Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Onironaútica de Sófocles Dans – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 24 de febrero, 2015


© Sófocles Dans, 2010
Editorial: Oeral Ediciones.

El “mundo de los sueños” forma parte inseparable de nuestra vida. Una parte muy importante, un tercio nada menos. Lo que significa, en términos de la medida del tiempo, que nos pasamos unos 25 o 30 años inmersos en el universo onírico. Algo demasiado importante como para tomárnoslo a la ligera.

Lo que somos, lo que inventamos, nuestras reacciones fundamentales, nuestra forma de pensar y de enfrentarnos a las experiencias, nuestra personalidad, nuestro carácter, nuestras elecciones … todo ha sido previamente configurado en nuestro Mundo Onírico dado que el mundo onírico incluye lo que llamamos subconsciente. El mundo de los sueños, por tanto, es merecedor de la mayor atención.

Aquí aprenderá, de la mano de un auténtico experto, todo lo relacionado con las técnicas que permiten mantener la plena consciencia de vigiliar durante el sueño, lo que se ha denominado “sueño lúcido”, y también cómo alcanzarlo y mantenerlo por sí mismo.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Goethe, Fausto: “Es un remedio (el sueño) que se obtiene sin nada a cambio, sin médicos ni brujería”.
  • El punto exacto en que se puede decir que nació nuestro onírico club fue cuando comprobamos que todos los que estuvimos en esa inusual cita RECORDÁBAMOS EXACTAMENTE LO MISMO. Pudimos rememorar las conversaciones exactamente igual que si hubiésemos hecho esa excursión en carne y hueso.
  • Vivimos. Es verdad que no sabemos a ciencia cierta el cómo ni el porqué. Pero estamos aquí. Como parte de esa vida: soñamos. Tampoco sabemos muy bien el cómo ni el por qué.
  • Casi todo lo que somos y lo que hacemos tiene su origen profundo en nuestra vivencias oníricas.
  • El mundo de las ideas es puramente onírico.
  • Todo lo que he escrito en este manual está basado en la experiencia. No hay teorías.
  • El conocimiento verdadero sólo puede ser experiencia.
  • Lo habitual es que nos movamos sin ser conscientes de nuestra existencia.
  • Toda creatividad procede del Mundo Onírico.
  • El material con el que se elaboran los sueños es toda nuestra vida.
  • Más allá de la razón y el esfuerzo intelectual existe el universo de la intuición que proviene del mundo en el que viven las ideas, es decir, el Mundo Onírico.
  • Dirígete a un objetivo y el Mundo Onírico lo recreará y lo procesará de tal forma que un mar de idea geniales fluirá hacia ti.
  • Los sueños son sinceros; muy sinceros. Siempre muestran lo que tú eres.
  • Los sueños nos muestran, de una forma realista, lo que de verdad creemos.
  • Aprender a relajarse es importante. No sólo para convertirte en onironauta sino que es un arte muy beneficioso para toda tu vida.
  • El cuerpo debe encontrarse en una condición orgánica aceptable.
  • Si tuviera que destacar un órgano con especial influencia sobre nuestra capacidad de exploración onírica diaria, sin duda, el hígado. Influye poderosamente sobre el cerebro y nuestro comportamiento y capacidad para interpretar la realidad.
  • Recomiendo para todo el mundo que desenchufe cualquier aparato eléctrico cercano a su cama.
  • Siempre he recomendado tener un diario de sueños.
  • Interpretar el lenguaje de los sueños es extremadamente sencillo. Los sueños no siguen las mismas pistas de la razón.
  • No existen límites en el Mundo Onírico. Y si parece que los hay será, en todo caso, por los que cada uno se imponga.
  • Nada de lo que vivas en sueños debe interpretarse de forma literal necesariamente.
  • Si quieres llevar a efecto un objetivo, desarrollar una habilidad y, en este caso, adquirir la destreza de ser consciente de tí mismo lo que principalmente hace falta es recordarlo.
  • Ser onironauta no es cuestión de tiempo. Cuando alguien está preocupado por “progresar” está atrapado en el tiempo. Cuando alguien está impaciente está atrapado en el tiempo.
  • Las emociones desagradables, negativas o destructivas son el resultado de una malfunción. Una alteración funcional que surge del conflicto. De los conflictos generados por una mente divida en fragmentos.
  • Algunas personas me preguntan si puedo ir personalmente, en el Mundo Onírico, a ayudarles a obtener lucidez. Puedo, pero como ya debe ser notorio, evito cuidadosamente cualquier intento de admiración o culto a mi personalidad.
  • No tiene sentido empeñarse en querer dividir las vivencias oníricas o extra-corpóreas en “sueños lúcidos” y “viajes astrales”.
  • En mi modesta opinión un mundo mucho más real que el que llamamos físico.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: