Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Vivir con disociación traumática de Suzette Boon, Kathy Steele y Onno Van Der Hart – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 2 de abril, 2015


Título original: Coping with trauma-related dissociation.
© 2011 by Suzette Boom, Kathy Steele and Onno van der Hart.
Traducción: Alfonso Colodrón
Corrección de contenidos: Amaya Pérez Domínguez
Editorial: Desclée de Brouwer.

Este es el primer libro que ofrece formación en habilidades estructuradas para quienes sufren trastornos disociativos como consecuencia de un trauma. Boon, Steele y van der Hart articulan una integración práctica de las actuales teorías relevantes y de las terapias para el trauma y la disociación. Ofrecen una combinación práctica de capítulos instructivos cortos, fichas de tareas para casa y ejercicios que estimulan habilidades fundamentales, tanto emocionales como para la vida práctica. Además, pueden utilizarse tanto en tratamientos individuales como grupales.

Los autores empiezan con una visión panorámica de la disociación y de sus síntomas, definiendo las habilidades específicas para gestionarla: aprender a reflexionar; comprender y regular las emociones; cuestionar los pensamientos disfuncionales; manejar la ira, el miedo, la vergüenza y la culpa; controlar los desencadenantes; aprender a hacer frente al deseo de autolesionarse y avanzar a pequeños pasos en las relaciones con los demás. Además, ofrecen ejercicios diarios que facilitan adoptar rutinas de sueño y alimentación más sanas, así como aprender a maximizar el tiempo libre para relajarse, reflexionar y recargarse.

SUZETTE BOON es psicóloga clínica y psicoterapeuta en el Centro de Trauma de Altrecht (Zeist, Holanda). Es cofundadora de la Asociación Europea de Trauma y Disociación (ESTD) y fue su primera presidenta. Miembro de la Asociación Internacional para el estudio del Trauma y de la Disociación (ISSTD), ha recibido diversos premios por su trabajo en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos disociativos.

KATHY STEELE es Directora Clínica de los Servicios de Orientación Metropolitana y trabaja en un centro privado de la Asociación de Psicoterapia Metropolitana de Atlanta, (Georgia, EEUU). Expresidenta de la Asociación Internacional para el Estudio del Trauma y de la Disociación, ha recibido una serie de premios por su trabajo y es coautora de El yo atormentado: la disociación estructural y el tratamiento de la traumatización crónica.

ONNO VAN DER HART es profesor honorario de Psicopatología de la Traumatización crónica, Departamento de Psicología Clinica y de Salud de la Universidad de Utrecht (Utrecht, Holanda), y psicólogo y psicoterapeuta en el Centro Sinai de Salud Mental en Amstelveen. Expresidente de la Asociación Internacional para el Estudio del Estrés Traumático (ISTSS) y coautor de El yo atormentado: la disociación estructural y el tratamiento de la traumatización crónica.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Este manual se basa parcialmente en experiencias continuadas de aprendizaje con programas de tratamiento de día para pacientes externos con TID durante la década pasada en los Países Bajos.
  • Sanarse requiere tiempo; forzarse demasiado puede, de hecho, frenar su progreso. No presionarse a usted mismo en absoluto para superar la evitación de asuntos dolorosos, o para practicar nuevas habilidades, también frena su sanación. Encuentre su ritmo.
  • Este manual tiene como objetivo principal ayudarle a entender y vivir con la disociación y los principales trastornos disociativos, así como con las experiencias y problemas que se derivan de ellos.
  • Estar en el presente, ser consciente de lo que le rodea y de usted mismo es algo esencial para aprender, madurar y curarse de un trastorno disociativo. En el momento que está presente, el pasado queda detrás.
  • Sabemos que cuando se padece un trastorno disociativo estar presente puede comportar toda una lucha.
  • Puede que haya ocasiones en que sea consciente de sus acciones y, aunque esté observándose, sienta que no tiene control sobre ellas. ¡Es como si estuviera presente y no presente al mismo tiempo!
  • Algunas personas con trastornos disociativos complejos pierden tiempo, es decir, no pueden dar cuenta de lo que ocurrió durante lapsos significativos de tiempo en el presente.
  • Algunas personas pueden “quedarse en blanco” en algunos momentos y no percartarse de nada.
  • La integración puede entenderse como la organización de todos los diferentes aspectos de la personalidad en un todo unificado que funciona de un modo cohesionado. La disociación es la principal insuficiencia de la integración, que interfiere y cambia nuestro sentido del yo y nuestra personalidad.
  • La traumatización infantil puede afectar nuestra capacidad de integrar nuestras experiencias en una narrativa de vida coherente y completa.
  • La disociación conlleva una especie de apropiarse y despropiarse de la experiencia en paralelo: mientras que una parte de usted se apropia de la experiencia, la otra parte no lo hace.
  • Las personas con trastornos disociativos no se sienten integradas, sino fragmentadas, porque tienen recuerdos, pensamientos, sentimientos, comportamientos, etc., que viven como ajenos y no característicos, como si no les pertenecieran. Experimentan más de un sentido del yo y no viven estos “yoes” como pertenecientes a una sola persona.
  • Los niños pequeños sin suficiente apoyo social y emocional son más vulnerables a desarrollar trastornos crónicos traumáticos, en especial quienes viven experiencias crónicas de desatención y abusos.
  • Existe un consenso generalizado sobre el hecho de que los principales trastornos disociativos complejos se desarrollan típicamente durante la infancia y son el resultado de perturbaciones en la integración de la personalidad y del sentido del yo del niño, cuyos efectos continúan durante la etapa adulta.
  • La mayoría de las personas que padecen trastornos disociativos complejos acuden a la terapia con otras demandas, como la ansiedad, el pánico, la depresión, dificultades alimentarias o de sueño, abuso de asustancias adictivas, autolesiones, tendencias suicidas, problemas somáticos, pseudoconvulsiones y dificultades para relacionarse.
  • Los síntomas de quienes padecen trastornos disociativos suelen ser crónicos e interferir de algún modo en la vida cotidiana.
  • Generalmente carecen de palabras para describir estas experiencias internas y puede que no las comuniquen a nadie, a menos que se les pregunte, porque se sienten avergonzadas.
  • Una vez que entienden sus síntomas disociativos, normalmente empiezan a sentirse mejor.
  • Cada parte disociada de la personalidad posee el potencial de desarrollar una visión relativamente individual del yo, de los otros y del mundo. Como consecuencia, quienes padecen un trastorno disociativo pueden estar muy confusos sobre quiénes son realmente, qué piensan, sienten, hacen, desean o sus sensaciones corporales.
  • Algunos síntomas disociativos conllevan una pérdida aparente de determinadas funciones o experiencias que, en principio, uno debería tener.
  • Aunque no pueda recordar haber tenido miedo en la infancia, otras partes sieten miedo o terror cuando se evocan determinados recuerdos infantiles. Aunque pueda experimentar demasiado poco (entumecimiento emocional), otra parte de usted puede estar experimentando, por ejemplo, demasiados sentimientos abrumadores.
  • Todo el mundo padece una amnesia natural sobre la mayor parte de la vida anterior a los tres años de edad, y no se recuerda gran cosa de los años anteriores a la escolarización. Pero en general las personas deberían tener un recuerdo de su vida y de los principales acontecimientos de la misma hacia la etapa de la escuela elemental, suficiente para poder expresar una narrativa fluida de sí mismas.
  • La amnesia va más allá del olvido normal. Implica problemas graves de memoria no causados por enfermedad o fatiga extrema. La amnesia se hace repetitiva.
  • Las personas que padecen un trastorno disociativo pueden recordar algunos aspectos de un acontecimiento, pero no otras partes esenciales del mismo. Puede también padecerse amnesia no solo del pasado sino también del presente. A esto se llama “momentos perdidos”.
  • Cuando estos síntomas no se deben a una falta de atención estresante, frecuentemente están relacionados con el hecho de que una parte está implicada en una acción de la que otra parte posee una conciencia limitada o ninguna conciencia en absoluto.
  • Las personas con un trastorno disociativo cuentan a menudo que tienen problemas de distorsión del tiempo. Viven internamente el tiempo como si pasara demasiado lentamente o demasiado rápido.
  • Algunas personas que padecen un trastorno disociativo son capaces de saber y recordar lo que ha sucedido en una situación, es decir, no sufren amnesia, pero sienten como si no les hubiera realmente sucedido a ellas personalmente, como si estuvieran viendo una película o un sueño.
  • Las partes disociadas pueden tomar el control o influir en la persona como un todo en una mayor o menor medida.
  • Estas partes, con independencia del grado de separación que vivan, no son otra “persona” o “personalidad” completa, sino más bien manifestaciones de la forma en que se organiza su única personalidad. Usted sigue siendo una persona, aunque entendemos que no siempre lo viva usted así.
  • Cuando alguien ha sido traumatizado, su personalidad se halla generalmente organizada en al menos dos clases de partes especializadas en diferentes funciones. La primera se centra en afrontar la vida cotidiana y evitar recuerdos traumáticos, mientras que la segunda está enganchada a experiencias traumáticas del pasado y centrada en defenderse de cualquier tipo de amenazas.
  • Mientras la parte de la personalidad que afronta la vida diaria es evitativa, al menos la otra permanece “estancada” en recuerdos traumáticos, y piensa, siente, percibe y se comporta como si dichos acontecimientos estuvieran todavía sucediendo o estuviera a punto de suceder de nuevo. Estas partes suelen estancarse en repetir conductas de protección en caso de amenaza, aunque no sean adecuadas. Estas partes son generalmente muy emocionales, no demasiado racionales, limitadas en su raciocinio y percepciones, no orientadas al presente y se encuentran absolutamente sobrepasadas. Mayoritariamente viven en la época del trauma, es decir, continúan viviendo la experiencia traumática del pasado como si fuera presente y mantienen emociones, creencias, sensaciones, etc., relacionadas con las experiencias traumáticas.
  • Una de las metas al servirse de este manual consiste en aprender a desarrollar habilidades para alcanzar acuerdos entre diferentes partes, lo cual es muy diferente de forzar a otras partes a plegarse a usted o ignorar sus necesidades.
  • Como regla general, cuantas más partes, cuanto más fragmentada está la personalidad, más rígida y limitada es la experiencia de muchas de dichas partes (no de todas).
  • La mayoría de las partes que funcionan en la vida diaria son fóbicas respecto a las partes estancadas en la época del trauma.
  • Síntomas de hipoactividad: entumecimiento físico, incapacidad para sentir dolor; mente en blanco, incapaz de pensar o hablar; desapego profundo; incapacidad para moverse o responder; somnolencia extrema e incluso pérdida temporal de conciencia.
  • Casi todas las personas que han sufrido un trauma grave tienen problemas para tolerar y regular sus emociones, deseos e impulsos.
  • Es imposible cambiar las experiencias internas si las está evitando, por que está disgustado, atemorizado o avergonzado de ellas. A la evitación grave de sus experiencias internas se le llama evitación experiencial o la fobia a la experiencia interna.
  • Las experiencias internas tienen una buena razón de existir y no deben ser valoradas como “buenas” o “malas”. Todos los seres humanos tienen este amplio abanico de experiencias internas.
  • ¿Qué experiencia evitó o quiere evitar? ¿Cuáles son sus creencias o preocupaciones sobre lo que pudiera suceder si se permitiera aceptar dicha experiencia interna? ¿Qué hizo para evitarla? ¿Qué tipo de ayuda o recursos imagina que podría necesitar con el objeto de ser menos evitativo de dicha experiencia interna?
  • La reflexión es una habilidad esencial en el aprendizaje para superar la fobia de la experiencia interna. Nos ayuda a entender nuestras propias reacciones en lugar de estar simplemente en medio de ellas y, además, nos ayuda a cambiar las reacciones automáticas a respuestas escogidas.
  • Las habilidades reflexivas suelen estar ausentes en gran medida en familias disfuncionales y maltratadoras, en las que las personas a cargo de los niños carecen de estas habilidades para transmitirlas a sus hijos.
  • Todas las personas tienen a veces pensamientos, deseos, necesidades y sentimientos conflictivos.
  • Estar a salvo en el entorno externo constituye una primera meta fundamental para personas traumatizadas que todavía son amenazadas en su vida.
  • La seguridad interna está íntimamente ligada a la capacidad de estar presente en el aquí y ahora y a la sensación de seguridad, al menos con dos o tres relaciones de confianza con otras personas.
  • Las personas con un trastorno disociativo casi siempre sufren períodos con alteraciones del sueño por razones muy diversas.
  • El sonambulismo, llorar, lamentarse, gritar o luchar en sueños es bastante común. En ocasiones, unos pocos sufren incontinencia en la cama.
  • Cuando sea capaz de predecir que podría vivir momentos difíciles, puede hacer planes por adelantando para afrontar la situación eficazmente, en lugar de dejarse coger por sorpresa.
  • Las vacaciones son desagradables para muchas personas, no solamente para quienes padecen un trastorno disociativo.
  • Emociones:
    1. Interés – Excitación.
    2. Disfrute – Alegría.
    3. Sorpresa – Sobresalto.
    4. Aflicción – Angustia.
    5. Ira – Furia.
    6. Miedo – Terror.
    7. Vergüenza – Humillación.
    8. Repugnancia.
  • Las personas con un trastorno disociativo tienen emociones compartimentadas, intolerables e intensas en varias partes de su personalidad.
  • Las personas con un trastorno disociativo pueden experimentar ansiedad o miedo a perder el control de su comportamiento o de sus sentimientos hacia otras partes de sí mismos.
  • Muchas personas con u ntrastorno disociativo no ha aprendido a leer sus señales emocionales, solo a reconocer que se sienten globalmente abrumadas, espantadas, mal o tensas.
  • La regulación emocional es una parte esencial de la sanación.
  • Sentir demasiado o muy poco son en realidad las dos caras de la misma moneda: ambas indican dificultades con la regulación de la activación fisiológica.
  • Una meta importante en terapia es apoyarle para aprender cómo experimentar lo “suficiente” en lugar de demasiado o muy poco.
  • Las personas se regulan a sí mismas utilizando una combinación de regulación relacional y de regulación interna.
  • Muchas personas con un trastorno disociativo complejo son expertas en evitar emociones.
  • Todos desarrollamos ciertas creencias básicas, tanto negativas como positivas.
  • El cambio positivo requiere ser capaz de ser consciente y reflexionar sobre las creencias básicas.
  • Las personas crónicamente traumatizadas a menudo padecen el síntoma de tener creencias básicas negativas persistentes. Son convicciones profundamente arraigadas que habitualmente implican pensamientos de todo o nada, sin equilibrio o matiz alguno. Estas creencias contienen frecuentemente palabras como siempre, nunca o ninguno.
  • Las creencias básicas son influenciadas y reforzadas por los errores cognitivos, que son patrones de pensamientos exagerados e irracionales.
  • Todo el mundo tiene errores cognitivos de vez en cuando. Esto es normal, pero cuando dominan su pensamiento y hacen difícil la vida, necesitan una atención especial.
  • Los siguientes son errores cognitivos comunes:
    • Pensamiento de todo o nada.
    • Sobregeneralización.
    • Filtro mental. Usted o partes de usted se centran en un detalle singular negativo de un suceso y no pueden pensar en nada más.
    • Inferencias prematuras (arbitrarias). Usted o partes de usted llegan a una conclusión sin evidencia suficiente.
    • Lectura de la mente. Usted o partes de usted asumen que saben lo que otra persona está pensando.
    • Predicciones catastrofistas. Asumen que algo horrible va a pasar, que las cosas van a terminar mal y da igual lo que haga.
    • Magnificación. Magnifican fallos o errores personales y aumentan las situaciones de manera desproporcionada.
    • Razonamiento emocional. Asumen, porque todos sus sentimientos son poderosos, que solo lo que está sintiendo determina la realidad, con independencia de otros hechos y experiencias en contra.
    • Explicaciones y declaraciones de tipo “debería”. Usted, o partes de usted, se bombardean con declaraciones tipo “Debería… Tengo que… Podría tener…”.
  • Las personas gravemente traumatizadas, especialmente por otros seres humanos, suelen tener sentimientos intensos de ira, rabia e, incluso, odio y venganza.
  • Es completamente natural reaccionar con ira como forma de protegerse y distanciarse cuando alguien le ha herido intencionalmente. No obstante, cuando la ira se vuelve crónica y no se resuelve, cuando se inhibe durante largos periodos de tiempo o no se controla y se expresa de forma destructiva hacia usted mismo, otras partes de usted u otras personas, se convierte en un obstáculo para las relaciones y la sanación personal.
  • No es infrecuente que las personas expresen ira cuando se sienten avergonzadas o asustadas.
  • El miedo es una de las emociones más generalizadas y problemáticas para los individuos traumatizados.
  • El miedo y la ansiedad se convierten en un problema cuando se activan crónicamente en ausencia de amenaa en el presente o cuando permanecen activados por estímulos que no son realmente peligrosos.
  • Cuando usted se encuentra traumatizado crónicamente es como si la “voz de alarma” de su cuerpo sonase casi siempre, con su miedo a todo gas, con independencia de sus esfuerzos para convencerse a sí mismo de que está salvo.
  • Las partes disociadas que experimentan miedo crónico casi siempre están en alerta máxima y se estimulan fácilmente.
  • Con frecuencia puede experimentar miedo sin tener ninguna idea del motivo de esta reacción, porque quizá evita su experiencia interna.
  • Puede ser consciente de que una parte de usted está aterrorizada, y no importa que trate de tranquilizarla: no por ello sentirá menos miedo.
  • Los individuos crónicamente traumatizados casi siempre experimentan una sensación devastadora de vergüenza de lo que son, además de sentirse avergonzadas por lo que les pasó.
  • La vergüenza es una de las emociones innatas que todos nosotros experimentamos, pero puede ser una de las emociones más destructivas para los individuos traumatizados.
  • la vergüenza implica un sentimiento de fracaso, incompetencia y derrota.
  • Cuando usted siente vergüenza crónica, cree que ningún castigo ni acción correctiva serían suficientes y es incapaz de perdonarse a usted mismo o tener algo d e empatía por el terrible sufrimiento que la vergüenza le ocasiona.
  • La vergüenza no resuelta es la mayor barrera para resolver la disociación.
  • Patrones de comportamiento de la vergüenza: atacarse a uno mismo; atacar a otros; evitar la experiencia interna; apartarse de los demás.
  • Casi todas las personas que tienen un trastorno disociativo complejo experimenta al menos una parte disociada de sí misma que parece joven e infantil; esto es normal dado que fueron generalmente traumatizadas a edad temprana. Dichas partes no son en realidad niños y deben tratarse de manera responsable en el contexto de la vida adulta de una persona.
  • Las partes infantiles guardan normalmente los recuerdos traumáticos, especialmente los recuerdos de miedo, vergüenza, ira, soledad y añoranza de amor, una razón de peso por la que usted puede haberlo evitado.
  • A menudo las partes jóvenes, y quizás otras partes también, no son muy verbales, así que les puede resultar duro expresarse en terapia.
  • Los individuos con un trastorno disociativo habitualmente tienen dificultades para tomar ciertas decisiones debido a los conflictos internos entre las partes disociadas de sí mismos. Incluso las decisiones sencillas de la vida diaria pueden estar cargadas de conflicto. Cada parte puede querer tomar una decisión diferente a la que las otras quieren.
  • La toma de decisiones forma parte del mantenimiento y de la resolución de su trastorno disociativo.
  • Aquellos que han sido heridos de forma considerable en relaciones importantes, especialmente en una edad temprana, por lo general desarrollan sus modelos relacionales basándose en vínculos altamente inestables y destructivos.
  • Tener una relación estrecha con otra persona puede ser una de las experiencias más desafiantes y desencadenantes para individuos que han vivido un trauma personal.
  • Las personas que tienen un trastorno disociativo generalmente esperan rechazo, daño, traición o abandono; por lo tanto, tienen grandes problemas de confianza.
  • Uno puede sentirse absolutamente aislado y solo aun cuando esté rodeado de personas.
  • La asertividad es una habilidad interpersonal esencial que supone ser capaz de expresar las propias necesidades y deseos de una forma confiada que no transgrede los derechos de los demás y no es agresiva.
  • Estrategias no asertivas: apaciguamiento, evitación y agresión.
  • Los límites personales son las directrices para que otras personas se comporten con usted de forma razonable y segura, y de cómo responder si alguien los traspasa.
  • Cuando usted tiene un trastorno disociativo, a menudo tiene conflictos no sólo sobre ser asertivo sino también sobre la distancia emocional óptima entre usted y otra persona. Puede sentirse confuso sobre cómo estar separado de otros y al mismo tiempo cerca.
  • Límite personales sanos:
    • Es capaz de decir “sí” o “no” a otros.
    • Se encuentra bien cuando alguien le dice “no”.
    • Se respeta a usted mismo.
    • Comparte responsabilidad y poder en una relación. No es controlado ni controla.
    • Puede identificar o ser receptivo a que le digan sus errores o el papel que desempeñó en un problema relacional y asume su responsabilidad.
    • Comparte palatinamente información en una relación de confianza mutua.
    • No tolera el abuso ni la falta de respeto.
    • Conoce sus propios deseos, necesidades y sentimientos.
    • Comunica sus deseos, necesidades y sentimientos claramente a la otra persona.
    • Conoce sus límites físicos y sexuales y es capaz de mantenerlos.
    • Es responsable de su propia vida y permite a otros adultos ser responsables de la suya.
    • Valora sus opiniones y sentimientos y los de los demás.
    • Respeta los límites de otras personas y espera que los demás respeten los suyos.
    • Es capaz de pedir ayuda cuando la necesita y puede manejarse usted solo cuando es apropiado.
    • No compromete sus valores ni su integridad para evitar el rechazo.
    • Está dispuesto a seguir adelante con las consecuencias si una persona continúa traspasando sus límites.
  • Límites personales insanos:
    • No puede decir “no” porque tiene miedo al rechazo, abandono, ira o decepción de los otros.
    • Es tan poco claro sobre su propia identidad que deja que otros definan quién es usted y qué hace.
    • Tiende a ser o excesivamente responsable y controlador o bien pasivo y dependiente.
    • Asume los problemas y sentimientos de los demás como propios.
    • Comparte demasiada información personal demasiado pronto en una relación. No sabe cómo marcar el ritmo de compartir lo personal.
    • No puede decir “no” al contacto sexual no deseado.
    • Tiene una alta tolerancia a que se abuse de usted o se le trate sin respeto, o lo pasa por alto.
    • Tiene problemas para identificar sus necesidades, deseos y sentimientos.
    • Si es capaz de identificarlos, sus deseos, necesidades y sentimientos casi siempre son secundarios a los de los demás.
    • Se siente responsable de la felicidad y bienestar de otras personas e ignora la suya.
    • Confía la ayuda, opiniones, sentimientos e ideas de otros más que en las suyas.
    • Confía en los límites de las otras personas en lugar de tener los suyos propios.
    • Traiciona sus valores y creencias para agradar a los demás o evitar el conflicto.
    • Cuando pone un límite, cede si la otra persona presiona un poco.
  • Límites personales rígidos:
    • Dice “no” bastante más a menudo que “sí”, en especial si la petición implica interacción cercana.
    • Evita la intimidad al no lograr la comunicación, provocar peleas, trabajar demasiado y no estar disponible de otras formas.
    • Tiene fobia al apego (a acercarse demasiado) y quizá a la pérdida del apego (a ser rechazado o abandonado), lo que le mantiene a distancia.
    • En raras ocasiones comparte información personal y cuando lo hace se siente incómodo.
    • Tiene dificultad para identificar sus deseos, necesidades y sentimientos y reacciona distanciándose de los demás.
    • Tiene pocas relaciones o no cercanas. Pasa la mayor parte de su tiempo libre solo.
    • En raras ocasiones pide ayuda.
    • No tiene curiosidad ni respeto por los límites de otras personas si no encajan con los suyos.
    • No quiere verse envuelto en los problemas de otras personas.
  • No se desaliente si no logró todo lo que deseaba. Las habilidades de este manual pueden ser muy difíciles y requieren bastante tiempo de práctica y aprendizaje.
  • Los trastornos disociativos tienden a ser crónicos y pueden requerir un tiempo para resolverse.
  • Cada uno de nosotros ha visto muchos pacientes que han sanado y avanzado para tener una vida fructífera y estable.

Otros libros relacionados:

raul

3 comentarios to “Vivir con disociación traumática de Suzette Boon, Kathy Steele y Onno Van Der Hart – Apuntes Breves”

  1. […] Vivir con disociación traumática de Suzette Boon, Kathy Steele y Onno Van Der Hart. […]

  2. […] Vivir con disociación traumática de Suzette Boon, Kathy Steele y Onno Van Der Hart. […]

  3. […] Vivir con disociación traumática de Suzette Boon, Kathy Steele y Onno Van Der Hart. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: