacas del franquismo. Los servicios secretos de Carrero Blanco no fueron renovados, sino impulsados y controlados por militares y guardias civiles.
  • Los represores de antaño, la temible Brigada político-social, se convirtieron en nuevos responsables de la lucha contra el terrorismo.
  • Desde la zona oscura del poder se alentó a los GAL para combatir a ETA y desde las cañerías de Interior se suministraron recursos para llevar a cabo determinadas acciones ilegales y de “guerra sucia”.

Este libro pone de relieve las zonas oscuras y siniestras de la Transición, desde la restauración monárquica, en noviembre de 1975, hasta que España ingresó en la Comunidad Económica Europea, diez años después, y desapareció la “guerra sucia” contra el terrorismo.

Luis Díez. Nació en la aldea desaparecida de Santa Elalia de Luna (León) en 1955 y es doctor en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Desde 1977 ha ejercido el periodismo en distintos medios de comunicación escritos, entre los que cabe destacar El Socialista, Diari de Barcelona y El Periódico de Cataluña. Ha sido columnista durante más de una década de la agencia Otr-Press (Europa-Press) y de otros medios de comunicación. En la actualidad es corresponsal parlamentario y reportero de Cuartopoder.es e imparte clases de periodismo político en la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Hoy nadie duda de que el golpismo y el terrorismo fueron los fenómenos más peligrosos de aquel tiempo en el que los españoles reclamábamos libertad, paz, justicia y reconciliación.
  • Las fuerzas políticas democráticas y la izquierda en las cárceles, el exilio y la clandestinidad aceptaron de buen grado la restauración monárquica en la figura de Juan Carlos I de Borbón, a condición de que se instaurase un sistema democrático sin limitaciones.
  • La Transición sin ruptura que muchos han considerado “modélica” en lo político, dejó sin embargo grandes espacios de poder en manos de franquistas recalcitrantes que protagonizaron sucesivos intentos de golpe de Estado.
  • Los franquistas no aceptaron la democracia ni renunciaron a reponer un régimen de fuerza durante toda la década transitoria.
  • Cuando, ya en 1985, el presidente del Gobierno, Felipe González, manifestó a un grupo de periodistas que desde las cañerías estaba defendiendo la democracia, ni siquiera las había limpiado.
  • Si la historia es, como el tiempo, irreversible, no hay manera, por fortuna, de restaurar lo pasado. Pero conviene conocerlo para entender el presente y mejorar el porvenir.
  • Para los franquistas y para la oposición clandestina, la figura de Carrero Blanco representaba la prolongación del dictador y de su obra, es decir, un bastión contra todo cambio democrático. De ahí que su desaparación, además de dejar al descubierto la debilidad del régimen en lo referente a la seguridad y de infligir un gran disgusto personal al dictador, significase la quiebra del plan político.
  • La aceptación de la monarquía por parte del PCE fue, en cierto modo, la moneda de cambio de la legalización del partido.
  • El poder civil era tan débil que ni el Gobierno ni la Corona pudieron impedir que el alto mando de las Fuerzas Armadas se reuniese y publicara una declaración en la que “repudiaba” la legalización del Partido Comunista.
  • En las primeras elecciones democráticas España no se había liberado del miedo ni, precisamente, del “miedo a los militares”.
  • El PCE, que había sido la primera (y casi única) fuerza en la lucha contra la dictadura, pasó a ser la tercera fuerza parlamentaria.
  • El 15 de diciembre de 1976, el presidente Adolfo Suárez sometió a referéndum la Ley para la Reforma Política que le iba a permitir disolver las Cortes franquistas. Acudieron a votar 17,5 de los 22.6 millones de españoles con derecho a voto. Una mayoría de 16,5 millones respaldó la reforma. Aquel resultado proporcionaba una gran fuerza al presidente y los franquistas se percataron de que su tiempo había terminado.
  • Archivo Jano, largas estanterías metálicas albergan notas informativas y dosieres de toda la España ideológica de los últimos treinta años. Con la información de ese archivo, el jefe del Estado y sus colaboradores de confianza controlaban a todo el que pintaba algo en España y catapultaban o desprestigiaban a los individuos, según les conviniera.
  • La “democracia vigilante” de Calvo-Sotelo amedrentó tanto a los golpistas que, inmediatamente después del fracaso del 23-F, reemprendieron los preparativos para perpetrar un nuevo golpe, esta vez cruento e irreversible. La planificación de las operaciones y la metodología era dirigida por el general Jaime Milans del Bosch desde la cárcel.
  • Manuel Rey, ex agente y ex directivo del CESID: “Jano siguió activo hasta que Eduardo Serra llegó a ministro de Defensa en 1996″.
  • El principal alimento de Jano después del 23-F fue la información sobre los jefes y oficiales de las Fuerzas Armadas. Aquel fichero ideado para controlar a la oposición democrática por parte de los militares del régimen franquista se acabó convirtiendo en un instrumento de control político sobre los propios militares.
  • Algunas fuentes explican que se realizaron tres copias de Jano, una de las cuales estaría en manos de la CIA, otra en alguna dependencia del CNI, y la tercera, en paradero desconocido.
  • La acción contra Argala, además de una venganza por la muerte de Carrero, parecía el comienzo de una nueva política, desde los Servicios de Inteligencia del Estado, de “limpieza selectiva” de los dirigentes etarras que podían ser proclives a la negociación.
  • La extraña desaparición y muerte del dirigente de ETA político militar Eduardo Moreno Bergareche, Pertur, ha permanecido en la nebulosa hasta el día de hoy. Las ideas de Pertur eran abiertamente contrarias a las de los partidarios de la lucha armada.
  • Manuel Fraga: “Si los terroristas quieren guerra, la tendrán con todas sus consecuencias”.
  • La metodología de la guerra sucia contra el separatismo y el terrorismo vasco tuvo dos fases. La primera, en los años inmediatamente posteriores a la muerte de Franco, se caracterizó por las acciones violentas “incontroladas” de elementos policiales y militares de la extrema derecha. La segunda fase, a partir de los indultos, extrañamientos y de la amnistía de 1977, y de la aprobación de la Constitución de 1878 y el reconocimiento de la autonomía vasca, se distinguió por  la eficacia de las acciones selectivas contra miembros de ETA, inagurando una dinámica de acción-reacción, de ojo por ojo y diente por diente, que solo terminó a partir de 1986, cuando Francia comenzó a colaborar con las autoridades españolas en la persecución y detención de los terroristas.
  • Con independencia de las siglas que utilizaran -ATE, BVE, Triple A, etc-, los autores de los golpes solían ser los mismos. Y otro tanto ocurría con la fuente de financiación, que no podía ser otra que los fondos del Estado para gastos reservados y, si acaso, alguna aportación de empresarios.
  • Desde Suárez, Leopoldo Calvo-Sotelo, todos los presidentes de Gobierno han negociado con los terroristas, empujados por el noble objetivo de impedir que la sangre insista en expresarse.
  • A finales de los años setenta y comienzo de los ochenta muchas tropelías para policiales de extrema derecha quedaban justificadas y cubiertas por la existencia del terrorismo, que se consideraba de izquierda. Los mandos policiales tenían orden de “mirar para otro lado” y algunos promovían bajo cuerda acciones violentas y asesinatos.
  • Luis Olarra Ugartemendia: “Los etarras son unos cobardes de mierda que solo asesinan a traición, y si ven que hay protección no corren riesgos”.
  • Manuel Fraga Iribarne: “Cuando corre la sangre inocente de los ciudadanos, un Gobierno debe preferir tener sangre en sus manos en vez de agua como Pilatos”.
  • El jefe de la “leal oposición” nunca preguntó por los crímenes del GAL y el del Gobierno jamás respondió de los mismos.
  • Ricardo García Damborenea: “Cuando se actúa en defensa propia, no caben las condenas éticas”.
  • La muerte del general Guillermo Quintana Lacaci puso de relieve el objetivo de ETA de destabilizar la democracia; ni los terroristas eran de izquierda ni defendían la libertad ni la liberación del “oprimido” pueblo vasco, como sus mentores y propagandistas pregonaban.
  • La oposición política de derecha respaldaba en privado las iniciativas del GAL, el Gobierno miraba oficialmente a otro lado, y a la izquierda del PSOE habitaba el vacío.
  • La dinámica de la guerra sucia se prolongó mucho tiempo después de que las autoridades francesas comenzasen a colaborar en la detención, expulsión y extradición de activistas de ETA.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

8 comentarios to “Las cloacas de la transición de Luis Díez – Apuntes Breves”

  1. […] Las cloacas de la transición de Luis Díez. […]

  2. gallego said

    ¿”Limpiará las cloacas” Mariano Rajoy Brey?

  3. […] Las cloacas de la transición de Luis Díez. […]

  4. […] Las cloacas de la transición de Luis Díez. […]

  5. […] Las cloacas de la transición de Luis Díez. […]

  6. […] Las cloacas de la transición de Luis Díez. […]

  7. […] Las cloacas de la transición de Luis Díez. […]

  8. […] Las cloacas de la transición de Luis Díez. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: