Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

La historia secreta del imperio americano de John Perkins – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 2 de septiembre, 2013


Título original: The Secret History of the American Empire.
Copyright © 2007 by John Perkins.
© de la traducción 2009 by Javier Fernández de Castro.
Editorial: Ediciones Urano.

“Los Estados Unidos (escribe John Perkins) representan menos del cinco por ciento de la población mundial, pero consumen más del 25 por ciento de los recursos del planeta. En gran medida, lo consiguen gracias a la explotación de otros países, principalmente de los que están en vías de desarrollo.”

El periodista John Perkins lo dice con toda claridad: la globalización no es más que la corrupción global, el robo y el expolio sistemático de los países ricos a los más pobres. El imperio americano (y todo el mundo occidental) se sustentan en el genocidio, la explotación y la corrupción. Pero un sistema basado en la inestabilidad no es seguro ni sostenible. Y la crisis que estamos viviendo sólo es el principio.

John Perkins lo sabe bien. Tal como ya contó en su libro anterior, el bestséller mundial Confesiones de un gánster económico, su trabajo fue durante años convencer a países estratégicamente importantes para Estados Unidos de que contrajeran enormes deudas con las que financiar sus infraestructuras. Así, estos países quedaban sujetos al control de Estados Unidos y del Banco Mundial.

En este nuevo título, recorre en primera persona las “zonas calientes” del planeta, Asia, África, Oriente Medio y Latinoamérica, y nos desvela con todo lujo de detalles hasta dónde llega el gobierno americano –y sus aliados- para mantener su hegemonía en el mundo y el control del petróleo: presidentes democráticos asesinados, guerras como la de Vietnam o la de Irak, fábricas de grandes marcas cuyos trabajadores viven en condiciones infrahumanas…

Tan seductor como una novela de espías pero mucho más real y preocupante, el apasionante análisis de John Perkins concluye con un plan para crear una nueva imagen del mundo que nos proyecte hacia un futuro más justo y racional.

John Perkins es fundador y director de las organizaciones Dream Change y Pachamama Alliance, dedicadas a defender la paz y la sostenibilidad.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • La gente y los hechos de este libro son reales.
  • Tras el 11-S, cuando me comprometí a poner en marcha este libro, decidí que esta vez no se lo diría a nadie hasta que el manuscrito estuviese publicado.  En ese preciso momento se convirtió en una póliza de seguro; los chacales sabían que si me ocurría algo inusual las ventas del libro se dispararían.
  • Gánsteres económicos, chacales, informadores, voluntarios de los Cuerpos de Paz, directivos de empresas y funcionarios del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y del gobierno vinieron a mí con sus propias confesiones. Las historias que comparten exponen los hechos detrás de los acontecimientos que están configurando el mundo que han de heredar nuestros hijos. Y ellos ponen de manifiesto la siguiente conclusión: debemos actuar, debemos cambiar.
  • El Banco Mundial fue creado en 1944 en Bretton Woods con la misión de reconstruir países destruidos por la guerra. Esta misión no tardó en ser sinónimo de demostrar que el sistema capitalista era superior al de la Unión Soviética.  Sus empleados cultivaban una íntima relación con los máximos exponentes del capitalismo, las corporaciones multinacionales. Yo y otros GE canalizamos fondos del banco y sus organizaciones hermanas hacia proyectos que parecían beneficiar a los pobres pero que fundamentalmente beneficiaban a unos pocos ricos. Los más habituales eran países en desarrollo que poseían recursos que nuestras corporaciones deseaban; facilitábamos un gran crédito a ese país y luego dirigíamos la mayor parte de ese dinero hacia nuestras propias empresas de ingeniería y construcción, y a unos pocos colaboradores en el país en desarrollo. A su debido tiempo los GE regresábamos al país endeudado y exigíamos nuestra libra de carne: petróleo barato, votos en las Naciones Unidas ante cuestiones críticas o tropas para apoyar a las nuestras en algún lugar del mundo.
  • El Banco Mundial no es en absoluto un Banco Mundial; más bien es un banco norteamericano. Y algo parecido ocurre con su colega más próximo, el FMI.
  • Estados Unidos exhibe todas las características de un imperio global. Explota recursos de los territorios que domina. Consume grandes cantidades de recursos, unas cantidades desproporcionadas al tamaño de su población con respecto a la de otras naciones. Mantiene un gran ejército para reforzar su política cuando fallan medidas más sutiles. Propaga su lengua, literatura, arte y otros aspectos de su cultura a través de su esfera de influencia. Cobra impuestos no sólo a sus propios ciudadanos sino también a gente de otros países. Impone su propia moneda en los territorios bajo su control.
  • Este imperio está gobernado por un grupo de personas que colectivamente actúan como un rey. Dirigen nuestras mayores corporaciones y, a través de éstas, nuestro gobierno. Esos hombres y mujeres (la corporatocracia) mantienen el control con independencia de que demócratas o republicanos ocupen la Casa Blanca y el Congreso. No están sometidos a la voluntad del pueblo y no están limitados por la ley.
  • Para que nosotros llevemos una vida confortable, millones de personas deben pagar un alto precio.
  • La Historia enseña que los imperios no duran; caen o son derribados. Estallan las guerras y otro imperio llena el vacío.
  • La base del poder de la corporatocracia son sus corporaciones. Ellas definen el mundo. Muchas de las fronteras fueron establecidas por las potencias coloniales.
  • Disponemos del conocimiento, la tecnología y los sistemas requeridos para hacer que éste sea un planeta estable, sostenible, equitativo y pacífico.
  • La clave para crear un mundo que nuestros hijos puedan estar orgullosos de hereda pasa por transformar el poder de base de la corporatocracia, las corporaciones. Las corporaciones dependen totalmente de nosotros. Nosotros somos sus mercados. Hemos tenido un gran éxito transformando corporaciones cada vez que nos lo hemos propuesto.
  • No dejemos que se derrumbe este imperio y que sea reemplazado por otro, en lugar de ello, vamos a transformarlo.
  • Estoy seguro, en retrospectiva, de que la rabia me valió el empleo. Horas de pruebas psicológicas en la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) me identificaron como un potencial gánster económico.
  • ¿Por qué elegí convertirme en un GE y comprometer mis ideales? Mirando atrás puedo decir que mi trabajo prometía cumplir muchas de mis fantasías; ofrecía dinero, poder y mujeres hermosas, así como viajes en primera clase a tierras exóticas. Se me advirtió que no se me pediría que hiciese nada ilegal. En mi interior sabía que este viaje estaba plagado de peligros. Estaba jugando con mi alma. Pero creí que podría demostrar que yo sería la excepción.
  • Indonesia sería mi primera víctima. Iba a robar a los pobres para entregárselo a los ricos.
  • Los hombres poderosos siempre se han mostrado deseosos de gastar fortunas y sacrificar las vidas de otros con vistas a atesorar recursos y poder.
  • Las mujeres como ella desempeñaban un papel primordial en la realización de algunos de los negocios más importantes del mundo.
  • Pese a que la mayoría de los norteamericanos no tiene idea de que su estilo de vida está basado en la explotación, millones de personas de otros países sí lo saben.
  • Una tarde, sentado en las derruidas paredes de una antigua plantación de azúcar, y mientras consideraba los horrores experimentados por los esclavos africanos que construyeron esos edificios, comprendí que yo también era un esclavista. Al cabo de unos años de desorden emocional tomé la decisión de dimitir.
  • Quizá en ningún otro lugar sea tan evidente la conexión entre la pobreza, los abusos corporativos y el consumidor estadounidense como en las fábricas indonesias.
  • Timor Oriental se autoproclamó independiente de Portugal el 28 de noviembre de 1975. Nueve días después Indonesia lo invadió. Documentos desclasificados por el Archivo de Seguridad Nacional establecen que el gobierno de los Estados Unidos no sólo facilitó las armas utilizadas en la masacre, sino que aprobó explicítamente la invasión.
  • Dalai Lama: “No se hagan budistas. El mundo no necesita más budistas. Practiquen la compasión. El mundo necesita más compasión”.
  • No basta con cambiar un imperio por otro, ni con combatir un miedo con otro. Debemos romper el ciclo.
  • Tibet. Anciana: “Los problemas empezaron cuanto los hombres tomaron el poder”. Anciano: “Estoy de acuerdo. En el pasado las mujeres nos tenían bajo control. Podemos volvernos muy salvajes, cazando, talando bosques y ese tipo de cosas. Las mujeres acostumbraban a decirnos cuándo habíamos ido suficientemente lejos. ¿Qué les ha pasado a sus mujeres? ¿Por qué no han detenido a los hombres? ¿Por qué ustedes, las mujeres, siempre quieren comprar más cosas?
  • Nuestros chacales quisieron apoderarse de Saddam, pero sus fuerzas de seguridad eran demasiado buenas y leales. Además tenía todos aquellos dobles. Imagine que usted es uno de sus guardas y cae en la tentación de aceptar un soborno. Sabe que si dispara contra un doble, usted y su familia van a sufrir una muerte lenta y terrible. Por eso Bush envió al ejército.
  • Profesor del campo de entrenamiento de los Cuerpos de Paz en Escondido: “Bolivia es el emblema de una tierra explotada por los imperios”.
  • Las misiones diplomáticas de todo el mundo existen antes que nada para beneficiar a la corporatocracia.
  • Anciano indio shuar: “El mundo es como lo sueñas. Todo lo que tienes que hacer es cambiar el sueño. Sólo necesitas plantar una semilla diferente y enseñar a tus hijos a soñar nuevos sueños”.
  • Líder indígena ecuatoriano: “En los viejos tiempos la gente que se sentía amenazada por Estados Unidos podía volverse hacia Rusia en busca de armas y entrenamiento. Ahora no hay nadie, excepto los árabes”.
  • Charles Noble, vicepresidente de MAIN: “El agua es el oro y el petróleo del futuro. Necesitamos la mayor cantidad posible. Es lo que nos dará influencia y poder”.
  • Funcionarios del gobierno, en Indonesia, Egipto y Colombia: “Si Bechtel quiere la operación, no te molestes en licitar”.
  • Asesor presidente Lula: “Ni siquiera su libro cuenta la historia real. No se trata sólo de sobornos y de la amenaza de golpes de Estado o asesinatos, ni de cerrar tratos y falsificar previsiones económicas, ni de contraer deudas que nunca podremos devolver. Es algo mucho más profundo. Incluso los candidatos comunistas radicales que parecen oponerse a Estados Unidos llegan a acuerdos con Washington. Sus agencias de información, así como sus gánsteres económicos, son mucho más eficientes de lo que usted imagina. Incluso cuando un oponente radical de Estados Unidos asume un cargo la CIA le tiene bien pillado. Chantaje. Hay rumores de  que George W. fue fotografiado tomando coca y practicando perversiones sexuales durante la época en que su padre era presidente. Lula es parte del sistema. De otro modo, ¿cómo podría haber ascendido a semejante cargo? Es una realista. Entiende que no tiene otra elección si quiere ayudar a la gente. Todo el mundo tiene secretos de familia”.
  • El presidente Chávez habló de sus propios contactos con GE y chacales en la radio de Venezuela.
  • Durante la primera mitad del siglo XX el petróleo se distinguió como el recurso más valioso de todos los tiempos. Se convirtió en la fuerza motriz de la modernización. Procurarse un suministro fiable se convirtió en la piedra angular de la política exterior.
  • En lugar de marines, Washington envió al agente de la CIA kermit Roosevelt (nieto de Theodore). Con unos cuantos millones de dólares, organizó violentas manifestaciones que finalmente derrocaron a Mossadegh; la CIA sustituyó a este líder democráticamente elegido por Mohammad Reza Pahlavi (el “sha”), un déspota amigo de los grandes intereses petrolíferos.
  • El éxito de Roosevelt generó una nueva profesión, la de gánster económico. Sólo había un problema. Kermit Roosevelt era un empleado de la CIA. Si le hubieran pillado, las consecuencias habrían sido nefastas. Se tomó la decisión de sustituir a los empleados del gobierno por agentes del sector privado. Una de las empresas reclutadas fue la mía, MAIN.
  • Los iraníes no perdonaron nunca a Estados Unidos por haber derrocado a sus popular primer ministro democráticamente elegido. Ni tampoco lo hicieron los países vecinos. Estados Unidos reveló que era un país en el que no se podía confiar, que no era el defensor de la democracia por el que se hacía pasar y que nuestro objetivo no era ayudar al Tercer Mundo. Simplemente queríamos controlar los recursos.
  • En la década de 1950 el historiador británico Arnold Toynbee había predicho que en el próximo siglo la verdadera guerra no sería entre comunistas y capitalistas sino entre cristianos y musulmanes.
  • Una joven estudiante de inglés de la universidad: “La Historia demuestra que la fe, el alma, una creencia en poderes más elevados, es fundamental. Nosotros, los musulmanes, la tenemos. La tenemos más que nadie en el mundo, incluso más que los cristianos. Así que esperamos. Y mientras, nos hacemos más fuertes. Tienen que abrir su corazón a los pobres y oprimidos, en lugar de sumirles más en la pobreza y la servidumbre. No queda mucho tiempo. Si no cambian, están condenados”.
  • George Rich: “Los Hermanos Musulmanes son muy peligrosos, hay que convencerles, comprarles, destruirles, lo que sea, porque no se les puede parar. Sadat lo demostró. Si se les persigue, consiguen más apoyo. Es como lanzar queroseno al fuego”.
  • George Rich: “Si alguna vez piensa tener hijos, y quiere que tengan unas vidas prósperas, será mejor que se asegure de que controlamos el continente africano. Necesitamos Oriente Medio. Pero tenemos que tener también África”.
  • Los egipcios sabían algo que sólo unos pocos de mis compatriotas comprendían: nosotros utilizábamos datos como las previsiones que el doctor Asim me había entregado para la construcción del imperio. Las bombas israelíes cumplían su objetivo, haciendo estragos, sembrando el miedo y obligando a los funcionarios del Estado a capitular. Pero el peligro real era la gente como yo. Éramos los que nos aprovechábamos de los estragos, canalizábamos el miedo y nos asegurábamos de que quienes capitulaban cumplieran los artículos de la rendición. En última instancia, teníamos que ser mimados, porque ocupábamos la cima del escalafón.
  • Ingeniero: “Tengan siempre en cuenta que los iraníes no somos árabes, somos persas, arios. Somos musulmanes pero los árabes nos amenazan. Estamos con ustedes al cien por cien”.
  • Saddam conocía a los chacales y sus técnicas. Había sido entrenado por la CIA en la década de 1960 para asesinar a Qasim y había aprendido de nosotros, su aliado, durante la década de 1980. Escogía a sus hombres cuidadosamente. También contrataba dobles. Sus guardaespaldas no sabían nunca si le estaban protegiendo a él o a un actor.
  • Los norvietnamitas demostraron que el ejército técnicamente más avanzado y mejor financiado del mundo no era invencible.
  • La precipitada decisión de Portugal de liberar sus colonias lo cambió todo. Desequilibró la balanza de poder y puso en ebullición al Pentágono y al Departamento de Estado. No estaban apenas preparados para asumir las responsabilidades de la independencia pero sí maduros para ser explotados por cualquiera que pudiese moverse con rapidez para llenar el vacío.
  • Las historias del intento de golpe en las Seychelles y el expolio de Diego García son especialmente perturbadoras, especialmente si se tiene en cuenta que fueron llevadas a cabo bajo el pretexto de defender la democracia. Sin embargo, y pese a que fueron trágicas, palidecen ante los crímenes que fueron perpetrados en todo el continente, y que continúan en la actualidad.
  • El tráfico de esclavos fue sin duda el acto más terrible y destructivo de los hombres contra los hombres en la larga historia de la brutalidad humana.
  • África es la región del planeta más total y absolutamente maltratada.
  • La ignorancia de los estadounidenses acerca de África reside en nuestro sistema educativo, incluyendo los medios de comunicación de masas. Y es algo calculado. Puesto que no conocemos, no nos interesa. Y puesto que no nos interesa, esos territorios están abiertos a los malos tratos, más incluso que los que quedan al alcance de nuestro radar.
  • Congo y Sudán son ejemplos de países atrapados en la clásica rapiña de recursos.
  • Comentamos la importancia de distinguir entre las ONG que perpetúan el esquema existente y aquellas que están genuinamente comprometidas con cambiarlo. Greg Flatt: “En general las buenas trabajan directamente con la gente local. Sus empleados hablan la misma lengua y viven como sus beneficiarios”.
  • Chamán de los Andes: “El mundo no necesita que lo salven. El mundo no está en peligro. Nosotros sí. Los seres humanos. Si no cambiamos nuestra conducta, la Madre Tierra se nos sacudirá como a moscas”.
  • De las cien mayores economías mundiales, 51 corresponden a compañías, de las cuales 47 son norteamericanas.
  • Indiqué que la mayor parte de la deuda de Ecuador era contraída mediante las artimañas de los GE para enriquecer a las compañías petrolíferas de Estados Unidos y otras empresas, así como a unos cuantos funcionarios del Estado corruptos. Bill Twist: “Ahora mismo, la única manera que tiene Ecuador de devolver su deuda es vendiendo su crudo a nuestras compañías petrolíferas. En el proceso, las selvas tropicales son esquilmadas”.
  • El principio unificador es un compromiso de crear un mundo estable, sostenible y pacífico para todas las personas.
  • Para cambiar el mundo, debemos convencer a las corporaciones de que cambien sus objetivos; tienen que dejar de servir a unos pocos ricos para centrarse en mejorar la vida del resto de la gente, así como proteger el medio ambiente y las comunidades en las que vivimos.
  • Usted puede cambiar las cosas. Cada día. De una manera o de otra, usted influye en las personas que le rodean. Comprométase cada día a crear un mundo estable, sostenible y pacífico para todas las personas.
  • Quienes se vean afectados por nuestras acciones tienen que saber de nuestras razones, conocer nuestras pasiones.
  • La corporatocracia prospera a partir del engaño y el secreto. Debemos sacar a la luz sus mentiras.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

6 comentarios to “La historia secreta del imperio americano de John Perkins – Apuntes Breves”

  1. […] La historia secreta del imperio americano de John Perkins. […]

  2. […] La historia secreta del imperio americano de John Perkins. […]

  3. […] La historia secreta del imperio americano de John Perkins. […]

  4. […] La historia secreta del imperio americano de John Perkins. […]

  5. […] La historia secreta del imperio americano de John Perkins. […]

  6. […] La historia secreta del imperio americano de John Perkins. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: