Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El arte de vivir de Krishnamurti – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 19 de febrero, 2015


Título original: Life ahead.
© 1963 by Krishnamurti Foundation of America
Traducción: Armando Clavier
Editorial: Editorial Kairós.

El arte de vivir es un libro especialmente dirigido a los jóvenes, en el que se expone una filosofía práctica de la educación. Una filosofía, una pedagogía, que tiene poco que ver con las propuestas corrientes en nuestras escuelas y colegios. Krishnamurti, delata, ante todo, las raíces del miedo.

La repetición del pasado, los hábitos arraigados en la imitación y el prejuicio, obstruyen nuestra conciencia y paralizan nuestra creatividad. Krishnamurti predica la libertad y el cambio, una revolución que no es de índole política o social.

“La revolución genuina comienza, no con teorías e ideaciones, sino con una transformación de la propia mente”. Semejante transformación es el resultado de una educación en el descondicionamiento y apuntando a un desarrollo total del ser humano.

Nacido en el sur de la India y educado en Inglaterra, Jiddu Krishnamurti es, sin duda, uno de los personajes más fascinantes del siglo XX. Ha dedicado su vida a hablar a los seres humanos de todas las razas y naciones. Su mensaje, mil veces matizado, resulta paradójicamente iluminador: cada cual ha de encontrar por sí mismo la raiz de su propia libertad.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Las revoluciones políticas, económicas o sociales no son la respuesta, porque han producido tiranías espantosas o la mera transferencia de poder y autoridad a manos de un grupo diferente.
  • Adquirir meramente información o conocimiento, no es aprender.
  • Aprender implica amar la comprensión y amar hacer una cosa por sí misma.
  • El aprender sólo es posible cuando no hay coacción de ninguna clase.
  • La comparación genera frustración y fomenta meramente la envidia, la cual es llamada competencia.
  • Una mente disciplinada nunca es libre, ni puede ser libre jamás una mente que ha reprimido el deseo.
  • Es sólo mediante la comprensión de todo el proceso del deseo como la mente puede alcanzar la libertad.
  • La disciplina genera sumisión a la autoridad.
  • La mente que no cultivado otra cosa que la capacidad por medio de la memoria es como la moderna computadora electrónica la cual, si bien funciona con habilidad y exactitud asombrosas, sigue siendo solamente una máquina.
  • Cualquier espíritu de comparación impide el florecimiento pleno del individuo, ya sea que se trate de un científico o de un jardinero.
  • Si al estudiante se le ayuda a mirar la vida como una totalidad con todos sus problemas psicológicos, intelectuales y emocionales, no se sentirá atemorizado por ella.
  • El hecho de otorgar calificaciones al estudiante no asegura la inteligencia. Por el contrario, degrada la dignidad humana.
  • Por lo general, los padres se satisfacen con ver que sus hijos se preparan para obtener algún título que les asegure buenos medios de vida. Muy pocos se interesan en algo más que esto.
  • La mayor dificultad que debe afrontar el educador es la indiferencia de los padres a una educación más amplia y profunda.
  • Un desarrollo total del niño sólo puede producirse cuando existe la correcta relación entre el maestro, el estudiante y los padres.
  • Un niño que se siente seguro tiene sus propios medios naturales de expresar el respeto que es esencial para el aprendizaje.
  • Para el desarrollo total del ser humano, se vuelve indispensable la soledad, como un medio de cultivar la sensibilidad.
  • La búsqueda de Dios, de la verdad o como uno guste llamarlo es la verdadera religión.
  • El cuerpo es el instrumento de la mente; pero el cuerpo, las emociones y la mente componen el ser humano total. A menos que vivan armoniosamente, el conflicto es inevitable.
  • El recto pensar surge sólo cuando la mente no se halla esclavizada por la tradición y la memoria.
  • El amor no compara.
  • La investigación es la llama de la atención. No puede haber investigación si la mente está atada a la tradición, a los ideales.
  • La enseñanza es la más noble de las profesiones. Es un arte que requiere no sólo logros intelectuales, sino una paciencia y amor infinitos.
  • La experiencia no libera ni enriquece a la mente, como por lo general pensamos que hace. Al tener experiencias, una mente condicionada sólo refuerza su condicionamiento y así perpetúa la contradicción y la desdicha.
  • La inteligencia existe cuando no sienten temor.
  • La mayoría de nosotros tiene miedo.
  • Seguir a alguien es sin duda perjudicial para la inteligencia.
  • Tiene que haber una mente que sea libre, que no esté cargada con la tradición, con la imitación.
  • Cuanto más antigua es una civilización, tanto mayor es el peso de la tradición, con su serie de imitaciones.
  • ¿Están conscientes de que tratan a las mujeres de distinta manera que a los hombres? ¿Por qué tratan desdeñosamente a las mujeres?
  • La mente crea ideas. Y estas ideas se vuelven tan fuertes, tan dominantes, que nos impiden mirar más allá.
  • La ausencia de temor llega solamente cuando uno puede afrontar los acontecimientos de la vida y resolverlos a fondo.
  • Si haces algo habitualmente, si estás preso en el hábito, eres meramente una máquina repetitiva.
  • La autoridad es coacción, compulsión, el poder de una persona sobre otra, de los pocos sobre los muchos o de los muchos sobre los pocos.
  • Somos nosotros los que creamos exteriormente la autoridad del estado, de la ley, de la policía, porque tenemos propiedades que proteger.
  • La persecución misma de la seguridad crea autoridad, y así es como nos volvemos meros esclavos, dientes en las ruedas de una maquinaria, viviendo sin ninguna capacidad para pensar, para crear.
  • ¿Por qué le temes a la muerte? Tal vez sea porque no sabes cómo vivir.
  • La mayoría de nosotros piensa que mediante alguna forma de disciplina tendremos finalmente la libertad.
  • Cuanto más resisten o luchan contra algo, tanto menos lo comprenden.
  • La libertad, obviamente, no puede existir dentro de una estructura.
  • Si les dicen constantemente lo que deben y lo que no deben hacer, ¿qué ocurrirá con su inteligencia?
  • La inteligencia les exige que rompan con la tradición y vivan su propia vida.
  • A fin de descubrir qué es verdadero, jamás debes aceptar, jamás debes ser influido por lo que puedan decir los libros, los maestros o cualquier otra persona. Si eres influido por ellos, sólo encontrarás lo que ellos quieren que encuentres.
  • En tanto exista este impulso de ser grande, de ser “alguien” en el mundo, vamos a tener al rico y al pobre, al explotador y a los explotados.
  • Todos temen que si no encajan dentro de la sociedad serán incapaces de ganarse la vida.
  • El mundo quieren que no piensen, no quiere que sean libres para descubrir, porque entonces serían ciudadanos peligrosos, no encajarían en el patrón establecido.
  • Un ser humano libre nunca puede sentir que pertenece a un país determinado, a una particular clase o forma de pensar.
  • Jamás deben aceptar irreflexivamente, sino que deben cuestionar siempre, investigar y hallarse en estado de rebelión.
  • La verdadera libertad no es algo que pueda adquirirse, es el resultado de la inteligencia.
  • El temor, en la mayoría de nosotros, crea toda clase de ilusiones y problemas.
  • Sólo hay libertad en la relación cuando no hay temor. Para tener una verdadera relación debo empezar a liberarme de esta dependencia psicoloógica que engendra temor.
  • Ése es el sentido de la educación: ayudarles a que crezcan independientemente, de modo que estén libres de ambiciones y puedan descubrir su verdadera vocación.
  • Hacer algo maravillosamente bien, hacerlo de manera completa, genuina, ocnforme a lo que uno piensa y siente profundamente, eso no es ambición y en eso no hay temor alguno.
  • Dios es algo que no puede ser encontrado por la mente.
  • Si le amas, le alimentarás sin ningún motivo ulterior, sin querer nada a cambio. Si le alimentas y él no te lo agradece, ¿te sientes lastimado? Si es así, no le amas. Uno debe estar muy alerta para descubrir si está obteniendo alguna clase de beneficio de su ayuda y cuál es el motivo que le lleva a alimentar al hambriento.
  • Es sólo una mente quieta la que puede comprender a Dios.
  • Una mente quieta jamás le pide nada a Dios. Es sólo la mente empobrecida la que implora, la que pide. Lo que pide jamás podrá tenerlo, porque lo que realmente desea es seguridad, consuelo, certidumbre.
  • Si saben cómo escuchar, llegarán inmediatamente a la raíz de las cosas. Escuchar es enfocar completamente la atención.
  • Todo esto es progreso científico; sin embargo, no nos hemos desarrollado o progresado igualmente respecto de la hermandad.
  • El conocimiento sin amor nos destruye.
  • Ahora tenemos conocimiento suficiente para alimentar a todos los seres humanos del mundo; sabemos cómo alimentar, vestir y albergar a la humanidad, pero no lo hacemos porque estamos divididos en grupos nacionalistas, cada cual con sus propias actividades egocéntricas. Si tuviéramos el deseo de terminar con las guerras podríamos hacerlo, pero no tenemos ese deseo y es por la misma razón.
  • No queremos ser nosotros mismos, cualquier cosa que seamos; queremos ser “alguien”.
  • Si simplemente acumulan en sus mentes lo que les estoy diciendo, eso no será más que memoria, no será una cosa viva, algo que comprenden realmente. Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo.
  • Lo importante, especialmente mientras son jóvenes, es comprender antes que cultivar la memoria, porque la comprensión libera la mente, despierta la facultad crítica del análisis.
  • Un problema existe sólo cuando no vemos claramente.
  • Un hombre de ideales es respetable, pero jamás estará cerca de Dios, jamás sabrá lo que es el amor, porque sus ideales son un medio para ocultar su temor, su imitación, su sentimiento de soledad.
  • Tengo muchas barreras, muchos prejuicios, soy celoso, estoy desgarrado por conflictos que se basan en la envidia, estoy lleno de mi propia importancia. He acumulado cosas en la vida y en realidad no deseo ver; por lo tanto, no veo, no comprendo.
  • El milagro, la más grande de las bendiciones, es que des a tu propia percepción interna una oportunidad de eliminar las barreras.
  • Ustedes no pueden encontrar la verdad por medio de ningún libro, de ninguna acumulación de experiencias.
  • No acepten meramente la palabra “deber”, porque donde hay “deber” no hay amor.
  • Los viejos siempre han sacrificado a los jóvenes. Cuando ustedes sean mayores, ¿sacrificarán a su vez a los jóvenes?
  • Si tuvieras amor en tu corazón, mostrarías respeto a aquéllos que no tienen nada y también a los que lo tienen todo; no sentirías miedo de los que tienen ni descuidarías a los que no tienen. En el amor no hay miedo.
  • ¿Puede la mente encontrar la paz alguna vez? ¿Acaso no es la mente misma una fuente de perturbación? La mente sólo puede adquirir, acumular, negar, afirmar, perseguir.
  • Una de las funciones de la educación es crear individuos que no estén atados por ninguna forma de creencia.
  • Desde la infancia se nos educa para obedecer, sin que sepamos nada al respecto. Jamás se nos enseña ni se nos ayuda a pensar, a descubrir, sino que se nos exige obedecer.
  • Cuando sientan que no se les obliga a hacer algo, descubrirán qué es lo que les interesa, y entonces por el resto de sus vidas harán algo que realmente aman, lo cual es mucho más importante que volverse un desdichado oficinista porque uno necesita tener un empleo.
  • No pueden crear un mundo nuevo si en ustedes no alienta el espíritu de rebelión, y no pueden tener este espíritu de rebelión en tanto hay miedo, porque el miedo mutila la inteligencia.
  • La felicidad llega cuando estamos haciendo algo que amamos de verdad, y no porque lo que hacemos nos dé riquezas o haga de nosotros una persona destacada.
  • La comparación los destruye, de modo que no se comparen con otro. Uno es tan bueno como cualquiera.
  • El niño no debe ser comparado con ningún otro ni debe ser sometido a exámenes.
  • Cuando llega un gran hombre todos los saludan y tocan sus pies, y a eso lo llaman respeto; pero no es respeto, es el temor el que hace que toquen sus pies.
  • Cuestionarlo todo significa hallarse en estado de rebelión, lo cual implica crear un mundo nuevo.
  • Casi todos tenemos miedo de estar solos. ¿Alguna vez salimos a pasear a solas? Muy raramente. Siempre queremos que alguien nos acompañe.
  • En lo científico y en lo físico hemos logrado progresos enormes, pero internamente estamos atascados, ¿verdad?
  • El verdadero estudiante es aquél que lo observa todo en la vida, tanto externa como internamente, sin comprar, aprobar ni condenar.
  • Por desgracia, la mayoría de nosotros escucha sólo a quienes considera que son grandes personas, a alguna autoridad establecida, a los Upanishads, al Gita, a lo que fuere. Jamás prestamos atención a los pájaros, al sonido del mar o al mendigo.
  • Ser ambicioso es una calamidad. La ambición es una forma de interés propio, de encierro en uno mismo; por lo tanto, engendra mediocridad de la mente.
  • Una mente que no piensa de acuerdo con ningún patrón particular, sino que es libre en sí misma y, por lo tanto, tiene la capacidad de ver lo que es verdadero y dejar de lado lo que es falso.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

3 comentarios to “El arte de vivir de Krishnamurti – Apuntes Breves”

  1. […] El arte de vivir de Krishnamurti. […]

  2. […] El arte de vivir de Krishnamurti. […]

  3. […] El arte de vivir de Krishnamurti. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: