Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

El arte de amargarse la vida de Paul Watzlawik – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 23 de febrero, 2016


Título original: Anleitung zum Unglücklichsein.
© 1983, Paul Watzlawick.
Traducción del alemám: Xavier Moll
Editorial: Editorial Herder.

Ya es hora de acabar con los milenarios cuentos que presentan la felicidad, la dicha, la buena fortuna como objetivos deseables. Demasiado tiempo han tratado de convencernos de que la búsqueda de felicidad nos deparará la felicidad.

Nuestro mundo, anegado por las recetas para lograr[la], no puede esperar más a que le echemos un cable.

El Estado necesita que el desamparo y la desdicha de la población aumenten constantemente, y esta tarea no puede confiarse a la buena intención de ciudadanos aficionados.

Llevar una vida amargada lo puede hacer cualquiera, pero amargarse la vida a propósito es un arte que se aprende, y no basta con experimentar un par de contratiempos.

El presente libro pretende hacer una pequeña aportación, consciente y responsable, para evitar esta catástrofe.

Paul Watzlawick (1921-2007), psicólogo y filósofo estadounidense de origen austriaco, es una de las figuras clave en el desarrollo de la Teoría de la comunicación humana y del constructivismo, así como una referencia en el campo de la terapia familiar y sistémica. Doctorado por la Universidad de Venecia, tras su paso por el Instituto C.G. Jung en Zúrich y la Universidad de El Salvador, fijó definitivamente su residencia en EE. UU., donde colaboró en el Mental Research Institute de Palo Alto y fue profesor en la Universidad de Stanford.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Feodor Mijailovich Dostoievski: “¿Qué puede esperarse de un hombre? Cólmelo usted de todos los bienes de la tierra, sumérjalo en la felicidad hasta el cuello, hasta encima de su cabeza, de forma que a la superficie de su dicha, como en el nivel del agua, suban las burbujas, déle unos ingresos que no tenga más que dormir, ingerir pasteles y mirarpor la permanencia de la especie humana; a pesar de todo, este mismo hombre de puro desgradecido, por simple descaro, le jugará a usted en el acto una mala pasada”.
  • No hay nada más difícil de soportar que una serie de días buenos.
  • El concepto de felicidad ni siquiera puede definirse.
  • ¿Qué seríamos o dónde estaríamos sin nuestro infortunio? Lo necesitamos a rabiar, en el sentido más propio de esta palabra.
  • Como los directores de un zoológico en dimensiones reducidas, en grandes dimensions, los Estados también se han impuesto la tarea de configurar la vida de los ciudadanos de modo que ésta, desde la cuna hasta la tumba, sea segura y chorreante de felicidad. En todo el mundo occidental, los gastos públicos para política sanitaria y social aumentan de año en año en proporción siempre mayor.
  • Llevar una vida amargada lo puede cualquiera pero amargarse la vida a propósito es un arte que se aprende, no bata tener alguna experiencia personal con un par de contratiempos.
  • Uno puede generar la desdicha en el retiro total de su propia cabeza.
  • Se trata fundamentalmente de la convicción de que no hay más que una sola opinión correcta: la propia.
  • Ducunt fata volentem, nolentem trabunt, el destino conduce al dócil, arrastra al desazonado.
  • Dice un aforismo notable que la madurez es la capacidad de hacer lo que está bien, aun cuando los padres lo recomiendan.
  • El genio auténtico hasta rechaza lo que para él mismo parece ser la mejor elección, esto es, rechaza las recomendaciones que se hace a sí mismo. El resultado es un estado de desdicha que no tiene rival.
  • Es perfectamente posible escudarse contra la influencia del tiempo y convertir el pasado en una fuente de amarguras.
  • Otra ventaja de aferrarse al pasado está en que no deja tiempo de ocuparse del presente.
  • ¿Adónde iríamos a parar, si fuera en aumento el número de los convencidos de que su situación es desesperada, pero no seria?
  • Marinero veneciano después de que marcharon los Habsburgo de Venecia: “¡Malditos austríacos que nos han enseñado a comer tres veces al día!”.
  • El efecto está garantizado, mientras el aspirante a la vida desdichada se atienda a dos normas sencillas: primera, no hay más que una sola, posible, permitida, razonable y lógica solución del problema, y si estos esfuerzos no consiguen el éxito, ello sólo indica que uno no se ha esforzado bastante. Segunda norma, el supuesto mismo de que sólo hay una solución no puede ponerse nunca en duda; sólo está permitido ir tanteando en la aplicación de este supuesto fundamental.
  • Ovidio, Ars amatoria: “Persuádete de que estás enamorado, y te convertirás en un amante elocuente… Muchas veces el que empezó fingiendo, acabó amando de veras”.
  • Rechazar o eludir una situación peligrosa de buenas a primeras parece ser la solución más razonable, pero, por otra parte, también garantiza la permanencia del problema.
  • Una idea fija es capaz de crear su propia realidad.
  • La profecía de un suceso lleva al suceso de la profecía.
  • La venganza es algo que uno quisiera realizar cuando y porque uno se siente impotente:  tan pronto como se elimina esta sensación de impotencia, desaparece también el deseo de venganza.
  • hasta un chiste significa algo.
  • Dostoievski decía que el texto bíblico “ama a tu prójimo como a ti mismo” seguramente ha de entenderse al revés, es decir, que sólo se puede amar al prójimo cuando uno se ama a sí mismo.
  • Uno de los presupuestos fundamentales de la desdicha eficaz consiste en que la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda.
  • Dostoievsk, los Demonios: “Todo es bueno…, todo. El hombre es desdichado, porque no sabe que sea dichoso. Sólo por esto. ¡Esto es todo, todo! Quien lo reconozca, será feliz en el acto, en el mismo instante…”. Tan desesperadamente simple es la solución.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

3 comentarios to “El arte de amargarse la vida de Paul Watzlawik – Apuntes Breves”

  1. […] El arte de amargarse la vida de Paul Watzlawik. […]

  2. […] El arte de amargarse la vida de Paul Watzlawik. […]

  3. […] El arte de amargarse la vida de Paul Watzlawik. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: