Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Amores altamente peligrosos de Walter Riso – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 29 de septiembre, 2015


© Walter Riso, 2008.
Editorial: Editorial Planeta.

¿Por qué fallamos tanto en el amor? ¿Por qué tanta gente elige a la persona equivocada o se enfrasca en relaciones tan peligrosas como irracionales? ¿Por qué nos resignamos a relaciones dolorosas? Creemos que el amor es infalible y olvidamos algo elemental para la supervivencia amorosa: no todas las propuestas afectivas son convenientes para nuestro bienestar. Nos guste o no, algunas maneras de amar son francamente insoportables y agotadoras.

Este texto va dirigido a cualquier persona que quiera revisar su vida afectiva y hacer del amor una experiencia satisfactoria. No encontrarás aquí las mejores reglas para vivir con tal o cual estilo, más bien lograrás establecer espacios de reflexión para comprender mejor tu relación de pareja y dilucidar hasta dónde se justifica luchar por ella o no.

Amar no es sufrir, y tenemos el derecho a ser felices. Éste es el bien supremo que nadie podrá quitarnos, así sea en nombre del amor.

Walter Riso nació en Italia en 1951. Su familia emigró a Argentina cuando era muy joven. Allí creció en un barrio multiétnico en el seno de una comunidad de inmigrantes italianos. Es doctor en psicología, se especializó en terapia cognitiva y obtuvo una maestría en bioética. Desde hace treinta años trabaja como psicólogo clínico, práctica que alterna con el ejercicio de la cátedra universitaria y la realización de publicaciones científicas y de divulgación en diversos medios. Sus libros han cumplido el propósito de crear una vacuna contra el sufrimiento humano proponiendo estilos de vida saludables en distintos órdenes de la vida. El éxito de los libros de Walter Riso es arrollador. Actualmente reside en Barcelona.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Creemos que el amor es algo infalible y olvidamos algo elemental para la supervivencia amorosa: no todas las propuestas afectivas son convenientes para nuestro bienestar.
  • Cualquier vínculo afectivo donde nuestros valores esenciales se vean amenazados está contraindicado para nuestra felicidad.
  • Todo debemos “sacrificar” algo (en un sentido constructivo) para que la relación prospere.
  • Prevención y afrontamiento, dos estrategias de supervivencia guiadas por la razón.
  • Aceptar el modo de ser de la pareja, siempre y cuando no tengamos que inmolarnos psicológicamente en el intento.
  • Una relación bien establecida será aquella en que ambos se encuentren satisfechos, puedan realizar sus proyectos de vida y no se vena pisoteados sus derechos. Ambos.
  • Sería un error pensar que me estoy refiriendo a casos aislados o excéntricos. Se calcula que la suma de todos estos estilos, en su caso extremo (trastornos de la personalidad), suma entre un 20% y un 30% de la población. Y si consideramos los casos moderados, la cifra aumenta sustancialmente.
  • Amar no es sufrir, y tenemos derecho a ser felices.
  • No encontrarás aquí las mejores reglas para vivir con tal o cual estilo disfuncional y tapar el sol con el dedo, más bien lograrás establecer espacios de reflexión para comprender mejor tu relación de pareja.
  • Estilo histriónico / teatral. El amor hostigante.
    • Al principio sus relaciones afectivas están impregnadas de un enamoramiento frenético y fuera de control y después, como en caída libre, suelen terminar con las relaciones de manera drástica y tormentosa.
    • ¿Cómo estar con alguien que nunca está satisfecho afectivamente?
    • Basta ir a una discoteca de moda para encontrarse con un mundo “histeriode”, donde tanto hombres como mujeres hacen alarde de sus más encantadores atributos. En la filosofía del “histeriquismo”, cautivar puede ser más excitante que tener sexo; enamorar, más impactante que enamorarse; ilusionar y fantasear, más estimulante que ligar, y sentir, mucho más ventajoso que pensar. Se mira y no se toca, o si se toca, es por encima.
    • Por querer conservar altamente motivadas a sus parejas, las cansan, y terminan generando en los otros precisamente lo que quieren evitar.
    • La inaceptable propuesta afectiva de estas personas parte de tres actitudes destructivas para el amor: “Tu vida debe girar a mi alrededor” (llamar la atención a cualquier coste), “El amor es puro sentimiento” (emotividad/expresividad) y “Tu amor no me llena” (insatisfacción afectiva).
    • Si posees alguna de ellas, podrás convertirte en presa fácil de cualquier encantador de serpientes: “Necesito una pareja light, que no me complique la vida”, “Necesito alguien más extrovertido que yo” y “Necesito que me valoren”.
    • Llamar la atención a cualquier costo es la exigencia vital.
    • Falta de control sobre las propias emociones, que suelen dispararse espontáneamente y sin medir consecuencias.
    • Una muy baja tolerancia a la frustración.
    • Hagas lo que hagas, ella o él siempre querrán más y mejor.
    • Un histrionismo leve o moderado se deja manejar y hasta puede ser agradable, si sabemos y podemos dosificarlo.
    • La clave para estar con una persona histriónica es que ésta aprenda a regular sus estados de ánimo y su dependencia.
    • El amor histriónico es exponencial: por cada gramo de amor que entregues, recibirás varios kilos.
    • Con estas personas hay cosas que negociar, porque su estructura mental no está dirigida a menospreciar ni socabar al otro.
    • Siempre estarán pendientes de decir lo que esperas escuchar o de adularte exageradamente, incluso cuando no mereces halago.
    • No conocen la discreción.
    • Es posible que tus padres hayan reforzado en ti la conducta de llamar la atención o que tuvieras cerca modelos histriónicos a los que imitar.
    • La ayuda profesional en tu caso es de buen pronóstico, porque se orientará a modular y regular tu estilo para que logres un equilibrio saludable. No obstante, cualquier terapia que inicies implicará para ti un esfuerzo racional, que no siempre es fácil para alguien acostumbrado a manejarse por el sentimiento.
  • Estilo paranoico / vigilante. El amor desconfiado.
    • Serás culpable hasta que demuestres lo contrario. Siempre estarás en la lista negra de los enemigos potenciales.
    • Tu proceder siempre esconderá una “segunda intención”.
    • Sere recelosos y contraatacar es su mejor forma de sobrevivir en un mundo percibido como hostil y explotador.
    • El amor y la desconfianza no son compatibles.
    • La suspicacia se generaliza irracionalmente y se transforma en un modo de vida.
    • Tres esquemas destructivos: “Si te doy amor, te aprovecharás de mi” (inhibición defensiva); “Si no estoy vigilante, me engañarás” (focalización maladaptiva), y “El pasado te condena” (fatalismo afectivo).
    • Esquemas maladaptativos y sus necesidades asociadas: “Necesito una pareja que justifique y acompañe mi aislamiento” (lazarillo social); “Necesito que estés celoso y sufras por mí, para sentir que tu amor es verdadero” (sufrimiento confirmatorio), y “Necesito que me ayudes a detectar a los enemigos” (desconfianza empática).
    • El estilo paranoide se regodea en la memoria de eventos negativos, extrae conclusiones absurdas y luego censura sin piedad.
    • Para la gente muy celosa y rencorosa, el tiempo no limpia las heridas, las exacerba y las mantiene abiertas.
    • El paranoide es experto en celar, custodiar, acechar, espiar y emboscar a su pareja.
    • Si no hay confianza no hay relación sana.
    • Amar saludablemente no implica que debamos justificar ante el otro cada uno de nuestros comportamientos, mostrar pruebas de solvencia moral o jurar que no somos parte de una red terrorista.
    • La desconfianza básica como es tilo de vida es muy difícil de erradicar.
    • No querrá responde a preguntas relacionadas con su vida personal. Tratará de averiguar mucho sobre tu vida pasada.
    • Temes a las personas, crees que te lastimarán de nuevo y por eso has montado tu logística defensiva. Te sientes frágil.
    • Una terapia eficaz y racional te permitirá ingresar en el mundo social, amigablemente y en paz.
  • Estilo pasivo / agresivo. El amor subersivo.
    • Estar vinculado a una persona pasivo/agresivo es tener un movimiento de resistencia civil en casa: sabotaje, insurección, lentitud desesperante, incumplimiento de los compromisos e indolencia, todo junto e imprevisible.
    • Amor resentido y dependiente a la vez.
    • El conflicto con la autoridad, real o percibida, es una de las características principales.
    • Será un conspirador de la relación y a la vez incapaz de renunciar a ella.
    • Tres actitudes especialmente dañinas: “Tu proximidad afectiva me aprisiona, tu lejanía me genera inseguridad” (ambivalencia interpersonal); “Debo oponerme a tu amor, pero sin perderte” (sabotaje afectivo); y “Aunque nos amemos, todo irá de mal en peor” (pesimismo contagioso).
    • Dos esquemas principales que inducen a las personas a caer en las trampas pasivo/agresivas: proteccionismo amoroso y despreocupación/comodidad.
    • La táctica consiste en hacer uso de las ventajas que le brinda la pareja (seguridad, protección) sin asumir ningún compromiso ni incomodarse.
    • ¿Para qué quieres a una pesona que “no puede vivir sin ti pero te martiriza”?
    • No desgastarse en convencer al otro en cosas obvias.
    • No responder a las provocaciones típicas. No le prestes atención, deja que no encuentre adversario.
    • No te sientas el padre o la madre de tu pareja, deja que crezca.
    • Tu felicidad será su tristeza.
    • No conozco ninguna persona emparejada con una pasivo/agresivo que viva relativamente feliz. No importa que el caso sea severo, moderado o leve, la esencia conflictiva que determina los actos subversivos estará presente.
    • Ningún profesional te llevará a negociar con tus principios ni a someterte al control del otro. Aprenderás a ser asertivo y a expresar tus emociones y pensamientos de una manera adecuada. Y entonces no te hará falta el terrorismo afectivo.
  • Estilo narcisista / egocéntrico. El amor egoísta.
    • Las personas narcisistas se consideran a sí mismas especiales y únicas, mientras perciben a los demás como inferiores, vasallos o simples partidarios.
    • La paradoja es: cuanto más amas a un narnicista, más estarás alimentado su sentimiento de grandisiodad y más se alejará de ti.
    • Tres actitudes irracionales: “Mis necesidades son más importantes que las tuyas” (menosprecio afectivo); “¡Qué suerte tienes de que yo sea tu pareja!” (grandiosidad/superioridad) y “Si me criticas, no me amas” (hipersensibilidad a la crítica).
    • No puede abarcar al prójimo porque vive enfrascado en sus propias necesidades y sentimientos.
    • Suele ser abusivo y arbitrario en el manejo de los bienes comunes de la pareja, sean físicos, psicológicos o emocionales.
    • Incapacidad de amar a otros a causa de la codicia.
    • Incapacidad de descentrarse y ponerse en el punto de vista ajeno.
    • Esquemas negativos que incrementan la posibilidad de establecer relaciones con personas narcisistas: “Necesito una relación que me dé estatus” (indeseabilidad personal); “Necesito a alguien con quien identificarme” (indeterminación del “yo”), y “Necesito dar amor desesperadamente” (entrega ilimitada).
    • No puede haber amor si el egoísmo manda.
    • Retirar la admiración y los halagos que sólo busquen alimentar el ego del otro.
    • Cada vez que descubrimos y ponemos de manifiesto cuál es el verdadero propósito del narcisista, el comportamiento manipulativo pierde poder. Una vez conozcamos su motivación e intención, todo se reduce a no entrar en el juego.
    • Un narcisista leve no genera tanto daño como uno moderado o severo, e inclusive su pareja puede llegar a acoplarse a sus exigencias sin sufrir traumas severos. La pregunta es si con eso basta.
    • Parece que escucha cuando le hablas, pero su mente está secuestrada por el ego.
    • La mayoría de las conversaciones tienden a canalizarse hacia su propia persona.
    • Nunca dirá “no sé”. Saca el tema que quieras y tendrás a una persona erudita delante.
    • Vender una imagen de grandiosidad es bastante agotador y muy poco rentable en términos sociales.
    • El futuro de un narcisista consecuente es el destierro y el aislamiento.
    • Aprende a perder, no saltarte las reglas, no imponer tus puntos de vista, interesarte por el prójimo y admitir que cometes errores.
    • Ser humilde es ser consciente de la propia insuficiencia.
  • Estilo obsesivo / compulsivo. El amor perfeccionista.
    • El culto al control.
    • Siempre habrá algo que podrías haber hecho mejor.
    • Controla, organiza, establece reglas, ordena y sistematiza todo a su paso.
    • Un callejón sin salida: la frustración.
    • Tres esquemas castigadores y limitantes: “Te equivocas demasiado” (crítica/inculpación); “De ahora en adelante, yo tomaré las riendas” (responsabilidad ilimitada), y “Debo mantener mis emociones bajo control” (constricción emocional).
    • Jamás cederá el control porque cree que nadie lo hará mejor que él.
    • Uno de los miedos principales que mortifica a las personas obsesivas es que si dejan de ejercer el control mental sobre sus emociones se meterán en problemas o harán el ridículo.
    • Tres vulnerabilidades o necesidades básicas que facilitan el enganche: “Necesito a alguien eficiente a mi lado” (incompetencia/fracaso), “Necesito a alguien que me encauce por la buena senda” (autocontrol insuficiente), y “Necesito una pareja muy responsable y confiable” (compromiso/lealtad).
    • El amor obsesivo es un amor estancando en la rutina y la normatividad, es un amor que no fluye ni se renueva.
    • Ni entrega ni provocación, más bien acuerdos racionales y terapia especializada.
    • Si la neesidad para mantener el orden y la avaricia ceden y la expresión de afecto mejora, es posible que con paciencia se pueda recomponer la relación.
    • Su atención estará focalizada en los detalles y perderá de vista la totalidad de los hechos.
    • No soportará que las cosas no estén en su sitio como “deberían”.
    • Necesitas reestructurar tus valores y entender que la felicidad nada tiene que ver con la búsqueda de la certeza y el alto rendimiento.
    • Se trata de soltarse. Descontrolarse a veces es saludable, lo cual significa que le des más cabida a la emoción y que aprendas a “perder el tiempo” en el buen sentido.
    • La interiorización de patrones estrictos hace que las personas desarrollen miedo a salirse de las normas morales y psicológicas.
    • Exagerar los principios es tan perjudicial como no tenerlos.
  • Estilo antisocial / pendenciero. El amor violento.
    • Se los considera “idiotas morales”, personas incapaces de reconocer los derechos de los demás.
    • Tienden a violar la snormas sociales, son extremadamente impulsivos, irresponsables y con frecuencia presentan comportamientos fraudulentos e ilegales.
    • La esencia del amor maligno es la cosificación del otro. Supone convertir a las perosnas en objetos de uso múltiple y desprenderse de cualquier responsabilidad frente a la existencia ajena.
    • Se opone al sentimiento de compasión por los demás seres vivos, es lo contrario del altruismo, su opuesto natural.
    • Maltrato cruel y sostenido, ya sea físico, psicológico o emocional.
    • Tres esquemas profundamente patológicos y dañinos: “No me interesan tu dolor ni tu alegría” (cosificación afectiva), “Te lo tienes merecido, ¿quién te manda ser tan débil?” (desprecio/maltrato) y “No tengo ninguna obligación contigo” (irresponsabilidad interpersonal).
    • No necesita de la gente para fortalecer su autoestima.
    • Fríos de corazón, así se les llama a lossociópatas.
    • La lucha por el más apto hace que se inclinen ante los más fuertes o aquellos que podrían vencerlos.
    • Un depredador respeta a otro depredador.
    • La mayoría de estas personas poseen un cociente intelectual alto y, aunque sean impulsivas, también son manipuladoras y actúan con premeditación.
    • La idea del compromiso no existe, y menos aún el concepto de las obligaciones adquiridas, llámense laborales, conyugales o económicas.
    • La incapacidad de dudar sobre lo que uno dice o hace gnera una ilusión de control de serias consecuencias morales.
    • Esquemas maladaptativos que el estilo antisocial termina por atraer: “Necesito una pareja que me defienda” (debilidad crónica); “Necesito alguien valiente a quien admirar” (desprecio al miedo), y “Necesito que me hagan sentir emociones fuertes” (adicción al peligro).
    • Pretender alcanzar una relación saludable con alguien que carece de empatía, maltrata y es irresponsable no deja de ser una torpeza o una forma tenebrosa de suicidio asistido.
    • El sujeto antisocial incrementará su actitud despreciativa y violenta cuanto mayor sea la entrega de su pareja y del agente en general.
    • No tiene mucho sentido que emprendas una cruzada para humanizar a tu pareja y enseñarle que además de no castigarte debería ser sensible a tus necesidades.
    • No se puede tener una vida digna, aunque parezca “amorosa”.
    • Es difícil apostar por el cambio si no tienes conciencia plena de tu mal.
  • Estilo esquizoide / ermitaño. El amor desvinculado o indiferente.
    • Aislarse afectivamente de la pareja es una forma silenciosa de agresión.
    • La indiferencia del esquizoide es mortal, porque no tiene su origen en el ego, sino en una desvinculación esencial: la ausencia emocional sin más razón que la ausencia misma.
    • Algo se rompe en la mente del esquizoide que no deja captar la dimensión humana del otro.
    • Nadie penetra la férrea territorialidad en la cual están enclaustrados.
    • El esquizoide es un pasivo/agresivo “superado” que ha resuelto el conflicto a favor de la autonomía.
    • La complejidad de esta manera de relacionarse: “No comprendo tus sentimientos y emociones” (analfabetismo emocional); “Puedo vivir sin tu amor” (autosuficiencia afectiva).
    • Cuanto más amor le entregues a un esquizoide, más te hundirás en la soledad, porque más se alejará de ti.
    • Les cuesta leer lo que el otro siente. Alexitimia, incapacidad de procesar información emocional y/o afectiva, propia o ajena.
    • La indiferencia es una tortura que mata a cámara lenta.
    • La indiferencia es profundamente destructiva para alguien que espera ser amado o amada.
    • No ruega por amor, pide muy poco o nada, no suplica, no sugiere y no colabora para que la relación mejore.
    • Esquemas especialmente vulnerables: “Necesito a alguien que respete mis espacio” (reserva personal/independencia) y “Necesito que la conquista sea un reto” (desafío como motivación).
    • La tarea de ablandar a un ermitaño afectivo no tiene límite de tiempo ni distancia definida, la tarea puede durar toda la vida.
    • Nadie se acostumbra a la alexitimia.
    • No se puede convivir afectivamente con una persona esquizoide/ermitaña.
    • Tendrán muy pocos amigos y notarás que es indiferente a la opinión de los demás, así como al dolor y la alegría ajenos.
    • La ayuda profesional en tu caso es imprescindible.
  • Estilo limítrofe / inestable. El amor caótico.
    • Persona impulsiva, emocionalmente inestable, paradójica, caprichosa, insegura, autodestructiva y con tendencia a crear adicciones, entre otras conductas disfuncionales. Si temperamenteo será imprevisible y explosivo.
    • Amor sobre ascuas, bordeando el límite entre la angustia y la locura.
    • Indefinición e inestabilidad.
    • Esquemas enfermizos: “No sé quién soy, ni qué quiero” (identidad fragmentada); “No puedo vivir contigo, ni sin ti” (abandono/desconfianza); “Te amo y te odio” (inestabilidad emocional).
    • La soledad representa estar frente al más absoluto vacío existencial.
    • Los problemas de identidad van de la mano de la baja autoestima.
    • Esquemas disfuncionales: “Soy débil y vulnerable” (dependencia/incompetencia); “La gente es mala y peligrosa” (desconfianza/abuso); y “Soy un fraude” (fracaso/baja autoestima).
    • La visión del estilo limítrofe se mueve entre polaridades: todo o nada, bueno o malo, éxito o fracaso.
    • La energía de las personas con estilo inestable puede agradar a todo aquel que busca emociones fuertes. Ésta es la razón por la cual los sujetos antisociales son quienes más se acomodan a las redes de alta tensión del estilo limítrofe/inestable.
    • La personalidad límite no tratará de esconder su manera de ser, por el contrario, se mostrará abierta y descarada.
    • La vida te parece un caos existencial indescifrable.
    • No hagas de tu relación una excusa para lesionarte y lesionar.
  • Un buen receptor afectivo, que se quiere a sí mismo, se apropia del amor que le entregan y lo devuelve con creces.
  • Bernard Shaw: “El peor pecado contra el prójimo no consiste en odiarle, sino en mirarle con indiferencia. Ésta es la esencia de la humanidad”.
  • Gilbert Keith Chesterton: “¿Es usted un demonio? Soy un hombre. Y por lo tanto tengo dentro de mí todos los demonios”.
  • Miguel de Cervantes: “Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta”.
  • Eric Fromm: “En el amor se da la paradoja de que dos seres son uno y, no obstante, siguen siendo dos”.
  • Kipling: “Prefiero creer que los demás son mejores de lo que son: evita muchas preocupaciones”.
  • George Eliot: “¿Qué soledad es más solitaria que la desconfianza?”.
  • El amor saludable es un amor apuntalado en la dignidad humana, en la convicción de que una buena relación favorece el desarrollo del potencial humano y lo reafirma.
  • La única certeza que podemos esperar del amor: la confianza básica. Saber que la persona que amas nunca te hará daño intencionadamente.
  • Miguel de Unamuno: “Tu desconfianza me inquieta y tu silencio me ofende”.
  • Si tu pareja no cree en ti estarás fluctuando entre la persecución y el dedo acusador: arresto y juicio.
  • No caer en las trampas de los estilos afectivos tóxicos, en el juego destructivo de su patología, requiere no sólo de un conocimiento sobre el tema, sino también de cierta madurez afectiva.
  • En la maraña del amor es tan importante saber lo que quieres como lo que no quieres.
  • Es la sabiduría del “no”, que nos ayuda a evitar la mortificación y el sufrimiento inútil que surgen de una relación imposible y altamente peligrosa.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

3 comentarios to “Amores altamente peligrosos de Walter Riso – Apuntes Breves”

  1. Gracias por tu visita a mi blog. El tuyo es muy interesante. Saludos. Elssa Ana

  2. […] Amores altamente peligrosos de Walter Riso. […]

  3. […] Amores altamente peligrosos de Walter Riso. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: