Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Como zorros y erizos de Iván Mayor – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 3 de marzo, 2016


© Luis Iván Mayor Silva, 2002.
Editorial: La Esfera de los Libros.

El mundo se divide en zorros y erizos. Predadores y presas. Manipuladores y manipulados.

El zorro: astuto, ágil, escurridizo, frío, práctico y ambicioso. Sabe ganarse la confianza de sus víctimas, medita el momento y el punto más vulnerable de su presa para atacar y lograr sus objetivos. Protege celoso su espacio y siempre ataca en solitario mientras sonríe.

El erizo: tímido, tolerante, complaciente, poco visceral y confiado. Parece inofensivo, pues su comportamiento y su mirada son inocentes. Su actitud poco temerosa ante los predadores o manipuladores es desconcertante. Se esconde bajo un férreo caparazón de complacencia y sumisión cuando se siente invadido.

  • Las “técnicas de manipulación emocional directas”: dominación, toma de mando, agresión, intimidación, razón y lógica; “indirectas”: acorralamiento, engaño y explotación emocional; o -mixtas-: control social, sabotaje de la autoestima, crítica o desconfianza.
  • Los distintos tipos de personalidad dependientes, antisociales, paranoicas, histriónicas, narcisistas, obsesivas, depresivas… más vulnerables a ejercer de manipulados o manipuladores.
  • Las contratécnicas de comunicación para afrontar las manipulaciones laborales, afectivas o de pareja: asertividad, estrategia, indiferencia, cambios radicales de actitud y sustitución de roles.
  • Las tácticas para conocer mejor al adversario, seamos zorros o erizos.

Como zorros y erizos nos ayudará a conocer y entender el verdadero juego entre el manipulado y el manipulador, donde hemos de saber a la perfección las reglas del juego para no ser devorados. Una obra, avalada por la experiencia y el quehacer profesional de su autor en el ámbito de la psicología, que nos enseñará a explotar lo mejor de nosotros mismos y de los demás para seguir caminando con firmeza.

Iván Mayor es psicólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto Universitario de Drogodependencias. Ha colaborado como consultor en empresas como Seguritas, ONCE, Telefónica y Renfe, entre otras. Es vicepresidente de la Asociación Multidisciplinar para la mejora de la calidad de vida ADIMMCAV. Es creador de la Desprogramación de las adicciones y Dependencias y Adicciones Afectivas D.A., método revolucionario para conseguir la comunicación eficaz, la independencia emocional y el bienestar psicológico

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • No existe manipulador sin una víctima del mismo.
  • Todos hemos jercido de manipuladores o hemos sido víctimas de una manipulación.
  • El manipulado ejerce un tipo de manipulación pasiva en el manipulador, que pone en práctica un mecanismo de seducción para que éste inicie su conducta y la mantenga.
  • No se puede cambiar a la persona que no desea hacerlo. Lo único que sí obtendremos es un juego donde uno intenta invadir y el otro se defiende, donde es posible cambiar estos papeles y en el que ambos perderán mucho más de lo que han invertido.
  • Dos grandes factores que nos hacen vulnerables a las manipulaciones emocionales:
    • Los temores, que en su conjunto producen en nosotros conductas tendentes a obtener relaciones que eliminen el malestar que ellos causan, o bien nos ponen a la defensiva respecto a las relaciones, porque consideramos que pueden generar sufrimiento.
    • Las necesidades psicológicas que provocan en nosotros el gran problema de no saber actuar de manera adecuada en las relaciones con los demás, con lo que caemos fácilmente en relaciones manipuladores, tanto como predadores o como presas.
  • Por culpa del temor a la soledad, muchas personas llegan a tolerar múltiples juegos destructivos.
  • Para no ser vulnerables a las manipulaciones afectivas, es fundamental saber estar solo. Poder hacer cosas a solas.
  • Nuestra vulnerabilidad a ser manipulados es directamente proporcional a la intensidad de nuestros temores.
  • Es importante saber premiarnos por nuestros intentos de rehacer nuestra vida, para que la voluntad jamás decline.
  • Las personas que caen en los juegos de zorros y erizos tienen dificultades con la autoestima en uno o los dos extremos del espectro.
  • Nunca se puede manipular todas las cosas del entorno para que otro ser termine haciendo lo que nosotros queremos y, si lo hacemos, corremos el gran riesgo de descuidar lo más importante de todo este juego: nuestra propia vida.
  • ¿Qué diferencia a una relación normal de una manipuladora? Entre otras cosas que la primera no establece continuamente juegos de poder y la segunda, sí.
  • Para las personas manipuladoras las relaciones sanas o de igual a igual le son aburridas, descafeinadas.
  • Una persona manipuladora necesita tener el control siempre.
  • Las luchas de poder en las relaciones provocan que cada vez las técnicas de manipulación sean más rotundas, con lo que el grado de daño que se producen sus ejecutores sea mayor.
  • Si somos personas que reaccionamos con el mismo patrón de conducta frente a los intentos de dominio del manipulador, no es raro que, al estar en el seno de un grupo, siempre tengamos los mismos problemas.
  • La manipulación es un juego en el que se precisa al menos de dos personas. Y ambos, tanto manipulador como manipulado, se llegan a necesitar.
  • Solamente descubriendo las motivaciones del otro, viendo y tratando de comunicarse de igual a igual, se puede llegar a conseguir verdaderas soluciones positivas para ambos, incluso en los conflictos más serios e irresolubles que se puedan imaginar.
  • Cuando uno ve a la persona en todos sus aspectos sin juzgarlos, surge la comunicación de igual a igual y es entonces cuando por fin desaparecen los juegos manipuladores.
  • Por más que huyamos de las situaciones que nos dan miedo, no evitamos el peligro, incluso lo podemos atraer.
  • Con el miedo nos perdemos todas las cosas maravillosas que están a nuestro lado y que no podemos ver por culpa de éste.
  • Las personas sólo cambian cuando quieren hacerlo.
  • Esperar que la gente cambie conduce a la frustración y a la desilusión. Lo que uno hace no es cambiar a las personas, lo que uno hace es ofrecer mejores alternativas de conducta.
  • Todas las técnicas de comunicación son efectivas si somos capaces de controlar nuestras emociones.
  • Desde niños, cuando nos golpeamos con una silla, decimos “silla mala”.
  • El hábito de encontrar responsables de nuestro padecimiento presenta un problema: no es cierto ni justo. Cada persona es responsable de la calidad de su vida, la cual está determinada por las elecciones que haga y por su propia experiencia.
  • Sólo los niños son víctimas, ni siquiera los pequeños erizos se coportan como víctimas indefensas de los zorros. Nosotros siempre podemos elegir una opción. Dos no juegan si uno no quiere.
  • Todo cambio de hábito requiere entrenamiento.

Enlaces relacionados:

  • Blogs: 1.

Otros libros relacionados:

raul

4 comentarios to “Como zorros y erizos de Iván Mayor – Apuntes Breves”

  1. […] Como zorros y erizos de Iván Mayor. […]

  2. […] Como zorros y erizos de Iván Mayor. […]

  3. […] Como zorros y erizos de Iván Mayor. […]

  4. […] Como zorros y erizos de Iván Mayor. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: