Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Madres que no saben amar de Karyl McBride – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 8 de marzo, 2016


Título original: Will I ever be good enough?
Copyright © 2008 by Dr. Karyl McBride
Traducción: María Isabel Merino Sánchez
Editorial: Ediciones Urano.

¿Por qué soy tan insegura? ¿Cómo puedo dejar de dudar de mí misma? ¿Alguna vez me sentiré digna de amor? ¿Por qué, por más que me esfuerce, siempre tengo la sensación de no estar a la altura?

Sin con frecuencia te formulas alguna de estas preguntas… es probable que fueras criada por una madre narcisista.

Basándose en su experiencia personal así como en años de investigación y consulta clínicas, la psicoterapeuta Karyl McBride presenta el primer manual profesional para que las hijas de madres egoístas y/o centradas en sí mismas superen las secuelas del narcisismo materno.

Karyl McBride. Doctorada en psicología por la Universidad de Denver, Colorado, Karyl McBride está especializada en terapia matrimonial y familiar. Posee veintiocho años de experiencia clínica en consulta pública y privada. Ha dedicado los últimos diecisiete a investigar las consecuencias del narcisismo parental en los niños, centrándose particularment en los problemas de las mujeres criadas por madres narcisistas.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Se supone que las niñas buenas no odia a sus madres, no hablamos de esos malos sentimientos.
  • La maternidad es una institución sagrada en la mayoría de culturas y, por lo tanto, no se habla de ella de forma negativa.
  • No quiero que culpes a tu madre. No se trata de un viaje para proyectar ira, resentimiento o rabia, sino para comprender.
  • No creo en crear víctimas. Somos responsables de nuestra vida y de nuestros sentimientos.
  • Sin comprender a nuestras madres y lo que su narcisismo nos hizo, es imposible que nos recuperemos.
  • Nos han enseñado a reprimir y negar, pero tenemos que enfrentarnos a la verdad de nuestras experiencias y saber que nuestro anhelo de crianza y calidez materna no se verá satisfecho y que nuestros deseos y esperanzas de que las cosas sean diferentes no van a cambiar la realidad.
  • La herencia emocional es como la genética; pasa de una generación a otra sin que nadie preste mucha atención.
  • Hay madres tan necesitadas emocionalmente y tan ensimismadas que son incapaces de dar un amor incondicional y un apoyo emocional a sus hijas.
  • Tu meta es comprenderte, responsabilizarte de ti misma y sanarte.
  • Tanto los niños como las niñas sufren trastornos emocionales cuando los cría un padre o una madre narcisista.
  • Una madre narcisista ve a su hija, más que a su hijo, como un reflejo y extensión de sí misma, en lugar de como persona independiente, con su propia identidad. Presiona a su hija para que actúe y reaccione ante el mundo y lo que la rodea exactamente de la misma manera como lo haría mamá, en lugar de como a ella le parece bien.
  • Una hija que no recibe validación desde su más temprana relación con su madre aprende que no tiene trascendencia en el mundo y que sus esfuerzos no tienen ningún esfuerzo.
  • Éstos son los nueve rasgos del narcisismo:
    1. Tienen una idea grandiosa de su propia importancia; exageran sus logros y talento; esperan que los reconozcan como superiores sin unos logros acordes.
    2. Están obsesionados con fantasías de éxito, poder, brillo, belleza o amor ideal ilimitados.
    3. Cree que son “especiales” y únicos y que sólo los pueden entender o deberían asociarse con otras personas especiales, con un alto estatus.
    4. Requieren una admiración excesiva.
    5. Creen que están en su derecho; tienen unas expectativas nada razonables de que se les debe un trato especialmente favorable o un cumplimiento automático de lo que esperan.
    6. Son exploradores interpersonales; se aprovechan de los demás para alcanzar sus propios fines.
    7. Carecen de empatía; no están dispuestos a reconocer los sentimientos y necesidades de los demás ni a identificarse con ellos.
    8. Con frecuencia envidian a otros o creen que otros los envidian a ellos.
    9. Muestran arrogancia, actitudes o modales altaneros.
  • Los narcisistas carecen de empatía y son incapaces de mostrar cariño.
  • Sólo les interesa el aspecto que presenta ante los demás.
  • La hija aprende que no puede depender de su madre. Crece aprensiva, preocupada por el abandono, esperando que la engañen a cada momento.
  • A los narcisistas no les gusta tratar con sentimientos, incluyendo los propios.
  • Nuestras madres no nacieron así. Lo más probable es que se enfrentaran a unas barreras infranqueables para alcanzar el amor y la empatía cuando eran niñas.
  • La narcisista necesita estar casada con un cónyuge que le permita ser el centro de toda la atención.
  • Siento pena por las esposas de hombres con una madre narcisista.
  • El narcisismo hace que una persona oscile desde unos sentimientos grandiosos a una profunda depresión, casi como si sufriera un trastorno bipolar.
  • Cuando los niños no pueden confiar en que sus padres satisfagan sus necesidades, no pueden desarrollar un sentimiento de seguridad, confianza o fe en sí mismos.
  • Sin unos límites sanos, todas las relaciones se tuercen de alguna manera.
  • A las hijas de madres narcisistas se les dice claramente, con palabras o con el ejemplo de su madre: “Tu aspecto es más importante que quién seas o cómo te sientas”. El “mensaje de la imagen” tiene poco que ver con una individualidad sana; surge de la inseguridad interna y de la fragilidad del ego de la madre narcisista.
  • Las hijas de madre narcisistas absorben este mensaje: “Me valoran por lo que hago, en lugar de por quién soy”.
  • Pressman y Pressman, La familia narcisista: “Las raíces de la adicción al trabajo se siembran en los hogares narcisistas”.
  • Parecer fuerte e invulnerable por fuera puede ser un intento de escapar del vacío y el dolor de unos sentimientos de falta de valía en el interior.
  • La necesidad de validación puede ser una trampa sin salida. Los elogios pueden llenar el vacío, pero depender de las alabanas externas puede crear ansiedad.
  • Todas las hijas de madres narcisistas abandonan, hasa cierto punto, por el camino. Ninguna ha podido satisfacer las expectativas de su madre.
  • Los modelos y problemas emocionales de la mujer que se sabotea suelen ser una reacción de supervivencia ante su crianza enfermiza. Raras veces, tomamos la decisión consciente de autodestruirnos.
  • Todas las hijas de madres narcisistas tienen alguna actitud que las sabotea.
  • Cuando no se permite que los niños dependan de sus madres, al hacerse mayores buscan cuidadores sustitutivos. Tratan de conseguir que amigos, parientes, amantes, socios, incluso la sociedad, cuide  de ellos para poder, por fin, sentirse atendidos y seguros. Sin embargo, nunca sienten que, de verdad, importan.
  • No importa cómo te hirió tu madre, puedes sanar.
  • Erich Fromm, el arte de amar: “Si alguien es capaz de amar productivamente, se ama también a sí mismo; si sólo puede amar a otros, no puede amar en absoluto”.
  • Por lo general, la hija de una madre narcisista elige a un cónyuge que no puede satisfacer sus necesidades emocionales.
  • El miedo es el de ser como sus madres, dejar a sus hijos huérfanos emocionalmente o hacerles daño de alguna otra manera.
  • Un obstáculo para encontrar el término medio es la convicción interna de que nosotras “No somos lo bastante buenas”.
  • Muchas hijas que no recibieron empatía de sus madres no saben cómo dársela a sus hijos. Nada nos hace sentir más reales, escuchados y comprendidos que alguien que se identifique con nosotros cuando lo necesitamos.
  • Un autocuidado sano significa buscar sentirse realizada para tener energía, amor y empatía hacia los demás.
  • Pasos para recuperarte del dolor:
    • Acepta las limitaciones de tu madre y llora el no haber tenido la madre que querías.
    • Sepárate psicológicamente de tu madre, y reformula los mensajes negativos que absorbiste de ella para convertirlos en positivos.
    • Desarrolla y acepta tu propia identidad, y tus propios sentimientos y deseos.
    • Trata con tu madre de una manera diferente y sana.
    • Trabaja para reconocer tus propios rasgos narcisistas y niégate a transmitírselos a tus hijos.
  • Procesar los sentimientos es muy diferente de hablar de ellos. Procesar significa hablar sobre el trauma y, simultáneamente, sentir el dolor.
  • Tienes que aceptar la realidad de aquello por lo que has pasado.
  • Te ayudará enormemente llevar un diario para recorrer el proceso de recuperación. Escribir un diario es una manera de registrar los sentimientos que afloran a la superficie y también te ayudará a revisarlos y comprobar tus avances.
  • Anotar los sentimientos es otro medio de eliminarlos de tu sistema y, al hacerlo en un diario, refuerzas la liberación de tu trauma.
  • Reconoce, encara y permite sentir tristeza por el dolor que te causó.
  • Si no te enfrentas a este tristeza, seguirá siendo parte de ti para siempre.
  • Tienes que enfrentarte a tus pérdidas y decepciones antes de poder dejarlas atrás.
  • Si no trabajas en la aceptación y el duelo, el resto de la recuperación no “arrancará”.
  • El proceso de individuación se atrofia en los hijos de una madre narcisista, porque los ha absorbido o ignorado.
  • Si las ideas negativas persisten, es una señal de alerta que te dice que tienes duelos y traumas adicionales que procesar y que debes vovler a los primeros pasos.
  • Te aconsejo que perdones a alguien que es responsable de su conducta cuando ha reconocido lo que ha hecho, es consciente de ello y lo lamenta sinceramente.
  • Estar libre del sentimiento de victimización es la auténtica señal de la recuperación.
  • Nadie es totalmente bueno ni totalmente malo.
  • Ser responsable de tus propios sentimientos y conducta es vital para la salud mental y la paz de espíritu.
  • Sólo soy una víctima si decido serlo.

Enlaces relacionados:

  • Blogs: 1 y 2.

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “Madres que no saben amar de Karyl McBride – Apuntes Breves”

  1. […] Madres que no saben amar de Karyl McBride. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: