Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El fin del poder de Moisés Naím – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 1 de diciembre, 2015


Título original: The End of Power.
© 2013, Moisés Naím
© 2013, María Luisa Rodríguez Tapiam por la traducción
Editorial: Debate.

El poder está cambiando de manos: de grandes ejércitos disciplinados a caóticas bandas de insurgentes; de gigantescas corporaciones a agiles emprendedores; de los palacios presidenciales a las plazas públicas.

Pero también está cambiando en sí mismo: cada vez es más difícil de ejercer y más fácil de perder. El resultado, como afirmaMoises Naim, es que los líderes actuales tienen menos poder que sus antecesores, y que el potencial para que ocurran cambios repentinos y radicales sea mayor que nunca.

En El fin del poder, Naim describe la lucha entre los grandes actores antes dominantes y los nuevos micropoderes que ahora les desafían en todos los ámbitos de la actividad humana. La energía iconoclasta de los micropoderes puede derrocar dictadores, acabar con los monopolios y abrir nuevas e increíbles oportunidades, pero también puede conducir al caos y la parálisis.

A partir de estudios nuevos y provocadores y de su experiencia en asuntos internacionales, Naim explica como el fin del poder está remodelando el mundo en que vivimos.

Moisés Naím (1952), doctor por el MIT, fue ministro de Fomento de Venezuela, director del Banco Central y director ejecutivo del Banco Mundial. Durante catorce años y hasta 2010 Moisés Naím dirigió la prestigiosa revista Foreign Policy, convirtiéndose en uno de los más respetados analistas de la economía y la política, y uno de los columnistas más leídos en lengua española. En 2011 fue galardonado con el Premio Ortega y Gasset de periodismo a la mejor trayectoria profesional, y en 2013 la revista británica Prospect le incluyó en su lista de los pensadores más importantes del mundo. Actualmente reside en Washington, DC donde trabaja para el Carnegie Endowment for International Peace.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • La lección más profunda que me dejó esa experiencia (Ministro de Fomento de Venezuela). La enorme brecha entre la percepción y la realidad de mi poder. En principio yo gozaba de enorme poder. En la práctica, no tenía más que una limitadísima capacidad de emplear recursos, de movilizar personas y organizaciones y, en términos generales, de hacer que las cosas sucedieran. Mis colegas tenían el mismo sentimiento y creo que incluso el presidente. Cuando me reúno con otros jefes de Estado, solemos tener anécdotas muy similares en este sentido.
  • Joschka Fischer, uno de los políticos más populares de Alemania: “Una de mis mayores sorpresas fue descubrir que los grandes palacios oficiales y todos los demás símbolos del poder del gobierno eran, en realidad, una escenografía bastante buena. La arquitectura imperial de los palacios oficiales oculta lo limitado que es en la práctica el poder de quienes trabajan en ellos”.
  • Los poderosos tienen cada vez más limitaciones para ejercer el poder que sin duda poseen.
  • El poder es cada vez más débil, más transitorio, más limitado.
  • El poder se está dispersando cada vez más y los grandes actores tradicionales se ven enfrentados a nuevos y sorprendentes rivales, algunos mucho más pequeños en tamaño y recursos.
  • El ajedrez es una metáfora clásica del poder.
  • En 1992, el consejero delegado de una empresa de las quinientas más grandes según la revista Forbes tenía un 36% de probabilidades de conservar su puesto durante cinco años; en 1998, esa probabilidad había bajado al 25%. En 2005, había descendido de diez a seis años. Y es una tendencia mundial.
  • El arraigado e histórico poder de las grandes religiones está deteriorándose a gran velocidad.
  • Las tecnologías de la información desempeñan un papel importante en la manera de acceder y utilizar el poder.
  • Los cambios han beneficiado a los innovadores y a nuevos protagonistas en muchos campos; entre ellos, por desgracia a delincuentes, terroristas, insurgentes, piratas informáticos, traficantes, falsificadores y ciberdelincuentes.
  • Lo que está transformando el mundo está relacionado, más que con la rivalidad entre los megaactores, con el ascenso de los micropoderes y su capacidad de desafiarlos con éxito.
  • La degradación del poder no significa la extinción de los megaactores. Las grandes burocracias de los estados, los grandes ejércitos, las grandes empresas y las grandes universidades tendrán más límites y restricciones que nunca, pero desde luego seguirán siendo importantes, y sus acciones y decisiones seguirán t eniendo un peso enorme.
  • Friedrich Nietzsche, Así habló zaratustra: “Donde encontré un ser vivo, allí hallé la voluntad de poder; e incluso en la voluntad del siervo hallé la voluntad de ser amo”.
  • Robert Dahl, politólogo: “A tiene poder sobre B en la medida en que puede conseguir que B haga algo que de otra manera no haría”.
  • El papel del poder no es solo garantizar la dominación o establecer una relación de vencedores y vencidos, sino que además organiza comunidades, sociedades, mercados y el mundo.
  • Hobbes: “Durante el período en el que los hombres viven sin un ‘poder común’ que intimide y organice, se encuentran en la condición que denominamos guerra, y se trata de una guerra de todos contra todos”. La degradación del poder implica el riesgo de generar una situación así.
  • Un mundo en el cual todos tienen el poder suficiente para impedir las iniciativas de los demás, pero en el que nadie tiene poder para imponer una línea de actuación, es un mundo donde las decisiones no se toman, se toman demasiado tarde o se diluyen hasta resultar ineficaces.
  • Cuanto más resbaladizo es el poder, más se rigen nuestras vidas por incentivos y miedos inmediatos, y menos posibilidades tenemos de marcar el curso de nuestras acciones y trazar un plan para el futuro.
  • Comprender la degradación del poder es el primer paso para encontrar la manera de avanzar en un mundo que está renaciendo.
  • Canales a través de los cuales se ejerce el poder:
    • La fuerza: el canal más obvio y conocido.
    • El código: la moral, la tradición, las costumbres culturales, las expectativas sociales, las creencias religiosas y los valores transmitidos a través de generaciones.
    • El mensaje: el poder de la publicidad.
    • La recompensa: la gente aceptaría una recompensa a cambio de hacer cosas que en otro caso no haría.
  • Taxonomía del poder del profesor Ian MacMillan, Universidad de Pensilvania:
    • Resultado visto como mejora:
      • Incentivos al cambio: Inducción mediante recompensa: aumentar el salario, bajar el precio para cerrar el trato.
      • Preferencias de cambio: Persuasión mediante el mensaje: publicidad, campañas, lemas.
    • Resultado visto como no mejora:
      • Incentivos al cambio: Coacción mediante la fuerza: aplicación de la ley, represión, uso de la violencia.
      • Preferencias de cambio: Obligación empleando un código: deber religioso o tradicional, persuasión moral.
  • La respuesta a la pregunta de cómo adquirir y retener el máximo poder posible era evidente: haciéndose grande.
  • Javier Solana: “Durante el último cuarto de siglo he visto cómo múltiples fuerzas y factores nuevos limitavan incluso a las potencias más ricas y tecnológicamente más avanzadas. Ya no pueden hacer casi nunca lo que quieren”.
  • Las tres categorías de cambios que llamo “revoluciones”: la revolución del más, la revolución de la movilidad y la revolución de la mentalidad.
  • Cuando las personas son más numerosas y viven vidas más plenas, se vuelven más difíciles de regular, dominar y controlar.
  • Zbigniew Brzezinski, antiguo consejero de seguridad nacional estadounidense: “Hoy es infinitamente más fácil matar a un millón de personas que controlarlas”.
  • Hoy hay más g ente que se mueven mucho más. Eso hace que sean más difíciles de controlar.
  • La mayor sencillez de los viajes y el transporte y las formas más rápidas y baratas de enviar información, dinero u objetos valiosos facilitan la vida a los aspirantes y se la dificultan a quienes ya tienen el poder.
  • El poder y las tres revoluciones:
    • Revolución del más:
      • Aplasta las barreras: “Más difíciles de controlar y coordinar”.
      • Fuerza: ¿Pueden mantener el control las leyes o los ejércitos cuanto la gente es más numerosas, más sana y está mejor informada?
      • Código: ¿Pueden estar las afirmaciones morales a la altura de las realidades materiales cambiantes y del aumento de información?
      • Mensaje: ¿Un gran mercado es una ventaja cuando existen tantos nichos prometedores?
      • Recompensa: ¿Cómo adaptar los incentivos a un mundo con tantas posibilidades de elección?
    • Revolución de la movilidad:
      • Rodea las barreras: “Se acabó el público cautivo”.
      • Fuerza: Las jurisdicciones y los límites de mercado son porosos y escurridizos; las fronteras son más difíciles de vigilar.
      • Código: La ambición asalta todas las certidumbres.
      • Mensaje: Exsite la conciencia de que las alternativas son casi infinitas, y una capacidad creciente de alcanzarlas.
      • Recompensa: ¿Cómo adaptar los incentivos cuando las personas, el dinero y las ideas no dejan de cambiar?
    • Revolución de la mentalidad:
      • Socava las barreras: “Ya no hay nada por descontado”.
      • Fuerza: El respeto automático a la autoridad deja de existir.
      • Código: Los valores universales son más importantes que el dogma.
      • Mensaje: El escepticismo y las mentalidades están más abiertos al cambio, y existe cada vez más propensión a cambiar de preferencias.
      • Recompensa: El coste de la lealtad es cada vez mayor, y existen menos incentivos para aceptar el status quo.
  • Cada vez es más frecuente que una mayoría de votos no garantice la capacidad para impulsar un programa de govierno o tomar decisiones fundamentales.
  • Dado que hay muchos menos regímenes opresivos en el mundo, se podría pensar que los que aún resisten reprimen con más dureza las libertades y el pluralismo político. No obstante, sucede todo lo contrario.
  • Lena Hjelm-Wallén, antigua viceprimera ministra y ministra de Exteriores de Suecia: “La gente se moviliza más por cuestiones concretas que le afectan en su vida diaria que por las ideologías abstractas y generales que representan los partidos”.
  • El separatismo regional, la xenofobia, las campañas contra los inmigrantes y los fundamentalismos religiosos también se benefician de la degradación del poder.
  • La capacidad cada vez mayor de pequeños y ágiles grupos de combatientes para defender sus intereses, al tiempo que causan daños importantes a enemigos militares mucho mayores y más establecidos, es una de las maneras en que ha cambiado el ejercicio del poder mediante la fuerza.
  • Drones. Los vehículos aéreos no tripulados no son un concepto nuevo. Pero los avances tecnológicos de los últimos decenios los han vuelto mucho más poderosos, y el bajo coste, así como la capacidad de volar sin que nadie los pilote, los hace más atractivos para las misiones de combate.
  • Nadie cree que los terroristas puedan hacer que las grandes potencias dejen de existir, pero no cabe duda de que pueden repercutir en su comportamiento y negarles opciones que antes daban por descontadas.
  • Los aviones no tripulados, los artefactos explosivos caseros, el ciberespacio utilizado como arma, las municiones de precisión, los terroristas suicidas, los piratas, las redes delictivas transnacionales, ricas y dotadas de armamento, y otros muchos actores armados han alterado el panorama de la seguridad internacional.
  • Lo que está en juego no solo es el prestigio de países y su influencia relativa, sino la estabilidad misma de todo el sistema internacional.
  • Cada vez que la política mundial atraviesa un período de grandes cambios, asoman su desagradable cavbeza los espectros del conflicto armado y la anarquía.
  • La idea de la diplomacia como una profesión en cecadencia no es nueva.
  • Será necesario inventar formas completamente distintas de coordinación internacional.
  • Los grandes desafíos para los bancos dominantes proceden de los hedge funds y otros nuevos actores financieros que tienen acceso a tantos recursos como ellos, pero que pueden actuar con mayor rapidez y mucha más flexibilidad.
  • CEMEX es ejemplo de una compañía nueva e innovadora de un país (México) que no solía ser cuan de empresas mundialmente competitivas y que ha trastocado la estructura de poder tradicional de un sector viejo y muy concentrado.
  • Zara ha logrado tener gran agilidad, velocidad y mucha sensibilidad frente a las preferencias de los consumidores.
  • Pocos obstáculos son tan perjudiciales para la actividad empresarial como la falta de capital. El acceso al capital es ahora más fácil.
  • John Maraganore, consejero delegado de una pequeña farmaceútica: “No sé cómo se puede tener un entorno verdaderamente innovador en una gran farmaceútica. Me resulta difícil imaginar cómo se puede fomentar un ambiente de innovación, de riesgo, y obtener así grandes productos”.
  • Una de las paradojas de nuestra época es que, al mismo tiempo que las empresas se han vuelto más grandes, más ubicuas y con más influencia política, también son cada vez más vulnerables a peligros que no solo pueden perjudicar sus ventas, beneficios y reputación sino, en algunos casos, incluso pueden obligarlas a cerrar.
  • El auge del pequeño periodismo, el periodismo ciudadano y el de los no profesionales, además de las redes sociales, es un complemento ya inevitable para los medios tradicionales.
  • Las revoluciones del más, de la movilidad y de la mentalidad no han dejado intacto ningún ámbito. La fragmentación y la polarización están transformando nuestras sociedades a todos los niveles.
  • Cuando el poder tiene tantas restricciones, se crea un terreno muy fértil para la parálisis en la toma de decisiones. En estos casos la estabilidad, la previsibilidad, la seguridad y la prosperidad material salen perjudicados.
  • Si no nos adaptamos a la degradación del poder y la orientamos hacia el bien social, puede acabar siendo contraproducente y destructiva.
  • Somos más vulnerables a las malas ideas y a los malos líderes.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

2 comentarios to “El fin del poder de Moisés Naím – Apuntes Breves”

  1. […] El fin del poder de Moisés Naím. […]

  2. […] El fin del poder de Moisés Naím. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: