Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Superficiales, ¿qué esta haciendo internet con nuestras mentes? de Nicholas Carr – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 10 de junio, 2013


Título original: The Shallows. What the Internet is Doing to Our Brains.
© Nicholas Carr, 2010.
Editorial: Taurus.

“¿Google nos vuelve estúpidos?” Nicholas Carr condensó así, en el título de un célebre artículo, uno de los debates más importantes de nuestro tiempo: mientras disfrutamos de las bondades de la Red, ¿estamos sacrificando nuestra capacidad para leer y pensar con profundidad?

En este libro, Carr desarrolla sus argumentos para crear el más revelador análisis de las consecuencias intelectuales y culturales de Internet publicado hasta la fecha.

Nuestro cerebro, como demuestran las evidencias científicas e históricas, cambia en respuesta a nuestras experiencias, y la tecnología que usamos para encontrar, almacenar y compartir información puede, literalmente, alterar nuestros procesos neuronales.

Además, cada tecnología de la información conlleva una ética intelectual. Así como el libro impreso servía para centrar nuestra atención, fomentando el pensamiento profundo y creativo, Internet fomenta el picoteo rápido y distraído de pequeños fragmentos de información de muchas fuentes. Su ética es una ética industrial, de la velocidad y la eficiencia.

La Red nos está reconfigurando a su propia imagen, volviéndonos más hábiles para manejar y ojear superficialmente la información pero menos capaces de concentración, contemplación y reflexión. Este libro cambiará para siempre nuestro modo de entender y aprovechar las nuevas tecnologías.

Nicholas Carr ha escrito para The Atlantic, The New York Times, The Wall Street Journal, Wired, The Guardian, The Times of London, The New Republic, The Financial Times, Die Zeit, entre otras muchas publicaciones.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • En 1964, Marshall McLuhan declaraba que los “medios eléctricos” del siglo XX (teléfono, radio, cine, televisión) estaban resquebrajando la tiranía del texto sobre nuestros pensamientos y sentidos. Nuestras mentes aisladas y fragmentadas, encerradas durante siglos en la lectura privada de páginas impresas, se estaban completando de nuevo, fusionándose en el equivalente global de una aldea tribal.
  • McLuhan sí vio que a largo plazo, el contenido de un medio importa menos que el medio en sí mismo a la hora de influir en nuestros actos y pensamientos.
  • Marshall McLuhan: “Los efectos de la tecnología no se dan en el nivel de las opiniones o los conceptos. Más bien alteran los patrones de percepción continuamente y sin resistencia”.
  • Durante los últimos años he tenido la sensación incómoda de que alguien, o algo, ha estado trasteando en mi cerebro, rediseñando el circuito neuronal, reprogramando mi memoria. No pienso de la forma que solía pensar. Ahora mi concentración empieza a disiparse después de una página o dos.
  • Lo que parece estar haciendo la Web es debilitar mi capacidad de concentración y contemplación.
  • Bruce Friedman: “He perdido casi completamente la capacidad de leer y absorber un artículo largo en pantalla o en papel”.
  • Lo que estamos entregando a cambio de las riquezas de Internet es lo que Karp llama “nuestro viejo proceso lineal de pensamiento”. Calmada, concentrada, sin distracciones, la mente lineal está siendo desplazada por una nueva clase de mente que quiere y necesita recibir y diseminar información en estallidos cortos, descoordinados, frecuentemente solapados.
  • Uno de los mejores amigos de Nietzsche, el escritor y compositor Heinrich Köselitz, notó un cambio en el estilo de su escritura. La prosa de Nietzsche se había vuelto más estricta, más telegráfica. También poseía una contundencia nueva, como si la potencia de la máquina de escribir, en virtud de algún misterioso mecanismo metafísico, se transmitiera a las palabras impresas en la página.
  • El biólogo británico J. Z. Young, en una serie de conferencias difundidas por la BBC en 1950, sostuvo que la estructura del cerebro podría de hecho estar en un estado de flujo constante, adaptándose a cualquier tarea que se le encomendase.
  • A medida que las ciencias del cerebro continúan avanzando, la evidencia de su plasticidad se fortalece.
  • La plasticidad del cerebro disminuye a medida que envejecemos pero nunca desaparece. Las neuronas nunca dejan de romper viejas conexiones y establecer otras nuevas, y nunca dejan de crearse nuevas células nerviosas.
  • Esta plasticidad de nuestras sinapsis armoniza dos filosofías de la mente que hace siglos estaban en conflicto: el empirismo y el racionalismo.
  • Gran parte de la evidencia temprana de la neuroplasticidad llegó a través del estudio de la reacción del cerebro a las lesiones, como el corte de los nervios en las manos de los monos (Merzenich) o la pérdida de la vista, el oído o una extremidad por seres humanos.
  • Álvaro Pascual-Leone, neurólogo de la Escuela de Medicina de Harvard: “La plasticidad es el estado normal del sistema nervioso durante el curso de toda la vida”.
  • La mera repetición de acciones físicas no es lo único que puede reorganizar nuestros cerebros. Una actividad puramente mental también puede alterar nuestros circuitos neuronales, a veces de forma profunda.
  • Neurológicamente, acabamos siendo lo que pensamos.
  • La paradoja de la neuroplasticidad, observa Doidge, es que, con toda la flexibilidad mental que nos otorga, puede llegar a encerrarnos en “comportamientos rígidos”. una vez que hemos cableado un nuevo circuito en nuestro cerebro anhelamos mantenerlo activo. Plástico no significa elástico, en otras palabras.
  • Pascual-Leone observa que “los cambios plásticos no necesariamente representan una mejora en el comportamiento de un sujeto dado”. Además de “mecanismo del desarrollo y el aprendizaje”, la plasticidad puede ser “una de las causas de la patología”.
  • El cerebro es una tarea en constante progreso.
  • Nuestra madurez intelectual como personas puede remontarse a la forma en que trazamos dibujos o mapas de nuestro entorno.
  • Las primeras personas en exigir una medición más precisa del tiempo fueron los monjes cristianos, cuya vida giraba en torno a un riguroso horario de oración.
  • El reloj mecánico cambió nuestra forma de vernos. Y al igual que el mapa, cambió la forma en que pensamos.
  • El reloj desempeña un papel crucial en la salida de la Edad Media y la entrada en el Renacimiento y la Ilustración.
  • Toda tecnología es expresión de la voluntad humana.
  • La ética intelectual es el mensaje que transmite una herramienta o medio en las mentes y la cultura de sus usuarios.
  • Karl Marx: “El molino de viento produce una sociedad con señores feudales, el telar de vapor produce una sociedad con capitalismo industrial”.
  • La idea de que estamos de alguna manera controlados por nuestras herramientas es anatema para la mayoría de la gente.
  • El conflicto entre deterministas e instrumentalistas nunca se resolverá.
  • Una vez que los mapas se habían convertido en algo común, la gente comenzó a imaginar cartográficamente todo tipo de relaciones naturales y sociales.
  • Walter J. Ong: “Las tecnologías no son meras ayudas exteriores, sino también transformaciones interiores de la conciencia, y nunca más que cuando afectan a la palabra”.
  • El mundo oral de nuestros antepasados bien pudiera haberse caracterizado por una profundidad emocional e intuitiva que ya no podemos ni apreciar.
  • En la escritura temprana no había espacios para separar las palabras. La falta de separación de las palabras refleja los orígenes orales del lenguaje escrito.
  • Leer un libro significaba practicar un proceso antinatural del pensamiento que exigía atención sostenida, ininterrumpida, a un solo objeto estático.
  • Aunque Gutenberg no disfrutara de sus recompensas, su tipografía se convertiría en uno de los inventos más importantes de la historia.
  • La biblioteca pública es uno de los más importantes e influyentes medios informativos jamás creados. El acceso a Internet se está convirtiendo en su servicio más popular.
  • La Red se comprende mejor considerada como la última de una larga serie de herramientas que han ayudado a moldear la mente humana.
  • Con la excepción de los alfabetos y los sistemas numéricos, la Red muy bien podría ser la más potente tecnología de alteración de la mente humana que jamás se haya usado de forma generalizada.
  • La Red atrae nuestra atención sólo para dispersarla. Nos centramos intensamente en el medio, en la pantalla, pero nos distrae el fuego graneado de mensajes y estímulos que compiten entre sí por atraer nuestra atención. Nos devuelve a nuestro estado natural de distracción irreflexiva, nos coloca ante infinidad de distracciones que jamás tentaron a nuestros antepasados.
  • Michael Merzenich: “Nuestro cerebro se modifica a una escala sustancial, física y funcionalmente, cada vez que aprendemos una nueva habilidad o desarrollamos una nueva capacidad”.
  • La memoria a largo plazo es la sede del entendimiento. La profundidad de nuestra inteligencia gira en torno a nuestra capacidad de transferir información de la memoria de trabajo a la memoria a largo plazo.
  • Torkel Klingberg: “Cuando nuestro cerebro está sobrecargado, las distracciones nos distraen más”.
  • El hipertexto parece disuadir de una lectura absorta y personal.
  • En la Web no existe la navegación ociosa. Lo que queremos es recaba tanta información como nuestros ojos puedan escanear y nuestros dedos puedan mover.
  • Ziming Liu: “Los hipervínculos distraen a la gente de la lectura y el pensamiento profundo”.
  • La capacidad de desbrozar el texto es tan importante como la capacidad de leer profundamente. Lo diferente, y preocupante, es que este desbrozado a machetazos se está convirtiendo en nuestro modo dominante de lectura.
  • Jordan Grafman, jefe de unidad de neurociencia: “A más multitareas, menos deliberación, menor capacidad de pensar y razonar un problema”.
  • Séneca: “Estar en todas partes es como no estar en ninguna”.
  • No somos más inteligentes que nuestros padres o nuestros abuelos. Nuestra inteligencia es diferente.
  • Los recuerdos a corto plazo no se convierten en recuerdos a largo plazo inmediatamente; y el proceso de su consolidación es delicado. Cualquier alteración, ya sea un golpe en la cabeza o una simple distracción, puede barrer los recuerdos nacientes en la mente.
  • Nelson Cowan: “A diferencia de un ordenador, el cerebro humano normal nunca llega a un punto en el que ya no puede aprender experiencias de memoria; el cerebro nunca se colma”.
  • Cuando empezamos a usar Internet como sustituto de la memoria personal, sin pasar por el proceso interno de consolidación, nos arriesgamos a vaciar a nuestra mente de sus riquezas.
  • La Web impone más presión a nuestra memoria de trabajo, no sólo desviando recursos de nuestras facultades de razonamiento superior, sino también obstruyendo la consolidación de la memoria y el desarrollo de esquemas a largo plazo. La calculadora resultó ser una ayuda para la memoria. La Web es una tecnología de olvido.
  • Los cambios más profundos se producen más lentamente, a lo largo de varias generaciones, mientras la tecnología se va integrando cada vez más en el trabajo, el ocio y la educación, en todas las normas y prácticas que definen una sociedad y su cultura. ¿Cómo cambia la manera en que leemos?¿Cómo cambia la forma en que escribimos?¿Cómo está cambiando nuestra forma de pensar?
  • El gran riesgo al que nos enfrentamos al implicarnos más íntimamente con nuestros ordenadores es el de empezar a perder nuestra humanidad, a sacrificar las cualidades que nos separan de las máquinas. La única manera de evitar ese destino es tener la conciencia y la valentía de negarse a delegar en los ordenadores las más humanas de nuestras actividades mentales e intelectuales, en particular “aquellas que requieran sabiduría”.
  • Toda herramienta impone limitaciones, aunque también abra posibilidades. Cuanto más la usemos, más nos amoldaremos a su forma y función.
  • Norman Doidge: “La gente que siempre escribe a ordenador a menudo se ve perdida cuando tiene que escribir a mano”.
  • El precio que pagamos por asumir los poderes de la tecnología es la alienación, un peaje que puede salirnos particularmente caro en el caso de nuestras tecnologías intelectuales. Las herramientas de la mente amplifican y a la vez adormecen las más íntimas y humanas de nuestras capacidades naturales: las de la razón, la percepción, la memoria, la emoción.
  • El reloj mecánico, por muchas bendiciones que otorgara, nos apartó del flujo natural del tiempo. Al decidir cuándo comer, trabajar, dormir o despertar, dejamos de escuchar nuestros sentidos y comenzamos a obedecer al reloj.
  • No debemos permitir que las glorias de la tecnología nos cieguen ante la posibilidad de que hayamos adormecido una parte esencial de nuestro ser.
  • El experimento indica que cuanto más distraídos nos volvemos, menos capaces somos de experimentar las formas más sutiles y más claramente humanas de la empatía, la compasión y otras emociones.
  • La esencia de la oscura profecía de Kubrik: al confiar en los ordenadores para intermediar en nuestra comprensión del mundo, nuestra propia inteligencia se aplana y convierte en inteligencia artificial.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

5 comentarios to “Superficiales, ¿qué esta haciendo internet con nuestras mentes? de Nicholas Carr – Apuntes Breves”

  1. Maicro said

    Flipande. Que de cosas que se pasan por alto. Muchas gracias.

  2. […] Hacia la sobriedad feliz de Pierre Rabhi – Apuntes Breves Superficiales, ¿qué esta haciendo internet con nuestras mentes? de Nicholas Carr – Apuntes&n… […]

  3. […] Superficiales, ¿qué esta haciendo internet con nuestras mentes? de Nicholas Carr. […]

  4. […] Superficiales, ¿qué esta haciendo internet con nuestras mentes? de Nicholas Carr. […]

  5. […] Superficiales, ¿qué esta haciendo internet con nuestras mentes? de Nicholas Carr. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: