Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

La crisis del capitalismo global de George Soros – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 21 de noviembre, 2011


© George Soros, 1998.

La economía global, de la que el mundo depende hoy más que nunca, está en crisis. La economía rusa se ha desplomado, provocando una inflación galopante y graves dificultades económicas. Numerosos bancos japoneses están en quiebra, mientras el gobierno japonés va capeando el temporal y el país se hunde en una recesión cada día más profunda. Las boyantes economías de Tailandia, Malasia e Indonesia han implosionado. Brasil y el resto de América Latina ha comenzado a asomarse al precipicio, o incluso en Europa y América del Norte los mercados sufren violentas convulsiones que eliminan beneficios cada semana que pasa.

En La crísis del capitalismo global, Soros disecciona la crisis actual y la teoría económica en general, desvelando como los supuestos teóricos se han unido al comportamiento humano para llegar al embrollo actual. Soros muestra cómo la fe ciega en las fuerzas del mercado nos impide ver inestabilidades decisivas, y cómo esas inestabilidades han generado una reacción que ha causado la crisis actual, una crisis que puede llegar a ser mucho peor. Pero hay una salida, que pasa por adoptar el concepto de sociedad abierta. Y de ese modo podremos salvar no sólo nuestro sistema financiero, si no también nuestra civilización.

George Soros es el presidente del Soros Fund Management y el creador de una red global de fundaciones dedicadas a la defensa de las sociedades abiertas. Nació en Budapest y actualmente vive en Nueva York.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Nuestra comprensión del mundo en que vivimos es intrínsecamente imperfecta, y una sociedad perfecta es inalcanzable. Debemos conformarnos con la segunda opción: una sociedad imperfecta que sea, sin embargo, susceptible de infinita mejora.
  • Los mercados financieros son intrínsecamente inestables. Los mercados financieros son dados a excesos.
  • La disciplina de mercado debe ser complementada por otra disciplina: el mantenimiento de la estabilidad en los mercados financieros debería ser el objetivo de la política pública.
  • Los programas del FMI no han tenido éxito en la actual crisis financiera global; su misión y sus métodos de funcionamiento deben ser reconsiderados.
  • Hemos de reconsiderar los mecanismos de los mercados de permutas y de instrumentos derivados.
  • Este libro intenta sentar las bases de una sociedad abierta global.
  • El desarrollo de una economía global no ha coincidido con el desarrollo de una sociedad global. La unidad básica de la vida política y social sigue siendo el estado-nación.
  • Los mercados financieros globales están en gran parte fuera del control de las autoridades nacionales o internacionales.
  • La situación actual es poco sólida e insostenible.
  • Existe el convencimiento general de que los mercados se autocorrigen y que una economía global puede prosperar sin necesidad de una sociedad global.
  • Fundamentalismo de mercado, laissez faire o liberalismo. Se afirma que la mejor manera de servir el interés común es permitir que cada cual defienda sus propios intereses y que los intentos de proteger el interés común mediante la toma de decisiones colectivas distorsionan el mecanismo de mercado.
  • Al final de la segunda guerra mundial, la circulación internacional de capitales era restringida, y se crearon las instituciones de Bretton Woods para facilitar el comercio en ausencia de circulación de capitales.
  • Con la llegada al poder de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, hacia 1980, el fundamentalismo del mercado se convirtió en la ideología dominante.
  • Los valores monetarios y los mercados transaccionales no ofrecen una base suficiente para la cohesión social.
  • El sistema capitalista global es una forma distorsionada de sociedad abierta, y sus excesos podrían corregirse si se comprendieran mejor los principios de la sociedad abierta y obtuvieran un respaldo más amplio.
  • La afirmación primordial de este libro es que el fundamentalismo de mercado es hoy en día una amenaza mayor para la sociedad abierta que cualquier ideología totalitaria.
  • El fundamentalismo de mercado hace peligrar inadvertidamente a la sociedad abierta al malinterpretar el funcionamiento de los mercados y encomendarles un papel demasiado importante.
  • En vez de limitarse a reflejar pasivamente la realidad, los mercados financieros crean activamente la realidad que, a su vez, reflejan.
  • La interacción reflexiva bidireccional entre lo que los actores esperan y lo que sucede en realidad es fundamental para comprender todos los fenómenos económicos, políticos y sociales.
  • Cuando hablo del sector no mercado, me refiero a los intereses colectivos de la sociedad, los valores sociales que no se expresan a través de los mercados. Hay personas que cuestionan la existencia misma de tales intereses colectivos.
  • Como actor del mercado, intento maximizar mis beneficios. Como ciudadano, me preocupan los valores sociales: la paz, la justicia, la libertad, o lo que sea.
  • La elaboración de reglas supone decisiones colectivas, o política. El acatamiento de las reglas supone decisiones individuales, o comportamiento del mercado.
  • La gente parece votar en gran media con el bolsillo y presiona para que se aprueben disposiciones legales que beneficien sus intereses personales. Los representantes elegidos también anteponen con frecuencia sus intereses personales al interés común.
  • El fundamentalismo de mercado es tan poderoso hoy que cualquier fuerza política que ose resistirse es motejada de sentimental, ilógica e ingenua.
  • Lo que necesitamos es un equilibrio correcto entre la política y los mercados, entre la elaboración de reglas y el acatamiento de las mismas.
  • El mundo ha iniciado un período de profundo desequilibrio en el que ningún Estado puede resistirse al poder los mercados financieros globales y en el que no hay prácticamente instituciones que establezcan las reglas a escala internacional. Los mecanismos de toma de decisiones colectivas para la economía global simplemente no existen.
  • No es mi deseo abolir el capitalismo. A pesar de sus deficiencias, es mejor que las alternativas.
  • Una sociedad global no significa un Estado global. La mayor oposición a esta idea proviene de Estados Unidos, como única gran potencia que queda, no está dispuesto a subordinarse a autoridad internacional alguna.
  • Los tres conceptos clave en los que se fundamentan todas mis demás ideas y la mayoría de mis acciones en los negocios y en la filantropía. Estos conceptos son los de falibilidad, reflexividad y sociedad abierta.
  • Falibilidad significa que nuestra comprensión del mundo en que vivimos es intrínsecamente imperfecta.
  • Reflexividad significa que nuestro pensamiento influye activamente en los hechos en que participamos y sobre los cuales pensamos.
  • La divergencia entre la realidad y nuestro conocimiento de ella, la distancia entre uno y tro, a la que denomino sesgo de los actores, es un elemento importante en la configuración del curso de la historia.
  • El concepto de sociedad abierta se basa en el reconocimiento de nuestra falibilidad.
  • Nadie está en posesión de la verdad última. Es un hecho que los responsables de tomar decisiones políticas y económicas, e incluso pensadores académicos, a menudo no están dispuestos a aceptarlo.
  • Si las personas pudieran actuar sobre la base un conocimiento científico válido, los diferentes inversores no comprarían y venderían las mismas acciones al mismo tiempo.
  • En situaciones reflexivas los hechos no ofrecen necesariamente un criterio independiente de verdad.
  • Si la verdad es reflexiva, la búsqueda de la verdad requiere a veces intimidad.
  • Cuanto más complejo sea el pensamiento, más complicada se vuelve la realidad.
  • Sólo en tiempos reciente caí en la cuenta de lo poco usual que es esta actitud crítica.
  • Lo que es imperfecto puede ser mejorado.
  • Todas las construcciones humanas tienen defectos.
  • La perfección es inalcanzable pero lo que es intrínsecamente imperfecto es susceptible de mejora infinita.
  • La mayoría de la gente es reacia a admitir que se equivoca.
  • Cuanto más severa sea la prueba, más valiosa será la hipótesis que sobreviva a ella.
  • A diferencia de la ciencia, una hipótesis financiera no tiene que ser verdadera para ser rentable; es suficiente con que llegue a ser aceptada generalmente.
  • Falacias fértiles, construcciones defectuosas con efectos inicialmente beneficiosos. La duración de los efectos beneficiosos depende de si los defectos se reconocen y corrigen.
  • La mayoría de las personas ponene todo su empeño en negar o encubrir sus equivocaciones.
  • La caridad puede convertir a los receptores en objetos de caridad.
  • La gente se dedica con frecuencia a la filantropía porque desea sentirse bien, no porque desee hacer el bien.
  • A la gente no le gustan las observaciones críticas: quiere elogio y aliento.
  • Para ser un líder efectivo, hay que gratificar a las personas.
  • Mis palabras pueden mover mercados, aunque hago grandes esfuerzos para no abusar de ese poder.
  • Se supone que dando se ayuda a los demás, pero en realidad sirve a menudo para la gratificación del ego del donante.
  • Existe la creencia generalizada de que los asuntos económicos están sometidos a irresistibles leyes naturales comparables a las leyes de la física. Esta creencia es falsa.
  • El sistema de mercado, como cualquier otra organización humana, es intrínsecamente defectuoso.
  • Una hipótesis no puede ser verificada, sólo puede ser falsada.
  • El prestigio que se otorga a los economistas modernos, especialmente en la política y en los mercados financieros, demuestra que los alquimistas medievales se equivocaron de objeto.
  • Las teorías que no pueden ser falsadas no alcanzan la categoría de científicas.
  • Los actores basan sus decisiones en sus expectativas, y el futuro que intentan prever depende, a su vez, de las decisiones que tomen hoy.
  • Los valores del mercado penetran en áreas de la sociedad a las que no pertenecen propiamente.
  • Los agentes que formulan sus resultados en función de la riqueza tenderán ser menos reacios al riesgo que los agentes que piensan en función de las pérdidas.
  • A menudo me he sentido como si tuviera múltiples personalidades: una para los negocios, otro para la responsabilidad social y otra para uso privado.
  • La gestión del dinero requiere una dedicación inquebrantable a la causa de ganar dinero, y todas las demás consideraciones deben subordinarse a ella.
  • El comportamiento seguidista no es necesariamente irracional. Sólo en los puntos de inflexión los seguidistas inconscientes resultan malparados. De igual modo, los inversores solitarios que vinculan su fortuna con los principios fundamentales, pueden ser arrollados por la manada.
  • Los economistas han predicho diez de las últimas tres recesiones.
  • Un régimen es un conjunto de condiciones sociales que coinciden lo suficiente para poder decir que coexisten en la realidad de tal modo que portarán las semillas de su propia destrucción. Un matrimonio puede considerarse un régimen.
  • Un modo de pensamiento crítico explora al máximo las posibilidades de cambio; y un modo dogmático, no puede tolerar la incertidumbre.
  • Me convertí en filántropo a pesar de mi actitud crítica hacia la filantropía.
  • Ningún actor está en condiciones de imponer su voluntad sobre el curso de los acontecimientos.
  • En la City de Londres en la década de 1950, era prácticamente imposible concertar negocio alguno sin tener previamente una relación. No se trataba de lo que se conocía sino de a quién se conocía. Esa fue la principal razón por la que me marché de Londres: puesto que no estaba bien relacionado en Londres, mis posibilidades eran mucho mejores en Nueva York.
  • Las personas que actúan por conveniencia buscan constantemente respaldo social.
  • Debemos reconocer que nadie está en posesión de la verdad última.
  • Si un principio concreto resulta tener consecuencias negativas, la solución última debe estar en su contrario. Es el signo distintivo del pensamiento fundamentalista.
  • Si la gente abandona sus creencia en los principios fundamentales e intenta ser guiada exclusivamente por los resultados de sus acciones, la sociedad se hace inestable.
  • Nuestra capacidad para prever las consecuencias de nuestras acciones es deficiente.
  • Cuando los principios fundamentales se ignoran ampliamente en el nombre de la conveniencia y todo vale, las personas se desorientan y el anhelo de reglas firmes y disciplina estricta se refuerza.
  • La estabilidad no se pueden mantener a menos que la gente se adhiera a algunos principios fundamentales independientemente de las consecuencias.
  • ¿Cómo impide la disposición a aceptar algunos valores fundamentales que un proceso social de expansión/depresión desestabilizador se vaya de las manos? Impidiendo el comportamiento seguidista, que constituye una amenaza para la estabilidad en la sociedad en la misma medida que en los mercados financieros.
  • He demostrado en The Alchemy of Finance que los movimientos monetarios tienden a excederse debido a la especulación seguidista.
  • Se puede demostrar que en una sociedad transaccional los valores fundamentales se asientan en cimientos poco estables.
  • El sentido de la moralidad es un sentido adquirido.
  • La sociedad abierta está siempre en peligro, pero la amenaza en este momento de la historia proviene más de la inestabilidad que del gobierno totalitario.
  • En el momento actual de la historia, ninguna autoridad externa sigue siendo indiscutible. La única fuente posible es interna.
  • Un cimiento firme sobre el cual podemos construir nuestros principios es el reconocimiento de nuestra falibilidad.
  • El mayor obstáculo para la adopción de la sociead abierta como ideal es quizá el rechazo bastante generalizado de las ideas universales.
  • Las ideas universales pueden ser muy peligrosas, especialmente si se llevan hasta su conclusión lógica.
  • Los logros de la modernidad son incomparables. El método científico produjo asombrosos descubrimientos y la tecnología permitió su conversión para usos productivos. A pesar de estos impresionantes logros, la razón no pudo estar a la altura de las expectativas que había suscitado, sobre todo en el campo social y político.
  • Cuando las ideas políticas originales de la Ilustración se llevaron a la práctica, dieron origen al estado-nación. Al tratar de establecer el dominio de la razón, el pueblo se alzó contra sus gobernantes, y el poder que tomó era el poder del soberano.
  • ¿Por qué molestarse por la verdad cuando una proposición no necesita ser verdadera para ser eficaz? ¿Por qué ser honesto cuando es el éxito, no la honestidad o la virtud, lo que merece el respeto de la gente?
  • El dinero ha llegado a usurpar el papel de los valores intrínsecos.
  • Llevamos ya doscientos años viviendo en la Era de la Razón; tiempo más que suficiente para descubrir que la razón tiene sus limitaciones. Estamos dispuestos a entrar en la Era de la Falibilidad.
  • Un individuo verdaderamente sin ataduras no estaría dotado de su sentido del deber.
  • Una sociedad sin valores no puede sobrevivir, y una sociedad global necesita valores universales para mantenerse unida.
  • En vez de deshechar la Ilustración, deberíamos actualizarla.
  • El interés común debe perseguirse con gran cautela, mediante un proceso de ensayo y error.
  • Una sociedad abierta global no puede formarse sin que la gente suscriba sus principios básicos.
  • El desarrollo de una economía global no ha ido a la par que el desarrollo de una sociedad global.
  • La verdadera aparición del sistema capitalista global llegó en la década de 1970. Los exportadores de petróleo disfrutaron de súbitos y cuantiosos superávits mientras que los países importadores tenían que financiar grandes déficits. Se inventaron los eurodólares y se desarrollaron grandes mercados extraterritoriales. Los gobiernos comenzaron a hacer concesiones fiscales y de otro tipo al capital financiero para atraerlo de nuevo al interior.
  • El carácter de los mercados financieros ha cambiado hasta hacerse irreconocible durante los cuarenta años que llevo interviniendo en ellos.
  • El sistema capitalista está formado por muchos estados soberanos, cada uno de los cuales con sus propias políticas, pero todos ellos están sometidos a la competencia internacional no sólo por el comercio sino por el capital.
  • La relación entre el capitalismo y la democracia es endeble en el mejor de los casos.
  • La carga de los impuestos ha pasado del capital a los ciudadanos.
  • En la medida que otras personas deseen dinero y estén dispuestas a hacer prácticamente cualquier cosa para conseguirlo, el dinero es poder, y el poder puede ser un fin en sí mismo.
  • Aquellos que triunfan pueden no saber qué hacer con su dinero, pero al menos pueden estar seguros de que otras personas envidian su éxito.
  • El sello distintivo de la forma actual de capitalismo global es su omnipresente éxito: la intensificación del afán de lucro y su penetración en áreas que antes se regían por otras consideraciones.
  • El dinero regula la vida de las personas en mayor grado que nunca.
  • Una oferta monetaria estable no crea una economía estable, como ha demostrado la experiencia con el patrón oro.
  • El crédito desempeña un papel importante en el crecimiento económico. La capacidad de endeudamiento potencia en gran medida la rentabilidad de las inversiones.
  • Sin la intervención de las autoridades monetarias el sistema financiero internacional se habría derrumbado al menos en cuatro ocasiones: 1982, 1987, 1994 y 1997.
  • Los países enganchados al crédito exterior no pueden desengancharse fácilmente.
  • La inmunidad relativa de los prestamistas en el sistema internacional genera un peligrosos riesgo moral: los riesgos no son lo bastante grandes para desincentivar las prácticas crediticias inadecuadas. Esta asimetría es una fuente importante de inestabilidad.
  • Todas las crisis financieras están precedidas de una expansión insostenible del crédito.
  • Sobre los países deudores se ejercen toda clase de presiones financieras y políticas, lo que hace muy difícil que abandonen el sistema.
  • En épocas de incertidumbre, el capital tiende a regresar a su lugar de origen.
  • Tanto la ideología marxista como la liberal han sido totalmente desacreditadas.
  • Solo quedan en el mundo cuatro grandes empresas auditoras; una concentración semejante pero menos pronunciada tiene lugar en otras funciones financieras.
  • El sistema financiero internacional constituye el principal ingrediente del proceso de crisis. El pael que los mercados financieros desempeñan en el mundo debe ser radicalmente reconsiderado.
  • La crisis global está causada por patologías inherentes al propio sistema financiero global.
  • Medicina tradicional el FMI: elevar los tipos de interés y reducir el gasto público para estabilizar la moneda y restablecer la confianza de los inversores internacionales.
  • El FMI vive ahora su propia crisis. Ha perdido credibilidad. También se ha quedado sin recursos.
  • Lo que ha salvado a China, ha sido que su moneda no es convertible; de lo contrario, seguramente habría quedado expuesta a la bola de demolición a pesar de sus ingentes reservas monetarias oficiales.
  • El régimen comunista de China será destruido por una crisis capitalista.
  • El sistema capitalista global fue sometido a una durísima prueba en la crisis mexicana de 1994-1995.
  • La crisis rusa ha puesto al descubierto fallos antes ignorados en el sistema bancario internacional.
  • Un factor importante que favorece la desintegración del sistema capitalista global es la evidente incapacidad de las autoridades monetarias internacionales para mantenerlo unido.
  • Como soy escéptico en relación con el euro, debo ser más escéptico aún en relación con una moneda global.
  • La complejidad de los derivados ha aumentado gradualmente, y algunos de ellos entrañan un riesgo más alto de causar una discontinuidad que otros.
  • El uso de instrumentos derivados igualmente peligrosos es generalizado en los mercados monetarios, pero no se ha hecho nada para desincentivarlos.
  • Si mi afirmación es correcta y algunos de los instrumentos financieros y las técnicas comerciales inventados recientemente se basan en una teoría profundamente viciada de los mercados financieros, la ausencia de requisitos en cuanto a márgenes puede entrañar un grave riesgo sistémico.
  • Deberíamos reconsiderar nuestra actitud hacia las innovaciones financieras. La innovación se considera uno de los principales beneficios de los libres mercados, pero como los mercados financieros son intrínsecamente inestables, las innovaciones financieras pueden estar creando inestabilidad.
  • Es posible que los instrumentos derivados y otros instrumentos financieros sintéticos deban autorizarse formalmente del mismo modod en que las nueva emisiones de valores han de regvistrarse en la Comisión de Valores y Comercio.
  • Creo que los fondos de cobertura deben ser regulados como todos los demás fondos de inversión. Su regulación es difícil porque muchos de ellos operan extraterritorialmente.
  • Hoy es artículo de fe que los controles sobre el capital deberían abolirse y los mercados financieros de los países, incluída la banca, abrirse a la competencia internacional. Lamentablemente, los mercados financieros internacionales son inestables: necesitan supervisión y regulación.
  • Cuando era un anónimo actor de los mercados financieros, nunca tuve que sopesar las consecuencias sociales de mis acciones.
  • Me daba cuenta de que mis escrúpulos morales no representarían ninguna diferencia para el mundo real, dadas las condiciones de competencia efectiva o casi perfecta que prevalecen en los mercados financieros; si me abstenía, otro ocuparía mi lugar.
  • Al decidir qué acciones o monedas comprar o vender, me guiaba por una única consideración: maximizar los beneficios sopesando los riesgos frente a las recompensas.
  • Si hubiera intentado tener en cuenta las consecuencias sociales, habría dejado a un lado mis cálculos sobre riesgos y recompensas y mis posibilidades de tener éxito se habrían reducido.
  • No necesité preocuparme por las consecuencias sociales porque habrían ocurrido en cualquier caso: los mercados financieros tienen un número suficientemente amplio de actores por lo que ningún actor por sí solo puede tener un efecto apreciable sobre el resultado.
  • Los mercados financieros no son inmorales, son amorales. Hace más importante el que las reglas que rigen los mercados se formulen adecuadamente.
  • En un entorno sumamente competitivo, es probable que las personas hipotecadas por las preocupaciones por los demás obtengan peores resultados que las que están libres de todo escrúpulo moral.
  • Los valores sociales experimentan lo que podría calificarse de proceso de selección natural adversa. Los poco escrupulosos aparecen en la cumbre. Este es uno de los aspectos más perturbadores del sistema capitalista global.
  • El fundamentalismo de mercado socava el proceso político democrático y la ineficacia del proceso político es un poderosos argumento a favor del fundamentalismo del mercado.
  • El fracaso de la política se convierte en el argumento más firme en favor de dar carta blanca a los mercados.
  • La corrupción ha existido siempre, pero en el pasado la gente sentía vergüenza de ella e intentaba ocultarla. Ahora los políticos de algunos países se siente avergonzados cuando no se aprovechan de su posición.
  • Ni el mecanismo del mercado ni la democracia representativa colman las expectativas que se depositan en ellos.
  • Logros o cualidades que deberían valorarse por sí mismos se convierten a términos monetarios; se juzgan por la cantidad de dinero que producen en vez de por sus méritos intrínsecos.
  • Se han perdido la autonomía y la discreción de que disfrutaban los privilegiados en el pasado.
  • La vida debería ser algo más que la supervivencia. Pero la superviviencia de los más aptos se ha convertido en el objetivo de nuestra civilización.
  • La sustitución de todos los demás valores por los valores monetarios está impulsando a la sociedad hacia un desequilibrio peligroso y a la supresión de aspiraciones humanas que merecen ser consideradas con la misma seriedad que el crecimiento del PNB.
  • No sabemos lo que es correcto. Si lo supiéramos, no necesitaríamos un gobierno democrático; podríamos vivir felizmente bajo el gobierno de un rey filósofo como propuso Platón.
  • Estamos habituados a medir el progreso en función del PNB, pero esto equivale a aceptar el dinero como valor intrínseco.
  • Sólo quienes triunfan en la competencia están en condiciones de instituir cambios en los términos en que se lleva a cabo la competencia.
  • Disfruto de respeto y reconocimiento generalizado no por mi filantropía ni por mi filosofía, sino por mi capacidad para ganar dinero en los mercados financieros.
  • Debemos aprender a distinguir entre la toma de decisiones individuales tal como se expresa en el comportamiento del mercado y la toma de decisiones colectivas tal como se expresa en el comportamiento social en general y en la política en particular. En ambos casos, nos guiamos por intereses personales; pero en la toma de decisiones colectivas debemos anteponer el interés común a nuestros intereses individuales.
  • Siempre habrá personas que antepongan sus intereses personales al interés común. A esto se le da el nombre de problema del jinete libre y afecta a todos los intentos de cooperación.
  • La política no funciona mejor cuando los ciudadanos se guían por el sentido de lo correcto y lo incorrecto que cuando lo hacen por la mera conveniencia.
  • Algunas personas deben estar dispuestas a defender sus principios y otras deben respetarlas por ello. Eso sería suficiente para mejorar el clima político y social.
  • Las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de Derechos Humanos, pero este instrumento carece de un mecanismo para su aplicación.
  • El cardenal Richelieu, proclamó que los estados no tienen principios, si no sólo intereses.
  • El fundamentalismo de mercado, el realismo geopolítico y el darwinismo social vulgar comparten un fallo común: desdeñan el altruismo y la cooperación.
  • El equilibrio de poderes se suele reconocer como una de las formas de mantener la paz y la estabilidad en el mundo.
  • Estados Unidos sigue siendo la única gran potencia que queda, pero no tiene una visión clara de su papel en el mundo.
  • He visto ya suficientes crisis políticas y financieras para saber que nunca es pronto para comenzar a prevenirlas.
  • No es fácil evaluar el éxito de la prevención de las crisis, pues sólo los fracasos se registran.
  • La idea de ayudar a los demás por una idea abstracta está totalmente desconectada de las actitudes dominantes.
  • Históricamente, Estados Unidos ha estado dividido siempre entre el realismo geopolítico y los principios universales enunciados en la Declaración de Independencia.
  • El desafío supremo de nuestro tiempo es establecer un código de conducta de validez universal para nuestra sociedad global.
  • Somos testigos de un gigantesco experimento de ingeniería social: la creación de la Unión Europea.
  • Estados Unidos deberái recuperar su papel de líder del mundo libre. No pueden hacerlo solos.
  • A las burocracias les interesa siempre más la autoconservación que el desempeño de su misión.
  • La marihuana no es adictiva pero es nociva para los niños porque afecta a la memoria a corto plazo y se interfiere en el proceso de aprendizaje.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

7 comentarios to “La crisis del capitalismo global de George Soros – Apuntes Breves”

  1. Hace poco vi en la tele un reportaje de John perkins, se llamaba sicarios financieros y la verdad es que me dejó de piedra, hablaba de como los gobiernos, los paises y el mundo capitalista estaba completamente a merced de las grandes corporaciones, si aguien tiene la posibilidad de ver este video se lo recomiendo totalmente, a mi me abrió los ojos y creo que es obligatorio verlo…

    gracias!

  2. gracias por tu comentario, no sabia que tenia un reportaje, lo buscare!, lo que si sabia era del libro jeje :)

    https://raulbarraltamayo.wordpress.com/2010/11/01/manipulados-john-perkins/

    raul

  3. […] La crisis del capitalismo global de George Soros. […]

  4. […] La crisis del capitalismo global de George Soros. […]

  5. […] La crisis del capitalismo global de George Soros. […]

  6. […] La crisis del capitalismo global de George Soros. […]

  7. […] La crisis del capitalismo global de George Soros. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: