Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El futuro lo decides tú de Zaryn Dentzel – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 7 de noviembre, 2013


© 2013, Zaryn Dentzel.
Editorial: Conecta.

Este libro es la historia del éxito de un grupo de personas que crearon una empresa, Tuenti, y de cómo una start up formada por cuatro amigos jovencísimos, llenos de ideas y ganas de trabajar llegó a convertirse en una compañía con un equipo de más de 250 miembros.

Trata de su compromiso para explorar nuevas fronteras, de su obsesión por llevar las cosas siempre a otro nivel y de su afán por reinventarse continuamente.

Es también, cómo no, la historia de muchas noches sin dormir, de algunas decisiones erróneas, de tantos pequeños fracasos y discusiones, y de esos meandros y escollos que hay que superar para llevar un proyecto a buen puerto.

Pero también es la historia de Zaryn Dentzel, de su educación y forma de ver el mundo, y de cómo se forja un emprendedor. Y es sobre todo la prueba de hasta dónde se puede llegar aplicando una sencilla pero potente idea: está todo por hacer y todo se puede mejorar.

Zaryn Dentzel (Santa Barbara, 1983) es fundador y CEO de Tuenti, la mayor plataforma de comunicación web y móvil española. Estudió en la UC Santa Bárbara y en el Occidental College, y se graduó en Literatura Española y en Diplomacia y Asuntos Internacionales. Desde que empezó a trabajar en la creación de Tuenti en el año 2006, ha convertido la empresa en la red social líder y en una empresa de comunicación social multiplataforma con más de 15 millones de usuarios registrados que ha puesto la red social móvil en el centro de su estrategia. Tuenti es considerada una compañía tecnológica líder en Europa, con un equipo de más de 250 profesionales de más de 20 nacionalidades y con oficinas en Madrid y Barcelona. Como miembro del gabinete de asesores de S.A.R. el Príncipe de Asturias en la Fundación Príncipe de Girona, Zaryn participa en promocionar la educación y el espíritu emprendendor entre la juventud española.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Este libro es la historia del éxito de Tuenti y del grupo de personas que lo creamos. Y también es la historia de mi vida.
  • Santa Bárbara es una preciosa ciudad colonial californiana de 250.000 habitantes fundada por españoles, concretamente por el monje domino fray Junípero Serra, en la que todavía se exige respetar la arquitectura colonial original, incluso si quieres montar un McDonald’s. Tiene el aspecto que tendría Marbella si Marbella estuviera bien hecha. Muchos lo comparan con el sur de Francia, la Costa Azul.
  • El contacto con la naturaleza es lo que más echo de menos en Madrid, que no deja de ser una gran ciudad en medio de un páramo.
  • Mis padres son genuinos productos de la contracultura de los años sesenta, hippies, ecologistas, alternativos y artistas. Nunca fuimos una familia convencional. A ellos les interesa mucho el arte, y mi padre, William Dentzel III, que viene de una familia de cinco generaciones de ebanistas, trabaja construyendo carruseles. Éramos la rama más humilde de la familia, porque mis padres no le daban mucha importancia a las cuestiones económicas.
  • Aprendimos pronto que en la vida hay que luchar y que nadie nos va a regalar nada.
  • No puedo estar más orgulloso de mi hermano Noah: tuvo la idea de Chargecard, su nuevo proyecto, cuando estaba en Madrid con nosotros.
  • Mis padres tienen una actitud bastante extremista en el sentido de no consumir y llevar una vida lo más independiente posible del sistema capitalista. Nosotros, pues, vivimos una infancia modesta, sencilla y sin mucho dinero.
  • Fui tan rebelde que siempre deseé ser abogado. Mis padres en todo momento me dijeron: haz lo que quieras.
  • En Estados Unidos no existe tal discusión, y si uno quiere educar a sus hijos por su cuenta tiene todo el derecho a hacerlo. Si he de ser sincero, debo decir que académicamente hablando no aprendí casi nada de aquella experiencia. Me sentaba con los libros, pero enseguida me distraía, no era capaz de concentrarme, no avanzaba. No tener que asistir al colegio me permitió algo muy importante: viajar. Aprendí que el mundo era mucho más grande de lo que yo veía en el pueblo. Creo que entonces fue consciente por primera vez de la diversidad que hay en este planeta.
  • Siempre se pueden hacer las cosas de otra manera.
  • Durante el año que pasé de autodidacta surgió la idea de viajar a España. Quería aprender español: en California hay muchísima gente que lo habla, e incluso poblaciones tienen nombres procedentes de la colonización española. Y, además, al sur está México, y Centroamérica, y todo Latinoamérica llena de posibilidades. Yo no sabía absolutamente nada de español.
  • Después de tres semanas maravillosas en Salamanca, fue cuando me enviaron a Cabeza del Buey. Aquello fue un verdadero choque, y no tanto por el pueblo en sí, sino porque tenía que pasar allí un curso entero. Recuerdo que me llamó mucho la atención que en mi casa de acogida, debajo de la mesa, tuvieran un brasero para calentarse.
  • En Mijas vivía mi nueva familia de acogida, la familia Ajao. Por medio de Adeyemi, hice amistad con Félix Ruiz.
  • En Estados Unidos estudias un poco de todo, varias materias. La educación es más abierta, en la que más que enseñarte ciertos contenidos de manera exhaustiva, aprendes a aprender y adquieres la experiencia de reflexionar, escribir y debatir.
  • Nueva York es una ciudad que te llena de energía; estás ahí, en medio de la vorágine, y casi no puedes ni dormir de la excitación de ver tanta gente diferente haciendo cosas distintas, de estar en el centro del mundo, donde está ocurriendo todo. Es el paradigma de lo urbano: los rascacielos, el tráfico, las luces de neón.
  • Me quedé muy desilusionado con la ONU porque es una organización completamente incapaz de actuar. Había cosas muy curiosas: países pobres como Bangladesh tenían que aportar muchísimos hombres a las operaciones, meintras que otros países ricos no querían contribuir ni con un helicóptero de transporte.
  • No hay respuesta global para los problemas, cada uno tiene que provocar un efecto positivo donde pueda en vez de provocarlo desde arriba. Donde más puedes intervenir es a nivel local.
  • Lo que marcó mi paso por la universidad no fue la parte académica, ni lo que aprendí en las aulas o preparando exámenes o trabajos.
  • En Estados Unidos no es necesario estudiar derecho en la universidad: estudias primero algo más general y luego, si quieres, haces un examen y te inscribes en una escuela especial de derecho durante dos o tres años.
  • En España, generalmente, el fracaso está mal visto. Cuando alguien ha vivido un fracaso, este pesa sobre sus espaldas como una losa. No es de fiar, es un perdedor. En Estados Unidos suele ser diferente: un fracaso es una experiencia. Se aprende a no cometer errores. Mejor echarse a la mar con alguien que haya naufragado alguna vez que con alguien que no sepa lo que es una tempestad.
  • Las redes sociales son un instrumento muy útil para las causas políticas y sociales.
  • Es importante tener una actitud positiva. Seguramente fallarás, habrá momentos en que no todo irá bien: eso está claro. Pero sin esos fallos no llegas al éxito, son pasos necesarios. Para que te vayan bien diez cosas, tendrás que haber hecho veinte. Al que no hace veinte cosas no le va a ir bien.
  • Tuenti viene de “Tu Entidad” o “Tu Identidad”, y alude a esa idea que yo tenía de crear una identidad digital para las personas, una especie de avatar en la red que les permitiese comunicarse y todo lo demás.
  • Cuando ejerces el liderazgo de una empresa, es muy importante tener a tu lado a alguien de total confianza, que vea las cosas como tú las ves y que te pueda ayudar en todos estos asuntos. Que empuje el negocio.
  • Hace falta lógica, análisis, toma de decisiones. Lo que sí veo muy necesario es que aumente el conocimiento de inglés. Habría que dejar de doblar todas las películas; con esta sencilla medida creo que mejoraría mucho el nivel.
  • kenny Bentley programó la mayor parte del primer Tuenti. Todo lo que sabe de programación lo ha aprendido de forma autodidacta. Lo gracioso del asunto es que nos costó lo nuestro convencerlo de que dejase la pizzería para venirse con nosotros, que le íbamos a pagar mucho más.
  • Al principio entraban entre cinco y veinte personas al día, y ese mismo día, Félix y Pablo les enviaban un correo a todos ellos para conocerlos. Tuvimos una relación directa con los primeros usuarios. Seguramente contactamos de alguna manera con los primeros 5.000 usuarios que tuvieron un perfil en Tuenti.
  • Estaba seguro de que lo que te da ventaja es ser privado, no ser abierto; cuando abres la red y está todo sin control, pierdes lo que hace que la información sea relevante.
  • En esa oficina no había reuniones. Discutíamos cosas y las hacíamos.
  • La persistencia es una de las virtudes más importantes y es preciso valorarla como tal.
  • Cada día debemos buscar la motivación para seguir luchando sin caer en la desidia o el desánimo.
  • Las invitaciones no llegaban a sus destinatarios porque la gente de Hotmail estaba tratando de proteger sus propios productos. No les interesaba que llegaran los correos de invitación de Tuenti, pues, al fin y al cabo, éramos algo así como un competidor para el MSN Messenger.
  • Creo que la privacidad, el hecho de centrarnos en los amigos de verdad, la invitación y la exclusividad hacían que nuestra plataforma fuera mejor que otras opciones.
  • Al final un buen producto es aquel que resuelve una necesidad muy básica de una manera muy sencilla.
  • En la vida hay que tirar con lo que tienes: cuando montas una compañía, te das cuenta de que hay personas a tu alrededor que pueden ser fundamentales para el desarrollo de tu idea, y tú no habías reparado en ello.
  • Empezamos Tuenti con un ADN formado por mis amigos y conocidos, sabiendo que debíamos aprender. Teníamos veintipocos años, pero una actitud muy humilde. Si no sabíamos algo, aprendíamos a hacerlo y lo hacíamos. Porque había que hacerlo.
  • Trabajar con amigos es difícil; puede ocurrir de todo. Muchas veces se solapan las cuestiones personas y las laborales. Pero al final se acaba superando.
  • Se suele decir que hay que separar la vida privada y la vida profesional, pero yo no creo en esto. Siento que ambas con lo mismo, un continuo.
  • Yo nunca paro de trabajar. Mi cabeza nunca desconecta al cien por cien de la empresa.
  • Si cada uno abe cuál es su papel, no hace falta tanta reunión. Yo creo que cada persona debe ser muy consciente de sus responsabilidades, el área en la que trabajar, y ser proactiva, no estar siempre dependiendo de sus superiores. Si eres bueno en lo tuyo y actúas por tu cuenta con criterio, es como si no tuvieras jefe, porque nadie sabe mejor que tú lo que tienes que hacer, y nadie te va a poner ningún pero.
  • Tengo una gran obsesión por los detalles de la página. Siempre pasaba muchas horas modificando pequeños componentes de la web.
  • Apagamos Tuenti, lo desmontamos entero, lo cargamos en un camión alquilado, lo llevamos a otro centro de datos y lo montamos de nuevo. Pusimos un banner que decía que Tuenti no iba a estar disponible en 24 horas.
  • Me llevo bien con los periodistas, pero opino que hay demasiado gurú, demasiado bloguero, y lo que hace falta son emprendedores. algunos se creen los grandes visionarios de internet.
  • Hacemos pruebas muy duras para entrar en Tuenti. Aunque tengas 250 personas muy buenas, si seleccionas una mal, esa persona empezará a infectar al resto. La selección de personal es el punto de partida de las compañías exitosas.
  • Estoy convencido de que para triunfar, es fundamental rodearse de los mejores, saber reconocer el talento y traerlo desde donde esté.
  • No se puede hacer todo y hay que concentrarse en lo realmente importante. En las compañías lo que más cuesta muchas veces es saber decir que no, saber cuándo hay que parar o matar un proeycto porque está desperdiciando recursos y siendo contraproducente.
  • Un gran porcentaje de los vídeos de YouTube se miran diariamente en España a través de Tuenti.
  • Las “majors” no nos dieron los contenidos a un precio razonable para el consumidor. Un año de inversión al garete. Pero siempre es preferible cerrar rápido cuando ves que no va a triunfar.
  • Una cosa que aprendí es que es muy importante tener una visión clara de lo que quieres conseguir y luchar por ello. Muchas veces los abogados te dicen que algo no es posible; pero si insistes, y el abogado es bueno, encontrará una manera de conseguirlo.
  • El dinero es bueno y muy necesario, porque te permite sobrevivir y te da libertad, pero no es lo más importante: nunca he hecho las cosas por dinero, sino por la motivación de crear algo diferente.
  • Si la web ha tenido su 2.0, las telecomunicaciones necesitan también la suya. Y nuestro cometido es crearla. Todo en la nube, todo dirigido a los smartphones.
  • Estamos desarrollando un nuevo Tuenti, el Tuenti del futuro que pone el móvil en el centro de su estrategia.
  • Somos una plataforma de comunicación social móvil, con soporte web, que ayuda a la gente a estar en contacto en tiempo real con las personas que más les importan.
  • En 2013 la compañía cumple 7 años y sentimos que aún está todo por hacer.
  • El internet social deja de ser solo web y es de día en día más móvil.
  • El nuevo Tuenti es un servicio multiplataforma, compatible con diversos dispositivos. Independientemente del dispositivo, se tiene acceso al historial completo de comunicaciones.
  • Se nos plantea un gran reto que no hay que dejar de lado: la migración, más notoria de día en día, de la audiencia hacia dispositivos cada vez más pequeños y portátiles. Las pantallas se van reduciendo de tamaño.
  • Hay que actuar, tomar decisiones, evitar la parálisis y seguir aprendiendo de los errores. España necesita aprovechar este momento para reinventarse.
  • Soy el empleado más antiguo de esta empresa. Lo he ido haciendo todo. Y nunca he tenido un jefe que me dijera cómo hacer las cosas. He intentado trabajar lo mejor posible y exijo lo mismo a cada miembro de la empresa. ¿Porqué no voy a exigir a los demás lo que me exijo a mí mismo? Así cada componente del equipo puede mirar hacia delante, en vez de hacia atrás. Es muy importante que el tiempo de cada uno se dedique a hacer cosas, no a vigilar a los otros.
  • Las ideas más potentes que he ido madurando mientras creaba y llevaba adelante una empresa como Tuenti:
    1. Rodearte de los mejores.
      • Formé un equipo con la gente más hábil, talentosa e inteligente que me había encontrado en mis periplo vital. Escogí a los mejores de cada sitio. Y cada una de las personas que ha entrado en la compañía ha tenido que hacer lo mismo.
      • No esperes a la persona perfecta, pero rodéate de gente interesante.
      • Solo nunca llegarás tan lejos. Ni será tan divertido.
    2. Saber lo que haces bien y lo que no haces bien.
      • Es conveniente ser consciente de lo que no haces bien del todo, porque ahí es donde tienes que dirigir tus esfuerzos para mejorar. Lo que haces bien ya está resuelto.
      • Hay que entender qué haces mal y por qué y cómo lo haces mal.
    3. Buscar tu ventaja comparativa.
      • Todo es mejorable. Todo es susceptible de ser mejorado de alguna manera.
      • Es preciso buscar sectores que ofrezcan un espacio amplio para hacer cosas y buscar la ventaja competitiva.
      • Compite allí donde puedas ser el mejor en lo que haces.
    4. Aprender siempre.
      • Hay que ser humilde y tener siempre ganas de aprender.
      • Hay que ser como una esponja y aprender de los demás y de los errores.
      • Cuando no sepas algo o no lo entiendas, la solución es fácil: tienes que preguntar. Y tienes que hacer.
    5. Priorizar.
      • Establecer prioridades es lo que define a alguien eficiente.
      • En tu trayectoria muchas veces el éxito lo determinará más lo que no haces, lo que descartas, que lo que haces.
      • Siempre vas a tener mas cosas que hacer de las que puedes abordar en determinado momento.
      • El que prioriza bien, el que sabe por dónde empezar, qué es urgente y qué puede esperar, es el que antes conseguirá sus objetivos.
    6. Tomar decisiones.
      • Hay que tomar el máximo de decisiones posibles aunque te equivoques en muchas, sin que te paralice la indecisión.
      • Siempre te equivocarás en algo, de eso no cabe duda, pero no conviene tener miedo.
      • De la experiencia fallida de Essembly, la red social política en la que participé antes de Tuenti, salió el propio Tuenti.
      • Ser resolutivo tomando decisiones ayuda a que todo vaya más rápido. Si no tomas la decisión hoy, tendrás que tomarla mañana. Si tienes que tomar la decisión mañana, ya no podrás centrarte en otra tarea nueva.
      • Es mejor tomar una decisión errónea y rectificar que no tomar ninguna.
    7. Asumir responsabilidades.
      • Es importante que todas las personas sean conscientes de sus responsabilidades. Hay que ser proactivo y resolver la cosas en tu área.
      • Si eres eficiente, ningún superior va a estar entrometiéndose en tu trabajo.
      • Tener que supervisar a la gente es una ineficiencia.
    8. Sobrecomunicar.
      • Muchas vees los problemas que surgen en una empresa son problemas personales que solo se solucionan comunicándose. Esto, aunque parezca sencillo, es muy difícil.
      • Por lo general, las personas suelen guardarse dentro los asuntos polémicos o difíciles y estos permanecen soterrados, lo cual aumenta los roces y las tensiones y ralentiza el avance de nuestro barco.
      • Hay que practicar la sobrecomunicación, ser transparente, decir las cosas tanto hacia arriba como hacia abajo en la jerarquía de la empresa, sin miedo.
    9. Tomar perspectiva.
      • Tú has de adoptar la perspectiva más amplia posible y atacar los problemas desde todos los frentes posibles y a vista de pájaro.
      • Debes ampliar tu perspectiva continuamente conociendo cosas nuevas, gente nueva y, en definitiva, aprendiendo, preguntando, escuchando, configurando una panorámica privilegiada del mundo y de tu negocio.
    10. Todo está por hacer.
      • Esta es mi idea más fuerte, podría decirse que es mi lema.
      • Tenemos que mirar al futuro y darnos cuenta de que nada está hecho, que hoy es cuando empieza todo lo que va a venir, que será mucho.
      • Nunca podemos darnos por satisfechos con lo que hemos realizado, porque siempre nos quedará algo que mejorar, que inventar.
      • Todo es mejorable, nada esperfecto.
      • Es fácil caer en el vicio de pensar que las cosas permanecerán como son hoy, pero esto nunca ha sido así.
      • La historia nos enseña que nos queda mucho por hacer y mucho por cambiar. Esos cambios los van a llevar adelante los que entienden eso y siempre buscan la mejora.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “El futuro lo decides tú de Zaryn Dentzel – Apuntes Breves”

  1. […] Mientras escribo de Stephen King – Apuntes Breves El futuro lo decides tú de Zaryn Dentzel – Apuntes Breves […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: