Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Esto tiene arreglo: un economista indignado en el Congreso de Alberto Garzón Espinosa – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Miércoles, 23 de julio, 2014


© Alberto Garzón Espinosa, 2012.
Editorial: Ediciones Destino.

Ante la dura recesión, ¿sólo caben recortes y reformas «agresivas»? El desbocado crecimiento del paro y del déficit público, las convulsiones de la eurozona y, sobre todo, de los países periféricos, ¿no admiten otras salidas que las impuestas por el directorio franco-alemán y por nuestro gobierno?

El autor de este libro-manifiesto, Alberto Garzón Espinosa, el diputado más joven de la actual legislatura, anuncia que nos hallamos inmersos en un cambio de época, en un proceso rupturista que no acabamos de percibir en su totalidad. Los gobiernos, nos alerta, aprovechan la crisis para recortar derechos laborales y empeorar las condiciones de vida de la mayoría de ciudadanos, en un proceso de chinarización que amenaza con instaurar un nuevo régimen de semiesclavitud.

Como consecuencia de todo ello, la rebeldía nace en los poros del sistema y se cristaliza en movilizaciones sociales como las del 15-M. Y no es para menos: en los últimos años las grandes empresas, la banca y las grandes fortunas han hecho caer, bajo el disfraz de los llamados «mercados financieros», a gobiernos enteros, sustituidos por ejecutivos títeres, y han convertido la democracia en una farsa, en un elemento de márketing, desechable cuando el dinero de los poderosos está en juego.

Garzón reta a la izquierda a saber leer la jugada del neoliberalismo y canalizar la indignación hacia un objetivo ambicioso: superar el actual sistema económico y político. Somos mayoría –proclama este economista indignado– los que objetivamente nos beneficiaremos de una transformación sistémica como la descrita en estas páginas. Cada uno de nosotros, concluye, tiene que convertirse en un activista, porque convencer de esta realidad a otra persona, aunque sólo sea una, es ya toda una victoria.

Alberto Garzón Espinosa, diputado de Izquierda Unida por Málaga, es el parlamentario más joven del actual Congreso. Nació en 1985 en Logroño, aunque ha vivido la mayor parte de su vida entre Sevilla y Málaga. Se licenció en Economía por la Universidad de Málaga (UMA), es máster de Economía Internacional y Desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y ha sido investigador de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Es miembro del Comité Cientñifico de ATTAC y de Democracia Real Ya, y uno de los componentes más destacados de los economistas del colectivo Economía crítica y crítica de la economía, que se ha alineado con los indignados del movimiento 15-M, en cuyas asambleas e Málaga y Madrid participó activamente.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • La desafección por la política no se circunscribe únicamente a España.
  • Por primer vez en la historia del mundo moderno, una generación entera está viviendo ya peor que sus padres.
  • La crisis se ha revelado como una inmensa estafa en la que los culpables y responsables han sido rescatados y ayudados, mientras que los de abajo tenemos que padecer los efectos de la crisis y de las políticas aplicadas para intentar salir de la misma.
  • No es una crisis cualquiera, pero sus rasgos se asemejan mcho a los de la peor crisis que ha sufrido el sistema económico en su historia, esto es, la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado.
  • La política es mucho más que la actividad institucional. Es un grave problema que la gente muestre indiferencia por la política.
  • Antonio Gramsci: “La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida”.
  • La política tiene que ser concebida como la forma de transformar ideologías en hechos.
  • Una ideología es simplemente un “conjunto coherente de ideas y orientaciones que definen cómo debe ser la relación entre el Estado y la sociedad”.
  • Las tres preguntas que la economía debe responder: ¿qué producir? ¿cómo hacerlo? y ¿para quién esa producción? Cualquier sociedad organiza su economía para dar una respuesta a esas tres preguntas, y en función de cómo responda a las mismas vivirá en uno u otro sistema económico.
  • El capitalismo, dado que promueve el crecimiento constantemente, ha sido considerado siempre un sistema económico altamente “positivo” incluso por los marxistas.
  • La economía, como ciencia social que es, tiene que conformarse con estudiar sujetos sociales cuyos comportamientos son, por definición, impredecibles.
  • Los economistas solemos agruparnos en escuelas de pensamiento que giran alrededor de determinados supuestos fuertes asumidos de forma colectiva.
  • Entre las escuelas de pensamiento más importantes están la escuela neoclásica (que fundamenta el pensamiento neoliberal), la escuela keynesiana (que fundamenta la socialdemocracia), la escuela austríaca (que fundamenta el ultraliberalismo) y la escuela marxista (que fundamenta el marxismo).
  • Los datos del Banco de España reflejan lo siguiente. El 25% de los hogares más pobres cuentan con el 2,1% de la riqueza del país. El 10% más rico tiene el 41,9%. El 1% más rico tiene el 18,3%. El 0,1% más rico tiene el 5,6%.
  • El 10% de la población mundial tiene el 70% de la riqueza de nuestro planeta.
  • Uno de los mecanismos a través de los cuales los ricos se hacen más ricos es el sistema financiero.
  • En nuestro mundo de hoy la clase dominante que se parapeta tras los bancos y fondos de inversión está explotando y desplumando a las clases populares.
  • Karl Polanyi: “Nuestra tesis es que la idea de un mercado autorregulado implicaba una utopía total”.
  • El neoliberalismo ha servido de coartada para justificar la anulación de instituciones y leyes que habían estado vigentes desde la segunda guerra mundial y que aseguraban un Estado del bienestar más igualitario. Tales instituciones y normas habían sido una conquista de los movimientos obreros y de la ciudadanía en general y su desmantelamiento viene siendo progresivo desde los años setenta y ochenta.
  • Para David Kotz, el neoliberalismo tiene una serie de características principales:
    1. La desregulación del comercio y las finanzas, tanto en su nivel nacional como internacional.
    2. La privatización de muchos servicios otrora brindados por el Estado.
    3. La cesión por parte del Estado de su compromiso de regular activamente las condiciones macroeconómicas, especialmente en lo referente al empleo.
    4. Una brusca reducción en el gasto social.
    5. La reducción de los impuestos aplicados a las empresas y familias.
    6. Los ataques desde el gobierno y las empresas a los sindicatos, desplanzando el poder a favor del capital y debilitando la capacidad de negociación de los trabajadores.
    7. La proliferación de los trabajos temporales sobre los trabajos fijos.
    8. La competición desenfrenada entre las grandes empresas, en relación a un entorno menos agresivo propio de la configuración de posguerra.
    9. La introducción de principios de mercado dentro de las grandes empresas, particularmente en lo referente a las remuneraciones de los directivos y los trabajadores de más poder.
  • El llamado sentido común no es sino la manifestación desordenada de la ideología dominante en un determinado momento.
  • No cabe ninguna duda de que los planes de ajuste conducirán a un nuevo escenario de regresión social en el que se incrementará la pobreza, la desigualdad, la inseguridad laboral y también la ciudadana.
  • Lo que hace falta es más coordinación europea, más regulación laboral y financiera, un estímulo por la vía de la demanda, reformas fiscales progresivas y un programa amplio de planificación económica que aspire a corregir los desequilibrios y a cambiar el modelo económico en su conjunto.
  • Para Polanyi, la desregulación agresiva y los avances ultraliberales son la antesala del fascismo, ya que éste nace como un intento social de protegerse ante los excesos de extender el libremercado.
  • Es labor de la izquierda saber leer la jugada y actuar de modo que esa rabia sea conducida de forma que la aspiración sea superar el actual sistema económico y político.
  • En economía se dice que hay un trade-off entre el pago de los salarios y el nivel de beneficios.
  • En economía se llama “falacia de composición”, demuestra que lo que es bueno para intereses individuales no es necesariamente bueno e incluso puede ser perjudicial para el interés colectivo.
  • Esa situación se llama en economía “la trampa de la liquidez”, por más que bajes los tipos de interés ninguna empresa quiere invertir… ya que aunque lo haga no podrá vender lo que produzca.
  • Una cosa es reestructurar la deuda y otra es impagar la totalidad de la misma. La reestructuración supone diferenciar los distintos contratos de deuda asumidos por el Estado y modificarlos en plazo, en cantidad o incluso cancelarlos parcial o totalmente. Es precisamente esto lo que se está reclamando en los círculos de izquierdas.
  • Es urgente volver a poner encima de la mesa una propuesta alternativa que sea la guía de acción de los movimientos y partidos de izquierdas para una recuperación de la economía y la democracia para las personas:
    1. Un sistema fiscal altamente progresivo.
    2. Un salario mínimo y una política salarial coordinada a nivel europeo.
    3. Incrementar la productividad en los países periféricos a través de transferencias fiscales y programas de inversión pública.
    4. Un incremento del presupuesto de la Unión Europea, para fortalecer las instituciones europeas.
    5. La democratización del Banco Central Europeo y la atribución de funciones propias de un verdadero banco central, como las de prestar directamente a los países miembro para acometer sus planes de estímulo y de cambio de modelo productivo.
    6. Una reducción del tiempo de trabajo, paralela al crecimiento histórico de la productividad.
    7. Reorientar el sistema financiero, con banca pública incluída, para garantizar inversiones a largo plazo. La regulación financiera debe ser estricta y deben aplicarse controles de capitales.
    8. Garantizar la titularidad pública en sectores como vivienda, energía, infraestructuras, pensiones, educación y salud. Todos los servicios declarados de primera necesidad deben ser cien por cien públicos y quedar garantizados para toda persona, con independencia de su origen.
  • Necesitamos políticos valientes que estén respaldados por una base social suficientemente poderosa.
  • Esta configuración apuesta por una refundación de los postulados marxistas clásicos, donde el Estado asumía el rol de la planificación estatal. A pesar del fracaso de sistemas basados en esta configuración, se arguye que las nuevas tecnologías y una cultura democrática mucho más avanzada pueden evitar que los Estados pierdan su conexión real con el poder social. Dado que el poder social controla democráticamente la asignación de recursos puede frenar la destrucción medioambiental y llevar a cabo políticas de redistribución económica, acabando con la pobreza y la desigualdad extrema.
  • Nos encontramos con una sociedad en la que las clases sociales luchan entre sí, para lo cual se organizan entorno a intereses comunes, tratando de influir en las decisiones políticas que configurarán el espacio económico en el que operan.
  • El objetivo de la izquierda en la que yo creo y con la que me identifico es poner sobre la mesa el funcionamiento real del capitalismo actual, revelando los durísimos conflictos de clase que existen y explicando a todo aquel que esté dispuesto a escuchar que el problema no son las políticas concretas sino el propio sistema económico.

Enlaces relacionados:

  • Blogs: 1, 2 y 3.

Otros libros relacionados:

4 comentarios to “Esto tiene arreglo: un economista indignado en el Congreso de Alberto Garzón Espinosa – Apuntes Breves”

  1. […] Esto tiene arreglo: un economista indignado en el Congreso de Alberto Garzón Espinosa – Apuntes Bre… […]

  2. […] Esto tiene arreglo: un economista indignado en el Congreso de Alberto Garzón Espinosa. […]

  3. […] Esto tiene arreglo: un economista indignado en el Congreso de Alberto Garzón Espinosa. […]

  4. […] Esto tiene arreglo: un economista indignado en el Congreso de Alberto Garzón Espinosa. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: