Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El fin del trabajo de Jeremy Rifkin – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 29 de enero, 2015


Título original: The end of work. The decline of the global labor force and the dawn of the post-marker era.
© 1994 by Jeremy Rifkin.
Traducción de Guillermo Sánchez.
Editorial: Ediciones Paidós Ibérica.

En este libro de lectura ineludiblemente obligada, tan inquietante como útil, Jeremy Rifkin intenta demostrarnos que estamos iniciando una nueva fase de la historia humana, caracterizada por lo que ya parece una permanente e inevitable decadencia de lo que hasta ahora entendíamos por trabajo. Las actuales cifras de desempleo, a escala mundial, son las mayores desde la gran depresión de los años 30. El número de personas infraempleadas o que carecen de trabajo está creciendo a un ritmo vertiginoso, debido sobre todo a los millones de recién llegados al mercado laboral que se están convirtiendo en víctimas propiciatorias de una nueva revolución tecnológica.

Y los más sofisticados ordenadores, la robótica, las telecomunicaciones y otras formas de alta tecnología están sustituyendo rápidamente a los seres humanos en la mayor parte de los sectores económicos, trátese de los procesos de fabricación, de la distribución al por menor, del transporte, de la agricultura o de las diferentes actividades funcionariales.

En otras palabras, la gran mayoría de los trabajos van a desaparecer para no volver nunca jamás, de manera que el mundo acabará polarizándose en dos fuerzas, en dos tendencias potencialmente irreconciliables: por una parte, una élite bien informada que controlará y gestionará la economía global de alta tecnología; y, por otra, un creciente número de trabajadores permanentemente desplazados, con pocas perspectivas de futuro y aún menos esperanzas de conseguir un trabajo aceptable en un mundo cada vez más automatizado.

Partiendo de todo eso, Rifkin afirma que deberíamos empezar a plantearnos la existencia de la era posmercado, es decir, la que estamos empezando a vivir; pensar en formas alternativas a los planteamientos más habituales en torno al trabajo, poner en marcha nuevos modos de generación de ingresos y de reparto del poder; y generar una mayor confianza en el tercer sector; que a su vez deberá permitir la reconstrucción de nuestras comunidades y nuestras culturas. Debemos concienciarnos de que, si bien el fin del trabajo puede suponer el final de la civilización tal como la hemos conocido hasta ahora, quizá también sea el inicio de una gran transformación social que traiga consigo el renacimiento del espíritu humano.

Jeremy Rifkin. Licenciado en Economía por la Wharton School of Finance and Commerce, de la Universidad de Pennsylvania, en Relaciones Internacionales por la Fletcher School of Law and Diplomacy, de la Tufts University, es también presidente de la Foundation on Economic Trends de Washington D.C. Ha participado en numerosos congresos e impartido clases en trescientas universidades de diez países distintos.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • La mayoría de las veces, cuando se instala una máquina se despide a un trabajador, a veces a más.
  • Los economistas siempre han dado por supuesto que en cualquier lugar una máquina podía sustituir a varios trabajadores, pero a la postre han sostenido que la productividad aumentaría enormemente y, como consecuencia de ello, los ingresos y el producto interior.
  • Durante más de doscientos años ha existido una gran migración de trabajadores que han sido obligados a abandonar empleos asumidos por la tecnología y a buscar otros nuevos que se estaban creando.
  • Entre 1960 y 1990 la producción de bienes manufacturados de cualquier tipo siguió creciendo, pero el número de puestos de trabajo necesarios para producirlos descendió a la mitad.
  • Las nuevas tecnologías en lo campos de los ordenadores y de las telecomunicaciones están produciendo impactos largamente anunciados sobre el mercado laboral y sobre las economías nacionales, llevando a las diferentes comunidades que conforman nuestro mundo actual al inicio de una tercera gran revolución industrial.
  • La completa sustitución de los trabajadores por máquinas deberá llevar a cada nación a replantearse el papel de los seres humanos en los procesos y en el entorno social.
  • Entramos en una nueva fase de la historia mundial, en la que será necesario un número cada vez menor de trabajadores para producir los bienes y servicios requeridos por la población mundial.
  • En la actualidad, por primera vez, el trabajo humano está siendo paulatina y sistemáticamente eliminado del proceso de producción.
  • Forzando a trabajadores de producción y de administración a formar parte del mundo de los desempleados, o peor aún, a vivir en la miseria.
  • La pérdida y la consecuente reducción de puestos de trabajo bien remunerados no es un fenómeno exclusivo de los Estados Unidos.
  • Incluso los países más desarrollados se tienen que enfrentar a un desempleo tecnológico creciente a medida que las empresas multinacionales construyen y ponen en marcha métodos productivos basados en las últimas tecnologías.
  • Los jóvenes están empezando a hacer públicas sus frustraciones y su rabia, desembocando en un comportamiento antisocial.
  • La vida tal como la conocemos está viéndose alterada en sus trazos fundamentales.
  • Mientras que las primeras tecnologías reemplazaban la capacidad física del trabajo humano sustituyendo máquinas por cuerpos y brazos, las nuevas tecnologías basadas en los ordenadores prometen la sustitución de la propia mente humana.
  • Es necesario recordar que más del 75% de la masa laboral de los países más industrializados está comprometida en trabajos que no son más que meras tareas repetitivas.
  • Menos del 5% de las empresas en el mundo han iniciado su transición hacia la cultura de la máquina.
  • Necesitados de recortes en los costes y de mejoras en los márgenes de beneficios, las empresas han sustituido a sus trabajadores por máquinas a un ritmo muy acelerado.
  • Richard Sobow, consejero delegado de Lincoln: “Intentamos realizar inversiones de capital antes que contratar a un nuevo empleado”.
  • Michael Hammer, antiguo profesor del MIT, afirma que la reingeniería produce normalmente como resultado una disminución del 40% en los empleos de una empresa y del 75% en su masa laboral. Los mandos intermedios son, por regla general, el nivel más afectado por este proceso. En el proceso, se eliminan puestos tradicionales de dirección, se concentran categoría laborales, creando equipos multidisciplinarios de trabajo, se instruye a los empleados en distintas habilidades, acortando y simplificando los procesos de producción y de distribución, y perfeccionando los procesos administrativos.
  • Estudio de la International Metalworkers Federation en Ginebra pronostica que en los próximos treinta años tan sólo un 2% de la actual fuerza laboral “será necesaria para producir todos los bienes necesarios para satisfacer la demanda total”.
  • Los trabajadores con formación, especialización y experiencia se enfrentan a la posibilidad de ser sustituidos por las nuevas fuerzas derivadas de la automatización y de la información.
  • Las probabilidades de que las crecientes diferencias entre los que lo tienen todo y los que no tienen nada conducirán, sin duda, a disturbios sociales y políticos a escala global.
  • El creciente número de desempleados reducirá los niveles salariales.
  • La transformación del americano medio de una psicología basada en el ahorro a una basada en el consumo, se mostró tarea ardua y difícil. La ética protestante del trabajo, que había dominado el comportamiento del americano de frontera, estaba profundamente enraizada en el comportamiento general. La moderación y el sentido del ahorro eran piedras angulares en el estilo de vida americano. La comunidad empresarial americana se propuso cambiar radicalmente la psicología que había construído una nación.
  • Los líderes empresariales se dieron cuenta de que debían crear la figura del “consumidor insatisfecho”.
  • El economista John Kenneth Galbraith lo resumió de forma mucho más sucinta años más tarde, al observar que la nueva misión de las empresas era, fundamentalmente, la de “crea las necesidades y esfuérzate por satisfacerlas”.
  • El marketing, que hasta entonces había jugado un papel secundario en el mundo de los negocios, tomaba un protagonismo inesperado en la nueva situación.
  • En 1929, la psicología del consumo de masas se había asentado en América.
  • Las nuevas autopistas de la información emplearán un creciente número de científicos especialistas en ordenadores, de ingenieros, de productores, de escritores y de especialistas varios. Sin embargo, dicho número no es relevante si lo comparamos con los millones de empleados en los sectores de la distribución al por mayor y al por menor cuyos empleos desaparecerán y perderán su utilidad debido, fundamentalmente, al nuevo medio.
  • Charles F. Albrecht, Jr., presidente de Drake Beam Morin Human Resource Consulting: “Una gran parte de la gente no estará en condiciones o no dispondrá de la capacidad necesaria para ser reeducados”.
  • Las intensas descripciones de un futuro tecnoparaíso, libre de trabajos y cargas, ha actuado como un imán visionario, arrastrando a sucesivas generaciones de peregrinos a lo que esperaban que fuese un nuevo cielo en la tierra.
  • Las nuevas tecnologías permitían a las direcciones de las empresas seguir haciendo funcionar las plantas de fabricación con equipos mínimos durante las huelgas, acabando de hecho con la posibilidad de las centrales sindicales para obtener concesiones significativas en las mesas de negociación.
  • Las empresas japonesas han llegado a la conclusión de que mediante la inclusión de todos y cada uno de los afectados en las etapas de diseño, se pueden reducir los costes estructurales al mínimo.
  • La noción de mejora continua es lo que los japoneses conocen como kaizen y es el elemento fundamental considerado como clave del éxito de sus métodos de producción.
  • La ley de Say, según la cual toda oferta genera su propia demanda, se ha demostrado falsa.
  • Los investigadores predicen que la granja-fábrica completamente automatizada será, sin duda, una realidad en menos de veinte años.
  • Los estudios de Hollywood ya empiezan a digitalizar algunos de los miles de películas almacenadas en sus instalaciones, con la finalidad de reutilizar algunos de los actores (muchos de ellos muertos hace tiempo) en nuevas producciones cinematográficas.
  • El estrés de los trabajadores bajo prácticas japonesas de producción racionalizada ha alcanzado casi niveles de epidemia en el propio Japón. El gobierno japonés ha acuñado un término, karoshi, para explicar las patologías de la nueva enfermedad relacionada con la cadena de producción.  El karoshi se está convirtiendo en un fenómeno mundial. La introducción de tecnologías basadas en ordenadores ha acelerado enormemente el ritmo y el flujo de actividad en el puesto de trabajo, forzando a millones de trabajadores a adaptarse a los ritmos de la cultura del nanosegundo.
  • La supervisión por ordenador de las prestaciones de los empleados es también una de las causas de los elevados niveles de estrés.
  • El estrés es la causa más corriente de cometer errores.
  • Investigador de la ILO: “Una persona bajo los efectos de estrés es un accidente laboral en potencia”.
  • El empleo es mucho más que la medida de unos ingresos: para muchos es la medida más importante de autovaloración. Estar subempleado o en paro es como sentirse improductivo e inútil. A la muerte psicológica a menudo le sigue la muerte real.
  • Recientes estudios han mostrado una clara correlación entre el crecimiento del desempleo y de los crímenes violentos.
  • La redefinición del papel del individuo en una sociedad carente de trabajo en masa, es, tal vez, el problema seminal de los próximos años.
  • El sector del voluntariado con fines cívicos emerge en cualquier parte del mundo. Su meteórico es atribuible, en parte, a la creciente necesidad de llenar el vacío político dejado por la retirada tanto del sector privado como del sector público de los diferentes asuntos relativos a las comunidades locales.
  • Estamos, realmente, experimentando un gran momento de transformación histórica hacia esta tercera revolución industrial y nos dirigimos, inexorablemente, hacia un mundo próximo a la ausencia de trabajo.
  • Aunque se hace difícil predecir un calendario, estamos embarcados en una carrera hacia un futuro automatizado y nos aproximamos, a pasos agigantados, hacia una era de poco o nulo trabajo, por lo menos en el sector manufacturero, en las primeras décadas del siglo XXI. El sector de servicios, aunque más lento de automatizar, llegará a un estado de plena automatización, probablemente, hacia mediados del siglo XXI. El emergente sector del conocimiento será capaz de absorber un pequeño porcentaje de esta mano de obra desplazada, pero no la suficiente para llegar a afectar, de forma substancial, el creciente desempleo.
  • La resurrección o la transformación del sector del voluntariado, dedicado a actividades cívicas, en un pilar independiente, capaz de absorber el flujo de trabajadores desplazados del sector privado debe ser algo de urgente prioridad si queremos capear el temporal que amenaza en el horizonte.
  • El final del trabajo puede representar una sentencia de muerte para la civilización, tal y como la hemos conocido. El final del trabajo también podrá señalar el principio de una gran transformación social, el renacimiento del espíritu del hombre. El futuro está en nuestras manos.
  • Las naciones-estado son un invento de la era industrial. El capitalismo requiere un gran abanico de instituciones políticas para dominar y asegurar amplios mercados geográficos.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “El fin del trabajo de Jeremy Rifkin – Apuntes Breves”

  1. […] El fin del trabajo de Jeremy Rifkin. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: