Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

No sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está de Josef Ajram – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Lunes, 16 de septiembre, 2013


© 2012, Josef Ajram.
Editorial: Alienta.

Podría parecernos que es así, pero no. Nadie conseguirá convencer a Josef Ajram, ultrafondista y day trader de bolsa, de que encontró su límite en La Gomera en el mes de mayo de 2012, cuando una deshidratación producida por la calima le impidió alcanzar el reto de acabar siete ironmans seguidos durante siete días consecutivos.

Para Ajram, al que han apodado como el profeta del esfuerzo, el fracaso sería no volver a intentarlo. Fracasar implica quedarse ahí lamentándose, algo que él no ha hecho nunca ni hará jamás. Así lo demuestra día a día superando retos en todos los aspectos de su vida. Porque no tener objetivos en la vida es como no tener nada.

En No sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está, seguramente su libro más personal, nos desvela, a través de anécdotas y experiencias vitales, cuáles son sus claves para ir superándose cada día, su idea del fracaso y del éxito, y su concepción del esfuerzo, entre otros aspectos. La vida, cuenta Ajram, son dos días, “así que en lugar de quejarse, más vale levantarse y volver a intentarlo con más fuerza”.

Josef Ajram. Nací en Barcelona el 5 de abril de 1978, de padre sirio y madre española. A mi abuelo paterno le debo mi iniciación en la bicicleta. Me gustan pocas cosas pero con intensidad, entre ellas, la Bolsa, los deportes y los viajes. Y como uno nunca sabe lo que va a pasar, siempre llevo el móvil encendido.

En la Bolsa soy day trader, puro vértigo y adrenalina. En el deporte me apunto a las pruebas más exigentes. Son dos mundos aparentemente opuestos en los que vivo sensaciones extremas que reclaman constancia, dinamismo y cálculo para medir posibilidades y capacidades.

¿Dónde está el límite? Me la juego cada día, con ambiciones y objetivos. Hay que agotar todos los recursos para hacer realidad los sueños. El conformismo es una trampa en la que no hay que caer. Mi filosofía no es ganar sino sentirme bien con mi rendimiento. Disfruto más de los entrenos que de lascompeticiones. Me gustan los retos y luchar contra el cronómetro me da pereza.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Qué importante es el deporte en grupo, cuánta satisfacción compartir los desafíos.
  • No sé si voy rápido o lento, no veo a nadie nadar junto a mí, nadie me pasa y yo no paso a nadie.
  • La natación siempre ha sido un trámite para mí. También para la mayoría de los triatletas. Al ser la primera de las tres disciplinas, te la tomas quizá con más calma, consciente de que todo se decidirá en la bici y, sobre todo, en el maratón. Nunca me gustó la natación.
  • Tendría que haber probado antes la bicicleta en Barcelona. No fue así, se mandó directamente a las islas y eso fue un cagada.
  • Se me rompen todos los esquemas. Tengo una metodología muy concreta. Me gusta pensar en el recorrido, en que me quedan tantos kilómetros para alcanzar el puerto, en que detrás de aquella cuesta viene un agradable descenso. No pienso en nada de eso, sólo me viene a la mente el maldito sillín.
  • Hay demasiado en juego, y no es la victoria, sino la ilusión puesta en el reto, la satisfacción de dar un paso más, el deseo de dejar atrás este límite para empezar a buscar otro.
  • Mi filosofía: superar pequeñas barreras, fraccionar objetivos para no agobiarme con todo lo que queda y apoyarme en el equipo.
  • Si no hay ganas, no hay fuerzas. Si sales a correr y no te lo pasas bien durante los primeros diez minutos, más vale que regreses a casa.
  • Me considero un tipo que sabe jugar en equipo, pero tengo que admitir que siempre me ha costado acatar órdenes, más aún si no estoy en absoluto de acuerdo con lo que me exigen.
  • Soy una persona de extremos. O todo, o nada.
  • Si tienes principios, debes mantenerlos con todas las consecuencias.
  • Estoy convencido que sin Induráin hoy no sería quien soy. Fue definitivo para que me dedicara a esto. Me enganchó de inmediato. Tenía una visión periférica brutal. Sabía perfectamente cuál era el mejor momento para atacar. Siempre respetó a su rival y se ganó la admiración de todos. Era un fuera de serie no sólo dentro del ciclismo, sino también al margen de éste. Al margen del maldito dopaje, por supuesto …
  • Tener un hijo te cambia la perspectiva de las cosas. Te haces mayor de repente y lo tienes en tus pensamientos en todas las decisiones importantes.
  • Fui el único de la escuela que no logró aprobar la selectividad.
  • Me veo hoy en día y me doy cuenta de lo importante que es no juzgar a las personas por su aspecto o por su pasado. Es en las potencialidades donde se debe indagar para saber si alguien vale la pena al margen de la imagen que proyecta. De qué soy capaz, ésa es la pregunta clave.
  • Quizás el problema sea que asociamos el éxito con una buena corbata y unos zapatos de seiscientos euros. Tal vez el problema también sea que tenemos mal asimilado el concepto de prosperidad.
  • Cada uno se coloca el límite de la gloria donde le da la gana.
  • Para mantener la personalidad, considero que es vital tener el amor propio intacto.
  • La confianza en uno mismo es fundamental para conseguir lo que perseguimos.
  • La Bolsa siempre me llamó la atención. Empecé como observador y poco a poco fui ganándome la confianza de algunos veteranos del lugar.
  • Cometí algunos errores de bulto, como invertir dinero de personas conocidas. Nunca más lo he hecho; si pierdo, debo ser el único damnificado. Aprendí la lección.
  • Así nació el método Ajram de Bolsa. Así nació mi concepción del day trading: comprar barato y vender más caro en un mismo día. Y siempre operar con tu propio dinero.
  • Aunque pueda parecer que nado en la abundancia, tengo que admitir que he estado tres veces al borde de la quiebra. La Bolsa tiene sus riesgos, y sólo cuando aprendes a gestionar bien los peligros, evitas situaciones incómodas. Esa cualidad te la dan la prudencia, la observación y la reflexión.
  • En la Bolsa, un error se puede pagar muy caro, y esa es una frase que debe tomarse al pie de la letra. Más de uno se ha arruinado por una apuesta o una corazonada que no gozó de la maduración suficiente.
  • La Bolsa requiere prestar mucha atención y, lo que es muy importante, saber perder y estar dispuesto a perder. Si asumes esto, ya tienes mucho camino recorrido.
  • Siempre digo lo mismo: pérdida limitada, beneficio ilimitado, una frase que se puede aplicar a todos los aspectos de la vida.
  • Es muy importante seguir siempre una misma estrategia, ser fiel a tu manera de operar para no perder nunca la referencia y los tiempos. La experiencia puede ser un grado, sobre todo en los momentos de mucha volatilidad.
  • Siempre he considerado que hay que ponerse un tope de ganancias diario. Si alcanzas esa cantidad, vuelve a casa, aunque lo hayas conseguido en media hora. No hay que ser ambicioso y, sobre todo, no hay que pensar nunca que a la Bolsa se viene a jugar. Aquí se viene a operar, a ganarse la vida.
  • Es muy tentador pensar que puedes ganar el ciento por ciento en un día. Pero si tienes en cuenta que perder ese ciento por ciento te poner de patitas en la calle, no es una opción muy inteligente a no ser que tengas información privilegiada, cosa del todo ilegal. Yo soy más de buscar el 1 por ciento de ganancias diarias. Sumad ese porcentaje un día tras otro y os daréis cuenta de que al cabo de un año se logran unas ganancias muy importantes.
  • Salir a correr sin una meta concreta quita motivación.
  • Es muy importante que te guste, pero también lo es tener algo por lo que seguir mejorando.
  • En la vida, cuanto antes sepas a qué te quiere dedicar, antes empezarás el camino para alcanzar tus objetivos.
  • La auténtica motivación nace de marcarse una meta.
  • Si uno se levanta sin un objetivo concreto, ¿cómo puede tener ganas de seguir adelante? La inercia es uno de los peores enemigos del ser humano.
  • En cualquier ámbito profesional, lo único que se precisa es tener confianza en uno mismo.
  • Los tres primeros años en Bolsa fueron duros, pero muy provechosos. Cada día me empapaba del trabajo de los demás, de la actitud y las decisiones de los más experimentados. Fui una auténtica esponja, nunca di nada por sabido.
  • La Red es sólo una herramienta más, muy potente eso es cierto, pero herramienta al fin y al cabo. Lo que valdrá, el elemento diferenciador, será tu mente, tu capacidad de estar un paso por delante.
  • Si algo me ha enseñado la vida es que la confianza en uno mismo, el conocer tus capacidades, es la clave del éxito personal y profesional.
  • El Marathon des Sables es una carrera única que sobresale por encima de todas las demás.
  • Una lección más para guardar en la chistera: dosifica, no fuerces más de la cuenta, escucha a tu cuerpo y aprende a decir basta.
  • Cada una de las personas que han logrado finalizar el Sables es una ganadora.
  • El desierto te cambia. Te hace más fuerte, pero sobre todo te humaniza, te pone en tu sitio, te enseña a valorarte, a conocer tus límites.
  • El ultrafondo se trata de eso, de que la naturaleza, los elementos, te digan cuál es tu lugar y hasta dónde puedes llegar.
  • ¿De qué sirve Facebook si sólo tienes a tus amigos de toda la vida, aquellos que tienen la información sobre tu vida de primera mano? Hay que escoger bien las amistades virtuales, pero reducir ese círculo a los íntimos no me parece útil, porque ellos, los más cercanos, ya tienen tu teléfono o saben dónde vives para venir a tomar algo y poneros al día.
  • Escucho a menudo que yo no he ganado nada, que a escala competitiva soy uno más del montón. No recuerdo haberme vendido como el número 1 de ningún deporte. Nunca ha sido ése mi objetivo. Cada uno tiene su propio límite y hay que ir tras él; ése es mi mensaje.
  • No sé dónde está el límite pero sé dónde no está significa precisamente eso, la voluntad de superar una barrera que se convierte en un desafío personal, más allá de lo que hagan las mil personas que están corriendo a tu alrededor.
  • Red Bull cuenta con quinientos deportistas en todo el mundo. Cada uno representa y encarna el mensaje motivacional de la lata: revitalizar cuerpo y mente.
  • Hemos creído en un entrenamiento bien estructurado, en el que prima la calidad sobre la cantidad, ya que pensamos que el exceso de preparación no produce ningún estímulo orgánico y además puede llegar a originar lesiones en el deportista.
  • Siempre digo lo mismo: si te pones a pensar en todo lo que te queda, acabarás desesperado. Prefiero ponerme pequeñas metas. Pensar sólo en los próximos quince kilómetros y luego prestar atención a los quince siguientes. Si me metiera en la cabeza que me quedan más de mil kilómetros en bici y doscientos al trote, estaría perdido, hundido. Pequeñas victorias, pequeños logros, ir haciendo, llenando la moral de diminutos premios que con el tiempo construirán el triunfo final.
  • Tendría que haber escuchado a los que me recomendaron que me olvidara de la Titan. Aprender a escuchar es básico porque sólo de la unión de distintos puntos de vista conseguirás conocerte mejor y tomar las decisiones adecuadas.
  • El fracaso es el reconocimiento absoluto de una derrota, y eso es algo que no va conmigo, fracasar implica quedarse ahí lamentándose. Siempre prefiero hablar de baches, de piedras en el camino que te obligan a dar lo mejor para poder sortearlas y salir impulsado.
  • Qué difícil resulta levantarse cuando sientes que no has estado a la altura en algo por lo que te has preparado tanto y con tanta ilusión.
  • Nunca más volveré a desgastarme innecesariamente pocos días antes de una competición importante, y segundo, tendré en cuenta la opinión de los demás, en especial cuando todos reman en la misma dirección y yo soy el único cabezón que hace fuerza en sentido opuesto.
  • No hay una edad ideal para el deporte; sólo la motivación, junto a la prudencia, marcan si eres viejo o joven cuando te pones a correr.
  • El límite es, en definitiva, tu próximo reto, ya sea deportivo, profesional, personal… Tener una meta es lo que te hace disfrutar. De lo contrario, el tiempo pasa a la deriva, sin un rumbo fijo.
  • ¿Conseguiré encontrar mi límite? Estoy seguro de que NO. Dar con él significaría quedarme sin objetivos y empezar a vivir una existencia movida por la inercia.
  • El problema, quizás, es que todas las responsabilidades a las que nos enfrentamos a diario esconden este sentimiento primario de perseguir lo inalcanzable. No podemos perder ese impulso porque nos convertiría en seres soporíferos que se mueven por inercia.
  • No tener objetivos en la vida es no tener nada, ni tan siquiera vida.
  • La envidia es mala, mejor no perder el tiempo.
  • Un consejo para principiantes en la Bolsa: ten la humildad de aceptar que te has equivocado.
  • Nunca encontraremos nuestro límite si realmente creemos que no lo hay.
  • No concibo un desafío preparado en un mes porque algo preparado en tan poco tiempo es una meta fácil.
  • La Bolsa te enseña a no dudar, si dudas pierdes. Hay que ser muy ágil, y muy rápido y eso te ayuda en la vida. Si empiezo algo y rápidamente no lo veo claro, paro. Es lo que en Bolsa se conoce como stop loss. Es una de mis máximas: pérdida limitada, beneficio ilimitado.
  • No te puedes ahogar en un problema, si te marcas un objetivo y no lo consigues hay que mirar hacia delante.
  • Las banderas sólo traen problemas, realmente no me aporta nada ser español o catalán.
  • Soy millonario porque soy dueño de mi tiempo. Para mi la riqueza es tener tiempo y decidir yo dónde, cuándo y cómo trabajar.
  • No soy millonario porque no tengo espíritu de acumulación, si lo tuviera no predicaría un método que implica trabajar dos horas al día, sino que trabajaría ocho para ganar más.
  • Soy jodidamente feliz, con perdón.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “No sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está de Josef Ajram – Apuntes Breves”

  1. […] raulbarraltamayo.wor… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: