Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

La afectividad masculina de Walter Riso – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Martes, 12 de julio, 2016


© Walter Riso, 1998, 2008.
Editorial: Editorial Planeta.

¿Pueden y saben amar los hombres? ¿Cuáles son las debilidades psicológicas masculinas? ¿Qué peso tiene el afecto en la vida sexual del hombre? ¿Qué piensan los hombres de las mujeres? ¿Por qué les cuesta tanto a los hombres expresar sentimientos positivos y comunicar sus estados interiores? ¿Por qué temen tanto al fracaso y a la soledad afectiva? ¿Existe la fidelidad masculina? ¿Es posible una «paternidad maternal»? ¿Hay una nueva masculinidad en gestación?

Éstas son algunas de las preguntas que responde este libro, desde la psicología moderna y otras ciencias afines, poniendo al descubierto al hombre educado en la cultura patriarcal tradicional, sacando a relucir las intimidades de un mundo afectivo interior poco conocido (no solamente por las mujeres sino por los mismos hombres), y sugiriendo una nueva manera de vivir el amor y la sexualidad, más digna y más humana, sin actuar contra los derechos de la mujer. En otras palabras, Walter Riso propone una liberación afectiva masculina pacífica y no egoísta, donde se puedan potenciar las relaciones afectivas con la mujer, los hijos y los demás hombres.

Walter Riso nació en Italia en 1951. Su familia emigró a Argentina cuando era muy joven. Allí creció en un barrio multiétnico en el seno de una comunidad de inmigrantes italianos. Es doctor en psicología, se especializó en terapia cognitiva y obtuvo una maestría en bioética. Desde hace treinta años trabaja como psicólogo clínico, práctica que alterna con el ejercicio de la cátedra universitaria y la realización de publicaciones científicas y de divulgación en diversos medios. Sus libros han cumplido el propósito de crear una vacuna contra el sufrimiento humano proponiendo estilos de vida saludables en distintos órdenes de la vida. Actualmente reside en Barcelona.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • Ser hombre, al menos en los términos que demanda la cultura, no es tan fácil. Existe un movimiento de liberación masculina cada vez mas numeroso, que rehúsa ser víctima de una sociedad evidentemente contradictoria frente a su desempeño. Mientras un grupo considerable de mujeres pide a gritos mayor compasión, afecto y ternura de sus parejas masculinas, otras huyen aterradas ante un hombre “demasiado suave”.
  • Los padres hombre suelen exigir a sus hijos varones una dureza inquebrantable, y las maestras de escuela un refinamiento tipo lord inglés.
  • No es tan sencillo ser, al mismo tiempo, fuerte y frágil, seguro y dependiente, rudo y tierno, ambicioso y desprendido, eficiente y tranquilo, agresivo y respetuoso, trabajador y casero. Esta información contradictoria lleva al varón, desde la misma infancia, a ser un equilibrista de las expectativas sociales.
  • Afirmar que el hombre sufre no significa desconocer los problemas del sexo femenino.
  • El mundo ha sido construido y depredado por ambos sexos.
  • Krishnamurti: “Si realmente amáramos a nuestros hijos, no habría guerra”.
  • Se da por sentado que las supuestas ventajas de las que goza el hombre son incuestionables, y por lo tanto, cualquier queja al respecto debería ser considerada como una prueba más del afán acaparador y de la ambición desmedida que lo ha caracterizado.
  • El nuevo varón está cansado de ostentar un reinado absurdo y esclavizante.
  • La verdadera revolución del varón, más que política, es psicológica y afectiva.
  • Los hombre no somos, tan fuertes como la cultura ha querido mostrar.
  • Los ritos de iniciación masculina que realzan la fortaleza han existido en casi todas las culturas y a través de todos los tiempos. Para hacerse hombre y ser reconocido como tal es necesario sufrir.
  • Muchos hombres inseguros se mienten a sí mismos y a los demás mostrando un patrón de fortaleza inexistente, a la espera de ser aceptados.
  • La debilidad masculina no se digiere con facilidad.
  • Tenemos derecho a que la natural fragilidad que anida en cada uno de nosotros haga su aparición, y a no sentir vergüenza `pr eññp-
  • El típico varón gasta gran parte de su energía en parecerse al modelo heroico que la cultura le ha inculcado.
  • Tres miedo básico, por lo general encubiertos por el ego, comunes a casi todas las culturas: 1) el miedo al miedo, 2) el mido a estar afectivamente solo y 3) el miedo al fracaso.
  • Un hombre miedoso no es bien visto en ninguna parte.
  • Las estadísticas muestran que el hombre separado no es capaz de disfrutar de su soltería por mucho tiempo. Un sentimiento de ansiedad lo empuja a buscar nueva compañera para tapar rápidamente la vacante.
  • Muchos varones funcionan con el principio de Tarzán: No soltarse de una liana hasta que no se tenga la otra bien agarrada.
  • En los países ricos: el 90% de los divorcios es solicitado por mujeres. Si la solvencia económica se lo permite, ellas son, definitivamente, más decididas que nosotros.
  • Para la mujer, el desamor puede llegar a justificar cualquier adiós.
  • Kissinger: “El poder es el mayor de los afrodisiacos”.
  • La nueva masculinidad no desprecia el coraje, lo reconoce, pero no se obsesiona con él.
  • Hay una debilidad seductora y tierna que no es raquitismo ni enfermedad, sino expresión de la pequeña mujer que llevamos dentro. Y al decir “pequeña” no hago mención a lo peyorativo del término, sino a la cantidad de feminidad que debe poseer un hombre para no dejar de ser varón.
  • Si hay violencia, no hay amor.
  • La rudeza nos reafirma, pero nos destruye.
  • Gran parte de la sociedad masculina y femenina áun no está preparada para ver a un hombre afectivamente liberado.
  • El nuevo varón quiere comprometerse y participar decididamente en la crianza de sus hijos.
  • El sexo nos quita demasiado tiempo y energía. Si esto no es adicción, se le parece mucho.
  • La sexualidad es el instinto que menos se doblega.
  • El estereotipo social de hombre viril y dispuesto no deja demasiadas opciones: un hombre que no acepte las insinuaciones femeninas es definitivamente “dudoso”, además de poco caballero.
  • Para la mayoría de hombres una relación afectiva sin sexo es inconcebible, además de insoportable. Para las mujeres, una relación de pareja sin cariño es insostenible y aterradora.
  • El afecto es la puerta que primero debe abrirse en todos los casos de pareja. El afecto empuja tanto o más que el sexo.
  • Un consejo útil para las mujeres: el comportamiento del miembro viril no parece ser un buen test para medir el amor interpersonal.
  • Lo que propongo es abolir la esclavitud sexual a la que hemos estado sometidos. Liberarnos de la obsesión no implica enterrar la libido, sino transcender con ella.
  • Manifiesto de la liberación afectiva masculina, tenemos derecho:
    • A sentir miedo.
    • A ser débiles y a pedir ayuda cuando así lo consideremos.
    • A ser inútiles, a cometer errores y a no saber qué hacer.
    • A fracasar económicamente, a ser pobres y a experimentar el ocio intensa y vitalmente.
    • A vivir en paz, a negarnos a la agresión, a la guerra y a todo tipo de violencia interna y externa.
    • A emocionarnos y a expresar nuestros sentimientos positivos, ya sea física o verbalmente.
    • A estar más tiempo en familia y a participar en la crianza de nuestros hijos.
    • A comunicarnos afectivamente con los demás hombres, y a fomentar la amistad masculina sin rivalizar ni competir.
    • A disfrutar del sexo sin ser adicto sexuales.
    • A fallar como reproductores y a no transmitir el apellido.
    • A una sexualidad más afectiva y amorosa.
    • A intentar ser felices.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “La afectividad masculina de Walter Riso – Apuntes Breves”

  1. […] La afectividad masculina de Walter Riso. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: