Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El capellán del diablo de Richard Dawkins – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 11 de marzo, 2014


Título original: A Devil’s Chaplain.
© Richard Dawkins, 2003. Todos los derechos reservados.
Traducción: Rafael González del Solar.
Editorial: Editorial Gedisa.

“¿Qué libro escribiría un capellán del diablo sobre el trabajo torpe, derrochador, primitivo y horriblemente cruel de la naturaleza?”, se preguntaba Darwin en 1856.

Conocer de cerca los procesos naturales y las conductas de seres vivos puede ponernos la piel de gallina o dejarnos maravillados. ¿Dónde ubicar nuestra compasión con aquella vida que se sacrifica en beneficio de otra? ¿Cómo expresar nuestra fascinación ante la perfección del movimiento de una gacela?

Richard Dawkins nos invita a mirar con los ojos abiertos y sin hipocresía lo peor y lo más perfecto que la naturaleza produce y nos recuerda que los límites entre aquello que podemos soportar y lo que rechazamos los ponemos nosotros mismos.

Dawkins comenta detalladamente los aspectos más controvertidos de los descubrimientos científicos recientes, como la embriología y la clonación o las manipulaciones genéticas de vegetales comestibles, para mostrar que muchas condenas precipitadas se deben simplemente a la falta de conocimiento y la valentía de aceptar la semejanza de nuevos hechos con fenómenos muy familiares.

Con buenos argumentos, el autor arremete contra los falsos profetas en asuntos de “pureza biológica”, contra las nuevas magias engañosas que explotan supuestas propiedades naturales de materias orgánicas y anorgánicas, o contra la tendencia de generalizar en asuntos de terrorismo.

En todos los textos, Dawkins fascina por su admirable sensibilidad filosófica y ética, un estilo exquisitamente irónico y una capacidad excepcional de explicar con sencillez complejos hechos científicos. No se limita a explicar nuevos hallazgos, sino que conecta de manera sorprendente temas a primera vista dispares en función de cierta enseñanza, como la conducta de las gallinas con la de los jurados populares.

Estos textos, publicados durante los últimos 25 años permiten conocer la gran pasión por la verdad y la categoría humana del autor mundialmente famoso por su libro El gen egoísta.

Richard Dawkins es un destacado investigador en Historia natural y, particularmente, en Biología evolutiva. Es miembro de la Royal Society y profesor de la Cátedra Charles Simonyi de Divulgación Pública de la Ciencia (Public Understanding of Science) de la Universidad de Oxford.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Si bien admito que en estas páginas hay ocasionales llamaradas de irritación (completamente justificada), me gusta pensar que en su mayoría tienen cierta jovialidad y que tal vez hasta sean jocosas
  • Los científicos tienden a tener un punto de vista fuerte sobre la verdad y pierden la paciencia ante la ambigüedad filosófica sobre su realidad o importancia. Hacer que la naturaleza nos entregue sus verdades ya es bastante difícil como para añadir a ello espectadores y entrometidos que arrojen obstáculos gratuitos en nuestro camino.
  • Debería decir a los animales no humanos, puesto que los seres humanos somos animales.
  • Creo que el término “posmodernismo” no significa nada, salvo en el acotado contexto de la arquitectura del cual es originario.
  • Como científico, soy un apasionado darwiniano que cree que la selección natural es, si bien no el único motor que impulsa la evolución, sí la única fuerza capaz de producir la ilusión de finalidad que tanto impacta cuando se contempla la naturaleza.
  • La física moderna nos enseña que en la verdad hay más de lo que el ojo puede ver.
  • Somos nosotros quienes decidimos separa los animales en especies discontinuas. Desde una perspectiva evolutiva de la vida, debe haber estadios intermedios, aun cuando, afortunadamente para nuestros rituales clasificatorios, hoy en día suelan hallarse extintos.
  • Admitimos que somos como simios antropoides, pero rara vez nos damos cuenta que “somos” simios antropoides. Nuestro ancestro común con los chimpancés y los gorilas es mucho más reciente que el ancestro que une a los chimpancés y los gorilas con los antropoides asiáticos, los gibones y los orangutanes. Nuestro árbol familiar muestra que los humanos estamos en el centro del grupo antropoide.
  • No sólo somos simios: somos simios africanos.
  • Las pruebas moleculaes sugieren que nuestro antepasado común con los chimpancés vivió en África, hace entre 5 y 7 millones de años o hace medio millón de generaciones. Esto no es mucho si se lo mide con patrones evolutivos.
  • He sostenido que la laguna que hemos construido entre humanos y simios en nuestra mente es lamentable.
  • La genética se ha transformado en una rama de la Tecnología de la Información. El código genético es universal. El código genético con unas pocas excepciones de menor importancia, es idéntico en todas las criaturas vivientes de este planeta. Las consecuencias de ello son asombrosas. Significa que una subrutina de software (eso, precisamente, es un gen) puede Copiada de una especie y Pegada en otra, donde funcionará exactamente como lo hacía en la especie original.
  • ¿Cuál es la causa de la difundida hostilidad contra tales transplantes “transgénicos”?
  • La ciencia no posee métodos para decidir lo que es ético. Ese es asunto de los individuos y de la sociedad.
  • El juicio por jurados debe ser una de las peores ideas que se le haya ocurrido a alguien. ¿Debería encerrarse a los 12 jurados en 12 cámaras de aislamiento para que emitan sus votos de manera separada, de tal modo que constituyan datos auténticamente independientes? Si fuese culpable, preferiría la bala perdida del juicio por jurados; mientras más ignorantes, prejuiciosos y caprichosos sus miembros, mejor. Pero si fuera inocente y no estuviese disponible el ideal de contar con múltiples personas que tomen sus decisiones en forma independiente, por favor, dadme un juez.
  • Si las cosas son principalmente espacio vacío, ¿por qué no las vemos como espacio vacío? Lo que hacen nuestros órganos de los sentidos es ayudar a nuestros cerebros a construir un modelo útil del mundo. Es una suerte de “realidad virtual”.
  • Darwin distinguía claramente entre selección sexual y selección natural, algo que hoy en día no siempre se comprende. La selección sexual se refiere únicamente a la competencia entre miembros de un mismo sexo por miembros del otro sexo. Habitualmente produce adaptaciones en los machos para superar a los otros machos. Un pene, en su capacidad como órgano de penetración, es una manifestación de la selección natural, no de la selección sexual.
  • La evolución humana puede ser considerada como un infantilismo. Somos simios que nos tornamos sexualmente maduros cuando aún somos morfológicamente juveniles. Si los humanos pudiesen vivir 200 años, ¿”maduraríamos” finalmente, nos pondríamos a cuatro patas y desarrollaríamos unas enormes mandíbulas prognáticas como las que poseen los chimpancés?
  • Si nos visitaran criaturas superiores de otro sistema estelar, ¿qué temas de conversación en común podríamos tener con ellas? Parece poco probable que los visitantes interestelares deseen hablar de muchos de nuestros infaltables temas intelectuales: crítica literaria o música, religión o política. La matemática o la física son un asunto diferente.
  • En la revista Science, un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Salud de Bethesda, Maryland, informa sobre el patrón siguiente: los varones homosexuales tienen mayores probabilidades de tener hermanos homosexuales que las que se podrían esperar por azar. De modo revelador, también tienen mayores posibilidades de poseer tíos maternos homosexuales y primos homosexuales por el lado de la madre, pero no del padre. Este patrón hace surgir inmediatamente la sospecha de que al menos un gen que causa la homosexualidad en los varones es transportado por el cromosoma X.
  • Hoy en día, nuestro flagrante especismo se sale con la suya a causa de que todos los estadios evolutivos intermedios entre nosotros y los chimpancés se encuentran extinguidos. En mi contribución a El Proyecto Gran Simio, he señalado que la contingencia de tal extinción debería bastar para destruir las valoraciones absolutistas de la vida humana por sobre toda otra vida.
  • Es por imitación que el niño aprende su idioma particular antes que cualquier otra lengua. Es la causa de que las personas hablen más como sus padres que como los padres de otra gente. Es la causa de que las religiones persistan a lo largo de linajes familiares, en lugar de ser elegidas nuevamente en cada generación.
  • ¿Están convergiendo la ciencia y la religión? No. Hay científicos modernos cuyas palabras suenan como si fuesen religiosas, pero cuyas creencias resultan ser idénticas a las de otros científicos que se llaman a sí mismo ateos.
  • Los sacerdotes, a diferencia de los cocineros y los jardineros, afirman tener conocimiento de las respuestas a las preguntas últimas. Pero, ¿qué razón se nos ha dado para tomarlos en serio?
  • Las religiones aún hacen afirmaciones acerca del mundo, que al ser analizadas, resultan ser afirmaciones científicas.
  • Los poderosos grupos de presión religiosos, líderes de “tradiciones” y “comunidades”, disfrutan de un acceso privilegiado no solamente a los medios, sino también a los influyentes comités de lo grande y lo bueno, los gobiernos y los directorios escolares. Se busca a menudo su opinión y se la oye con exagerado “respeto” en los comités parlamentarios.
  • Los líderes religiosos gozan de una línea directa de comunicación con la influencia y el poder, comunicación que otros deben ganar con su propia capacidad y pericia. ¿Cuál es la justificación de todo esto?
  • Mi argumento no consiste en que la religión por sí misma sea el motivo de las guerras, los asesinatos y los ataques terroristas, sino en que la religión es la etiqueta principal y más peligrosa por la cual puede identificarse un “ellos” en oposición a un “nosotros”.
  • La psique humana está afectada por dos grandes enfermedades: el impulso de ejecutar venganzas a través de las generaciones y la tendencia a adosar etiquetas grupales a las personas, en lugar de verlas como individuos.
  • Uno de los signos de que nos estamos haciendo mayores es dejar de recibir invitaciones para ser padrino de bodas o de bautizos. Yo acabo de comenzar a ser convocado para escribir obituarios, decir panegíricos y organizar funerales.
  • África se trata de la comunidad que nos moldeó, la comunidad de animales y plantas en la que realizamos nuestro aprendizaje ecológico.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

2 comentarios to “El capellán del diablo de Richard Dawkins – Apuntes Breves”

  1. […] El capellán del diablo de Richard Dawkins. […]

  2. […] El capellán del diablo de Richard Dawkins. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: