Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 10 de junio, 2014


Título original: ZeroZeroZero.
© Roberto Saviano, 2013.
© De la traducción, Mario Costa García, 2014
Editorial: Editorial Anagrama.

Mira la cocaína: verás polvo. Mira a través de la cocaína: verás el mundo.


Escribir sobre la cocaína, en palabras del autor, es como consumirla. Cada vez quieres más noticias, más información, y las que encuentras son suculentas, ya no puedes prescindir de ellas…

Cuanto más desciendo en los círculos blanqueados de la coca, más me percato de que la gente no sabe. Hay un río que corre bajo las grandes ciudades, un río que nace en Sudamérica, pasa por África y se ramifica hacia todas partes.

Hombres y mujeres pasean por la Via del Corso y por los bulevares parisinos, se reúnen en Times Square y caminan con la cabeza gacha por las avenidas londinenses.

¿No oyen nada? ¿Cómo lo hacen para soportar todo ese ruido?

Roberto Saviano (Nápoles, 1979) es el autor, entre otros, de Gomorra (2006), que ha sido traducido en más de cincuenta países y ha vendido diez millones de ejemplares en Italia y en el mundo.

En Italia colabora con La Repubblica y L’Espresso; en Estados Unidos, con el Washington Post y el New York Times; en España, con El País; en Alemania, con Die Zeit; en Suecia, con el Expressen y el Dagens Nyheter; en Inglaterra, con The Times. Por su actividad como escritor y por su compromiso cívico, le han sido concedidos el Premio Viareggio Opera Prima, el Premio Nazionale Enzo Biagi, el Geschwister-Scholl Preis, el Premio Periodístico de Leipzig, el Premio Manuel Vázquez Montalbán y el European Book Prize.

Desde 2006 vive con escolta, debido a las amenazas recibidas por los clanes a los que denunció. En 2008 diversos galardonados con el Nobel se solidarizaron con Saviano y estuvo en la sede de la Academia de los premios Nobel para pronunciar un discurso sobre la libertad de expresión.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Consume coca quien está más próximo a ti. […] Si, pensándolo bien, crees que ninguna de esas personas puede esnifar cocaína, o bien eres incapaz de verlo, o mientes. O bien, sencillamente, la persona que lo consume eres tú.
  • Los animales tiene coraje y saben lo que significa defender la vida. Los hombres alardean de coraje, pero no saben hacer otra cosa que obedecer, arrastrarse, ir tirando.
  • Estados Unidos se estaba preparando para la guerra y antes que los cañones, antes que las balas, antes que los tanques, antes que los aviones y los portaaviones, antes que los uniformes y las botas, antes que nada hacía falta morfina. Sin morfina no se hace la guerra. Porque la guerra es dolor de huesos rotos y carnes desgarradas aun antes que almas indignadas por la violencia.
  • Si has oído los gritos de un hombre que está muriendo o ha sido herido en el frente, es inútil que gastes dinero en psicoanalistas o que busques caricias. Son gritos que no olvidarás jamás.
  • Hay que pagar a cada puesto de control. A cada oficial responsable de zona. A cada alcalde de cada aldea por la que pasa. El Padrino sabe que hay que pagar. Pagar siempre, de modo que tu fortuna se conciba como la fortuna de todos. Y sobre todo hay que pagar antes de que alguien pueda hablar, traicionar, cantar u ofrecer más.
  • Rico, pudiente, sin ostentación. Tienes que hacer creer que si tú estás bien también tus hombres estarán bien. Hasta la gente que trabaja a tu alrededor estará bien. Si das muestras de que lo tienes todo, de que puedes tenerlo todo, querrán quitarte algo. Es un equilibrio sutil, y el éxito consiste en no traspasar nunca esa línea, en no ceder nunca a las lisonjas de una vida hecha de lujos.
  • Cuando tienes a toda una clase política como aliada, y especialmente cuando crees haberlo previsto todo hasta el más mínimo detalle, tienes la arrogancia de la fuerza. Y la fuerza del dinero.
  • Cuando se huye no hay que pensar nunca en poder llevarse consigo la antigua vida. Se huye y basta. Es decir, de algún modo se muere.
  • La coca es la droga performativa. Con la coca puedes hacer cualquier cosa. Antes de que te haga estallar el corazón, antes de que el cerebro se te haga papilla, antes de que el pene se te quede flácido para siempre, antes de que el estómago se te convierta en una llaga supurante, antes de todo eso trabajarás más, te divertirás más, follarás más. La cosa es la respuesta exhaustiva a la necesidad más apremiante de la época actual: la falta de límites. Con la coca vivirás más. La coca es la gasolina de los cuerpos. Es la vida elevada al cubo. Antes de consumirte, de destruirte.
  • Quien no conoce México no puede entender cómo funciona hoy la riqueza en este planeta. Quien ignora a México no entenderá nunca el destino de las democracias transfiguradas por los flujos del narcotráfico.
  • Para entender la coca hay que entender a México.
  • Hoy el cártel de Sinaloa es el que manda, el que parece haber derrotado a todos los competidores, al menos hasta el próximo trastorno. El estado de Sinaloa es el feudo del Chapo. Coca, marihuana, anfetaminas: la mayoría de las sustancias que los norteamericanos fuman, esnifan y tragan pasan por las manos de sus hombres.
  • El miedo y el respeto van de la mano, son las dos caras de la misma moneda: el poder.
  • Quien crece alimentándose de violencia sabe que ésta es un recurso, y como todos los recursos hay que dosificarla; de lo contrario se corre el riesgo de devaluarla.
  • No hay mercado en el mundo que rinda más que el de la cocaína. No hay inversión financiera en el mundo que rente como invertir en cocaína. Ni siquiera las subidas de acciones récord pueden compararse con los “intereses” que da la coca. Si hubieras invertido 1.000 euros en acciones de Apple a principios de 2012, ahora tendrías 1.670. Si hubieras invertido 1.000 euros en coca a principios de 2012, ahora tendrías 182.000.
  • La cocaína es un bien refugio. La cocaína es un bien anticíclico. La cocaína es el auténtico bien que no teme a la escasez de recursos ni a la inflación de los mercados. Hay muchísimos rincones del mundo que viven sin hospitales, sin Internet, sin agua corriente. Pero no sin coca.
  • Quien apunta hacia la coca acumula en pocos años riquezas que en general los grandes holdings han conseguido en décadas de inversiones y especulaciones financieras.
  • Un kilo de cocaína se vende en Colombia a 1.500 dólares, en México entre 12.000 y 16.000, en Estados Unidos a 27.000, en España a 46.000, en Holanda a 47.000, en Italia a 57.000 y en el Reino Unido a 77.000.
  • Seguir los recorridos del narcotrafico y el blanqueo de dinero te hace sentirte capaz de medir la verdad de las cosas.
  • Lo que convierte a un hombre en un verdadero hombre es la educación.
  • La crueldad se aprende. No se nace con ella. La crueldad es algo que pasa de maestro a discípulo. El impulso no basta, el impulso debe ser encauzado y adiestrado.
  • Los kaibiles han descubierto una forma de anular la conciencia. En dos meses se puede extraer de un cuerpo todo lo que lo distingue de la bestia.
  • Un ex kaibil puede ser útil a los cárteles por su habilidad en el uso de las armas y por la costumbre de operar en la montaña y en los bosques.
  • Así es siempre en el mundo de la coa: que se sepa lo menos posible.
  • El verdadero dinero se hace con el corte, porque es con el corte como una raya de coca se vuelve preciosa y es también con el corte como se arruinan las narices. El corte se convierte en el factor discriminador en una economía donde la demanda y la oferta fluctúan de forma tan imprevista. El distribuidor, con el consentimiento de la familia mafiosa, puede cortar. La base, en casos extremos, puede cortar, pero sólo si lo autoriza el distribuidor. El camello que corta es un camello muerto.
  • El problema no es la cantidad de dinero que ganas, es que te parece imposible cualquier otra clase de trabajo, porque te parecería que pierdes el tiempo. Con un cambio de manos ganas más que con meses y meses de trabajo, sea cual sea éste.
  • Se calcula que Colombia sigue produciendo alrededor del 60% de toda la cocaína que se consume.
  • Viejo dicho colombiano “Plata o plomo”; si eres un policía o un político, o aceptas dejarte corromper o estás muerto.
  • Para mantenerse en el espíritu de los tiempos, el eufórico Occidente pide cada vez más cocaína.
  • Nada es creíble para un narco si no se paga. Cuanto más alto el precio, más confiana da.
  • El árbol de la ´Ndrangueta casi cubre el mundo entero.
  • Son hombres de honor, hombres de palabra. La palabra, es cierto: pero también exigen una garantía en carne y hueso, retenida hasta el abono del último narcodólar.
  • Recurrir a la experiencia a veces puede jugar malas pasadas. Se confía demasiado en la percepción de aquello que ya se ha experimentado con éxito, se peca de miopía al sopesar los elementos no asimilables a ella.
  • Los “hombres de honor”, hasta donde pueden, prefieren resolver los conflictos con dinero, mucho más silencioso y útil, antes que con plomo.
  • Existen dos clases de riquezas. Las que cuentan el dinero y las que lo pesan. Si el tuyo no es el segundo tipo de riqueza, no sabes qué es realmente el poder.
  • Existe una regla básica para dar vida a una ficción perfecta o acercarse lo máximo posible a esa perfección: apoyarse en lo que realmente forma parte de la persona que ha de transformarse en otra.
  • Los centros del poder financiero mundial se han mantenido a flote con el dinero de la coca.
  • Hoy Nueva York y Londres son las dos mayores blanqueadoras de dinero negro del mundo. Ya no los paraísos fiscales, las Islas Caimán o la Isla de Man, sino la City londinense y Wall Street.
  • Es dificilísimo sacar a la luz un caso de blanqueo de dinero, así como establecer su entidad y el grado de negligencia normativa.
  • Con el dinero de la cocaína primero se compran políticos y funcionarios. Luego, a través de éstos, el amparo de los bancos.
  • En años de navegación por las alcantarillas criminales del mundo he podido constatar que es siempre esto lo que hace crecer a las mafias: el vacío de poder, la debilidad, la podredumbre de un Estado frente a una organización que ofrece y representa orden.
  • Las semejanzas entre las mafias más distantes a menudo resultan asombrosas.
  • El sesenta por ciento de la cocaína incautada en los últimos diez años ha sido interceptada en el mar o en puertos.
  • “En el mar no hay tabernas”, se dice en mi tierra. Ni tampoco móviles que funcionen, comisarías de policía, salas de urgencias. O mujeres celosas, padres ansiosos, novias cuyas expectativas no querrías defraudar nunca. Nadie.
  • Para desplazar la coca en cantidades enormes, hasta una decena o más de toneladas por cada cargamento, se requiere por fuerza una gran nave.
  • El mundo es como un cuerpo único al que irrigar constantemente con el flujo de cocaína.
  • El transporte de la coca se parece a un dominó. si tienes que desplazar una ficha, luego hay que recolocar también otras. Todo se modifica, pero a partir de una lógica férrea, de un diseño perfectamente racional.
  • La historia de un viaje de la coca se escribe a partir del final. Es el destino el que determina los detalles y la trama.
  • Los cárteles mexicanos y colombianos demuestran su poder ilimitado a través de un tipo de nave nodriza que actualmente sólo adoptan ellos de manera sistemática: el submarino. Los submarinos no dejan casi rastro, aparte de una estela en las pantallas de radar, un evento nunca claramente imputable a una embarcación que viaje bajo el agua.
  • El mundo y sus equilibrios de poder han cambiado también gracias al tráfico de coca.
  • El uso de marcas de identificación tiene su origen en las cabezas de ganado marcadas a fuego para distinguirlas de las de otros rebaños. Así las pastillas de cocaína se marcan para certificar su origen, pero también para encauzar cada partida hacia su comprador precisamente cuando los grandes intermediarios organizan macroexpediciones dirigidas a varios destinatarios. El logo, para la cocaína, es en primer lugar un símbolo de calidad.
  • El transporte ha permitido a los cárteles mexicanos hacerse más poderosos que los colombianos.
  • Ninguna empresa es tan dinámica, tan constantemente innovadora, tan devota del espíritu puro del libre mercado, como la empresa mundial de la cocaína.
  • La nueva mutación ha llegado ya y se llama cocaína líquida. La coca líquida puede introducirse en cualquier objeto hueco o embeber cualquier material impregnable, puede mezclarse con cualquier bebida y cualquier producto de consistencia cremosa o líquida casi sin diferencias de peso que la delaten. En un litro de agua se puede disolver medio kilo de cocaína.
  • Una mula tarda dos horas en deglutir y depositar las bolitas en el fondo del estómago. Hace daño, mucho daño. Un principiante logra ingerir de 30 a 40 bolitas, un profesional experto llega hasta a 120, pero el récord parece ser el de un hombre detenido en el aeropuerto de Ámsterdam-Schipol en 2009 con 2,2 kilos de cocaína escondidos en 218 bolitas. Cada bolita contiene de cinco a diez gramos de coca. Si se rompe siquiera una de las bolitas durante el vuelo, la mula morirá de sobredosis entre atroces dolores. Tienen que seguir unas reglas estrictas: antes de tragarse las bolitas toman fármacos como antieméticos, anticolinérgicos y antidiarreicos; y también durante el vuelo el menú ha de ser riguroso: leche, zumos, arroz. Desde el momento de la deglución la mula dispondrá a lo sumo de treinta y seis horas antes de expulsarlas.
  • Guinea-Bissau, como los países con los que limita, es lo que los narcotraficantes buscan. África es frágil. África está falta de reglas. Los narcos se introducen en esos enormes vacíos explotando instituciones vacilantes y controles ineficaces en los puestos fronterizos. Es fácil dar origen a una economía paralela y transformar un país pobre en un inmenso almacén.
  • Quien hace de mula tiene que ser ante todo un buen actor. Un turista es perfecto. Pero mejor no tener sobrepeso. Los primeros en ser detenidos son hombres gordos que viajan solos y con equipaje de mano.
  • El entrenamiento es muy sencillo: se empieza con un cubilete y se lucha contra el instinto de regurgitarlo. la operación se repite una y otra vez, hasta que la mula logra tragarse varias decenas y caminar como un joven turista africano fascinado por la vieja Europa.
  • África es blanca. El continente negro yace enterrado bajo una capa de nieve inmaculada.
  • No es verdad que las guerras mafiosas sólo engendren miedo, cinismo, silencio e indiferencia. También engendran una empatía especial y primaria: porque te es oglibado a reconocerte en Lino, en Andrea, en Rosanna, en sus padres, hermanos, amigos y colegas.
  • Los calabreses desprecian a los napolitanos. Gentes que se matan demasiado a menudo por demasiado poco, demasiado ruidosas, demasiado desordenadas.
  • Hablar de Nápoles es un poco como traicionarla, pero en esta traición yo encuentro un sitio. El único, que por ahora, que me es dado.
  • Los narcos, cansados de ver parar los aviones de carga por culpa de aquella hembra de labrador de aire dócil y pelo dorado, pusieron un precio de 10.000 dólares por la cabeza de Ágata.
  • ¿Qué se arriesga al leer? Muchísimo. Abrir un libro, hojear páginas, es peligroso. Una vez abiertas las páginas de émile Zola o de Varlam Shalámov no se puede volver atrás. Lo creo profundamente.
  • Detenciones, cárceles y tribunales valen la mitad de la mitad en comparación con el peligro que puede generar conocer los mecanismos, los hechos, sentir esas historias como propias, cercanas.
  • Cuando una historia se mueve dentro, son dolores para el alma, noches de inquietud, ni un momento de paz hasta que logras llevar a término la gestación.
  • Dieciséis meses dura la filmación de La vida loca. Los miembros de los maras tienen aspecto de escoria, de desecho, causan repugnancia. Es fácil considerarlos los enemigos públicos número uno. Es fácil infravalorarlos. Pero son actitudes que Christian Poveda desmonta una por una con su trabajo.
  • Christian estaba seguro de que no corría ningún riesgo. Había entrado en el tejido conectivo de los maras, en su vida. Sabía que había encontrado un acceso seguro, se creía amigo de muchos de ellos. Pero tener una seguridad cuando se habla de las organizaciones criminales es un oxímoron, un error. En este mundo toda seguridad es mutable, en cualquier momento se puede transformar en su contrario.
  • Christian Poveda: “El gobierno no tiene ni idea de a qué monstruo se enfrenta. Ahora la Mara 18 está llena de locos. Estoy muy preocupado… y triste”.
  • Cuanto más desciendo en los círculos blanqueados de la coca, más me percato de que la gente no sabe. Hombres y mujeres pasean por la Vía del Corso y por los bulevares parisinos, se reúnen en Times Square y caminan con la cabeza gacha por las avenidas londinenses. ¿No oyen nada? ¿Cómo hacen para soportar todo el ruido?
  • La educación a menudo es como una gota que horada la roca.
  • Sandra ávila Beltrán, la reina de la coca: “Si se pierde el cuerpo, se pierde el alma. Si se pierde el alma, se pierde el poder. Si se pierde el poder, se pierde todo”.
  • Nunca merece la pena renunciar a cualquier camino que lleve a la felicidad. Nunca merece la pena, aunque creas que el sacrificio se verá recompensado por la historia, por la ética, por las miradas de aprobación. El único sacrificio posible es el que no espera recompensa.
  • Yendo tras las historias del narcotráfico aprendes a reconocer el rostro de las personas. O mejor, te convences de ello. Aprendes a saber si a uno lo han querido de niño, si lo han querido de veras, si lo han cuidado, si ha crecido con alguien a su lado, o si siempre ha tenido que escapar con el rabo entre las piernas. Sabes enseguida qué vida ha tenido. Aprendes. Y así aprendes a tomar medidas. Pero no aprendes a distinguir al malo del bueno. No sabes quién te está jodiendo o quién está robándote el alma.
  • Cuanto más cerca estás de creer que has entendido cómo se mueven los mercados, más te acercas a las razones de quien corrompe a quien tienes cerca, de quien hace abrir los restaurantes y cerrar los bancos, de quien está dispuesto a morir por dinero, mas entiendes los mecanismos y más comprendes que era otro el camino que deberías haber tomado.
  • Nada es más poderoso que la lectura, nadie es más embustero que quien afirma que leer un libro es un gesto pasivo. Leer, sentir, estudiar, entender es el ńoc modo de construir vida más allá de la vida, vida junto a la vida.
  • Leer es un acto peligroso porque da forma y dimensión a las palabras, las encarna y las dispersa en todas direcciones.
  • Conocer es empezar a cambiar.
  • Por más terrible que pueda parecer, la legalización total de las drogas podría ser la única respuesta. Quizá una respuesta terrible, espantosa, angustiante. Pero la única posible para atajarlo todo. O al menos es la única respuesta que a uno le entran ganas de dar cuando al final de todo se pregunta: ¿y ahora qué hacemos?
  • En el fondo se trata de un problema ético, ¿y quiénes somos nosotros para embridar con reglas y decretos una elección personal?
  • Estoy convencido de que la legalización podría ser realmente la solución. Porque va a golpear allí donde la cocaína encuentra su terreno fértil: en la ley económica de la oferta y la demanda. Agotando la demanda, todo lo que está en su origen se marchitaría como una flor privada de agua.
  • Por más policías e incautaciones que pueda haber, la demanda de coca será siempre enorme.
  • Como la harina, que en Italia y Sudamérica se clasifica con más ceros cuanto mayor sea su puresa. La mejor coca: 000.
  • Las mafias no temen a los escritores; temen a los lectores.

La única lección que merece la pena escuchar. Crítica de la razón práctica mafiosa.

El mundo de los que creen que se puede vivir con la justicia, con las leyes iguales para todos, con un buen trabajo, la dignidad, las calles limpias, las mujeres iguales a los hombres, es sólo un mundo de maricas que creen que pueden engañarse a sí mismos. Y también a quienes les rodean. Las chorradas sobre el mundo que se compran ese lujo. El lujo de creer en el mundo feliz, en el mundo justo. Ricos con sentimiento de culpa o con algo que esconder. Who rules just does it, and that’s it. Quien manda lo hace y basta. O bien puede decir, en cambio, que manda por el bien, por la justicia, por la libertad. Pero ésas son cosas de mujeres, dejémoselas a los ricos, a los idiotas. Quien manda, manda. Y punto.

Las reglas de la organización son las reglas de la vida. Las leyes del Estado son las reglas de una parte que quiere joder a la otra. Y nosotros no nos dejamos joder por nadie. Hay quien hace dinero sin riesgos, y esos señores siempre tendrán miedo de quien, en cambio, el dinero lo hace arriesgándolo todo. If you risk all, you have all, ¿estamos? Si piensas en cambio que te tienes que proteger o que puedes librarte sin cárcel, sin escapar, sin esconderte, entonces es mejor aclararlo pronto: no eres un hombre. Y si no sois hombres, salid de inmediato de esta habitación y tampoco nos esperéis, que por más que os hagáis hombres, jamás de los jamases seréis hombres de honor.

¿Crees en el amor? El amor se acaba. ¿Crees en tu corazón? El corazón se detiene. ¿No? ¿No amor y no corazón? ¿Entonces crees en el coño? Pero hasta el coño después de un tiempo se seca. ¿Crees en tu mujer? En cuanto se te acabe el dinero te dirá que la descuidas. ¿Crees en los hijos? En cuanto dejes de darles dinero dirán que no les quieres. ¿Crees en tu madre? Si no le haces de niñera dirá que eres un hijo ingrato. Escucha lo que digo: tienes que vivir. Hay que vivir para uno mismo. Es por uno mismo por lo que hay que saber ser respetado y luego respetar. La familia. Respetar a quien os sirve y despreciar a quien no sirve. El respeto lo conquista quien puede daros algo, lo pierde el que es inútil. ¿Acaso no sois respetados por quien quiere algo de vosotros? ¿Por quien os tiene miedo? ¿Y cuando no podéis dar nada? ¿Cuando ya no tenéis nada? ¿Cuando ya no servís? Se os considera basura. Cuando no podéis dar nada, no sois nada.

Yo os hablo, y alguno de vosotros hasta me cae simpático. A algún otro, en cambio, le partiría la cara. Pero hasta al más simpático de vosotros, si tiene más coños y dinero que yo, lo prefiero muerto. Si uno de vosotros se convierte en mi hermano y yo lo elijo en la organización como mi igual, el destino es indudable, intentará joderme. Don’t think a friend will be forever a friend. Seré asesinado por alguien con quien he compartido comida, sueño, todo. Seré asesinado por quien me ha dado refugio, por quien me ha escondido. No sé quién será, de lo contrario ya lo habría eliminado. Pero sucederá. Y si no me mata, me traicionará. La regla es la regla. Y las reglas no son las leyes. las leyes son para los cobardes. Las reglas son para los hombres. Por eso nosotros tenemos reglas de honor. Las reglas de honor no te dicen que tienes que ser justo, bueno, correcto. Las reglas de honor te dicen cómo se manda. Qué tienes que hacer para manejar gente, dinero, poder. Las reglas de honor te dicen qué hacer si quieres mandar, si quieres joder al que tienes encima, si no quieres que te joda el que tienes debajo. Las reglas de honor no hay que explicarlas. Están y basta. Se han hecho solas con la sangre y en la sangre de cada hombre de honor. ¿Cómo puedes elegir?

¿Cómo puedes elegir en pocos segundos, en pocos minutos, en pocas horas lo que tienes que hacer? Si eliges mal, pagas durante años una decisión tomada en cuestión de nada. Las reglas están, están siempre, pero has de saber reconocerlas y has de saber cuándo rigen. Y luego las leyes de Dios. Las leyes de Dios están dentro de las reglas. Las leyes de Dios: pero las verdaderas, no las utilizadas para hacer temblar a un pobre infeliz. Pero recordad esto: pueden existir todas las reglas de honor que queráis, pero sólo cabe una certeza. Sois hombres si dentro de vosotros sabéis cuál es vuestro destino. Un pobre infeliz se arrastra para estar cómodo. Los hombres de honor saben que todo muere, que todo pasa, que nada permanece. Los periodistas empiezan con ganas de cambiar el mundo y terminan con ganas de llegar a ser directores. Es más fácil condicionarlos que corromperlos. Cada cual vale sólo para sí y para la Onorata Società. y la Onorata Società te dice que sólo cuentas si mandas. Después, puedes elegir la forma. Puedes controlar con dureza  o puedes comprar el consentimiento. Puedes mandar sacando sangre o dándola. La Onorata Società sabe que todo hombre es débil, vicioso, vanidoso. Sabe que el hombre no cambia, y por eso la regla lo es todo. Los vínculos basados en la amistad sin la regla no son nada. Todos los problemas tienen una solución, desde tu mujer que te deja hasta tu grupo que se divide. Si os va mal es sólo porque habéis ofrecido poco, no lo suficiente, no busquéis otras motivaciones.

Se trata de saber quién quieres ser. Si atracas, disparas, violas, traficas, ganarás durante un tiempo, luego te cogerán y te machacarán. Puedes hacerlo. Sí, puedes hacerlo. Pero no por mucho tiempo, porque no sabes qué puede pasarte, las personas sólo te temerán si les metes la pistola en la boca. Pero ¿y en cuanto te des la vuelta? ¿En cuanto un atraco salga mal? Si eres de la organización, sabes en cambio que cada cosa tiene una regla. Si quieres ganar hay maneras de hacerlo, si quieres matar hay motivos y métodos, si quieres abrirte paso puedes, pero tienes que ganarte el respeto, la confianza, y hacerte indispensable. Hay reglas incluso si quieres cambiar las reglas. Cualquier cosa que hagas al margen de las reglas no puedes saber cómo acabará. Cualquier cosa que hagas que siga las reglas de honor, en cambio, sabes exactamente adónde te llevará. Y sabes exactamente cuáles serán las reacciones de los que te rodean. Si queréis ser hombres normales y corrientes seguid igual. Si queréis convertiros en hombres de honor debéis tener reglas. Y la diferencia entre un hombre normal y corriente y un hombre de honor es que el hombre de honor siempre sabe lo que pasa, y al hombre normal y corriente le da por culo el azar, la mala suerte, la estupidez. Le pasan cosas. En cambio, el hombre de honor sabe que esas cosas pasan y prevé cuándo. Sabes exactamente lo que te incumbe y lo que no, sabrás exactamente hasta dónde podrás llegar incluso si quieres llegar más allá de toda regla. Todos quieren tres cosas: poder, pussy y dinero. Hasta el juez cuando condena a los malos, y también los políticos, que quiere dinero, pussy y poder, pero lo quieren obtener mostrándose indispensables, defensores del orden o de los pobres o de quién sabe qué otra cosa. Todos quieren money diciendo que quieren otra cosa o haciendo cosas por los demás. Las reglas de la Onorata Società son reglas para mandar sobre todos. La Onorata Società sabe que puedes tener poder, pussy y dinero, pero sabe que el hombre que sabe renunciar a todo es el que decide sobre la vida de todos. La cocaína. La cocaína es esto: all you can see, you can have it. Sin cocaína no eres nadie. con la cocaína puedes ser como quieras. Si esnifas cocaína te jodes con tus propias manos. Si no estás en la organización nada del mundo existe. La organización te da las reglas para subir en el mundo. Te da las reglas para matar y te da también las que te dicen cómo te matarán. ¿Quieres llevar una vida normal? ¿Quieres no contar para nada? Puedes. Basta con no ver, con no oír. Pero recordad una cosa: en México, donde puedes hacer lo que quieras, drogarte, follarte a niñas, subirte a un coche y correr tan rápido como te apetezca, sólo manda de verdad quien tiene reglas. Si hacéis pendejadas no tenéis honor, y si no tenéis honor no tenéis poder. Sois como todos.

Trabajas, y mucho. you have some money, algo de dinero. A lo mejor tendrás mujeres bonitas. Pero luego las mujeres te dejan por uno más guapo y con más dinero que tú. Podrás llevar una vida decente, poco probable. O quizá una vida asquerosa, como todos. Cuando termines en la cárcel los de fuera te insultarán, los que se consideran limpios, pero habrás mandado. Te odiarán, pero te habrás comprado el afecto y todo lo que querías. Tendrás a la organización contigo. Puede suceder que durante un tiempo sufras y tal vez te maten. Es evidente que la organización está con el más fuerte. Podéis escalar montañas con reglas de carne, sangre y dinero. Si os volvéis débiles, si os equivocáis, os joderán. Si lo hacéis bien, os recompensarán. Si os equivocáis al aliaros os joderán, si os equivocáis al hacer la guerra os joderán, si no sabéis mantener el poder os joderán. Pero esas guerras son lícitas, are allowed. Son nuestras guerras. Podéis ganar y podéis perder. Pero sólo en un caso perderéis siempre y del modo más doloroso posible. Si traicionáis. Quien intenta ponerse en contra de la organización no tiene esperanza de vida. Se puede huir de la ley, pero no de la organización. Se puede huir hasta de Dios, que, total. Dios espera siempre al hijo huido. Pero no se puede huir de la organización. Si traicionas y huyes, si te joden y huyes, si no respetas reglas y huyes, alguien pagará por ti. They will look for you. They will go to your family, to your allies. Estarás para siempre en la lista. Y nada podrá borrar jamás tu nombre. Nor time, nor money. Estás jodido para siempre, tú y tu descendencia.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

6 comentarios to “CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano – Apuntes Breves”

  1. […] Kárate mental de Bernabé Tierno – Apuntes Breves CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano – Apuntes Breves […]

  2. […] CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano. […]

  3. […] CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano. […]

  4. […] CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano. […]

  5. […] CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano. […]

  6. […] CeroCeroCero, Cómo la cocaína gobierna el mundo de Roberto Saviano. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: