Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Prisionero del Estado de Zhao Ziyang – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 13 de junio, 2013


© Autores.
Editorial: Algón Editores.

Prisionero del Estado. El Diario clandestino de un Primer ministro, relata las memorias de Zhao Ziyang que son el resultado de treinta horas de grabación magnetofónica en su confinamiento y cuenta, sin ahorrar detalles, las rivalidades políticas, conjuras, manipulaciones e ilegalidades que condujeron a la declaración de la ley marcial y a la matanza de cientos (la cifra no ha sido nunca aclarada) de estudiantes, obreros y simpatizantes en las calles de Pekín en la noche del 3 al 4 de junio de 1989.

El ascenso político de Zhao Ziyang comienza cuando Deng Xiaoping lo nombra primer secretario del Partido de Sichuán para desarrollar una reforma rural que resultará pionera y un modelo de éxito para desmantelar las comunas populares de Mao. Su distanciamiento con Deng Xiaoping, y posterior declive político, se produce por defender enérgicamente el diálogo y el castigo de la ley únicamente para los que habían cometido delitos después de las manifestaciones estudiantiles que se suceden a la muerte de Hu Yuobang y que acabarán con la matanza de Tiannamen.

Zhao Ziyang (17 de octubre de 1919 – 17 de enero 2005) firmó en octubre de 1984 con Margaret Tatcher la devolución de la soberanía de Hong-Kong a China el 1 de julio de 1997. Fue el líder del grupo de dirigentes que impulsó las reformas políticas y abrió el camino de la apertura de la economía china a las leyes del mercado. Tras desempeñar diversos cargos políticos bajo el protectorado de Deng Xiaoping, fue nombrado Primer ministro de la República Popular China (1980-1987) y Secretario General del Partido Comunista de China (1987-1990). Luchó contra la burocracia y la corrupción, y fue expulsado del Partido por su apoyo a las manifestaciones estudiantiles de la Revuelta de la Plaza de Tiannamen. Pasó los últimos quince años de su vida bajo arresto domiciliario.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Hoy por hoy, en China, Zhao es una persona cuya existencia es negada oficialmente.
  • Todos los incidentes iniciales de las protestas de los estudiantes estaban relacionados con la conmemoración de Hu Yaobang. Yaobang falleció el 15 de abril de 1989. Inmediatamente después de que se hiciera público su óbito, algunos estudiantes comenzaron a celebrar algunas actividades de conmemoración.
  • Hu Yaobang siempre había gozado de una imagen pública muy buena. Había conseguido que se revocasen numerosos casos de persecuciones injustificados después de los años de Mao; siempre había sido un defensor de las reformas; y, lo que es más importante, fue incorruptible mientras se mantuvo en el poder.
  • ¿Por qué se convirtió la manifestación de los estudiantes en un caos? El quid de la cuestión fue el editorial del 26 de abril.
  • Las cosas parecen muy graves si sólo se escogen las diez declaraciones más extremas de todas las expresadas.
  • la recopilación selectiva de todas las críticas ad hominem y su lectura en voz alta en presencia de Deng Xiaoping hizo que el anciano líder se las tomara como un insulto tremendo.
  • Los estudiantes se enfadaron por los términos en que estaba redactado el editorial y por sus acusaciones políticas. “Contrario al Partido”, “antisocialista” o “plan premeditado” eran términos que no se habían escuchado en años; de ahí que provocaran sentimientos vehementes.
  • El editorial del 26 de abril no sólo agitó a los estudiantes, sino que también sumió en el descontento a personas de varios departamentos del Gobierno, organizaciones y otros partidos políticos. Pensaban que era incomprensible y estaban molestos o incluso enfadados.
  • El anuncio, el 19 de mayo (de hecho, fue el día 20), de la ley marcial constituyó otro estimulante más que de nuevo movilizó a las masas.
  • Es cierto que cuando hay grandes cantidades de personas implicadas en cualquier suceso, siempre existe una pequeña minoría dentro de la multitud que puede que quisiera atacar al ELP (Ejército de Liberación del Pueblo). Es perfectamente posible que algunos vándalos aprovecharan la situación para hacerla más problemática.
  • Wang Zhen me vilipendió furiosamente y me tildó de “contrarrevolucionario”. Li Xiannian me acusó de crear un “segundo cuartel general”. Al final, Deng Xiaoping decidió destituirme de mi cargo de secretario general. Así fue cómo se me apartó. A mi juicio, no puede considerarse legal tomar dicha decisión cuando ni siquiera se había comunicado la celebración de dicha reunión a dos miembros del CPP (Comité Permanente del Politburó).
  • ¡Era gobernar por la fuerza! ¿Qué normas o qué parte de los Estatutos del Partido estaban aplicando? A los veteranos, habituados desde hacía mucho tiempo a la tradición del Partido de “no reconocer ni leyes ni restricciones”, no les preocupaba lo más mínimo.
  • Buscaron destruir por completo mi prestigio político y moral.
  • Según los Estatutos del Partido, la destitución de un miembro del Comité Central requiere una mayoría de dos tercios en el pleno para su aprobación. Si se producía una votación secreta era posible que no obtuvieran los dos tercios necesarios. Por ello, abandonaron la votación secreta y decidieron que se votase a mano alzada. Como es lógico en ese tipo de entorno y bajo una presión tan grande, al tener que levantar la mano, mucha gente se sentía incapaz de votar según su verdadera opinión.
  • Si quería mantener mi posición, o dejar mi cargo en un intento de cubrir las apariencias, tendría que renegar de mi punto de vista y avenirme a los dictados de los altos mandos. Si persistía, tendría que prepararme para abandonar mi puesto.
  • Después del Cuarto Pleno del 13º Comité Central, se retomaron las tácticas propias de la Revolución Cultural que se habían condenado y abandonado hacía mucho tiempo y se utilizaron contra mí.
  • Deng Xiaoping falleció en febrero de 1997. Zhao nunca lo vio desde 1989.
  • La investigación se prolongó durante tres años y cuatro meses, desde junio de 1989 hasta octubre de 1992. Durante este tiempo, se me denegó la libertad de movimiento. Desconozco cómo esperan, en el futuro, explicar este atropello jurídico e incumplimiento de las normas del Partido y de las leyes estatales.
  • Exigían que yo admitiese que había obrado mal.
  • La razón por la que rechacé aceptar la respuesta de Deng Xiaoping ante las manifestaciones de los estudiantes era una divergencia de opinión acerca de la naturaleza de las manifestaciones y de las repercusiones de una ofensiva. Tenía la sensación de que tenía que responder ante la historia. Rehusé convertirme en el secretario general que ordenó la ofensiva contra los estudiantes.
  • Antaño era una práctica común restringir la libertad personal de los altos cargos que habían presentado una postura contraria al Partido o cometido errores, especialmente durante la Revolución Cultural.
  • Cuando anunciaron la conclusión de mi investigación y el mantenimiento de la sentencia original, no dijeron nada más, ni siquiera en la reunión del Politburó. A juzgar por cómo se gestionaron estos acontecimientos, comprendía el nerviosismo que les provocaba mi caso. ¿Por qué no se hacían públicas las pruebas obtenidas? La respuesta era que tenían miedo.
  • Dijeron que podía recibir invitados en casa, siempre que no fueran periodistas o extranjeros. Pero, en realidad, no se ha permitido que entre nadie sin una cita previa. Sin mi conocimiento, han denegado el acceso a muchas personas. Ni siquiera sé quien ha intentado venir.
  • Deng Xiaoping pensaba que era difícil que una economía en desarrollo, como China, despegase sin contar con inversores extranjeros.
  • En el momento de mi informe al 13º Congreso del Partido, estaba claro que el mecanismo de la economía china iba a ser “la intervención del Estado en el mercado y que el mercado impulse a las empresas”. Dicho de otro modo, ya habíamos planeado una economía dependiente de los principios del libre mercado. No se utilizaba el término “libre mercado”, simplemente por razones ideológicas.
  • Cuando los impactos negativos excenden el volumen que era capaz de soportar una sociedad, surgen problemas. Únicamente logrando más reformas económicas y políticas pueden resolverse esos problemas.
  • Si se quiere lograr un buen rendimiento, el primer principio que hay que respetar debería ser aprovechar las virtudes de las tierras en las que se trabaja. Se debería plantar lo que sea más apropiado para una tierra en concreto. Sin embargo, durante un extenso periodo de tiempo, no se permitió hacer esto.
  • Sólo bajo las condiciones de una política aperturista podíamos aprovechar nuestros propios recursos y conseguir lo que nos hacía falta. Cada lugar y cada sociedad tienen sus puntos fuertes; incluso las regiones pobres tienen sus ventajas, como la mano de obra barata. Esto supone una gran ventaja en la competencia a escala internacional.
  • La consecuencia de hacerlo todo por nosotros mismos era que no estábamos haciendo lo que se nos daba mejor. Sufríamos pérdidas tremendas por ello.
  • Si una nación se cierra en sí misma, si no se integra en el mercado internacional, o no aprovecha el comercio internacional, entonces se quedará rezagada y su modernización será imposible.
  • La transformación del sistema nacional de propiedad de tres niveles de comunas del pueblo en los esquemas de contrato de tierras para familias fue un cambio político fundamental y supuso una profunda revolución. Costó menos de tres años llevar todo esto a cabo. Creo que fue el cambio político más saludable de toda la historia de nuestra nación.
  • China es un país grande, con condiciones regionales diversas. A menudo intentaron aplicar un único enfoque adecuado para toda la nación, pero ello tendía a ignorar las características y las ventajas de las regiones. Las zonas costeras habían perdido oportunidades de desarrollo en muchas ocasiones.
  • Teníamos que comenzar con productos que exigieran gran mano de obra y que nos permitieran realizar grandes exportaciones. Después de que la economía se estabilizase y se hiciera más robusta, podríamos volver al objetivo de exportar productos de alta tecnología y con un valor añadido.
  • La corrupción suele aparecer cuando la cultura económica se desarrolla hasta cierto punto; pero después, cuando mejora la calidad de los funcionarios y de los agentes del orden, y sus salarios y retribuciones se incrementan, la situación cambia.
  • Si todos los procedimientos fuesen transparentes, y si los resultados se hicieran públicos, habría menos intentos de involucrarse en actividades corruptas.
  • Cuanta menos transparencia, más fácil resulta hacer trampas.
  • Si no se controla el poder de un partido político, sus funcionarios se corrompen fácilmente.
  • Otro asunto importante es la independencia del poder judicial y el imperio de la Ley. Si la Ley no se cumple de forma independiente y el partido político en el poder puede intervenir en su aplicación, nunca se podrá acabar realmente con la corrupción.
  • Yaoban era una persona afable y de miras amplias, capaz de escuchar distintas opiniones. Se mostraba muy generoso con la gente y no le gustaba dar disgustos a sus congéneres. Se podía discutir e incluso pelear con él.
  • Más tarde llegaron a la conclusión de que yo era “más Hu Yaobang que el propio Hu Yaobang”. Yo había sido capaz de lograr cosas que Hu Yaobang no se atrevió a hacer o no consiguió realizar.
  • Deng no estaba satisfecho con el sistema político de entonces. Pero la reforma que tenía en mente no consistía en una modernización y democratización de la política. Se trata más bien de una reforma administrativa, el tipo de reforma que únicamente implicaba unas normas, y una organización, metodología y moral general específicas.
  • El credo de Deng no era sólo que el estatus reinante del Partido Comunista nunca debía desafiarse; también adoraba la gran concentración de poder y la dictadura, y creía que debían mantenerse.
  • Yaobang aspiraba, sin duda, a conseguir la democracia. Aunque no había logrado concebir una estructura específica o un modelo para la democracia socialista que había definido.
  • Los sistemas democráticos de nuestras naciones socialistas son meramente superficiales; no son sistemas en los que las personas tengan el control, sino que más bien están gobernadas por unos pocos dirigentes o incluso por uno solo.
  • El sistema democrático parlamentario occidental es el que ha demostrado tener mayor vitalidad. Este sistema es actualmente el mejor de los existentes.
  • La democracia parlamentaria necesita de ciertas condiciones para establecerse, y no todas las naciones pueden implantarla y desarrollar adecuadamente.
  • Dada la realidad de China, necesitamos un periodo de transición relativamente largo.
  • En el seno del Partido se debe permitir la existencia de diferencias de opinión legítimas. Incluso el presidente Mao afirmó que dentro del Partido debía protegerse a la minoría.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

3 comentarios to “Prisionero del Estado de Zhao Ziyang – Apuntes Breves”

  1. […] raulbarraltamayo.wor… […]

  2. […] Prisionero del Estado de Zhao Ziyang. […]

  3. […] Prisionero del Estado de Zhao Ziyang. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: