Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El yo y el ello de Sigmund Freud – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Miércoles, 12 de noviembre, 2014


Título original: Das Ich und das Es.
© Sigmund Freud Copyrights Ltd. Under the Berne Convention.
Traductores: Ramón Rey Ardid y Luis López-Ballesteros y de Torres
Editorial: Alianza Editorial.

Ninguna teoría acerca del funcionamiento y estructura de la mente ha ejercido tanta influencia como la doctrina psicoanalítica: sus categorías y explicaciones se han convertido en el núcleo de un modo radicalmente nuevo de entender la realidad psíquica.

El yo y el Ello significó un auténtico viraje en el pensamiento de Sigmund Freud (1859-1939) y el arranque de su obra de madurez, en la que el ego, el super-ego y el id juegan papeles dialécticamente interrelacionados.

Inhibición, síntoma y angustia es, en opinión de Jones, “la contribución clínica más valiosa de Freud en la postguerra”.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • L adiferenciación de lo psíquico en consciente e inconsciente es la premisa fundamental del psicoanálisis.
  • El psicoanálisis no ve en la conciencia la esencia de lo psíquico, sino tan sólo una cualidad de lo psíquico.
  • Nos hemos visto obligados a aceptar que existen procesos o representaciones anímicas de gran energía que, sin llegar a ser conscientes, pueden provocar en la vida anímica las más diversas consecuencias, algunas de las cuales llegan a hacerse conscientes como nuevas representaciones.
  • A lo latente, que sólo es insconciente en un sentido descriptivo y no en un sentido dinámico, lo denominamos preconsciente, y reservamos el nombre de insconciente para lo reprimido, dinámicamente inconsciente.
  • En el yo hay algo también inconsciente, algo que se conduce idénticamente a lo reprimido, o sea exteriorizando intensos efectos sin hacerse consciente por sí mismo, y cuya percatación consciente precisa de una especial labor. La consecuencia de este descrubrimiento para la práctica analítica es la de que tropezamos con infinitas dificultades e imprecisiones si queremos mantener nuestra habitual forma de expresión y reducir, por ejemplo, la neurosis a un conflicto entre lo consciente y lo inconsciente.
  • Lo Inc. no coincide con lo reprimido. Todo lo reprimido es inconsciente, pero no todo lo inconsciente es reprimido. También una parte del yo, cuya amplitud nos es imposible de fijar, puede ser inconsciente, y lo es seguramente. Viendonos así obligados a admitir un tener Inc. no reprimido, hemos de confesar que la inconsciencia pierde importancia a nuestros ojos, convirtiéndose en una cualidad de múltiples sentidos que no permite deducir las amplias y exclusivas conclusiones que esperábamos.
  • La cualidad de consciente o inconsciente es la única luz que nos guía en las tinieblas de la psicología de las profundadidas.
  • La génesis del super-yo, por su diferenciación del yo, no es, ciertamente, nada casual, pues representa los rasgos más importantes del desarrollo individual y de la especie. Creando una expresión duradera de la infuencia de los padres eterniza la existencia de aquellos momentos a los que la misma debe su origen.
  • Se ha acusado infinitas veces al psicoanálisis de desatender la parte moral, elevada y suprapersonal del hombre. Pero este reproche es injusto, tanto desde el punto de vista histórico como desde el punto de vista metodológico.
  • El super-yo, abogado del mundo interior, o sea, del ello, se opone al yo, verdadero representante del mundo exterior o de la realidad.
  • Los instintos de muerte son mudos y todo el fragor de la vida parte principalmente del Eros.
  • Las mayorías de las fobias provienen del miedo del yo ante las exigencias de la libido. En ellas es siempre lo primario la disposición del yo a la angustia y el impulso a la represión.
  • La angustia no nace nunca de la libido reprimida.
  • La angustia de las fobias es una angustia del yo, nace en el yo, no surge de la represión, sino que la provoca.
  • En el acto del nacimiento existe un peligro objetivo para la conservación de la vida. El peligro del nacimiento carece aún de contenido psíquico. No podemos atribuir al feto nada que se aproxime a una especie de conocimiento de la posibilidad de que el nacimiento tenga un desenlace fatal para su existencia.
  • Sólo muy pocos casos de la manifestación infantil de angustia nos son comprensibles. En total son tres: cuando el niño está solo, cuando se halla en la oscuridad y cuando encuentra a una persona extraña en el lugar de la que le es familiar (de la madre). Estas tres situaciones se reducen a una sola condición: la de advertir la falta de la persona amada.
  • En los neuróticos adultos hallamos siempre los signos de una neurosis infantil. No todos los niños que muestran tales signos llegan después a ser neuróticos. Parece como si para cada sujeto existiese un límite, mas allá del cual fallase su aparato anímico en el dominio de la descarga de magnitudes de excitación.
  • El neurótico se acerca tanto más a la curación cuanto más frecuente e intensamente reproduce el efecto angustioso.
  • El nmeurótico se aparta de la realidad, o de un fragmento de la misma, porque se le hace intolerable.
  • La neurosis sería el resultado de un conflicto entre el yo y su ello y, en cambio, la psicosis, el desenlace análogo de tal perturbación de las relaciones entre el yo y el mundo exterior.
  • Tanto la neurosis como la psicosis son expresión de la rebeldía del ello contra el mundo exterior o, si se quiere, de su incapacidad para adaptarse a la realidad.
  • En ambas afecciones, la neurosis y la psicosis, se desarrolla no sólo una pérdida de realidad, sino también una sustitución de realidad.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Anuncios

3 comentarios to “El yo y el ello de Sigmund Freud – Apuntes Breves”

  1. […] El yo y el ello de Sigmund Freud. […]

  2. […] El yo y el ello de Sigmund Freud. […]

  3. […] El yo y el ello de Sigmund Freud. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: