Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Rumbo a una vida mejor de Jorge Bucay – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 25 de noviembre, 2014


© Jorge Bucay.
Editorial: RBA.

Rumbo a un vida mejor no es solo una antología de artículos, es un libro que se saborea poco a poco, paso a paso. Después de más de 10 años publicando cada mes su columna editorial en la revista Mente Sana, Jorge Bucay las ha recopilado, revisado y actualizado para poder presentarte esta selección que ahora tienes entre tus manos.

En este nuevo formato, todas toman un nuevo sentido. Con un prólogo y un epílogo einéditos, y organizadas en cuatro capítulos, las palabras de Jorge Bucay nos acompañan en ese trayecto hacia el autoconocimiento, hacia la búsqueda de la verdad, del sentido de la vida …

Cuentos, poemas, anécdotas y ejercicios se convierten en valiosas herramientas para dar un paso tras otro, para conseguir disfrutar de esta travesía que nos lleva a la mejor versión de nosotros mismos. Porque, en definitiva, la felicidad no es una meta, sino el rumbo que elegimos para hacer nuestro camino … y cómo decidimos vivirlo.

Jorge Bucay. Nació en Buenos Aires en 1949. Se graduó en Medicina y se especializó en enfermedades mentales. Es psicoterapeuta y psicodramatista. Es editor de la revista Mente Sana desde su primer número.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Hay quienes por temor a las consecuencias o por esquivar los costes deciden no correr riesgos; viven (o mejor, sobreviven) encerrados en sus estructuras seguras, que en muchas ocasiones son las que los demás les asignaron como lugar apropiado para ellos.
  • Muchos son los síntomas y signos que definen nuestras pequeñas neurosis cotidianas, pero el primero, por evidente y omnipresente, es el mal humor; un manifiesto y frecuente mal humor.
  • Vivir el presente es un desafío. Un desafío que consiste en vivir conscientemente, dándonos cuenta de nuestras decisiones y de nuestra participación en lo que nos ocurre, de una forma intensa y comprometida. De nuestra actitud a la hora de afrontar este reto depende en gran medida el desarrollo de nuestro potencial.
  • Apaga el teléfono móvil. No lo pongas en vibración, apágalo. Aunque te resulte difícil creerlo, el universo puede sobrevivir si no estás disponible durante los próximos minutos.
  • Ser el espectador de esta supuesta filmación de tu vida te permite observar la vida que llevas desde el lugar de un imaginario testigo subjetivo.
  • Eres la suma de lo que crees que eres y haces, de lo que los demás creen que eres y te ven hacer y de lo que en verdad haces.
  • Si soy capaz de evocar en cada momento las mejores y las más apropiadas partes de mí mismo para contar así con loss mejores recursos en cada situación, posiblemente conseguiré que el resultado sea el más conveniente para mí y para los que quiero.
  • Lista de 80 recursos de los cuales todos nos valemos en distintas situaciones: aceptación del cambio, ahorros, amigos, amor por el conocimiento, amor por la vida, aptitud de escucha, asertividad, autocontrol, autodependencia, autoestima, bondad, buen trato, buena administración, capacidad de aprender, capacidad de trabajo, carisma, compromiso, creatividad, criterio, curiosidad, criterio, darse cuenta, diplomacia, disciplina, disfrute de la belleza, empatía, entusiasmo, escala de valores, esperanza, espiritualidad, estética, estrategia, experiencia, familia, fe, generosidad, gratitud, grupo de pertenencia, habilidad manual, habilidad social, histrionismo, honestidad, humanidad, humildad, imparcialidad, ingenio, integridad, inteligencia abstracta, intuición, juicio, justicia, libertad, liderazgo, maestría, memoria moral y ética, motivación, negociación, optiomismo, oratoria, paciencia, participación cívica, percepción, perdón, perseverancia, perspectiva, proactividad, prudencia, redes sociales, respeto, sabiduría, seducción, sentido del humor, serenidad, solidaridad, templanza, tenacidad, tolerancia, toma de distancia, trabajo, trascendencia y valentía.
  • Crecer y desarrollarse como personas significa en gran medida evitar convertirse en prisionero de las definiciones y etiquetas que estás habituado a ponerte o que te ponen desde fuera. A sume con firmeza el compromiso de lo que puedes llegar a ser.
  • El egoísmo bueno, el verdadero, es sano y necesario, y podríamos definirlo simplemente como la manera en la que se expresa el amor que alguien puede y debe sentir por sí mismo.
  • Si simplificarámos al extremo su definición, la neurosis no es más que el resultado de la confrontación entre nuestra naturaleza más instintiva y esencial (lo que quisiéramos hacer naturalmente) y lo que nos han enseñado que es lo correcto, lo que corresponde.
  • Los malos egoístas no suelen ser personas que se quieren demasiado, como en general pensamos, sino personas que nunca han llegado a desarrollar una saludable amor por sí mismos. Ellos han “aprendido” a disimularlo con estas ruines actitudes. No quieren a nadie más que a sí mismos, pero tampoco consiguen quererse verdaderamente.
  • La salud no puede concebirse sin un buen nivel de autoestima o amor propio y una, aunque sea subjetiva, declaración de libertad.
  • Juan Carlos Columbres, humorista argentino: “Cuando se encuentre en un callejón sin salida, no sea tonto, salga por donde entró”.
  • Si pretendes la admiración y los halagos de la sociedad a la que perteneces, tendrás que vivir de acuerdo con los valores (reales o falsos) de esa mayoría de la que esperas el aplauso, ya que para la mayoría de las personas, la admiración es tan solo la expresión que confirma que el otro piensa como uno.
  • Sin nadie que mire, juzgue u opine … ¿quién eres? Si no hay nadie cerca a quien obedecer, nadie para apreciarte o condenarte, si no hay nadie para aplaudirte ni abuchearte … ¿quién eres?
  • Solamente después de deshacerse de su identidad prestada, condicionada por su educación, por las normas sociales y por los mandatos de aquellos que más lo amaron, descubrirá el ser humano (incluso alguien tan elevado como fue Buda), que está en condiciones de disfrutar de su propio ser.
  • Para descubrir la propia identidad, no es necesario huir, dejar tu casa, tu familia y tu ciudad. Esto es solo metafórico, lo único imprescindible es darte cuenta de la persona que tú eres, sin lo que ven o quisieran ver en ti los demás, sin comparaciones ni condicionamientos, única, diferente y trascendente.
  • Cultivar las cualidad opuestas a las que menos nos sirven, o que nos impiden volvernos mejores personas, es siempre el comienzo de una vida mejor.
  • Nadie es solamente hostil, solamente pesimista, solamente perezoso o solamente amargo. Nadie, absolutamente nadie “lo hace todo mal”.
  • Allí, en los campos de exterminio, el médico vienés Victor Frankl observó que los prisioneros que sobrevivían eran, casi exclusivamente, los que de una manera u otra habían conseguido encontrar un propósito en sus restringidas y miserables condiciones de vida dentro del campo.
  • Siempre puede encontrarse un sentido a la vida, en toda condición y bajo cualquier circunstancia.
  • La felicidad es la serenidad de saberse en el camino correcto, la tranquilidad interna de quien sabe hacia dónde dirige su vida.
  • ¿Cuál es tu grado de optimismo?
    1. Te cuesta comprometerte a fondo en muchas de las cosas que realizas.
    2. Te irritan las críticas o tiendes a juzgarlas como malintencionadas.
    3. Te asusta bastante pensar en perder el control sobre los acontecimientos.
    4. Consideras que a veces no eres el verdadero responsable de tus acciones.
    5. No te resultan fáciles los cambios y no te consideras intuitivo ni creativo.
    6. No sientes necesidad de ayudar indiscriminadamente a los demás.
    7. A veces renuncias a defender tu postura por la de la mayoría.
    8. Asumes algunos riesgos innecesarios.
    9. Dejas muchas cosas a medias.
    10. Sueles dudar de tu capacidad de amar.
    11. Eres bastante individualista y prefieres trabajar solo que en equipo.
    12. Respetas solo a quienes lo merecen.
    13. Te cuesta perdonar de verdad.
    14. Tratas mejor a quienes temes que a quienes te importan.
    15. Luchas incansablemente por no sentirte por debajo de los demás.
    16. Piensas que los optimistas son estúpidos o que no ven la realidad.
    17. No tienes cosas para agradecer a la vida.
    18. Te cuesta reírte de las tonterías con las que los demás se desternillan.
    19. Si pudieras, borrarías de tu mente todas tus experiencias dolorosas.
    20. No crees que existe seriamente un propósito en la existencia de cada uno que le da sentido y significado a sus acciones.
  • La ciencia observa que las personas optimistas y que gozan de mejor humor no solamente cosechan más éxitos, sino que también tienden a ser más sanas y longevas.
  • Categoría a la que pertenecen las excusas que te pones para no contactar con tus deseos:
    1. Los abnegados, que sentimos que no tenemos tiempo para nuestras apetencias porque antes de lo que deseamos siempre debemos pensar en alguna obligación.
    2. Los indecisos, que tenemos muchos deseos y estamos convencidos de que son contradictorios o incompatibles … y como no podemos elegir uno renunciando a los otros, preferimos no pensar en ello.
    3. Los que nos creemos tan frágiles, que evitamos ilusionarnos para no tener después que soportar una frustración.
    4. Los devaluados, que sostenemos que nuestro deseo es demasiado pretencioso y algo injusto, teniendo en cuenta que hay otros que merecen acceder a él mucho antes.
    5. Los predicadores nihilistas, que alardeamos explicando lo difícil que es hablar de “verdadera confianza” en un mundo como este, donde las condiciones cambian continuamente.
    6. La peor de todas, la de nosotros los devaluados frágiles nihilistas abnegados e indecisos, que vamos variando de excusa y justificación, pero nunca nos animamos a conectar con lo que auténticamente deseamos y disfrutarlo.
  • Se trata de tener claro que nuestros deseos son importantes y que tener conciencia de cuáles son resulta imprescindible.
  • Todo lo que no se sabe se puede aprender. Todo lo equivocado se puede des-aprender. Todo lo olvidado se puede re-aprender.
  • Un proyecto futuro sostiene el comportamiento presente, siempre y cuando el deseo que le dio origen acompañe al plan y la acción hasta el final.
  • La educación me parece, cada vez más, la única llave para una puerta que conduzca a un futuro mejor.
  • Los que han aprendido a amar no dependen de la persona amada, pero tampoco permiten que ella dependa de ellos, porque saben que cualquier de los dos lados de la cadena, el esclavo y el amo son víctimas de la esclavitud y la rechazan de plano. Los que saben y sienten el amor verdadero se entregan sin olvidar su derecho de poner límites; y pretenden ser amados de la misma manera.
  • Sabemos que quien no ha sido amado en su familia, o no se ha sentido así, tiene por delante un desafío difícil; ya que el amor por uno mismo se aprende primordialmente del amor que uno recibe en los primeros años de su vida del entorno familiar, especialmente de los padres.
  • En una familia sana, las normas nunca son rígidas. Son flexibles, elásticas, cuestionables, discutibles y negociables. Pero están ahí, y todos saben cuáles son.
  • El pilar de la confianza garantiza que cada miembro de una familia sabe que lo que otro dice puede que no sea TODA la verdad, pero debe tener la certeza de que eso que sí se dice es absolutamente cierto.
  • El futuro de nuestros seres queridos, de nuestra sociedad y nuestra cultura depende, en gran medida, de nuestra capacidad para lograr la construcción de una familia firme.
  • Difícilmente alguien tendrá sobre mí un poder que no sea el que yo le di.
  • Todos deberíamos esforzarnos por cambiar la palabra “competir” por el término “compartir”.
  • Uno de nuestros peores enemigos internos es nuestra odiosa tendencia a repetir una y otra vez los mismos errores.
  • La mayoría de nuestras conductas inadecuadas o enfermizas están íntimamente relacionadas con nuestros aspectos más inmaduros, más infantiles, más anacrónicos.
  • La flexibilidad se manifiesta:
    • En la cantidad de recursos que el sujeto es capaz de emplear en las situaciones a las que se enfrenta.
    • En la posibilidad de generar alternativas de solución a los problemas.
    • En los diferentes modos de contemplar un fenómeno.
    • En la posibilidad de modificar el rumbo de pensamiento.
    • Y, también, en la cantidad de ideas y de operaciones no ensayadas que el sujeto es capaz de encontrar ante un hecho, situación o problema.
  • “La estupidez cúbica”: gastar el dinero que no tienes para comprar lo que no necesitas y para impresionar a algunas personas que ni siquiera te importan.
  • Deberíamos estar dispuestos a pagar por las cosas materiales solo lo que valen, en el momento en que las obtienes, y no toda una vida.
  • Miles de padres y madres del mundo occidental trabajan más de catorce horas diarias para conseguir, dicen, que a los hijos no les falte de nada y, sin darse cuenta, los privan de lo que más falta les hace, la presencia de alguno de sus padres.
  • La sabiduría popular tiene razón cuando nos enseña que el dinero es un excelente esclavo, pero un amo cruel y despótico.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “Rumbo a una vida mejor de Jorge Bucay – Apuntes Breves”

  1. […] El yo y el ello de Sigmund Freud – Apuntes Breves Rumbo a una vida mejor de Jorge Bucay – Apuntes Breves […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: