Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 13 de febrero, 2012


© 2007 by Nassim Nicholas Taleb. All Rights Reserved.

¿Qué es un cisne negro? Para empezar, es un suceso improbable, sus consecuencias son importantes y todas las explicaciones que se puedan ofrecer a posteriori no tienen en cuenta el azar y sólo buscan encajar lo imprevisible en un modelo perfecto.

El éxito de Google y You Tube, y hasta ell 11-S, son “cisnes negros”. Para Nassim Nicholas Taleb, los cisnes negros son parte integrante de nuestro mundo, desde el auge de las religiones hasta los acontecimientos de nuestra vida personal.

¿Por qué no podemos identificar este fenómeno hasta que ya ha sucedido? Según el autor, ello se debe a que los humanos nos empeñamos en investigar las cosas ya sabidas, olvidándonos de lo que desconocemos. Ello nos impide reconocer las oportunidades y nos hace demasiado vulnerables al impulso de simplificar, narrar y categorizar, olvidándonos de recompensar a quienes saben imaginar lo “imposible”.

Elegante, sorprendente, y con reflexiones de alcance universal, El cisne negro transformará nuestra manera de mirar el mundo. Taleb es un escritor ameno, ingenioso e irreverente, con un profundo conocimiento de temas tan dispares como la ciencia cognitiva, el mundo de los negocios y la teoría de la probabilidad. De hecho, El cisne negro es auténtico cisne negro en sí mismo.

Nassim Nicholas Taleb (Líbano, 1960) ha dedicado su vida a estudiar los problemas de la suerte, la incertidumbre, la probabilidad y el conocimiento. Ensayista, investigador y financiero, es miembro del Instituto de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Nueva York y profesor de Ciencias de lo Incierto en la Universidad de Massachussets, también en la London Business School.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Resulta imposible profundizar en una idea cuando se dirige un negocio, sean cuales sean las horas que éste conlleve, las preocupaciones y el sentido de la responsabilidad ocupan un espacio cognitivo precioso. Es posible que uno pueda estudiar, meditar y escribir si es un empleado, pero no cuando dirige un negocio, a no ser que sea un irresponsable.
  • Una sola observación puede invalidar una afirmación generalizada.
  • Tres atributos del Cisne Negro: rareza, impacto extremo y predictibilidad retrospectiva.
  • Qué poco de nuestra comprensión del mundo en las vísperas de los sucesos de 1914 nos habría ayudado a adivinar lo que iba a suceder a continuación.
  • Tendemos a actuar como si los Cisnes Negros no existieran.
  • La idea central del libro es nuestra ceguera respecto a lo aleatorio, en particular las grandes desviaciones.
  • La vida es el efecto acumulativo de un puñado de impactos importantes.
  • La lógica del Cisne Negro hace que lo que no sabemos sea más importante que lo que sabemos.
  • Muchos Cisnes Negros pueden estar causados y exacerbados por el hecho de ser inesperados.
  • El beneficio de una empresa humana es, en general, inversamente proporcional a lo que se esperaba que fuera.
  • La incapacidad de predecir las rarezas implica la incapacidad de predecir el curso de la historia. Pero actuamos como si fuéramos capaces de predecir los hechos o, peor aún, como si pudiésemos cambiar el curso de la historia.
  • Hacemos proyecciones a treinta años de déficit de la seguridad social y de los precios del petróleo, sin darnos cuenta de que ni siquiera podemos prever unos y otros para el verano que viene.
  • Lo sorprendente no es la magnitud de nuestros errores de predicción, sino la falta de conciencia que tenemos de ello.
  • Otro defecto humano procede de la concentración excesiva en lo que sabemos: tendemos a aprender lo preciso, no lo general.
  • No aprendemos espontáneamente que no aprendemos que no aprendemos. No apredemos reglas sino hechos, y sólo hechos.
  • Desdeñamos lo abstracto, lo despreciamos con pasión.
  • Las pruebas demuestran que pensamos mucho menos de lo que creemos.
  • Todo el mundo sabe que es más necesaria la prevención que el tratamiento, pero pocos son los que premian los actos preventivos.
  • Los seres humanos no sólo somos un género superficial, somos un género muy injusto.
  • Este libro trata de la incertidumbre; el suceso raro equivale a la incertidumbre.
  • Es necesario considerar los extremos si conllevan un efecto acumulativo extraordinario.
  • La platonicidad es nuestra tendencia a confundir el mapa con el territorio, a centrarnos en formas puras y bien definidas. Es lo que nos hace pensar que entendemos más de lo que en realidad entendemos.
  • Las ideas van y vienen; las historias permanecen.
  • Carecemos de imaginación y la reprimimos en los demás.
  • A pesar de nuestro progreso y crecimiento, el futuro será progresivamente menos predecible.
  • El Cisne Negro procede de nuestra falsa comprensión de la probabilidad de las sorpresas.
  • Es difícil recuperarse de la fuga de cerebros.
  • El análisis aplicado y minucioso del pasado no nos dice gran cosa sobre el espíritu de la historia; sólo nos crea la ilusión de que la comprendemos.
  • La historia y las sociedades no gatean: avanzan a saltos. Sin embargo, nos gusta creer en la pequeña progresión incremental.
  • Para mí supuso un gran golpe que no seamos más que una gran máquina que mira hacia atrás, y que los seres humanos sepamos engañarnos con tanta facilidad.
  • Dado que nuestra memoria es limitada y está filtrada, tenderemos a recordar aquellos datos que posteriormente coincidan con los hechos.
  • Personas muy inteligentes o informadas no tienen ventaja alguna sobre los taxistas en sus predicciones, con una diferencia crucial. Los taxistas no piensan que comprenden las cosas mejor que las personas con estudios.
  • Cualquier reducción del mundo que nos rodea puede tener unas consecuencias explosivas, ya que descarta algunas fuentes de incertidumbre, y nos empuja a malinterpretar el tejido del mundo.
  • Recomendaría escoger una profesión que no sea escalable. Una profesión escalable es buena sólo para quien tienen éxito; son profesiones más competitivas, producen desigualdades monstruosas y son mucho más aleatorias.
  • Regla suprema de Mediocristán: cuando la muestra es grande, ningún elemento singular cambiará de forma significativa el total.
  • En Extremistán, las desigualdades son tales que una única observación puede influir de forma desproporcionada en el total.
  • Error de la confirmación, nos centramos en segmentos preseleccionados de lo visto, y a partir de ahí generalizamos en lo no visto.
  • Falacia narrativa, nos engañamos con historias que sacian nuestra sed platónica de modelos distintos.
  • Tunelamos, nos centramos en unas cuantas fuentes bien definidas de la incertidumbre.
  • Reaccionamos ante una información no por su lógica impecable, sino basándonos en la estructura que la rodea, y en cómo se inscribe dentro de nuestro sistema social y emocional.
  • En la literatura médica se emplea el acrónimo NED, no evidence of disease. No existe nada del estilo END, evidence of no disease.
  • Una serie de hechos corrobarativos no constituye necesariamente una prueba.
  • La misma condición que nos hace simplificar nos empuja a pensar que el mundo es menos aleatorio de lo que realmente es. El Cisne Negro es lo que excluimos de la simplificación.
  • Puede haber un millón de maneras de explicar las cosas, pero la explicación auténtica es única, esté o no a nuestro alcance.
  • La información estadística abstracta no nos influye tanto como la anécdota, por sofisticada que sea la persona.
  • Stalin: “Una muerte es una tragedia; un millón de muertes, una estadística”.
  • La mayor parte de los errores que cometemos en el razonamiento proceden del uso del sistema experiencial (automático, rápido), porque pensamos que estamos empleando el sistema cognitivo (pensamiento).
  • No somos lo bastante introspectivos para darnos cuenta de que comprendemos lo que pasa un poco menos de lo que garantizaría una observación desapasionada de nuestras experiencias.
  • El mundo ha cambiado demasiado deprisa para nuestra constitución genética. Estamos alienados de nuestro entorno.
  • El hecho de no descubrir nada es algo muy valioso, ya que forma parte del proceso del descubrimiento: ya sabes dónde no hay que buscar.
  • Somos animales sociales; el infierno son los demás.
  • Nuestras intuiciones no están diseñadas para que se ajusten a lo no lineal.
  • Tengo la esperanza de que algún día la ciencia y quienes toman las decisiones redescubran lo que los antiguos siempre supieron, concretamente que la moneda de mayor valor es el respeto.
  • Nuestra felicidad depende mucho más del número de casos de sentimientos positivos que de su intensidad. Tener muchas noticias medianamente buenas es preferible a una única noticia fantástica. Es mejor sufrir todo el dolor en un período breve que padecerlo a lo largo de un período mayor.
  • Existen pocos ejemplos históricos de personas que hayan logrado algo extraordinario sin la validación de sus iguales.
  • Sesgo, la diferencia entre lo que  se ve y lo que hay. Tiene un atributo despiadado: se puede ocultar mejor cuando su impacto es mayor.
  • Lo que realmente separa a unos de otros es, en su mayor parte, un único factor: la suerte. Pura suerte.
  • El casino es el único entorno humano que conozco en el que las probabilidades son conocidas, de tipo gaussiano y casi computables.
  • Simon Foucher: “Somos proclives al dogma desde que habitábamos en el seno materno”.
  • La razón de que no veamos los Cisnes Negros: nos preocupamos por lo que ha sucedido, no por lo que pudiera ocurrir pero no ocurrió.
  • No estamos fabricados para entender asuntos abstractos: necesitamos el contexto.
  • Si buscamos un método sencillo que nos lleve a una forma de vida superior, es posible que tengamos que “desnarrar”, apagar la televisión, reducir al mínimo el tiempo dedicado a la lectura de la prensa e ignorar los blogs.
  • Arrogancia epistémica, nuestro orgullo desmedido en lo que se refiere a los límites de nuestro conocimiento.
  • No existe una diferencia efectiva entre que yo adivine una variable que no es aleatoria, pero para la que mi información es parcial o deficiente, y predecir una variable aleatoria.
  • Cuanta más información se nos da, más hipótesis formulamos en el camino, y peores serán.
  • Una vez que formulamos una teoría, no somos proclives a cambiar de idea.
  • Expertos que tienden a ser… no expertos son los agentes de bolsa, los psicólogos clínicos, los psiquiatras, los responsables de admisión en las universidades, los jueces, los concejales, los selectores de personal, los analistas de inteligencia.
  • Aquellos que no ofrecen un valor añadido tangible generalmente se ocupan del futuro.
  • Los analistas se avergüenzan de decir a sus clientes algo que parezca estrafalario; y sin embargo, resulta que los sucesos casi siempre son estrafalarios.
  • Es posible que las previsiones de los economistas creen una retroalimentación que anule su efecto.
  • Cuanto más se retrasa un proyecto, más se estima que se deberá esperar.
  • Las proyecciones de las empresas y de los gobiernos tienen un fallo fácil de detectar: no adjuntan a sus escenarios un índice de error posible.
  • Para los fines de la planificación, la precisión en la predicción importa mucho más que la propia predicción.
  • A cualquiera que cause daño por culpa de sus previsiones se le debería tratar como al loco o al mentiroso. Algunos previsores causan más daño a la sociedad que los delincuentes.
  • Casi todo lo actual es fruto de la serendipidad, un hallazgo fortuito ocurrido mientras se iba en busca de otra cosa.
  • Tenemos una tendencia natural a escuchar al experto, incluso en campos en los que es posible que éstos no existan.
  • Epistémico, individuo que piensa que sus conocimientos son sospechosos. El principal epistemócrata moderno es Montaigne.
  • Cuando pensamos en mañana no lo enmarcamos desde la perspectiva de lo que pensábamos ayer y anteayer.
  • Nuestro problema no es sólo que no conocemos el futuro, sino que tampoco sabemos mucho del pasado.
  • Hay billones de cosas pequeñas en el transcurso de un solo día, y analizarlas todas está fuera de nuestro alcance.
  • De la historia podemos sacar una confirmación negativa, cuyo valor es incalculable, pero a la vez nos llevamos muchos conocimientos ilusorios.
  • ¡Seamos humanos! Aceptemos que ser humanos implica cierto grado de arrogancia epistémica en la gestión de nuestros asuntos, y no nos avergonzemos de ello. No intentemos suspender siempre el juicio; las opiniones son la materia de la vida. No tratemos de evitar la predicción.
  • Debemos evitar la dependencia innecesaria de las predicciones dañinas a gran escala, pero sólo de estas.
  • Nunca llegaremos a conocer lo desconocido ya que, por definición, es desconocido. Sin embargo, siempre podemos imaginar cómo podría afectarme, y sobre este hecho debería basar mis decisiones.
  • Blaise Pascal: “No sé si Dios existe, pero sé que nada tengo que ganar por ser ateo si no existe, mientras que tengo mucho que perder si Dios existe. Así pues, esto justifica mi creencia en Dios”.
  • Una persona se puede situar un tanto por delante por razones completamente aleatorias; pero como nos gusta imitar a los demás, la seguimos en manada.
  • Ventaja acumulativa, al rico le resulta más fácil hacerse más rico; al famoso, hacerse más famoso.
  • Los operadores de los casino nunca pierden dinero,se limitan a no permitir que un jugador haga una apuesta enorme, y a que, en su lugar, haya muchos jugadores que hagan una serie de apuestas de tamaño reducido.
  • La campana de Gauss no está omnipresente en la vida real, sino sólo en la mente de los estadísticos.
  • Paul Cootner: “Si Mandelbrot tiene razón, casi todas nuestras herramientas estadísticas son obsoletas o carecen de sentido”.
  • Una teoría es como un medicamento: a menudo inútil, a veces necesario, siempre interesado y, de vez en cuando, letal.
  • Mi problema principal no se hallan tanto en los estadísticos, al fin y al cabo, son personas que computan. Deberíamos ser mucho menos tolerantes con los filósofors, con sus concienzudos burócratas que nos cierran la mente.
  • Uno siempre puede mencionar a Wittgesntein, ya que es lo suficientemente vago como para que siempre parezca relevante.
  • Karl Popper: “Los genuinos problemas filosóficos siempre hunden sus raíces fuera de la filosofía y mueren si esos raíces se secan”.
  • Ya no creemos en la infalibilidad papal, pero parece que creemos en la infalibilidad del Nobel.
  • Siento devoción por Huet, Bayle, Popper, Poincaré, Montaigne, Hayek y otros.
  • Somos un Cisne Negro.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

6 comentarios to “El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb – Apuntes Breves”

  1. […] El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb. […]

  2. […] El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb. […]

  3. […] El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb. […]

  4. […] El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb. […]

  5. […] El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb. […]

  6. […] El cisne negro de Nassim Nicholas Taleb. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: