Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Arte de la guerra de Sunzi – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 26 de diciembre, 2011


© Laureano Ramírez Bellerín, 2006.

Compuesta entre los siglos VI y V antes de nuestra era, arte de la guerra de Sunzi es la más antigua obra de estrategia militar que ha llegado hasta nuestros días. Pero no es su antigüedad su rasgo más definido, sino el tratamiento de la confrontación como un todo dialéctico en el que cada movimiento de una de las partes suscita una reacción en la otra, en una suerte de conjunto cerrado cuyos elementos han de mantenerse siempre en equilibrio.

Desde su entronque con este principio cósmico propio del más antiguo pensamiento popular chino, presente en el Libro de los cambios y en la mayoría de las primeras escuelas filosóficas, la obra desgrana alguna de las cuestiones fundamentales de la guerra, desde la planificación previa hasta el papel de los espías, subrayando los aspectos psicológicos de la contienda, y todo ello con vistas a minimizar los costes materiales y humanos o a evitar el enfrentamiento: de ahí que, por paradójico que parezca, se revele en definitiva como una obra pacifista, un libro contrario a la guerra.

La presente versión se basa en el original más antiguo hasta ahora conocido: las tablillas de bambú de Yinqueshan, descubiertas en unas tumbas del siglo II aC. A partir de ellas y de otros muchos documentos, el libro plantea, por primera vez en una lengua occidental, una posible reconstrucción del que debió de ser el texto primigenio, en un intento de arrojar luz sobre una obra tan difundida como mal interpretada.

Laureano Ramírez Bellerín es profesor titular de la Universidad Autónoma de Barcelona, donde imparte diversas asignaturas relacionadas con China. Traductor de numerosas obras antiguas y modernas, recibió en 1992 el Premio Nacional de Traducción por la versión española de Historia del bosque de los letrados (Rulin waishi), un clásico del siglo XVIII.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Las circunstancias que cabe sopesar para conocer el desenlace de la contienda son: ¿Cuál de los soberanos gobierna con mayor rectitud? ¿Cuál de los generales es el más hábil? ¿A cuál de las partes favorece el tiempo y el terreno? ¿En cuál de las partes se respetan más los reglamentos y las órdenes? ¿Cuál de las partes cuenta con mayores fuerzas? ¿Cuál de las partes cuenta con oficiales y soldados mejor entrenados? ¿Cuál de las dos partes imparte con mayor justicia los premios y los castigos?
  • La guerra es el arte del engaño. Si tenéis capacidad, aparentad incapacidad; si estáis prestos para el ataque, aparentad que no lo estáis; si estáis cerca, aparentad lejanía; si lejos, cercanía.
  • Embaucadlo si está bien emplazado, atacadlo si es desordenado, aprontaos si no presenta flaquezas, evitadlo si muestra fortaleza, provocadlo si es dado al enfado.
  • Si en el transcurso de la guerra la victoria se demora por largo tiempo, las armas pierden su filo y la moral decae.
  • Jamás ha existido campaña prolongada que fuese de provecho para ningún estado.
  • El buen estratega no precisa recurrir a una segunda leva de soldados ni a un nuevo aprovisionamiento.
  • Mientras las energías se consumen en el campo de batalla, en el propio país quedan las familias sumidas en la indigencia.
  • El general sagaz busca sus provisiones en el campo enemigo.
  • Si queréis asaltar al enemigo, haced que la tropa se indigne; si queréis haceros con sus aparejos, premiadla.
  • Es ley de guerra someter antes que aniquilar.
  • El culmen de la destreza militar es doblegar al enemigo sin combate.
  • Ley de guerra es rodear al enemigo cuando la superioridad de fuerzas es de diez a uno, atacarlo cuando es de cinco a uno, y repartir las operaciones cuando es de dos a uno. Si las fuerzas son parejas, combatid.
  • El ejército chico, por más que resista, siempre acabará siendo presa del grande.
  • El buen estratega se sitúa en una posición que imposibilita su derrota, y al mismo tiempo no desaprovecha ninguna ocasión para derrotar al enemigo.
  • Gobernar un ejército numeroso es lo mismo que gobernar uno pequeño.
  • Para el buen estratega no cuenta tanto el hombre como la potencia. Sabe elegir a sus hombres y dar rienda suelta al potencial latente.
  • El buen estratega atrae al enemigo y no se deja atraer por él.
  • El buen general hace que el enemigo manifieste su forma al tiempo que disimula la suya.
  • Quien logra prever la fecha y el lugar del combate, puede entablar batalla aun después de recorrer mil li.
  • Por muy numeroso que sea el enemigo, siempre podremos privarlo de su capacidad de combate.
  • La mejor forma militar es la que llega a no tener forma, pues así escapa al acecho de los espías más penetrantes y a las maquinaciones más sagaces.
  • En la guerra no hay impulso constante ni forma perenne.
  • Quien no conoce las intenciones de un estado vecino, no debe tenerlo por aliado.
  • Allá donde no llegue la voz, servíos de tambores y címbalos; allá donde no alcance la vista, servíos de estandartes y banderas. Haced que la tropa concentre los ojos ylos oídos en un solo lugar; pues, unidos los hombres en un punto, ni el más bravo avanzará en solitario ni el más cobarde podrá retroceder.
  • El buen estratega evita al enemigo cuando su moral es ardiente, y ataca cuando flaquea o sucumbe.
  • No marchéis contra el enemigo monte arriba, ni ataquéis si tiene detrás una colina; si hace que se va, no lo sigáis en su huida; si está cercado, no lo dejéis sin salida; si torna a su país, no impidáis su partida.
  • Existen caminos que no hay que seguir, tropas que no hay que atacar, ciudades que no hay que tomar, territorios que no hay que disputar y órdenes del soberano que no hay que cumplir.
  • El general sagaz agobia a los señores de otros estados haciéndoles creer que van a hallarse en desventaja, los atarea creándoles contratiempos que se vean obligados a resolver, los marea haciéndoles creer que van a obtener una ventaja.
  • Flaquezas que acechan a todo general: si porfía en morir, será aniquilado; si suspira por vivir, será capturado; si peca de irascible, será provocado; si presume de digno, será deshonrado; si se apega a sus hombres, será agobiado.
  • Cuando el enemigo habla con humildad pero aumenta sus preparativos, es porque se dispone a atacar; cuando habla con vehemencia y parece tener prisa por avanzar, es porque quiere retirarse; cuando sus oficiales corren de un lado a otro y mandan formar a los soldados, es porque les ha llegado el momento de la batalla; cuando sólo avanza con la mitad de sus hombres, es porque intenta embaucarnos; cuando sus hombres desaprovechan una posición ventajosa manifiesta, es porque están exhaustos.
  • Cuando el enemigo viene con presentes por vía de desagravio, es porque quiere una tregua.
  • En la guerra no se es más fuerte por contar con más efectivos; lo que importa es mantener la cohesión de las fuerzas, predecir con acierto la situación del enemigo y gozar de la confianza de la tropa.
  • El que no haga planes y subestime al enemigo, acabará siendo presa de él.
  • Si el general concierta a sus hombres con la benevolencia y los gobierna con la disciplina, la victoria es cierta. Si siempre imparte las órdenes con el ánimo de educar a sus hombres, sus hombres obedecerán, y si no es así, no obedecerán; si logra que sus órdenes sean siempre dignas de crédito, reinará la armonía entre él y sus hombres.
  • Desastres que amenazan al ejército son la huida, la desobediencia, el desánimo, el derrumbamiento, la desorganización y la desbandada.
  • Cuando las condiciones de la batalla apuntan a la victoria cierta debe combatir, por más que el soberano disponga lo contrario, y cuando las condiciones apuntan a la derrota debe evitar la contienda, por más que el soberano lo apremie.
  • El general que avanza sin buscar la gloria o se retira sin importarle el castigo, y sólo actúa por el deseo de proteger a sus hombres y ser de provecho para el soberano, es una auténtica joya para el estado.
  • Si el general cuida a sus hombres como a niños recién nacidos, lo seguirán hasta las quebradas más profundas, y si los trata como a hijos amados, morirán a su lado; pero si, tanta es su generosidad, que no logra ponerlos a buen uso, tanto su aprecio, que no logra hacerse obedecer, tanta su permisividad, que no logra llamarlos al orden, serán inútiles como niños malcriados.
  • Enfrentad a vuestros soldados a una situación sin salida, y preferirán morir antes que huir; y, dispuestos a morir, serán capaces de todo, y la clase y la tropa lucharán con todas sus fuerzas.
  • Incumbe al general mostrarse sereno e inescrutable, correcto y comedido.
  • Así como en soberano no puede declarar la guerra movido tan sólo por la cólera, el general no puede librar combate aguijado tan sólo por el resentimiento.
  • Existen cinco clases de espías: los activos son los que traen información, y los pasivos, los que están con el enemigo; los espías locales son aquellos de que nos servimos por su condición de naturales del país enemigo; los internos, aquellos de que nos servimos por ser oficiales del enemigo; y los dobles, aquellos de que nos servimos por su condición de espías del enemigo.
  • Ninguno, en los tres cuerpos del ejército, debe ser tratado con mayor cordialidad que los espías; ninguna gratificación debe ser más generosa que la de los espías; ningún negocio debe ser llevado con mayor reserva que el de los espías.

Enlaces relacionados:

raul

5 comentarios to “Arte de la guerra de Sunzi – Apuntes Breves”

  1. […] Arte de la guerra de Sunzi. […]

  2. […] Arte de la guerra de Sunzi. […]

  3. […] Arte de la guerra de Sunzi. […]

  4. […] Arte de la guerra de Sunzi. […]

  5. […] Arte de la guerra de Sunzi. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: