Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Por una cultura libre de Lawrence Lessig – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 2 de enero, 2012


© 2004, Lawrence Lessig. Licencia: CC BY-NC 2.0.

“Demuéstrame que hace falta que la cultura sea regulada. Demuéstrame que produce un bien. Y mientras no puedas demostrarme estas dos cosas que tus abogados no se acerquen”.

Extraña afirmación para un autor que es un reconocido abogado. Con esta retadora invitación termina Lessig este libro, llamado a convertirse en un clásico mundial de guerrilla contra el reiterado victimismo de la industria cultural frente al problema de la llamada “piratería”.

En estas páginas, se describe un recorrido hístórico singular que está transformando el antiguo régimen de la cultura (libre), en el que la práctica totalidad de los conocimientos y de los bienes culturales estaban disponibles para animar nuevas innovaciones, a una cultura del permiso y de la restricción.

Efectivamente, la innovación cultural y la creatividad se ven amenazadas por limitaciones cada vez más severas; alargamiento temporal de los derechos de autor, extensión de la necesidad de permisos para un mayor número de usos de las obras creativas, multiplicación de las sanciones y penas por violaciones menores de las leyes de propiedad intelectual, criminalización de las redes de intercambio p2p…

Restricciones que se aplican a todos los creadores, exceptuando, claro está, aquellos grupos mediáticos que poseen suficientes recursos y derechos como para hacerlos valer frente a sus competidores. En definitiva, Por una cultura libre es un alegato a favor de la libertad de crear, frente a la imposición de monopolios de uso sobre nuestro patrimonio cultural.

Lawrence Lessig es profesor de derecho en la Universidad de Stanford. Principal animador y autor intelectual de las licencias Creative Commons, Lessig es considerado por muchos como “el principal pensador de la propiedad intelectual en la era Internet” (New Yorker). En 2002 llevó al Tribunal Supremo la recusación de la llamada Ley Sony Bono para la ampliación de los plazos del copyright en Estados Unidos.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Una cultura libre apoya y protege a creadores e innovadores. Lo hace directamente concediendo derechos de propiedad intelectual. Pero lo hace también indirectamente limitando el alcance de estos derechos, para garantizar que los creadores e innovadores que vengan más tarde sean tan libres como sea posible del control por parte del pasado.
  • Lo opuesto a una cultura libre es una “cultura del permiso”.
  • Las leyes están cambiando; ese cambio está alterando la forma en que se construye nuestra cultura.
  • Todas las intuiciones teóricas que desarrollo aquí son ideas que Stallman describió hace décadas.
  • Como Stallman, defiendo que la tradición es la base de los valores. Como Stallman, creo que estos valores son los valores de la libertad. Y como Stallman, creo que estos valores de nuestro pasado necesitarán ser defendidos en nuestro futuro.
  • Nuestro pasado ha sido una cultura libre, pero solamente lo será en nuestro futuro si cambiamos el rumbo hacia el que nos dirigimos.
  • Una cultura libre no es un cultura sin propiedad; no es una cultura en la que no se paga a los artistas.
  • La cultura libre que defiendo en este libro es un equilibrio entre la anarquía y el control.
  • Una cultura libre puede verse desvirtuada por el extremismo en los derechos de la propiedad que la definen.
  • Mi tesis es que Internet ha inducido un importante y aún no reconocido cambio en la forma en que la cultura se produce.
  • Al principio de nuestra historia, y durante casi toda la historia de nuestra tradición, la cultura no comercial básicamente no estaba sometida a regulación. Las leyes dejaban que esta cultura fuera “libre”. Las leyes se centraban en la creatividad comercial.
  • Por primera vez en nuestra tradición, las formas habituales en las cuales los individuos crean y comparten la cultura caen dentro del ámbito de acción de las regulaciones impuestas por las leyes, que se han expandido para poner bajo su control una enorme cantidad de cultura y creatividad a la que nunca antes había llegado.
  • La tecnología que preservaba el equilibrio de nuestra historia ha sido destruida. La consecuencia es que de forma creciente somos menos una cultura libre y más una cultura del permiso.
  • Se trata de un proteccionismo que tiene como propósito proteger ciertas formas de negocio, no proteger a los artistas.
  • A la mayoría, las batallas sobre el copyright e Internet les parecen remotas.
  • Creo que la “piratería” está mal, y que las leyes, bien afinadas, deberían castigar la “piratería”, se produzca dentro o fuera de Internet.
  • Lo que yo temo es que la guerra para librar Internet de “piratas” también librará a nuestra cultura de valores que han sido claves en nuestra tradición desde el principio.
  • En toda nuestra historia nunca ha habido un momento como el actual, en el que una parte tan grande nuestra “cultura” fuera “posesión” de alguien.
  • La teoría de “si hay valor, hay derecho” nunca ha sido la teoría de la propiedad creativa de EE.UU. Nunca ha llegado a echar raíces en nuestras leyes.
  • Cuando nacieron, las leyes de copyright sólo se preocupaban de que alguien publicara algo; hoy en día, también se ocupan de transformar o basarse en esa obra.
  • Bastante a menudo el gran genio de Disney, su chispa de creatividad, se basó en el trabajo de otros.
  • Disney siempre estuvo repitiendo como un loro los largometrajes destinados al gran público de su tiempo.
  • Los primeros dibujos animados están llenos de obras derivadas.
  • En 1928 la mayoría de los contenidos del siglo XIX eran libres para que Disney los usara y se basase en ellos. El plazo medio del copyright eran aproximadamente treinta años.
  • La nuestra era una cultura libre. Se está convirtiendo en una que no lo es en mucho menor grado.
  • El cambio tecnológico que hizo posible la fotografía como fenómeno de masas no ocurrió hasta 1888, fue obra de un solo hombre. George Eastman, él mismo fotógrafo aficionado, estaba frustrado con la tecnología de placas para tomar fotografías.
  • Desde muy temprano en la historia de la fotografía, hubo una serie de decisiones judiciales que podrían haber cambiado sustancialmente el camino de la misma. Les preguntaron a los tribunales, si el fotógrafo, aficionado o profesional, necesitaba permiso antes de que pudiera capturar e imprimir cualquier imagen que quisiera. La respuesta fue que no.
  • Las leyes y, cada vez más, la tecnología interfieren con una libertad que la tecnología y la curiosidad asegurarían en cualquier otro caso.
  • Si la “piratería” significa usar la propiedad creativa de otros sin su permiso entonces la historia de la industria de contenidos es una historia de piratería. Cada uno de los sectores importantes de los “conglomerados de medios” de hoy en día nació de una forma de piratería.
  • La industria del cine de Hollywood fue construida por piratas en fuga. Muchos creadores y directores emigraron desde la coste este a California a principios del siglo XX, en buena medida para escapar de los controles de las patentes concedidas al inventor del cine, Thomas Edison. California estaba suficientemente lejos el alcance de Edison para que allí pudieran piratear sus inventos sin miedo a la ley.
  • Una vez que un compositor autoriza una grabación de una obra, cualquier otro tiene la libertad de grabar la misma canción, siempre que le pague al compositor original una tarifa fijada por la ley.
  • La radio también nació de la piratería. Cuando la estación de radio ejecuta un disco está interpretando una copia de la obra del artista que ha grabado esa canción. Tendría que pagar al artista por su obra, de la misma manera que paga al compositor de la melodía de su trabajo.
  • La televisión por cable también nació como un tipo de piratería. Cuando empezaron en 1948, la mayoría de los empresarios se negaron a pagar a las emisoras en abierto los contenidos que repetían para sus clientes.
  • La piratería pura y dura está mal.
  • Si bien las cifras verdaderamente sugieren que el p2p es perjudicial, es difícil de determinar en qué medida.
  • Hay millones de canciones que ya no están disponibles comercialmente. La inmensa mayoría no está disponible debido únicamente a que los sellos o los distribuidores han decidido que ya no tiene sentido para la compañía ponerlos a disposición del público.
  • ¿Crees que habría que cerrar también las bibliotecas y las librerías de segunda mano?
  • La tolerancia cero no ha producido la industria de contenidos que tenemos hoy.
  • ¿era Walt Disney un pirata?
  • Los guerreros del copyright insisten, nuestros contenidos son nuestra propiedad.
  • Los guerreros del copyright tienen razón: el copyright es un tipo de propiedad. Se puede poseer y se puede vender, y las leyes protegen contra su robo.
  • La propiedad del copyright es un tipo de propiedad extraño. De hecho, la idea misma de propiedad sobre una idea o cualquier expresión es muy extraña.
  • En los últimos trescientos años, hemos llegado a aplicar el concepto de copyright cada vez de una forma más amplia. En 1710 el copyright nació como una serie muy específica de restricciones: prohibía que otros reimprimieran un libro. No controlaba de ninguna forma más extensa cómo podía usarse una obra.
  • La limitación de los plazos del copyright fue una forma indirecta de asegurar la competencia entre libreros, y de este modo la producción y difusión de la cultura.
  • El dominio público nació después de 1774. La cultura en Inglaterra era, de este modo, libre en el sentido de que la cultura y su desarrollo ya no estarían controlados por un pequeño grupo de editores.
  • En teoría, el fair use significa que no necesitas permiso. En la práctica el fair use funciona de una forma muy diferente., el uso efectivo es, para muchos creadores, muy reducido.
  • Peter Drucker: “No hay nada tan inútil como hacer eficientemente algo que no debería haberse hecho en absoluto”.
  • La creatividad depende de que los dueños de la creatividad no lleguen a tener un control perfecto.
  • En una sociedad libre, con un mercado libre, apoyado por la libre empresa y el libre comercio, el papel del gobierno no es el de apoyar una forma de hacer negocio frente a las demás.
  • El efecto neto del aumento masivo de la protección será devastador para la creatividad.
  • La mayoría de las obras creativas tienen una vida comercial real de sólo un par de años. La mayoría de libros quedan descatalogados al año.
  • Hoy todo tiene automáticamente copyright. No hace falta registrar o marcar tu obra.
  • Por muy perturbadora que sea la expansión del copyright con relación a la copia de una obra determinada, resulta extraordinariamente perturbadora con respecto a los usos transformadores de una obra creativa.
  • Nunca en nuestra historia, como hoy en día, ha tenido menos gente el derecho legal a controlar en un grado tan alto el desarrollo de nuestra cultura.
  • La oportunidad de crear y transformar queda debilitada en un mundo en el que la creación requiere pedir permiso y en el que la creatividad tiene que consultar con su abogado.
  • Cuanto más trabajo para entender la lucha actual sobre el copyright y la cultura, más pienso que estamos enfrentándonos a una quimera.
  • Una cantidad extraordinaria de creatividad nunca será ejercida, o nunca será ejercida en público.
  • Las única imágenes de uso seguro en el acto de creación son las que le compras a Corbis o a otra granja de imágenes.
  • Incluso hoy en día no hay nuevos coches que se vendan en EE.UU. con reproductores de MP3 propiamente dichos.
  • Las leyes son un lío de incertidumbres. No tenemos una buena forma de saber cómo debería aplicarse a las nuevas tecnologías. La incertidumbre de la ley es una carga para la innovación.
  • La construcción de una cultura del permiso, en lugar de una cultura libre, es la primera forma importante en la que los cambios que he descrito supondrán una carga para la innovación.
  • La ineficiencia de las leyes es una vergüenza para nuestra profesión. Nuestra profesión debería hacer todo lo posible para hacer del derecho algo más eficiente, al menos hacer también todo lo posible para limitar el alcance de la ley donde la ley no está haciendo ningún bien.
  • La radio por Internet es a la radio lo que la FM fue a la AM. Es una mejora potencialmente más significativa, en un grado inmensamente mayor. La radio por Internet tiene que pagar un tipo de copyright que la radio terrestre no tiene que pagar.
  • El objetivo es usar la ley para eliminar competidores.
  • Dado que la gente viola las leyes, deberíamos revocarlas. El imperio de la ley depende de que la gente obedezca la ley. ¿Hay otra forma de asegurar que los artistas cobren sin convertir en criminales a 43 millones de estadounidenses?
  • Los copyrights valiosos son los responsables de que se extiendan los plazos.
  • De toda la obra creativa producida por los seres humanos, solamente una fracción minúscula ha seguido teniendo valor comercial.
  • Ahora es posible preservar y asegurar un acceso universal al conocimiento y a la cultura, cuando antes no era posible.
  • Dicen que es un síntoma de buena salud cuando la depresión deja paso a la ira.
  • A las empresas farmaceúticas les encantaría (dicen y yo las creo) vender sus productos, en África y en otros lugares, al precio más bajo posible.
  • Colectivamente, como la cultura que somos, hemos perdido el sentido del equilibrio. Hemos perdido el ojo crítico que nos ayuda a ver la diferencia entre la verdad y el extremismo.
  • Al amparo de la oscuridad ocurren muchas cosas que la mayoría rechazaríamos si cualquiera de nosotros abriese los ojos.
  • Se ha perdido la idea de equilibrio con respecto de la propiedad intelectual.
  • El gobierno es simplemente un instrumento de los grupos de presión más poderosos. ¿En qué nos hemos convertido, nosotros, la democracia más poderosa del mundo?
  • Un tipo de tecnología nos ha dado una nueva libertad. Lentamente, algunos comienzan a entender que esta libertad no significa anarquía.
  • El sentido común deber rebelerse. Debe actuar para liberar la cultura.
  • Cuando Internet acababa de nacer, su arquitectura inicial se inclinó de un modo efectivo hacia la dirección de “ningún derecho reservado”.
  • Necesitamos una forma de restaurar una serie de libertades que antes simplemente podíamos dar por sentadas.
  • Cuando por primera vez se distribuyeron comercialmente ordenadores con software, el software era libre. Conforme se hizo posible importar programas de un sistema a otro, se volvió comercialmente atractivo esconder el código de los programas.
  • La meta de Creative Commons es construir una capa de copyright razonable por encima de los extremos que reinan hoy en día. Constituye una garantía de libertad para cualquier que acceda a la licencia. Nuestra meta es construir un movimiento de consumidores y productores de contenidos que ayuden a construir un dominio público. La meta no es combatir a los defensores de “todos los derechos reservados” sino complementarlos.
  • No recuperaremos una cultura libre solamente con acciones individuales. Precisará también de importantes reformas legales.
  • Debemos exigir formalidades: marcar las obras con copyright, registrar los copyright y renovar las exigencias del copyright. Deberíamos adoptar un modelo similar al registro dns para el registro y la renovación de copyrights.
  • El plazo del copyright debería ser tan largo como sea preciso para proporcionar incentivos a la hora de crear, pero no más.
  • La línea entre el dominio público y el contenido protegido debe quedar clara.
  • A los abogados les gusta la indefinición del “fair use” y las distinciones entre “ideas” y “expresión”.
  • Sea cual sea el plazo del copyright, la lección más clara que enseñan los economistas es que el plazo no debe extenderse una vez dado.
  • Cuatro modalidades distintas de compartir en las redes de intercambio:
    • A. Hay quien las usa como un sustituto de la compra de CDs.
    • B. También hay quien las usa para escuchar partes de CDs antes de comprarlos.
    • C. Hay muchos que usan estas redes para acceder a contenidos que ya no se venden pero que están todavía bajo copyright o que serían demasiado complicados de comprar fuera de la Red.
    • D. Hay muchos que usan estas redes para acceder a contenidos que no tienen copyright o para obtener un acceso respaldado por el mismo dueño del copyright.
  • Hoy en día compartir ficheros es adictivo. En diez años no lo será. Hoy en día, es adictivo porque es la forma más fácil de acceder a una gran gama de contenidos. No será la forma más fácil dentro de diez años. Será más fácil suscribirse que convertirse en el administrador de una base de datos.
  • El “problema” con el intercambio de archivos es un problema que irá desapareciendo conforme sea más fácil conectarse a Internet.
  • Antes que buscar destruir Internet o las tecnologías p2p que están dañando a los proveedores de contenidos deberíamos buscar una forma relativamente sencilla de compensar a aquellos que reciben este daño.
  • Según predijeron los expertos, cuando Apple lanzó su tienda musical on-line, podría vencer a los “gratuito” al ser más fácil de usar que lo gratuito.
  • La verdadera cuestión no es si eliminan el intercambio en abstracto. La verdadera cuestión es su efecto en el mercado. ¿Es mejor (a) tener una tecnología que es segura en un 95% y que produce un mercado de tamaño x, o (b) tener una tecnología que es segura en un 50% pero que produce un mercado del tamaño de cinco veces x?
  • Yo soy abogado. Me gano la vida formando abogados. Creo en las leyes. Creo en la ley del copyright.
  • El sistema legal no funciona para nadie excepto para aquellos que tienen el máximo de recursos. No porque el sistema esté corrompido. Simplemente, debido a que los costes son tan asombrosamente altos, prácticamente nunca puede conseguirse justicia alguna. En los bufetes más importantes la hora de abogado supera los 400 dólares.
  • Deberíamos preguntar “¿por qué?” Demuéstrame que hace falta regulación de la cultura. Demuéstrame que produce un bien. Y mientras no puedas demostrarme estas dos cosas que tus abogados no se acerquen.

Enlaces relacionados:

Libros relacionados:

raul

4 comentarios to “Por una cultura libre de Lawrence Lessig – Apuntes Breves”

  1. […] Por una cultura libre de Lawrence Lessig. […]

  2. […] Por una cultura libre de Lawrence Lessig. […]

  3. […] Por una cultura libre de Lawrence Lessig. […]

  4. […] Por una cultura libre de Lawrence Lessig. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: