Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

Las almas heridas de Boris Cyrulnik – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 14 de junio, 2016


Título original: Les âmes Blessées.
© 2014 Éditions Odile Jacob, París.
© De la traducción: Alfonso Diez, 2015
Editorial: Editorial Gedisa.

Las almas heridas es un libro sobre las huellas de la infancia, la necesidad del relato y los mecanismos de la memoria, elementos desarrollados a partir de la narración de las vivencias personales de Boris Cyrulnik hasta su adolescencia. Un recorrido donde se puede encontrar que las inquietudes intelectuales del autor ya se encaminan por las lindes de la psiquiatría.

En esta obra, narra su experiencia en un asilo para enfermos mentales, donde realiza sus primeras prácticas, y en donde quedará en shock tras comprobar el aislamiento y las malas prácticas a las que son sometidos los pacientes: lobotomías, camisas de fuerza, lo que él denominó “psicoterapia del diablo”.

Esta obra se trata de un testimonio personal sobre el nacimiento de una disciplina difícil y apasionante que denominamos psiquiatría.

Boris Cyrulnik es neurólogo, psiquiatra y psicoanalista y uno de los fundadores de la etología humana. Profesor de la Universidad de Var en Francia y responsable de un grupo de investigación en etología clínica en el Hospital de Toulon. Mundialmente conocido por su teoría de la resiliencia.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Para dominar ese mundo y no morir, era preciso comprender. Esa era mi única libertad. Niño en esas condiciones, creí que la psiquiatría, ciencia del alma, podía explicar la locura del nazismo y la incoherencia de la gente que me quería sufriendo. La necesidad de volver coherente ese caos afectivo, social e intelectual, me hizo psiquiatra desde mi infancia.
  • Las ideas simples son claras, lástima que sean falsas. Las causas lineales no existen casi nunca. Son un conjunto de fuerzas heterogéneas las que convergen para provocar un efecto o atenuarlo.
  • El fracaso de mi infancia me enseñó que el Diablo y Dios no están en conflicto el uno con el otro.
  • Ninguna teoría puede ser totalmente explicativa, salvo las que tienen pretensiones totalitarias.
  • En cada caso, la teoría aporta una verdad parcialmente verdadera y totalmente falsa. El drama empieza cuando uno, convencido de ser el único poseedor de la verdad, toma las armas para imponérsela a los otros.
  • Setenta años más tarde, entendí que la psiquiatría jamás podría explicar el nazismo.
  • Empecé mi navegación en los años 1960, cuando los relatos solciales justificaban la lobotomía, el encierro entre muros y las camas de paja en los hospitales. Cincuenta años más tarde, nuestra cultura ha dado a luz una psiquiatría más humana, con la ayuda de la tecnología, que nos invita a repensarlo todo.
  • Me hice psiquiatra para explicar el nazismo, dominarlo y liberarme de él.
  • Vincent de Gauléjac: “Si hubieras ido al colegio habrías seguido la trayectoria clásica. Tu marginalidad aporta ideas inesperadas”.
  • Mucho antes del neolítico, los “neurocirujanos” sabían cortar los huesos del cráneo con sílex tallado. La placa ósea extraída proviene siempre de un lado del cráneo, pues una trepanación en su centro habría desgarrado el seno venoso situado debajo y habría provocado la muerte del operado.
  • La indicación de neurocirugía era lógica: basta con abrir una ventana en el hueso del cráneo para que el demonio escape, aliviando así al noble, que volverá a ser normal.
  • A partir de 1950, los neurolépticos descalificaron esta amputación cerebral, hicierno posible la apertura de los hispitales psiquiátricos y dieron la palabra a los psicoterapeutas.
  • Hoy en día, la lobotomía es considerada un crimen. Naide tiene derecho a destruir el cerebro de otro.
  • El concepto de angustia nación en la filosofía: Kierkegaard, Sartre y Heidegger hicieron de ella un elemento constitutivo de la condición humana, no un patología.
  • Otro sembrador de ideas se llamaba Henri Ey. Se trataba de un hogareño audaz cuyo pensamiento educó a la mayoría de psiquiatras franceses. Nos enseñó a pensar en términos de funciones que, partiendo de la biología, se alejan de ella progresivamente.
  • La presencia fuera de lo común de Jacques Lacan siempre ha provocado reacciones emocionales de adoración o de repulsión.
  • La cuestión de la inteligencia animal es fuente de pasiones porque es a la vez científica y fantasiosa.
  • Como seres humanos, disponemos de herramientas mentales que nos dan la capacidad de vivir en un mundo de relatos, cosa que puede agravar una desgracia preterita o resiliarla.
  • Un adolescente que previamente haya obtenido seguridad sabrá afrontar el desafío. Mientras que otro que haya tenido una niñez insegura habrá adquirido una vulnerabilidad neuroemocional que ante la menor amenza, lo hará caer. Un mismo acontecimiento, traumático para uno, sólo será para el otro una aventura exictante de la vida.
  • Las ideas que triunfan en una cultura y la estructuran no son necesariamente las mejores. Son aquellas que han sido mejor defendidas por el aparato didáctico.
  • Todo innovador es un transgesor, pues introduce en la cultura un pensamiento que antes le era ajeno. Será admirado por quienes aman las ideas nuevas y detestado por quienes se conforman en recitar las ideas ya admitidas.
  • Lacan escribió con acierto que Freud jamás había usado la palabra “instinto”.
  • El arma más eficaz de las dictaduras es el conformismo. La policía y el ejército son fuerzas accesorias puestas al servicio de los estereotipos culturales.
  • El nazismo perdió la guerra, pero no la batalla de las ideas.
  • Lacan: “El inconsciente está estructurado como un lenguaje”.
  • Si Ptágoras levantara la cabeza, se pondría al día en matemáticas y le sorprendería ver que consideramos la esclavitud como un crimen.
  • Vi a gente que yo apreciaba caer en esta trampa indecente. Defendían el nombre y no la idea, se comprometían a defender un estandarte cuya causa no conocían.
  • El cerebro sabe gramática.
  • Un cerebro con lesiones no está acabado.
  • Toda reacción emocional necesita encontrar una racionalización, una razón aparente cuya única función es dar forma a una impresión.
  • Pobre del q ue ose no pensar como todo el mundo, será visto como un agresor. Siempre ha sido así. Cada nueva forma de pensar el sufrimiento ha provocado hostilidad.
  • En el siglo XIX, la sífilis hacía enfermar a una parte importante de la población.
  • La realidad cotidiana de los hospitales psiquiátricos nada tenía que ver con esa conmovedora ficción (Alguien voló sobre el nido del cuco).
  • Freud: “La neurosis es el negativo de una perversión”.
  • Al que ama el éter del pensamiento abstracto le cuesta entenderse con el que prefiere el barro de la tierra.
  • Introducir en la cultura una nueva forma de sanar provoca siempre las mismas reacciones: el amor de unos y el odio de otros.
  • A pesar de que el papa Pío XII reconocía la moralidad de la desaparación del dolor, algunos sacerdotes recordaban el In dolore paries (“parirás con dolor”) de la Biblia.
  • Las guerras son revoluciones culturales, ya que después de cada destrucción hay que reconstruir y pensar otra forma de vivir en sociedad.
  • Como siempre después de cada progreso, razonamientos abusivos. Los neurolépticos alivian a los psicóticos, lo cual es verdad, entonces la psicosis se explica por la biología, lo cual es falso.
  • Una persona que ha sido precozmente aislada a cusa de un accidente de la vida, ha adquirido una vulnerabilidad neuroemocional. A la mínima frustración, se dejará llevar por un intenso desasosiego difícil de controlar.
  • Se tiene menos miedo de un hombre a quien se ha conocido de niño.
  • La resistencia define la forma que tiene una persona de afrontar una prueba, en un instante, cara a cara. Aguanta el golpe si antes de la colisión la persona ha adquirido factores de protección emocional, si la agresión no es duradera o no sucede durante un período de sensibilidad. Por su parte, la resiliencia designa la forma en que esta persona trata de reanudar su vida después del golpe. Cuando la vida vuelve, hablamos de resiliencia. Cuando no lo hace, constatamos un síndrome psicotraumático y otro trastornos diversos.
  • Los esquizosfrénicos, en el momento de brotes disociativos, no reconocían su propia imagen.
  • Una araña, al estar “borracha”, tejía una tela perfectamente simétrica.
  • La capacidad de hablar es una aptitud biológica que sólo el cerebro humano puede adquirir.
  • La palabra no es indispensable para un comportamiento inteligente. En un mundo humano sin palabras, Alain Mouchès llegó a comprender y a resolver multitud de problemas cotidianos.
  • Por razones que tienen su origen en mi propia historia, me crispaba cada vez que oía un pronóstico fatalista: “Con los mongólicos no hay nada que hacer. Es cromosómico”.
  • La resiliencia es un proceso en constante transformación. Podemos describir tres ejes del desarrollo:
    • Cuando el vínculo jamás pudo ser creado, cuando el aislamiento ha sido precoz, y cuando la cultura no propone sustituto afectivo alguno, la resiliencia es muy difícil.
    • Cuando las huellas iniciales han tejido los primeros anudamientos de un vínculo seguro, una desgracia ha desgarrado este vínculo precoz y la cultura ha propuesto un sostén para rehacerlo, la resiliencia será fácil.
    • Cuando un niño se ha desarrollado en un ambiente parental que sufre, se forma un vínculo mal tejido. En este ambiente adverso, el niño ha adquirido una vulnerabilidad neuroemocional que vuelve difícil su estilo relacional. La resiliencia sigue siendo posible.
  • Hoy en día, gracias a la fabulosa explosión de la tecnología y a la mejora en los derechos humanos, la violencia ya no es adaptativa.
  • Me gustan los que dudan y ponen preguntas en el lugar de las conclusiones.
  • La evolución de las ideas es una prueba de vitalidad, el inmovilismo demuestra su petrificación.
  • Nunca la psiquiatría había curado tanto. La esquizofrenia es tratada cada día mejor. La mitad de los pacientes acaba viviendo fuera de toda dependencia psiquiátrica. Una cuarta permanece en las “puertas giratorias”, entrando y saliendo de los hospitales sin cesar. Pero otra cuarta parte todavía sufre un trágico destino.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

2 comentarios to “Las almas heridas de Boris Cyrulnik – Apuntes Breves”

  1. […] Las almas heridas de Boris Cyrulnik. […]

  2. […] Las almas heridas de Boris Cyrulnik. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: