Raul Barral Tamayo's Blog

Pasen Y Vean [R]

La vida es suero de Saturnina Gallardo – Apuntes Breves

Posted by Raul Barral Tamayo en Jueves, 29 de septiembre, 2016


© 2013, Enfermera Saturada
Editorial: Plaza Janés.

Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche, es una DJ. Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas, no es buena persona. Si crees firmemente que llamarle pijama a la ropa de trabajo no es serio. Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas y alguna vez te has quedado mirando las venas de alguien en el metro, éste es tu libro.

Bienvenido al mundo de Enfermera Saturada. Un mundo donde el delirio se mezcla con el humor, a veces negro y siempre muy fino, y donde el día a día del hospital siempre supera a la ficción. Os lo juro por Florence Nightingale.

Enfermera Saturada se define como una enfermera española que busca su hueco en la sanidad. Sus turnos empiezan en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde cada día decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro, la actualidad de su hospital, de cualquier hospital de España.

Algunas de las cosillas que aprendí leyendo este libro que no tienen porque ser ni ciertas ni falsas ni todo lo contrario:

  • He trabajado en geriátricos, mutuas, centros de salud y hospitales de casi toda España, siempre detrás de mis ex.
  • A mí también me entretiene mucho ir a las farmacias para ver qué compra la gente, y me voy imaginando de qué pueden estar enfermos.
  • Si hay una cosa que no logro comprender, es por qué para mis amigas yo siempre tengo que tener la respuesta a cualquier pregunta sanitaria. ¡¡Soy enfermera, no Google!!
  • Toda la confianza que depostian mis amigas en mí es inversamente proporcional a la que tiene mi familia. Cualquier cajera de supermercado, quiosquera o frutera sabe más de enfermería que una servidora.
  • Con los pijamas pasa lo mismo que con los apósitos: no existe el del tamaño adecuado.
  • Saber vivir… ese programa que veían todos los abuelos de España para hacerse inmortales.
  • La única zona organizada del control es el apartado donde se toma el café.
  • Hay más bombones Nestlé en los controles de enfermería que en la  fábrica.
  • Si hay algo pero que los médicos que no ponen las etiquetas del paciente en las peticiones, son los familiares que se acercan al control y golpean el mostrador, como si fuera la barra del bar.
  • Doctor House: “Los pacientes siempre mienten”.
  • Un clásico que no falla en ningún servicio de Urgencias es el borracho o el yonqui, o el yonqui borracho, durmiendo en una camilla.
  • En urgencias no nos podemos olvidar tampoco de la familia gitana.
  • A mí al médico me gusta definirlo como: “Todo aquel que aparece por la planta, la pone patas arriba y se va”.
  • Si el congreso lo organizan en Albacete, Soria, Ourense o Getafe, es para enfermería. Si es en Tenerife, Praga, Londres o Grecia, es para médicos. No falla.
  • No se han hecho estudios al respecto, pero trabajar de noche también aumenta el riesgo de quedarte soltera y marginada de la sociedad.
  • Para mi próxima vida me pido ser gitana, así me pondrán en una habitación individual.
  • Albert Espinosa: “En un hospital lo que te mata no es la enfermedad, lo que realmente te mata es el aburrimiento”.
  • Decálogo de Enfermera Saturada:
    • La vena buena siempre está en el otro brazo.
    • Verás que te falta el tapón cuando ya tengas canalizada la vía.
    • Un timbre de noche nunca suena solo: si uno suena, otro se le sumará.
    • El paciente que más protesta es el que mejor está.
    • El apósito del tamaño adecuado no existe.
    • Hay dos tipos de esparadrapo: el que no se pega y el que no se puede despegar.
    • Si sólo llevas un tubo de analítica, será el que ha perdido el vacío.
    • Nunca creas lo que el paciente dice que le ha dicho el médico.
    • El cajetín de medicación del paciente de la última habitación siempre vendrá mal.
    • Nadie que llame al timbre lo hace por algo urgente.
  • Siempre llevo la ropa del hospital en el maletero del coche. Cualquier día me convalidan el carnet de feriante.
  • Las peores profesora son siempre las que más horas de clave os van a dar.
  • Ley del Genérico: si no compruebas la dosis del fármaco, estará mal. Si la compruebas, será la correcta.
  • Si no sabes si el paciente es hombre o mujer, mira la cama de al lado.
  • Cuantos más acompañantes tiene un enfermo, menos vigilado está.
  • Botiquines. ¿Alguien ha encontrado algo útil dentro de esas cajas con una cruz roja pintada fuera?
  • Cuánto odio las tiritas, no os lo podeis imaginar. Trozos de plástico con un rectángulo blanco en medio que, teóricamente, es una g asa pero que no empapa.
  • Que una pastilla para el infarto sea del tamaño de un grano de arroz tiene muy mala leche.
  • La finalidad del prospecto es que no lo leas. Si lo lees, no tomas la pastilla. Hay escrituras de pisos más breves que algunos prospectos.
  • Noches de desenfreno, mañanas de ibuprofeno.
  • La enfermería es una de las profesiones más b ellas que existen pero también puede ser una de las más duras, y el humor es fundamental para sobrevivir.

Enlaces relacionados:

Otros libros relacionados:

raul

Una respuesta to “La vida es suero de Saturnina Gallardo – Apuntes Breves”

  1. […] La vida es suero de Saturnina Gallardo. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: