Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Las partículas elementales de Michel Houellebecq – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 2 de julio, 2012


© Flammarion. París, 1998.

En “Las partículas elementales” Houellebecq lleva a sus últimas consecuencias su frase: “Toda sociedad tiene sus puntos débiles, sus llagas. Meted el dedo en la llaga y apretad bien fuerte”.

La novela narra el improbable nudo que unirá los destinos de dos hermanastros: Michel, prestigioso investigador en biología, especie de monje científico que a los cuarenta años ha renunciado a su sexualidad y sólo pasea para ir hasta el supermercado; y Bruno, también cuarentón, profesor de literatura, obsesionado por el sexo, consumidor de pornografía, misógino, racista, un virtuoso del resentimiento.

Encarnación consumada, en fin, de una sociedad en que la velocidad del placer no deja tiempo al nacimiento del deseo. Ambos han sido abandonados por una madre que prefirió una comunidad hippie en California a cualquier otro empeño.

El humor de Houellebecq está más cerca de la risa desesperada que del fugacísimo regocijo del chiste. La novela, ambientada en el estricto presente, sucede como si las más pesadillescas parábolas de Kafka ya se hubieran hecho realidad, sin que nadie se haya dado cuenta.

Michel Houellebecq (1958) es poeta, ensayista y novelista, “la primera star literaria desde Sartre”, según se escribió en Le Nouvel Observateur.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Las mutaciones metafísicas, es decir, las transiciones radicales y globales de la visión del mundo adoptada por la mayoría, son raras en la historia de la humanidad. Como ejemplo, se puede citar la aparición del cristianismo.
  • En cuanto se produce una mutación metafísica, se desarrolla sin encontrar resistencia hasta sus últimas consecuencias. No hay fuerza humana que pueda interrumpir su curso …, salvo la aparición de una nueva mutación metafísica.
  • Si se considera a Niels Bohr el verdadero fundador de la mecánica cuántica, no sólo es por sus descubrimientos personales, sino sobre todo por el extraordinario ambiente de creatividad, de efervescencia intelectual, de libertad de espíritu y de amistad que supo crear a su alrededor.
  • Hoy en día la gente de cuarenta años está en plena forma, su condición física es excelente; los primeros signos que indican que uno acaba de llegar a cierto nivel, que se inicia el largo descenso hacia la muerte, no suelen producirse hasta los cuarenta y cinco o incluso los cincuenta años.
  • El papel de imprimir una nueva dirección a los acontecimientos está reservado a los revolucionarios o a los profetas.
  • Una moral observable en la práctica siempre es el resultado de mezclar en proporciones variables elementos de moral pura y otros elementos de origen más o menos oscuro, casi siempre religioso. Cuanto más importante sea la parte de elementos de moral pura, más larga y feliz será la existencia de la sociedad que se apoya en la moral considerada. Llevando la idea al extremo, una sociedad regida por los principios puros de la moral universal duraría tanto como el mundo.
  • Prácticamente todas las sociedades animales funcionan gracias a un sistema de dominación vinculado a la fuerza relativa de sus miembros. Este sistema se caracteriza por una estricta jerarquía; el macho más fuerte del grupo se llama animal alfa; le sigue el segundo en fuerza, el animal beta, y así hasta el animal más bajo en la jerarquía, el animal omega. Un rango elevado va acompañado de ciertos privilegios. El animal más débil puede evitar el combate adoptando una postura de sumisión.
  • Si bien los aspectos fundamentales de la conducta sexual son innatos, la historia de los primeros años de la vida ocupa un lugar importante en los mecanismos que los desencadenan, sobre todo en los pájaros y en los mamíferos.
  • No hay ninguna moda venida de Estados Unidos que no haya logrado inundar Europa Occidental unos años más tarde; ninguna.
  • Es rarísimo que un amigo de infancia se transforme en novio; su destino naturales más bien convertirse en compañero, un compañero fiel.
  • Los cuerpos jóvenes son los que despiertan, en el fondo, el deseo sexual.
  • En un mundo que sólo respeta a la juventud, los seres son devorados poco a poco.
  • A veces se ha presentado la liberación sexual como si fuera un sueño comunitario, cuando en realidad se trataba de un nuevo escalón en la progresiva escalada histórica del individualismo.
  • Siempre ha habido tías que van a una cama redonda a posar. Y siempre ha habido tíos que se la sacuden. No hay nada nuevo.
  • La mayoría de los hombres prefieren la mamada. La penetración les molesta, tienen problemas de erección. Pero cuando la chupas se vuelven como niños pequeños.
  • Los hombres que envejecen solos son mucho menos dignos de compasión que las mujeres en la misma situación. Las mujeres siguen adelante, porque no logran renunciar a ser amadas. Son víctimas de esta ilusión hasta el final.
  • Los mantras y los tarots son una chorrada, pero salen más baratos que un psicoanálisis.
  • La violencia física, la manifestación más perfecta de la individuación, iba a reaparecer en Occidente a consecuencia del deseo.
  • Auguste Comte: “Cuando hay que modificar o renovar la doctrina fundamental, las generaciones sacrificadas en las que se opera la transformación siguen siendo esencialmente ajenas a ella, y a menudo directamente hostiles”.
  • Aldous Huxley era muy mal escritor, sus frases son pesadas y no tienen gracia, sus personajes son insípidos y mecánicos. Pero tuva una intuición fundamental: que la evolución de las sociedades humanas estaba desde hacía muchos siglos, y lo estaría cada vez más, en manos de la evolución científica y tecnológica, exclusivamente. Y fue el primer escritor, incluidos los escritores de ciencia ficción, en entender que el papel principal, después de la física, lo iba a desempeñar la biología.
  • El sexo, una vez disociado de la procreación, subsiste no ya como principio de placer, sino como principio de diferenciación narcisista; lo mismo ocurre con el deseo de riquezas.
  • La mutación metafísica operada por la ciencia moderna conlleva la individuación, la vanidad, el odio y el deseo.
  • El deseo, al contrario que el placer, es fuente de sufrimiento, odio e infelicidad.
  • Desde todos los puntos de vista, un mundo compuesto sólo de mujeres sería infinitamente superior; evolucionaría más despacio pero con regularidad, sin retrocesos ni nefastas reincriminaciones, hacia un estado de felicidad común.
  • Por lo general, la primera reacción de un animal frustrado es intentar alcanzar su objetivo con más fuerza que antes.
  • David estaba convencido de que lo más grande del mundo se construye siempre sobre un crimen.
  • Charles Manson no fue ni mucho menos una desviación monstruosa de la experiencia hippie, sino su desenlace lógico.
  • Lo nuevo nunca surge por simple interpolación de lo antiguo.
  • El placer es cosa de costumbre.
  • Nunca, en ninguna época y en ninguna otra civilización, se ha pensado tanto y tan constantemente en la edad; la gente tiene en la cabeza una idea muy simple del futuro: llegará un momento en que la suma de los placeres físicos que uno puede esperar sea inferior a la suma de los dolores. Este examen racional de placeres y dolores conduce inexorablemente a partir de cierta edad al suicidio.
  • El deseo de conocimiento es curioso … Muy poca gente lo siente, ¿sabe?, incluso entre los investigadores; la mayoría se conforman con hacer carrera, se desvían rápidamente hacia administración.
  • Ningún poder económico, político, social o religioso es capaz de enfrentarse a la evidencia de la certeza racional.
  • Lo que decide el valor de una religión es la calidad de la moral que permite fundar.
  • Ideología bastarda y confusa que apareció a finales del siglo XX con el nombre de New Age.
  • Más allá de la repugnante mezcla de ecología fundamental, atracción por las ideas tradicionales y lo “sagrado” que había heredado de su filiación con el movimiento hippie y las ideas de Esalen, la New Age manifestaba una voluntad real de ruptura con el siglo XX, con su inmoralidad, su individualismo, sus aspectos libertarios y antisociales; constituía una poderosa llamada a cambiar de paradigma.
  • Ceirto cinismo tradicional en el estudio de la historia humana tiende a presentar la “habilidad” como un factor fundamental para el éxito, mientras que en sí misma, sin la ayuda de una fuerte convicción, es incapaz de provocar un cambio realmente decisivo.

Enlaces relacionados:

raul

2 comentarios to “Las partículas elementales de Michel Houellebecq – Apuntes Breves”

  1. […] Las partículas elementales de Michel Houellebecq. […]

  2. […] Las partículas elementales de Michel Houellebecq. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: